Venta del cuidado de piel de Life Extension

Amnesia

Intervenciones naturales apuntadas

Las intervenciones naturales resumidas en este protocolo se limitan a ésas apoyadas por las pruebas de la modulación de la memoria. Puesto que la salud total del cerebro puede afectar perceptiblemente la adquisición, la consolidación, y memoria de memorias, animan a los lectores a revisar el protocolo cognoscitivo relativo a la edad de la disminución para las sugerencias adicionales.

Colina y fosfatidilserina

La colina y la fosfatidilserina son los componentes de lípido que apoyan la estructura y la función de las neuronas implicadas en la adquisición y memoria de la memoria. La colina desempeña un papel importante en los procesos neuronales que son la base de memoria vía dos diversos mecanismos. Primero, la colina sirve como precursor para la acetilcolina del neurotransmisor, que es importante para la señalización neuronal implicada en la memoria (2011 polivinílico). Por lo tanto, las drogas que aumentan niveles de la acetilcolina son una parte importante del tratamiento para la enfermedad de Alzheimer. En segundo lugar, las neuronas en el cerebro tienen niveles de la fosfatidilcolina, un lípido encontrado en membranas celulares. Se piensa que los niveles disminuidos de fosfatidilcolina en neuronas pueden contribuir a la pérdida de memoria y a otras formas de disminución cognoscitiva (Kullenberg 2012).

En los modelos animales de la pérdida de memoria, la suplementación de la colina alivió la debilitación de la memoria mejorando el proceso de la consolidación de la memoria (Blake 2012). Los ensayos en seres humanos también han rendido resultados prometedores. La suplementación con la alfa-glycerylphosphorylcholine (también conocida como alfa-GPC), una forma de colina, se ha encontrado para mejorar memoria y la concentración. En los individuos jovenes, sanos, alfa-GPC se ha mostrado para prevenir la amnesia inducida por las drogas (Kidd 2005). Sobre 23 ensayos clínicos en alfa-GPC se han realizado. Algunas de las ventajas observadas incluyen la atención, la memoria, la concentración, y la cognición mejoradas (Brady 2011). Este compuesto también se ha encontrado para reducir la pérdida de memoria y otras muestras del daño neurológico debidas frotar ligeramente (Parnetti 2001; Barbagallo 1994). Otro estudio encontró que los individuos con una toma más alta de la colina se realizaron mejor en pruebas de la memoria, tales como los que midieron memoria visual y verbal, y otras medidas de la función cognoscitiva (2011 polivinílico).

La fosfatidilserina, otro lípido importante para la salud de la neurona, es uno de los compuestos lo más extensivamente posible estudiados para la debilitación de la memoria (Kullenberg 2012). Los estudios animales han encontrado que la fosfatidilserina disminuyó la amnesia inducida por las drogas (Vaisman 2009; Claro 2006). Además, los estudios múltiples muestran esa suplementación con la fosfatidilserina, o en sus los propio o complexed con otras grasas, mejora memoria en individuos mayores con los problemas de memoria (Richter 2010; Kato-Kataoka 2010; Vakhapova 2010). Específicamente, la fosfatidilserina mejora memoria verbal de la información y puede mejorar déficits cognoscitivos en individuos mayores con denuncias de la memoria pero sin muestras de la demencia (Richter 2010; Vakhapova 2010). La fosfatidilserina puede también mejorar memoria en gente con el desorden hiperactivo del déficit de atención (Hirayama 2013). Además de preservar salud de la neurona, la fosfatidilserina puede poder mejorar memoria aumentando los niveles de glucosa (que ayuda en el consumo de energía de neuronas) y de acetilcolina en el cerebro (Kullenberg 2012). Otro estudio clínico encontró que la fosfatidilserina puede aumentar los efectos del biloba del Ginkgo, una planta bien conocida para sus ventajas en la salud del cerebro (Kennedy 2007).

Estudio de Life Extension: El complejo nutritivo puede afectar positivamente funcionamiento cognoscitivo

Un estudio 2012 conducido por Life Extension Clinical Research, Inc. evaluó el impacto de la dosificación diaria de un suplemento dietético que contenía la alfa-glycerylphosphorylcholine (alfa-GPC), la fosfatidilserina, el vinpocetine, el extracto de la semilla de la uva, el extracto salvaje del arándano, el extracto del ashwagandha, y uridine-5'-monophosphate en funcionamiento cognoscitivo en cuarenta de mediana edad a los temas mayores con denuncias subjetivas de la memoria.

