Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Sinusitis

Causas y factores de riesgo

En contraste con los pasos nasales que se colonizan pesadamente con las bacterias, los sinos paranasal están generalmente libres de las bacterias dañinas o de otros patógeno (DeMuri 2009). Sin embargo, las aberturas del drenaje (ostia) que permiten que los sinos vacien en la cavidad nasal son relativamente pequeñas, y son así vulnerables a bloqueo fácilmente (Merck 2006; Osguthorpe 2001). Cuando se bloquea este alcantarillado, el moco estancado comienza a acumular, permitiendo que las bacterias y otros patógeno colonicen en la cavidad del sino, dando por resultado la inflamación y la infección (IE, sinusitis) (NIH 2012A; Merck 2006).

El bloqueo del ostia puede ocurrir como resultado de la obstrucción mecánica directa, o de lesión que cause la hinchazón en la nariz (NIAID 2012; DeMuri 2009). La tabla siguiente representa causas potenciales del bloqueo del ostia (Leung 2008; NIH 2012; DeMuri 2009):

Factores de la hinchazón

  • Infección superior viral de las vías respiratorias (IE, frío común)
  • Alergias (eg., fiebre de heno)
  • Fibrosis quística
  • Inhalación química (eg., humo de tabaco)
  • Desordenes inmunes
  • Lesión facial
  • Cambios en la presión atmosférica (eg., el volar, buceo con escafandra)
  • Esprayes descongestionantes nasales que utilizan demasiado

 Obstrucciones mecánicas y anatómicas

  • Septo desviado
  • Pólipos nasales
  • Cuerpo extraño
  • Deformidad congénita
  • Tumor
  • Estímulo del hueso nasal

Aunque haya los factores de riesgo múltiples que pueden contribuir a la obstrucción del ostia, la inflamación alérgica y las infecciones respiratorias superiores virales (URIs) son las más significativas (DeMuri 2009). La infección con un virus del frío común es la causa más frecuente de la sinusitis viral (Mayo Clinic 2012b; Balkissoon 2010). La sinusitis bacteriana es mucho menos común, presentándose como complicación de la sinusitis viral en cerca de 0.5-2% de los casos (Piccirillo 2004; Leung 2008).  

Otras condiciones que reducen la liquidación del moco de los sinos pueden también contribuir a la sinusitis (DeMuri 2009). Por ejemplo, el virus del frío común aparece empeorar la liquidación del moco de los sinos interrumpiendo la estructura y la función de los cilios (AAFP 2008; DeMuri 2009). Esto aumenta las ocasiones de la sinusitis que se convierte, particularmente en los sinos maxilares donde está la dirección del drenaje contra la gravedad (Leung 2008; AAFP 2008).

Puesto que la función de cilios es en gran parte dependiente en la calidad y la cantidad del líquido de la mucosa circundante, las enfermedades que desecan la capa de la mucosa o afectan a su viscosidad (eg., fibrosis quística) pueden también contribuir a la sinusitis (DeMuri 2009; NIH 2012). El bloqueo de Ostia también se asocia a un aumento en viscosidad de la mucosa porque el moco atrapado comienza a perder su contenido en agua. Asimismo, la inflamación del sino espesa independientemente secreciones del sino a través del lanzamiento de la ruina inflamatoria (NIAID 2012; DeMuri 2009).

En casos raros, los hongos pueden causar la sinusitis (NIAID 2012). La gente con las estructuras anormales o ésas del sino con los sistemas inmunes debilitados es más vulnerable a la sinusitis fungicida (NIAID 2012; Mayo Clinic 2012b; Riechelmann 2011). Entre 6 y el 9% de todos los casos resistentes del rhinosinusitis que requieran cirugía sea atribuible a la infección por hongos (Schubert 2009). Desafortunadamente, el tratamiento quirúrgico es generalmente necesario, puesto que las pruebas sugieren que el tratamiento antihongos esté de poco a ninguna ventaja en la gestión del rhinosinuisitis crónico debido a la infección por hongos (sacos 2011, 2012; Isaacs 2011).