Venta del cuidado de piel de Life Extension

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (COPD)

Tratamiento para COPD

No hay curación para COPD. Sin embargo, las estrategias de gestión farmacológicas y de la forma de vida pueden ayudar a mejorar el estado de salud y la función física (ORO 2011; Collins 2012).

Según la iniciativa global para Lung Disease obstructor crónico (ORO), la gestión eficaz de COPD tiene las metas siguientes (ORO 2011):

  • Prevención de la progresión de la enfermedad
  • Alivio de síntomas
  • Mejora de tolerancia del ejercicio y de estado de salud
  • Previniendo y tratando complicaciones y exacerbaciones
  • Reducción de mortalidad

Terapia farmacológica

Broncodilatadores

Los broncodilatadores son la terapia de primera línea para COPD suave. Los broncodilatadores relajan los músculos lisos de la vía aérea, haciéndolo más fácil respirar. El tratamiento puede comenzar con un broncodilatador del rescate usado “según las necesidades” durante episodios suaves de COPD. En un COPD más severo, la terapia del broncodilatador de la combinación (es decir, un broncodilatador del rescate combinado con un broncodilatador [de acción prolongada] del regulador) puede ayudar a aliviar los síntomas (ICSI 2011; ORO 2011).

Los broncodilatadores incluyen el siguiente:

  1. Beta2-agonists. Albuterol de acción corta y levalbuterol de los agonistas de beta2-adrenergic (SABAs) (e.g.,) son las medicaciones del rescate usadas “según las necesidades” para aliviar síntomas agudos por los músculos lisos de la vía aérea relajante (Barnes 2002). Los efectos de SABAs son inmediatos, pero desaparecen generalmente en el plazo de 4 a 6 horas. Salmeterol de acción prolongada de los agonistas de beta2-adrenergic (LABAs) (e.g., e indacaterol) son eficaces por 12 o más horas (ORO 2011). LABAs puede reducir perceptiblemente exacerbaciones y mejorar salud respiratoria, pero no reduce la hospitalización o la mortalidad (Calverley 2007). Los efectos secundarios de beta-2-agonists incluyen ritmo cardíaco y presión arterial creciente, temblor, y las arritmias cardiacas (Littner 2011).
  2. Anticholinergics (e.g., ipratropium y tiotropium) previene la contracción del músculo liso de la vía aérea y puede reducir exacerbaciones así como mejorar síntomas y el estado de salud (Barnes 2004; Tashkin 2008; ORO 2011). El efecto secundario principal del anticholinergics es boca seca. Un comentario completo mostró que el inhalador de la niebla del tiotropium está asociado a un riesgo creciente el 50% de muerte en gente con COPD (Singh 2011). Otro estudio mostró el uso del riesgo creciente los inhaladores anticolinérgicos de retención urinaria aguda entre pacientes de COPD con la ampliación benigna prostática benigna de la hiperplasia (BPH) (es decir, de la próstata) (Stephenson 2011).
  3. Methylxanthines (e.g., teofilina) es un grupo de alcaloides de uso general para sus efectos como estimulantes suaves y broncodilatadores (menor 1994). También no se toleran como LABAs inhalado. Los efectos secundarios incluyen dolor de cabeza, insomnio, náusea, ardor de estómago, y los ritmos cardiacos anormales (que tienen potencial para ser fatales en algunos individuos) (ORO 2011).

Corticosteroides

Las medicaciones esteroides inhaladas (e.g., fluticasone y budenoside) reducen la inflamación de la vía aérea y la frecuencia de exacerbaciones. Pueden ser eficaces en COPD severo, especialmente de que co-ocurre con el asma (Barnes 2010b; Roche 2011). En las dosis bajas, el uso regular puede mejorar síntomas, la función pulmonar, y la calidad de vida. Los efectos secundarios incluyen voz ronca, tos, y la infección por hongos oral (Irwin 2006). Los corticosteroides inhalados pueden también aumentar el riesgo de pulmonía y empeorar la salud del hueso (Barnes 2010b; Chaqueta de punto 2011).

Combinar los corticosteroides inhalados con un LABA reduce perceptiblemente morbosidad y mortalidad en COPD cuando está comparado a los esteroides solamente, aunque mucha de la ventaja pueda ser debido al LABA (Barnes 2010b; Nannini 2007). Los corticosteroides orales (e.g., prednisona, prednisolone), debido a sus efectos nocivos (e.g., debilidad muscular y fracaso respiratorio), no se recomiendan para el uso a largo plazo en pacientes con COPD (ORO 2011).