Una herramienta cognoscitiva en línea de la evaluación (prueba neurofisiológica automatizada) fue utilizada para evaluar el cambio en funcionamiento cognoscitivo de la línea de fondo al día 30 y al día 60; la escala global de la mejora de la impresión (CGI-I) proporcionó una medida sumaria clínico determinada del guardapolvo.

Veintinueve temas terminaron el estudio sin los eventos adversos significativos que eran divulgados. Este estudio encontró una mejora estadístico significativa en tres pruebas: memoria de trabajo, tiempo de la inspección, y función ejecutiva. De acuerdo con la escala de CGI-I, la mejora fue observada después de 30 y 60 días de dosificación del producto.

El estudio fue presentado en la conferencia científica multidisciplinaria de la biología 2012 experimentales en San Diego, California 21-25 de abril de 2012.

Vitaminas de B

Las vitaminas de B, incluyendo el folato, tiamina, piridoxina (vitamina B6), y la vitamina B12, pueden también tener un papel importante en la prevención de amnesia. El papel de la vitamina B12 en mantener la salud del sistema nervioso es particularmente establecido, puesto que una falta de la vitamina B12 puede causar daño al sistema nervioso periférico (Tangney 2012). Junto con la vitamina B12, la importancia del folato y la vitamina B6 para la función cognoscitiva también ha entrado en el foco. Todas estas vitaminas son necesarias reducir los niveles de homocisteina en el cerebro; la homocisteina contribuye a la disfunción vascular (Morris 2005; Parletta 2013). Los niveles de la homocisteina tienden a subir mientras que la gente envejece y se asocia a un riesgo creciente de enfermedad de Alzheimer (Seshadri 2002; Tangney 2012).

Además de su papel como factor de riesgo para el movimiento, la homocisteina es directamente tóxica a las neuronas, en gente con la enfermedad de Alzheimer y en individuos sanos. Una de las maneras de las cuales las vitaminas de B pueden ayudar a prevenir amnesia y otras formas de disminución cognoscitiva está bajando los niveles de homocisteina. Pueden también ayudar en la síntesis de diversos neurotransmisores necesarios para que el cerebro funcione correctamente (Parletta 2013). Los niveles bajos de varios marcadores de la vitamina B12-related también se asocian al volumen bajo y a la función cognoscitiva disminuida (Tangney 2011 del cerebro; Tangney 2012). Un estudio divulgó que la suplementación con el folato, la vitamina B12, y la vitamina B6 por 2 años reduce la disminución cognoscitiva y mejora la situación clínica (de Jager 2011), mientras que otros estudios divulgaron que pueden también reducir la atrofia del cerebro (Tangney 2012; Smith 2010). Está asegurando la toma adecuada de la tiamina es una consideración importante en la prevención de la amnesia, puesto que la falta de tiamina puede causar el síndrome de Korsakoff, un síntoma cuyo la amnesia (salud 2013 de PubMed).

Acetilo-L-carnitina

La muerte de neuronas dentro del hipocampo y de otras regiones del cerebro se piensa para desempeñar un papel en el desarrollo de la amnesia. la Acetilo-L-carnitina es una sustancia producida naturalmente por el cuerpo que puede tener una variedad de efectos neuroprotective. Uno de sus papeles principales es ayudar a las mitocondrias, familiar designadas “centrales eléctricas celulares,” energía de la producción más eficientemente (la sustancia pegajosa 2012; Malaguarnera 2011; Barwhal 2009). Por otra parte, puede ayudar a aumentar los niveles de acetilcolina dentro del cerebro (Imperato 1989; Blanco 1990; Jiang 2011; Schaevitz 2012). La suplementación con acetilo-L-carnitina ha mejorado la disfunción neurodegenerative en muchos diversos modelos animales, incluyendo la enfermedad de Alzheimer (Jiang 2011; Zhou 2011), aprendizaje y debilitación relativos a la edad de la memoria (Kobayashi 2010), flujo de sangre/movimiento pobres (Barwhal 2009; Sustancia pegajosa 2012; Zhang R 2012), y traumatismo craneal (Scafidi 2010). la Acetilo-L-carnitina también mejoró la función cognoscitiva, incluyendo memoria, en gente con encefalopatía hepática, una enfermedad causada por el daño hepático (Malaguarnera 2011).

