Venta del cuidado de piel de Life Extension

Sinusitis

Intervenciones naturales apuntadas

Además de las terapias naturales enumeradas abajo, que se han estudiado en el contexto de sinusitis, ésos con sinusitis aguda deben referir al protocolo del frío común, puesto que una mayoría de cajas de la sinusitis se presenta de complicaciones del frío común (Puhakka 1998; Han 2011; NIH 2012).

Lactoferrina – la lactoferrina y su metabilito activo, lactoferricin, son proteínas multifuncionales sabidas para poseer el anti-bacteriano, las actividades antihongos, y antivirus, así como las acciones inmunoreguladoras y antiinflamatorias (Psaltis 2008). La lactoferrina es un componente de la proteína que se puede también encontrar en altas concentraciones dentro de secreciones de la mucosa, tales como moco de la vía aérea, rasgones, y leche materna (Roxas 2007; Acioglu 2012). La lactoferrina se produce y se almacena dentro de las células de la mucosa nasal y es importante supuesto como una primera línea de defensa contra los patógeno invasores (Acioglu 2012).

La investigación sugiere que la lactoferrina pueda ser beneficiosa para aliviar los síntomas y las complicaciones del frío común por lo menos 2 razones. Primero, puede matar a bacterias a través del atascamiento de las moléculas del hierro que serían de otra manera necesarias para las funciones bacterianas esenciales (Acioglu 2012; Roxas 2007). En segundo lugar, la lactoferrina ejerce un efecto antioxidante previniendo la formación de radicales libres, así disminuyendo el daño oxidativo del tejido nasal (Acioglu 2012).

Los estudios sugieren que los niveles disminuidos de lactoferrina puedan desempeñar un papel en el desarrollo de la sinusitis crónica, especialmente cuando los pólipos nasales, el asma, y/o las alergias están implicados (Zielinska-Blizniewska 2012; Psaltis 2008). La producción de la lactoferrina se reduce en gente con las condiciones del sino comparadas a los temas sanos. Por otra parte, los niveles de la lactoferrina son particularmente bajos en pacientes de la sinusitis con los pólipos nasales. Los niveles bajos de la lactoferrina asociados a sinusitis son debido a su expresión disminuida/a la abajo-regulación así como a su utilización creciente a la infección de la lucha (Acioglu 2012).

Vitamina C - puesto que el cuerpo humano no puede sintetizar vitamina C, debe ser adquirido de la dieta (Hemavathi 2010). La investigación muestra que una suficiente toma diaria del ácido ascórbico está requerida para que el sistema inmune defienda el cuerpo contra las infecciones (especialmente infecciones virales) (Ely 2007).

Las pruebas sugieren que la suplementación con el diario 1000 del magnesio de la vitamina C pueda disminuir el riesgo de coger un frío (Holt 2010). Cuando está dada en mayor diario del magnesio de 200 de las dosis, la vitamina C se ha mostrado para reducir la duración de síntomas fríos por 1-4 días (Khalid 2011). La vitamina C mejora marcado la función inmune aumentando actividad de la célula de asesino natural, los interferones (proteínas de la señalización que impulsen inmunorespuesta), los macrófagos, la producción del T-linfocito, el movimiento de la célula (IE, quimiotactismo), y la inmunidad transmitida por células (Heimer 2009; Khalid 2011).

Los individuos con sinusitis exhiben típicamente niveles disminuidos del suero de vitamina C (Cho 2009; Unal 2004). La vitamina C tópica se puede asociar a la liquidación mucociliary aumentada de los sinos paranasal, con el aflojamiento de las secreciones gruesas del moco, y a un aumento en la frecuencia de golpe ciliar (Cho 2009; Zhang 2012). La suplementación oral de la vitamina C también disminuye confiablemente niveles del plasma de histamina, de un contribuidor conocido a la inflamación y de congestión nasal, especialmente entre gente con la sinusitis alergia-inducida (timones 2006; Naclerio 2010).