Otros tratamientos

La terapia de oxígeno a largo plazo se puede recomendar para COPD severo cuando el nivel del oxígeno durante resto cae debajo del umbral normal dos veces durante un período de tres semanas, o si hay pruebas de la hipertensión o del fracaso pulmonar. El establo pero COPD muy severo puede requerir la ayuda del ventilador mejorar la supervivencia (ORO 2011).

La cirugía puede ser una última opción para COPD muy severo que no mejore con la medicación y sea acompañado por enfisema en el lóbulo superior de los pulmones (ORO 2011). En un procedimiento bullectomy, se quitan sacos de aire más grandes (bullae) que han sido dañados por enfisema. El retiro quirúrgico de estos bullae puede ayudar a restaurar la capacidad pulmonar y a permitir las piezas sanas restantes del pulmón a la función mejor. En la cirugía de la reducción de la capacidad pulmonar (LVRS), los tejidos dañados de los pulmones se quitan. LVRS puede mejorar la respiración y la calidad de vida, pero puede ser costoso. El trasplante del pulmón se puede también considerar y puede mejorar la calidad de vida y la función pulmonar en un grupo selecto con muy severo, fase final COPD (ORO 2011).

Puesto que COPD aumenta susceptibilidad a infecciones más bajas de las vías respiratorias, vacunas preventivas, tales como vacunaciones neumocócicas y de la gripe, se recomiendan en todos los casos de COPD (ICSI 2011). Los datos muestran que el uso a largo plazo de antibióticos no afecta a la frecuencia de exacerbaciones. A menos que esté utilizado para tratar las infecciones bacterianas, antibióticos no se recomiende para la terapia a largo plazo de COPD (ORO 2011). 

Forma de vida y gestión dietética

Cese que fuma

El abandono de fumar es el paso más importante para prevenir o para retrasar el progreso de COPD. Los programas completos del cese que fuman incluyen planes “abandonados” de asesoramiento, organizados, y cuando sea necesario, terapia del reemplazo de la nicotina (e.g., goma, remiendos de la piel, y otros métodos). La red nacional de las líneas abandonadas cese del tabaco en 1-800-QUITNOW (1-800-784-8669) puede proporcionar a fumadores en cada acceso del estado a la información y a la ayuda para abandonar el fumar (NCI 2012). Evitando humo de segunda mano y los contaminantes del aire que contribuyan a los síntomas de COPD y a las exacerbaciones de la enfermedad sea también beneficioso (ORO 2011).

Aunque el cese del consumo de tabaco pueda ayudar a la progresión lenta de la enfermedad y prevenir exacerbaciones en algunos casos de COPD severo o muy severo, con las ventajas cardiovasculares y respiratorias poniéndose de manifiesto en el plazo de un año de cese, la función pulmonar no será restaurada totalmente parando fumar (Godtfredsen 2011).

Rehabilitación pulmonar

Programas del ejercicio. La obstrucción del paso de aire en COPD hace los pulmones y el corazón trabajar más difícilmente para llevar el oxígeno en el cuerpo. El músculo general que pierde también se convierte en un riesgo mientras que progresa COPD. Ejercite los programas puede consolidar los músculos del pecho y facilitarlos el respirar, reducir la depresión y la ansiedad relacionadas con COPD, y mejorar la recuperación junto con estado de salud después de la hospitalización (de Blasio 2012). Los programas de rehabilitación pulmonares multidisciplinarios proporcionan programas bien-supervisados del ejercicio.

Ejercicios de respiración. Los ejercicios de respiración inducen la relajación y hacen la respiración más fácil. el Fruncir-labio que respira estimula la relajación, aumenta la toma del oxígeno y previene falta de aire. Se ha mostrado al ejercicio del aumento y a la resistencia que caminaba, así como acorta tiempos de recuperación en pacientes con el moderado a COPD severo (Faager 2008). Los ejercicios de respiración son una parte importante de un programa de rehabilitación de COPD. Los terapeutas respiratorios trabajan de cerca con los médicos para personalizar el mejor régimen para cada uno individual.

Dieta y COPD

La pérdida de peso progresiva, el músculo que pierde, y la desnutrición son comunes con el moderado a COPD severo (Collins 2012; de Blasio 2012). La ayuda alimenticia puede contribuir al aumento de peso y a la restauración total del músculo en COPD (Collins 2012). En un ensayo de tres años, seleccionado al azar, controlado de COPD, una toma más alta de las comidas antioxidante-ricas (es decir, frutas y verduras frescas) dio lugar a la función pulmonar perceptiblemente mejorada mientras que una dieta sin restricción dio lugar a la disminución de la función pulmonar (Keranis 2010). Además, un estudio grande mostró que una dieta sana (es decir, frutas, verduras, pescado y entero-granos) fue asociada a más poco arriesgado de COPD (Varraso 2010).