Quinona de la coenzima Q10 y de Pyrroloquinoline

La coenzima Q10 (CoQ10), un natural vitamina-como la sustancia implicada en la producción celular de energía, puede tener algunas propiedades neuroprotective (Massaad 2011; Ishrat 2006). Un compuesto relacionado, quinona del pyrroloquinoline (PQQ), puede tener efectos neuroprotective también (Zhang 2002; Ohwada 2008; Scanlon 1997). Los estudios de los cultivos celulares de la neurona y los modelos animales de la amnesia han encontrado que ambas sustancias pueden mejorar la función cognoscitiva y prevenir la muerte celular que lleva a la amnesia (Hassanshahi 2012; Zhang 2002; Hassanshahi 2013; Massaad 2011; Ishrat 2006; Scanlon 1997; Zhang L 2012; Ohwada 2008). Una causa potencial de la amnesia es el movimiento, que daña el hipocampo y otras partes del cerebro privándolas del oxígeno (una forma de daño conocida como isquemia). CoQ10 protege el hipocampo y otras partes del cerebro contra daño isquémico, sugiriendo que podría ayudar a prevenir la amnesia debida frotar ligeramente (Hassanshahi 2012; Hassanshahi 2013). En los modelos animales, CoQ10 y PQQ han reducido los efectos del comportamiento de la amnesia debido a la lesión cerebral traumática y amnesia-que inducían las medicaciones (Zhang L 2012; Ohwada 2008; Ishrat 2006).

Ácidos grasos Omega-3

Los ácidos grasos Omega-3 son una clase de grasas que incluyan el ácido docosahexaenoic (DHA) y el ácido eicosapentaenoic (EPA). En un modelo animal, estas grasas fueron mostradas a la amnesia isquemia-inducida revés, y la mejora fue mantenida incluso después el tratamiento fue parado (Fernandes 2008). La toma cada vez mayor de estas grasas, comiendo las comidas ricas en los ácidos grasos omega-3 (tales como pescados grasos) o tomando suplementos del aceite de pescado, puede ayudar a proteger el cerebro contra amnesia. Los estudios en los modelos animales de la amnesia sugieren que el tratamiento a largo plazo con los ácidos grasos omega-3 pueda proteger el cerebro contra la amnesia causada por los niveles, las medicaciones, y el envenenamiento de ventaja con poco oxígeno (Fernandes 2008; Ajami 2012; Yadav 2012; Sharma 2012). Por otra parte, en seres humanos, la suplementación de EPA y del DHA se ha mostrado para mejorar memoria de trabajo (Narendran 2012).

Magnesio

Los niveles del magnesio son más altos en el flúido rodeando el cerebro y la espina dorsal, llamados líquido cerebroespinal, que en la sangre. Esto sugiere juegos del magnesio un papel importante en el sistema nervioso central (Slutsky 2010). En un modelo animal, una dieta deficiente en magnesio aumentó déficits de la memoria después de lesión cerebral, y la administración del magnesio que seguía la lesión cerebral aguda redujo perceptiblemente daño tisular y mejoró resultado del comportamiento. Además, un estudio mostró que los animales que experimentaban la lesión cerebral traumática y que recibían una dieta con menos magnesio tenían una mortalidad más alta y un resultado neurológico peor (Hoane 2008). Las pruebas también sugieren que la gente con la enfermedad de Alzheimer del suave-a-moderado haya disminuido a menudo concentraciones del magnesio en su sangre (Barbagallo 2011).

La suplementación del magnesio también mejora memoria y reduce pérdida de memoria en muchos modelos animales de la amnesia, sugiriendo que podría ser una terapia eficaz para tratar o prevenir la pérdida de memoria (Liu 2012; Slutsky 2010; Sarreshtehdari 2012; Uysal 2013). Aunque sea difícil que los suplementos regulares del magnesio accedan al cerebro, los científicos han desarrollado una forma modificada de magnesio, llamada el magnesio-L-THREONATe, que puede mejor conseguir en el cerebro y puede ser más eficaz (Slutsky 2010).

