Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Acné

Diagnosis del acné

El acné se puede clasificar basó sobre el tipo y el número de lesiones presentes. La academia americana de dermatología ha formulado un esquema para la clasificación del acné; tiene tres niveles básicos (Vejjabhinanta 2011):

  • El acné suave es caracterizado por la observación de comedones y pocas pápulas y pústulas (generalmente menos de 10) y ningunos nódulos o quistes.
  • El acné moderado incluye 10 a aproximadamente 40 pápulas y/o pústulas, con alrededor de tantos comedones.
    • El aspecto de menos de 40 pápulas y/o pústulas junto con tanto como 5 grandes o nódulos profundos denota al moderado al acné moderado-severo.
  • El acné severo se clasifica como pápulas más numerosas y/o pústulas con muchos nódulos y/o quistes.

El acné se puede diagnosticar generalmente con un buen grado de certeza basado sobre su aspecto exterior de lesiones características en la cara, la parte posterior, los brazos superiores, y el pecho (Archer 2012). Un índice relativo a la salud de la calidad de vida (HRQL) también se aplica en algunos casos para evaluar los efectos psicológicos (y las condiciones psiquiátricas posibles) en los pacientes que sufren del acné (Barnes 2012).

Las condiciones subyacentes que podrían causar acné deben ser eliminadas. Por ejemplo, el síndrome policístico del ovario (PCOS), una condición en la cual las mujeres desarrollen quistes ováricos y produzcan la testosterona excesiva, se asocia al acné (Sam 2007; Kamangar 2012; Rehme 2013). La hiperplasia suprarrenal puede también causar exceso de la producción del andrógeno y se liga a veces al acné (Degitz 2003; Reisch 2013).

Los análisis de sangre para el sulfato del dehydroepiandrosterone (DHEA-S) y la testosterona son también a veces útiles en la identificación de exceso del andrógeno como la causa de un desbloqueo del acné (primero consulte 2013).