Cinc el cinc es un elemento de rastro esencial requerido para una variedad de procesos metabólicos (Classen 2011), incluyendo el mantenimiento de una función inmune sana (Roxas 2007). Desafortunadamente, la deficiencia de cinc es frecuente en los países occidentales desarrollados (Maggini 2012). La deficiencia de cinc, que es común entre los ancianos y los jóvenes, se liga a la debilitación de muchos componentes de la inmunorespuesta, incluyendo la función del t y del B-linfocito, la actividad de la célula de asesino natural, la fagocitosis del macrófago, y la formación de anticuerpo (Maggini 2012; Pae 2012; Nriagu 2007). Como consecuencia, la deficiencia de cinc se asocia a un riesgo creciente de infección (Maggini 2012; Pae 2012). En un estudio, los niños con rhinosinusitis crónico exhibieron niveles inferiores de antioxidantes, incluyendo el cinc, que los temas sanos del control (Unal 2004). La corrección de deficiencia de cinc con la suplementación es eficaz para una variedad de infecciones virales (Pae 2012; Nriagu 2007). Esto puede ser en parte atribuible al efecto positivo del cinc sobre la expresión de interleukin-2 y del interferón-γ, así como sobre asesino natural y las células de T citotóxicas, que ayudan al sistema inmune para matar a los virus (Sandstead 2010).

La suplementación del cinc de largo se ha considerado una terapia eficaz para reducir la duración del frío común (Roxas 2007; Nriagu 2007). Un estudio 2011 concluyó que la suplementación del cinc redujo perceptiblemente la duración y la severidad del frío común cuando estaba administrada en el plazo de 24 horas del inicio de síntomas. Este estudio también reveló que la suplementación del cinc durante 5 meses era útil para prevenir la infección por los virus del frío común (Singh 2011). Asimismo, un estudio clínico que implicaba el gel nasal del cinc (dado en el plazo de 1-2 días de inicio de la enfermedad) encontró que el cinc podía reducir la severidad y la duración de los síntomas del frío común entre los adultos sanos (Mossad 2003). En un estudio 2012, los investigadores encontraron que la combinación de cinc más vitamina C era más eficaz que placebo en la reducción de los mocos, y también aparecía acelerar la recuperación en los pacientes del frío común (Maggini 2012).

cisteína del N-acetilo – la cisteína del N-acetilo (NAC) puede reducir la viscosidad y mejorar la liquidación del moco. El NAC tiene propiedades antioxidantes, que pueden ayudar a proteger contra daño del radical libre. Puede también ayudar a restaurar las condiciones sanas del sino que han deteriorado debido a la sinusitis (farmacología clínica 2012).
Un estudio 2010 encontró que el NAC es capaz de luchar infecciones, tales como los que causan sinusitis, con su capacidad de analizar biofilms. Los Biofilms son esencialmente una comunidad de bacterias que se adhieran a las superficies, incluyendo las membranas húmedas del moco. Estos biofilms se saben para producir a comunidades resistentes de bacterias y se estiman para ser implicados en por lo menos el 60% de todas las infecciones crónicas y/o periódicas. El NAC se ha mostrado para reducir la adherencia de biofilms a las membranas del moco (eg., los antibióticos o los esteroides nasales) (Pintucci 2010).

Vitamina E – Los estudios numerosos han demostrado que la vitamina E puede tener un efecto positivo sobre el sistema inmune humano. Por ejemplo, los pacientes mayores que tomaron 200 IU de la vitamina E de diario por 1 año eran los 20% menos probables coger un frío (Burton 2004). En un estudio, encontraron a los niños con rhinosinusitis crónico para tener niveles más bajos del suero de varios antioxidantes, incluyendo la vitamina E, que los niños sanos (Unal 2004). Un estudio 2011 encontró que la vitamina tópica E (conjuntamente con otros aceites antioxidantes) podía invertir persistente la tensión oxidativa y la inflamación nasal, similares a ésa por infecciones virales, sinusitis crónica, y la enfermedad alérgica (Gao 2011). Además, los estudios animales muestran que la vitamina E puede afectar al riesgo y a la severidad de las infecciones respiratorias virales (Hemila 2006).

El ácido de Rosmarinic del ácido de Rosmarinic es un compuesto antioxidante encontrado en el romero (Kelsey 2010). En modelos del animal de experimento, el ácido rosmarinic ha sido mostrado para reducir reacciones inflamatorias alérgicas disminuyendo el lanzamiento de la histamina e inhibiendo la expresión del interleukin (IL) - 1β, IL-6 y factor-alfa de la necrosis del tumor (TNF-α) (oh 2011). Este mecanismo de la acción puede ser significativo para los individuos que sufren de la sinusitis crónica causada por alergias.  

Bromelaña – la bromelaña, que es un complejo de la enzima proteolítica encontró en piña, se utiliza con frecuencia para tratar sinusitis porque reduce la inflamación y afloja el moco. Específicamente, la bromelaña puede inhibir biosíntesis de la prostaglandina y la acumulación favorable-inflamatorias de la prostaglandina E1. Esto a su vez inhibe el lanzamiento de las enzimas del leucocito. Entre pacientes de la sinusitis, la bromelaña se ha mostrado para acelerar la recuperación del síntoma y para resolver el tratamiento mejor que estándar o el placebo de la inflamación. Las dosis orales típicas de la bromelaña están entre el magnesio 500-2000 diario (timones 2006).