Ginkgo Biloba

El biloba del Ginkgo es una de las plantas medicinales lo más extensivamente posible investigadas. Contiene dos diversos tipos de compuestos, llamados los glucósidos de la flavona y las lactonas del terpeno, que tienen una variedad de subsidios por enfermedad (Blecharz-Klin 2009). Importantemente, el biloba del ginkgo puede poder mejorar salud del cerebro de una variedad de maneras: mejorando la utilización de la energía, previniendo muerte de la neurona, y modulando la neurotransmisión (Blecharz-Klin 2009; Tobinaga 2012; Walesiuk 2009; Abdel-Wahab 2012). Los ensayos en seres humanos han rendido resultados prometedores: esta planta mejoró memoria en voluntarios de mediana edad sanos y redujo la disminución cognoscitiva en los ancianos (Amieva 2013; Kaschel 2011; Wesnes 2000). Otro estudio divulgó que el biloba del ginkgo causó, después de 14 días de la administración, los cambios específicos de la actividad cerebral que dieron lugar a memoria de trabajo mejorada (Silberstein 2011).

Ashwagandha

Ashwagandha, también conocido como ginseng indio, se ha utilizado en la medicina de Ayurvedic durante siglos (Sandhu 2010). Los estudios sugieren que pueda promover el crecimiento, la reparación, y la regeneración de las neuronas dañadas, especialmente las que fueron dañadas por la enfermedad y otras condiciones neurodegenerative (Singh 2011 de Alzheimer y de Parkinson; Konar 2011).

Huperzine A

Huperzine A es un compuesto derivado del serrata chino de Huperzia de la planta. Su papel en tratar amnesia proviene principalmente su capacidad inhibe a reversible y selectivamente acetylcholinesterase. La inhibición del acetylcholinesterase lleva a la elevación de la acetilcolina del neurotransmisor, que es importante para la memoria; algunas medicaciones de la enfermedad de Alzheimer también trabajan por este mecanismo (YE 1999; Malkova 2011; Rafii 2011). En varios modelos animales, el huperzine A mejoró la memoria y la función cognoscitiva (Wang 2010; Shi 2012). También fue mostrado que, después de la administración oral por 8-24 semanas, el magnetocardiograma 300-500 del huperzine A mejoró diariamente el estado mental de los pacientes de la enfermedad de Alzheimer y tolerado bien (Wang 2009). Puede también beneficiar a gente con las deficiencias cognoscitivas debido a la enfermedad vascular (Xu 2012). Además, el huperzine A fue mostrado en los modelos animales para promover el crecimiento de neuronas dentro del hipocampo (mA 2013).

Vinpocetine

Vinpocetine, un derivado de la planta del bígaro, puede ser útil en tratar la amnesia debido a ser la base de problemas neurológicos. Además de tener efectos neuroprotective, el vinpocetine puede poder aumentar memoria mejorando la función de neuronas en el hipocampo y otras partes del cerebro que controlen la memoria (Deshmukh 2009; Ratra 2011). Los estudios del cultivo celular del animal y han mostrado que el vinpocetine puede mejorar memoria y proteger las neuronas contra una variedad de diversos tipos de daño (Deshmukh 2009; Ratra 2011; Solanki 2011; Nyakas 2009; Groó 1987).

Arándano

Los arándanos son particularmente ricos en una clase de compuestos llamados los flavonoides, que pueden también aumentar el flujo de sangre al cerebro y optimizar la función de nervio (chaqueta de punto 2010). Muchos estudios animales han encontrado que el complemento de la dieta con los arándanos aumentó la memoria (José 2003; Andres-Lacueva 2005; Goyarzu 2004; Casadesus 2004; Coultrap 2008; Ramírez 2005). Los efectos de la suplementación del arándano pueden modular algunos de los caminos bioquímicos de la señalización en el hipocampo, que complejo está implicado en la memoria (Williams 2008). Un pequeño estudio en los ancianos también encontró que el consumo diario de jugo del arándano por 12 semanas mejoró la memoria (Krikorian 2010).