Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Síndrome agitado de las piernas

Tratamiento farmacológico convencional

Los agentes farmacológicos principales usados para tratar RLS primario son agonistas de la dopamina, el levodopa (L-DOPA), benzodiacepinas, gabapentin, y opiáceos. Sin embargo, el tratamiento de RLS primario no se debe considerar hasta que las causas posibles de RLS secundario se eliminen, especialmente los desordenes venosos (Miletic 2011).

  • Agonistas de la dopamina. Los agonistas de la dopamina son las drogas que activan directamente los receptores de la dopamina en el sistema nervioso. Actualmente se consideran la terapia de primera línea para RLS severo y se asocian típicamente menos al aumento o al rebote que altas dosis de L-DOPA (véase abajo). Varios diversos agonistas de la dopamina se utilizan para tratar RLS, incluyendo:
    • Ropinirole. La eficacia del dispositivo de protección en caso de volcamiento-inirole se ha demostrado en dos ensayos seleccionados al azar, de doble anonimato, placebo-controlados grandes. En ambos estudios, la evaluación estandardizada mostró que 1) los síntomas eran perceptiblemente menos, y 2) la calidad y la cantidad de sueño fueron mejoradas perceptiblemente en los grupos ropini¬role-tratados comparados con los controles (Walters 2004; García-Borreguero 2004).
    • Pramipexole. Pramipexole es altamente eficaz en la reducción de los movimientos periódicos del miembro así como mejora la severidad subjetiva de RLS y de la calidad del sueño (Benbir 2006; Inoue 2010). Comparado al ropinirole, el pramipexole es igualmente eficaz pero con una incidencia perceptiblemente más baja de la náusea, de vomitar y de vértigos (Quilici 2008).
    • Rotigotine - el 3 de abril de 2012 la entrega tópica aprobada por la FDA del rotigotine para el tratamiento de RLS (Bell 2012). Neupro® calificado, el sistema de envío tópico representa un cambio del paradigma en la entrega de un agonista de la dopamina en el tratamiento de RLS. Entregando la droga de una manera continua, Neupro® puede disminuir los efectos secundarios comunes con los agonistas oral administrados de la dopamina, que bombardean los receptores de la dopamina con un solo, dosis rápidamente absorbente (Farlow 2011; Elshoff 2012; Boroojerdi 2010).
  • Levodopa (L-DOPA). L-DOPA sirve como precursor para la dopamina en el cuerpo humano. L-DOPA cruza la barrera hematoencefálica protectora, mientras que no puede la dopamina sí mismo. Una vez que L-DOPA ha incorporado el sistema nervioso central, se convierte en la dopamina con la ayuda del piridoxal 5' - fosfate (la forma activa de la vitamina B6) (Allen 2009). En estudios, L-DOPA redujo el número de movimientos periódicos del miembro durante sueño y la calidad mejorada del sueño comparó al placebo (Benes 1999; Trenkwalder 2007; Scholz 2011). L-DOPA puede proporcionar alivio en el plazo de 20 minutos; sin embargo, no provee del alivio continuo para ésos síntomas persistentes. Levodopa/carbidopa es generalmente reservado para los pacientes con síntomas infrecuentes, debido a problemas con el aumento y el rebote (Bayard 2008). Por lo tanto, L-DOPA se recomienda para el tratamiento intermitente (menos de tres veces a la semana) de los síntomas de la hora de acostarse o como profilaxis durante actividades sedentarias infrecuentes tales como viajes, paseos del coche, o eventos planos largos del teatro (Gamaldo 2006). L-DOPA tiene un perfil relativamente benigno del efecto secundario, aunque hay una cierta preocupación que puede hacer síntomas ocurrir al principio del día y más rápidamente en descanso, y se separa a los miembros superiores (García-Borreguero 2007).

Una trampa de drogas dopaminérgicas es que, paradójico, ellos puede causar o exacerbar los síntomas de RLS – un fenómeno conocido como aumento. Tanto como el 20% a 60% de pacientes trató con L-DOPA o los agonistas de la dopamina desarrollan el aumento; “es tan importante que los médicos defiendan cuidadosamente a los pacientes para los cambios en los síntomas de RLS para mientras estén en agentes de la dopamina, con especial atención pagados a esos pacientes que presenten con los síntomas más severos de RLS antes de la iniciación del tratamiento” (Allen 2011; Hogl 2010).

  • Benzodiacepinas. Las benzodiacepinas (e.g., clonazepam y lorazepam) aumentan el efecto del ácido gamma-aminobutírico del neurotransmisor inhibitorio (GABA), dando les el sedativo, sueño-inducción, anti-ansiedad, anticonvulsivo, y a calidades amnésicas (Rudolph 1999). Estas drogas son a menudo útiles para tratar el insomnio asociado a RLS (Yee 2009). Un pequeño estudio placebo-controlado midió los efectos agudos de 1 clonazepam del magnesio sobre sueño y de la calidad el despertar en 10 RLS y 16 pacientes periódicos del desorden de movimiento del miembro (PLMD). El insomnio asociado a RLS y a PLMD fue mejorado por el clonazepam (Saletu 2001). Las benzodiacepinas se combinan a veces con los agonistas de la dopamina en pacientes con RLS refractario (Bayard 2008). Estas drogas pueden afectar al contrario capacidad y la coordinación cognoscitivas y pueden exacerbar raramente ansiedad e irritabilidad.
  • Gabapentin. Gabapentin es una medicación de uso frecuente tratar epilepsia y la neuropatía periférica; y algunos estudios también han encontrado que puede ser útil en tratar variantes dolorosas de RLS (Yee 2009; Kushida 2009; Happe 2001; García-Borreguero 2002). Gabapentin puede ser eficaz en individuos con el dolor neuropático RLS-asociado que no ha respondido a las drogas dopaminérgicas (Bayard 2008). Los E.E.U.U. Horizant® aprobado por la FDA (enacarbil del gabapentin) para el tratamiento de RLS moderado-a-severo en abril de 2011.
  • los opiáceos de la Bajo-dosis se han utilizado con éxito en algunos casos de RLS (Kaplan 1993; Walters 1993). Sin embargo, el mecanismo por el cual proporcionan alivio no están claros y el papel del sistema endógeno de los opiáceos en RLS es complejos (von Spiczak 2005). Los opiáceos se reservan típicamente como tratamiento del pasado-centro turístico para RLS refractario.