Liquidación de la primavera de Life Extension

Asma

Gestión de la forma de vida para el asma

El asma necesita ser manejado incluso cuando los síntomas no están presentes. Según las 2007 instrucciones publicadas por el corazón nacional, el pulmón y el instituto de la sangre (NHLBI 2007), gente con asma deben educarse y tener un plan de actuación claro (sin importar severidad) para la gestión de sus síntomas del asma.

Para controlar y manejar eficazmente asma al largo plazo, los pacientes deben ser uno mismo-monitor capaz sus síntomas y reconocer las señales de peligro de un ataque. Deben también poder responder rápidamente con el uso oportuno de medicaciones y/o de otras intervenciones. Además, el paciente debe reconocer y minimizar el contacto con los disparadores específicos del asma así como manejar otras condiciones médicas/de salud que puedan exacerbar síntomas.

Disparadores de manejo del asma

La gente con asma persistente o estacional así como antecedentes familiares de alergias debe tener prueba para los alergénicos aerotransportados y de la comida. Porque coexisten el asma y las alergias con frecuencia, tratar los síntomas de la alergia puede mejorar el asma (Boulet 2011). Si es posible, los pacientes deben reducir su exposición a los alergénicos sabidos en casa, enseñan, trabajan, o guardería. El allergist del paciente puede sugerir maneras específicas de quitar los alergénicos que ofenden y de mantener las áreas alergia-libres. Más información está disponible en el protocolo de las alergias.

Aconsejan los pacientes con asma ejercitar con cautela porque puede accionar un ataque (instrucciones de NHLBI). También se aconsejan para evitar el esfuerzo cuando el nivel de contaminación atmosférica es alto pues puede exacerbar asma ejercicio-inducido. Los estudios han mostrado, sin embargo, que la actividad física supervisada del ejercicio y del tiempo libre redujo síntomas y mejoró la calidad de vida en algunas personas con el asma (Kosti 2012). Breves calentamientos y uso de las medicaciones de acción corta del agonista beta-2 antes de que el ejercicio o la actividad vigorosa pueda ayudar a prevenir o a aliviar el asma (madera 2009).

Las pruebas preliminares muestran que la yoga y los ejercicios de respiración pueden también ayudar a manejar asma. Sin embargo, ensayos más rigurosos son necesarios validar las pruebas (Vempati 2009; Mekonnen 2010).

Condiciones de manejo asociadas a asma

Tratar las condiciones asociadas a asma puede ayudar a un paciente a manejar y a controlar la enfermedad. Un ciertas pruebas sugieren que eso tratar a GERD pueda reducir exacerbaciones del asma y mejorar la calidad de vida para algunos pacientes del asma (Littner 2005). Más información está disponible en el protocolo de GERD.

El resto y la gestión del estrés apropiados son también importantes en la reducción de ataques de asma. Asma persistente, especialmente si es incontrolado y severo, puede causar la preocupación y la ansiedad en el paciente. Asimismo, evidencie indica que la tensión en general puede precipitar y aumentar el riesgo de ataques de asma en los niños y los adultos (Wright 2011). Más información está disponible en el protocolo de la gestión del estrés.

Consideraciones dietéticas

Se ha observado que la gente (sin importar estado de la salud) que come menos frutas y verduras tiene pulmones más débiles. También, los pacientes del asma que comieron menos frutas y verduras tenían ataques más frecuentes (Gilliland 2003).

La obesidad también se asocia al asma (Boulet 2011). Pacientes obesos del asma que el peso perdido observó mejoras en sus síntomas y función pulmonar respiratorios (Maniscalco 2008).

También, las pruebas han revelado que una dieta sana, antioxidante de los ricos puede ser protectora contra asma. Por ejemplo, tres estudios encontraron que los niños que siguieron una dieta estrictamente mediterránea (que acentúa las comidas planta-basadas tales como frutas, verduras, granos enteros, legumbres y nueces, con la toma limitada de la carne roja) tenían más poco arriesgado de jadear, de la diagnosis del asma, y de la rinitis alérgica (Chatzi 2009; Arvaniti 2011; Grigoropoulou 2011). Vieron a los adultos que consumieron las comidas mediterráneas del estilo también para tener control mejorado sobre los síntomas del asma (Barros 2008). También, las manzanas pueden ser protectoras contra asma. Varios estudios de población han encontrado que el mayor consumo de manzanas está asociado a una incidencia más baja del asma; los polifenoles y otro compone el presente en manzanas se piensan para transportar la protección (Boyer 2004; Té verde de china 2011).