Eucalipto – Cineole es el ingrediente principal de la esencia de eucalipto. Tiene propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas, y también afecta a la frecuencia de golpe ciliar (Tesche 2008). Los estudios han confirmado que el cineole puede enrarecer, drenar, y reducir secreciones del moco. En un estudio clínico que implicaba a 152 pacientes con rhinosinusitis agudo, el cineole fue asociado a la mejora significativa del síntoma en 4 y 7 días cuando estaba comparado al placebo. Los autores concluyeron que el cineole es seguro y de manera efectiva para el tratamiento del rhinosinusitis agudo, y sugerido que esté utilizado antes de la iniciación de los antibióticos (Kehrl 2004). En 2008, un estudio similar fue conducido entre 150 pacientes con rhinosinusitis agudo y viral. Estos autores también encontraron que el tratamiento con el cineole dio lugar a síntomas reducidos en 4 y 7 días, y concluyeron que este efecto del tratamiento era clínico relevante (Tesche 2008).

La combinación herbaria de la formula a de la combinación de raíz de la genciana, de flor de la prímula, de una flor más vieja, de hierba del alazán, y de hierba de la verbena se utiliza con frecuencia en el tratamiento del rhinosinusitis agudo y crónico (Glatthaar-Saalmuller 2011; Rossi 2012). Los resultados de un estudio 2011 de laboratorio demostraron que esta fórmula muestra un espectro amplio de la actividad antivirus contra los virus sabidos comúnmente para causar las infecciones respiratorias (Glatthaar-Saalmuller 2011). Una versión concentrada de la fórmula (IE, extracto seco) redujo números del volumen y del leucocito del exudado en un estudio animal. También redujo la expresión de la proteína cyclooxygenase-2 y bajó niveles de la prostaglandina E2. Por lo tanto, la racionalidad para usar la fórmula de la combinación para manejar sinusitis se basa en parte en sus efectos antiinflamatorios significativos (Rossi 2012). Puesto que la inflamación de la mucosa puede llevar a menudo a una pérdida de olor, los investigadores teorizan que esta combinación de hierbas puede ser útil para esta indicación también (Reden 2011).

Irrigación nasal del xilitol – el xilitol es un alcohol de azúcar que aparece aumentar la defensa natural del cuerpo contra patógeno bacterianos. Un modelo animal mostró que eso la administración de la solución del xilitol simultáneamente con un patógeno bacteriano redujo la cantidad de bacterias perceptibles sobre un examen posterior de los sinos (Brown 2004). En un ensayo, 20 temas con rhinosinusitis crónico fueron seleccionados al azar y dados instrucciones para aclarar sus sinos diariamente con un xilitol o la solución salina. Quince temas terminaron el estudio. La irrigación nasal con la solución del xilitol fue asociada a una mejora significativa en una evaluación estandardizada de los síntomas de la sinusitis (Weissman 2011). Otro ensayo diseñó evaluar los efectos del xilitol que la irrigación nasal comparada al placebo en el tratamiento de la sinusitis crónica está reclutando a participantes en noviembre de 2012 (ClinicalTrials.gov NCT00924404).

Aceite de semilla negro de comino – Nigella sativa, también conocido como comino negro, es una planta floreciente que crece en Europa Oriental, el Oriente Medio, y Asia occidental. Las pequeñas semillas negras del nigella sativa tienen una historia rica del uso médico en el Oriente Medio y los países asiáticos. La investigación científica moderna ha examinado la ventaja potencial de las semillas de comino negras y del aceite derivado de ellos en una variedad de contextos que se extendían de enfermedad cardiovascular al cáncer (Shabana 2012; Randhawa 2011; Corteje 2012; Extremo 2010). Varias líneas de pruebas sugieren que el aceite de semilla de comino del negro y algo de sus componentes activos sean agentes antiinflamatorios potentes y también combaten la tensión oxidativa (Inci 2012; Umar 2012; EL de Ammar 2011). En un modelo animal del rhinosinusitis, un componente activo derivado de la semilla de comino negra fue encontrado para ser tan eficaz como terapia antibiótico en la reducción de manifestaciones de la sinusitis tales como congestión vascular, inflamación, y lesión epitelial en el tejido del sino (Cingi 2011).