Venta del cuidado de piel de Life Extension

Miastenia Gravis

Síntomas de la miastenia Gravis

La gente con gravis de la miastenia experimenta generalmente la debilidad muscular específica (por ejemplo en el ojo), especialmente con el uso repetido de los músculos. Esta debilidad tiene a menudo un modelo característico; los músculos del IE, de la cara y de la cabeza están implicados temprano en la enfermedad. Los párpados de inclinación y la visión doble son las denuncias tempranas mas comunes (Kasper 2005). La gente afligida puede también tener la masticación de la dificultad, la debilidad facial que afecta a su sonrisa, y una calidad nasal a su debilidad debida de la voz en el paladar.

La progresión de la enfermedad es variable, con los períodos de remisión seguidos por exacerbaciones. En el cerca de 85 por ciento de casos, la debilidad progresará a una debilidad generalizada que afecta a grupos grandes del músculo.

En algún momento de la enfermedad (generalmente en el plazo de dos a tres años después de la diagnosis), el 12 a 16 por ciento de pacientes de los gravis de la miastenia experimentará un episodio de la crisis, en el cual la debilidad llega a ser tan severa que la respiración está comprometida y la ayuda respiratoria está requerida (Berrouschot 1997; Cohen 1981). Esta eventualidad es más probable en gente con la debilidad o un thymoma (Berrouschot 1997 de la lengua y de la boca; Cohen 1981; Thomas 1997).

Los gravis de la miastenia son distinguibles de síndromes myasthenic congénitos. Estos síndromes son causados por defectos genéticos en el receptor de la acetilcolina y otros componentes del empalme neuromuscular. Aunque compartan síntomas, las enfermedades responden diferentemente a los tratamientos.