Venta del cuidado de piel de Life Extension

Amnesia

Tratamientos nuevos y emergentes

Guanfacine

Guanfacine es una droga aprobada por Food and Drug Administration para tratar el desorden de la hiperactividad del déficit de atención (ADHD), y ha ganado interés como tratamiento para los problemas de memoria (vuelo 2011). Guanfacine trabaja por las partes estimulantes del cerebro que responden a la epinefrina de la hormona (se escapa 2011). Esta droga fue encontrada para mejorar memoria de trabajo y la atención en los modelos animales (Arnsten 1988; Se escapa 2011; McAllister 2011). También se ha mostrado para mejorar memoria de trabajo en los seres humanos (Jakala 1999; Swartz 2008). Aunque esta droga todavía no se haya aprobado para el tratamiento de los desordenes de la memoria en seres humanos, su potencial para que la ayuda reduzca o invierta la disminución de la memoria sigue siendo intrigante, especialmente pues se ha aprobado ya para el uso en otras condiciones (vuelo 2011).

Piracetam

Piracetam es un derivado sintético del butirato gamma-amino del neurotransmisor inhibitorio (GABA). Hay varios análogos del piracetam, conocidos como los “racetams,” y estos compuestos se han estudiado para sus efectos neurológicos y vasculares en las condiciones que se extendían de movimiento isquémico a la enfermedad de Alzheimer desde los años 60 (ClinicalKey 2013). Piracetam ha ganado interés mientras que los investigadores trabajan para encontrar los tratamientos para los problemas de memoria (Waegemans 2002; Samartgis 2012). Aunque el mecanismo exacto por el cual el piracetam trabaja no se entienda completamente (Rao 2012), aparece mejorar la fluidez de la membrana celular (un aspecto importante de la salud neuronal), y modula el flujo de iones dentro y fuera de las neuronas (los iones son componentes integrales de la transducción neuronal de la señal). Piracetam se ha mostrado para reducir el daño de la neurona asociado a la privación del oxígeno y la reoxigenación en cultivo celular estudia (Solanki 2011) y mejorar memoria y ansiedad en los modelos animales de la amnesia (Grossman 2011; Samartgis 2012). Los informes del caso también muestran que puede ser útil en tratar amnesia en seres humanos, aunque hay algunas preocupaciones en pacientes con enfermedad psiquiátrica, pues las pruebas sugieren la posibilidad que el piracetam podría empeorar condiciones tales como psicosis (Rao 2012). Aunque más estudios sean necesarios determinar si el piracetam ejerce una ventaja significativa en amnesia, su larga historia del uso seguro y su capacidad de modular propiedades neuronales le hacen a un candidato a la investigación futura en esta área.

Estímulo eléctrico

La aplicación de corrientes eléctricas al cerebro puede también tratar amnesia. Dos diversas técnicas para suministrar estas corrientes se han estudiado. El menos invasor es el estímulo continuo transcranial, que utiliza los electrodos salino-empapados de la esponja aplicados a la superficie de la cabeza para entregar las corrientes eléctricas suaves (Hansen 2012). Aparece que estas corrientes eléctricas suaves pueden modular la manera que las neuronas funcionan (Zaehle 2011; Hansen 2012). Los estudios han encontrado que el estímulo continuo transcranial mejora memoria de trabajo y la memoria de reconocimiento (Ferrucci 2008; Ohn 2008; Tseng 2012; Zaehle 2011). Otro método de entregar corrientes eléctricas se llama el estímulo profundo del cerebro, en el cual los electrodos se colocan quirúrgico dentro del cerebro para entregar corrientes eléctricas suaves a las regiones específicas del cerebro. Uno de los primeros artículos de diario para describir esta posibilidad era un informe del caso de un hombre que recibía el estímulo profundo del cerebro pues un tratamiento para la obesidad y, inesperado, la memoria mejorada notada (Hamani 2008). Desde entonces, los científicos han realizado un pequeño estudio usando el estímulo profundo del cerebro en pacientes con la epilepsia que no respondió a las drogas, y han encontrado que estas corrientes podrían mejorar la formación de memorias de la información espacial (Cheng 2012; Suthana 2012).

Hormonas y terapia de reemplazo hormonal

Los cambios en niveles de hormona pueden también desempeñar un papel en amnesia. Una clase de hormonas llamadas los neurosteroids se sintetiza dentro del sistema nervioso y modula varios aspectos de la función del cerebro. Dos neurosteroids particularmente se han implicado en desordenes de la memoria: pregnenolone y dehydroepiandrosterone (DHEA) (George 2010). En animales, la edad cada vez mayor se ha asociado a niveles más bajos del pregnenolone. Por otra parte, la debilitación de la memoria fue asociada a los niveles bajos del pregnenolone, y varios modelos animales revelaron que la administración del pregnenolone en el sistema nervioso mejoró la memoria (Mayo 2001; Vallée 1997; Chen 2010; Pequeno 2011).

Además de sus efectos directos sobre el cerebro, el pregnenolone también sirve como precursor para DHEA. Como pregnenolone, los niveles de DHEA caen dramáticamente (por tanto como el 80%) en edad avanzada. Esta disminución de DHEA puede desempeñar un papel en la disminución gradual de la memoria y de la función cognoscitiva en los ancianos así como en pacientes con la enfermedad de Alzheimer (Sorwell 2010). Los estudios animales encontraron que la suplementación de DHEA mejora la memoria (Bazin 2009; Ducharme 2010). Aunque los estudios humanos en los efectos de DHEA sean limitados, DHEA también puede mejorar memoria en los varones sanos jovenes (Alhaj 2006).

Otras hormonas, incluyendo el estrógeno, también se han encontrado para desempeñar un papel en la prevención de amnesia en los modelos animales (Gibbs 2011; Durham 2012). En seres humanos, la memoria declarativa verbal fue encontrada para ser aumentada del período postmenstrual del ciclo menstrual, cuando los niveles del estrógeno son altos con respecto en al período premenstrual, y la memoria verbal aparece mejorar después de la administración de estrógenos en las mujeres que incorporan quirúrgico la menopausia (Protopopescu 2008; Henderson 2009). La suplementación del estrógeno es una blanco especialmente intrigante pues el estrógeno se ha encontrado para aumentar los niveles de un compuesto llamado el factor neurotrophic cerebro-derivado (BDNF), que aumenta las conexiones entre las neuronas y las ayudas en la fabricación de las memorias (Sánchez 2006; Luine 2013).

La progesterona, otra hormona importante que tenga funciones neurológicas, puede ser útil para tratar amnesia. Como otros neurosteroids, la progesterona también afecta al crecimiento y al desarrollo de las neuronas (Mannella 2012). En los modelos animales, la progesterona se ha mostrado para afectar al número de conexiones entre las células nerviosas (Woolley 1993). La progesterona también se ha encontrado para reducir amnesia químicamente inducida en los modelos animales (Tanabe 2004). Además, las mujeres posmenopáusicas que reciben terapia de reemplazo hormonal temprana, incluyendo la progesterona, tienen más actividad cerebral en el hipocampo (Smith 2011). La suplementación de la progesterona también ha mostrado promesa en la mejora de la función neurológica, y mejoró el resultado en los pacientes que sufrieron la lesión cerebral traumática (mA 2012; Wright 2007).

Animan a los individuos interesados en el aprendizaje más sobre las ventajas de la terapia de la restauración de la hormona y cómo moverse adelante con la suplementación de la hormona a revisar la restauración masculina de la hormona de Life Extension o el protocolo femenino de la restauración de la hormona.