Venta del cuidado de piel de Life Extension

Esclerosis lateral amiotrófica (Lou Gehrig's Disease)

Diagnosis y tratamiento convencional del ALS

Como muchas enfermedades neuromusculares, puede ser difícil hacer un diagnóstico precoz del ALS. Dependiendo de qué grupo del músculo se afecta primero, sus síntomas varían de personal y pueden incluir:

  • el zumbar en los fingeres o los dedos del pie
  • el obstaculizar en los brazos o las piernas
  • preocupe con la lengua y los movimientos faciales, incluyendo la masticación y tragar.

Mientras que progresa la enfermedad, se separa a través del miembro afectado hasta que todos los grupos del músculo lleguen a estar eventual implicados. Esta extensión en todos los grupos del músculo es la característica de definición del ALS. De hecho, el término amyotrophy refiere a la atrofia (el perder) del tejido del músculo, mientras que la esclerosis lateral refiere a endurecimiento de la columna espinal de la acumulación del tejido de la cicatriz (Rowland 2001). La diagnosis del ALS es sobre todo clínica y requiere el aspecto de superior (tono y los reflejos crecientes) y baja (las fasciculaciones y atrofia del músculo) la implicación de la neurona de motor en muchos segmentos del cuerpo. La electromiografía, los estudios de la conducción del nervio, y el estímulo magnético transcranial se pueden todos utilizar para apoyar la diagnosis de la esclerosis lateral amiotrófica.

Riluzole, la única droga aprobada por la FDA para el tratamiento del ALS, embota los efectos del glutamato disminuyendo su lanzamiento y bloqueando la capacidad del glutamato al lazo a sus receptores, de tal modo disminuyendo el excitotoxicity ése lleva a la muerte celular. No obstante pequeño, sus dos al aumento de tres meses en el tiempo de supervivencia (Miller 2007) indica que eso los niveles del glutamato que controlaban en el cerebro podrían ser un componente esencial en luchar el ALS y proporciona la información valiosa hacia en última instancia encontrar un tratamiento más eficaz para la enfermedad (Carlesi 2011).

El resto del tratamiento médico convencional para los pacientes del ALS se centra en el alivio de síntomas y la mejora de calidad de vida. Por ejemplo, la ventilación de presión positiva no invasor es de uso frecuente ayudar a pacientes con el ALS a respirar, especialmente en la noche (Mustfa 2006; Cocos de Lo 2006). Los médicos recomiendan con frecuencia medicaciones de la prescripción para aliviar los calambres dolorosos del músculo (e.g carbamazepine y phenytoin) (Andersen 2005), salivación excesiva (e.g atropina, amitriptyline, hyoscamine, e inyecciones de la toxina botulinum en las glándulas salivales) (Giess 2000; Lipp 2003; Piedra 2009), y otros síntomas. Aconsejan los pacientes del ALS a menudo enganchar a ejercicio moderado e intentar terapia física para mantener fuerza muscular y la función. Mientras que progresa la enfermedad, las tablillas, los apoyos, y las sillas de ruedas se utilizan para ayudar con movilidad. También, asientos de inodoro más altos, los reposacabezas y los utensilios especializados pueden ayudar a mejorar la calidad de vida para los pacientes del ALS (Borasio 2001). Los pacientes profesionales y de la logopedia de la ayuda como su control de motor deterioran gradualmente.