Venta del cuidado de piel de Life Extension

Disminución cognoscitiva relativa a la edad

Life Extension Foundation

Todos los seres humanos del envejecimiento desarrollarán un cierto grado de disminución en capacidad cognoscitiva como progresa el tiempo. Los datos indican que ese deterioro del marco biológico que es la base de la capacidad de pensar y la razón comienza ya desde el mediados de los veinte e incluye un descenso en volumen regional del cerebro, de reducción 1,2,3,4,5 la pérdida de integridad del myelin, 6,7, 8,9empeorados serotonina cortical, acetilcolina, y atascamiento y señalización, 10,11,12,13 del receptorde la dopamina acumulación de enredos neurofibrillary,14 y las concentraciones alteradas de diversos metabilitos del cerebro.15 acumulativo estos cambios dan lugar a una variedad de síntomas asociados al envejecimiento, tal como falta de memoria, capacidad disminuida de mantener el foco, y capacidad disminuida de la solución de problemas. Si están idos desenfrenado, los síntomas a menudo progresan en condiciones más serias, tales como demencia y depresión, o aún enfermedad de Alzheimer.

La disminución cognoscitiva no afecta a todos los individuos igualmente; las asociaciones claras existen entre el índice y la severidad de la disminución cognoscitiva y de una variedad de factores, incluyendo el daño de la tensión oxidativa y del radical libre,16,17,18 inflamaciones de bajo nivel crónicas,19 niveles de hormona decrecientes,20 disfunciones endoteliales,21 exceso de pesos corporales,22 nutriciones subóptimas,23 formas de vida,24 redes sociales,25 otras dolencias,26 y diversos biomarkers.27 afortunadamente, muchos de estos factores son modificables en gran parte, y los cambios dinámicos de la forma de vida, el entrenamiento cognoscitivo, y las intervenciones alimenticias se han mostrado para disminuir el índice de disminución cognoscitiva relativa a la edad intelectual del decaimiento y potencialmente del revés.

El cerebro del envejecimiento

El cerebro del envejecimiento
Cuadro 1: Anatomía de una neurona

El proceso del envejecimiento profundo afecta el cerebro de las maneras que se pueden observar en niveles múltiples, extendiéndose de sub-celular a la macro-estructural. En una escala diminuta, el envejecimiento causa el deterioro de membranas neuronales y mitocondriales, que lleva a la pérdida de integridad celular y de función neuronal empeorada.28,29,30 disminuciones relativas a la edad escarpadas en síntesis y la señalización del neurotransmisor,31,32,33 juntados con reducciones en la densidad y la plasticidad sinápticas (adaptabilidad),34,35 y pérdida tanto como el 50% de la longitud de los axones myelinated36 (véase que el cuadro 1) hace el cerebro cada vez más menos eficiente mientras que envejecemos.

En un sentido más amplio, la estructura física del cerebro en conjunto también deteriora con edad. La contracción y la muerte de neuronas, y las reducciones en el número de espinas dorsales sinápticas y de sinapsis funcionales contribuyen a las reducciones anuales tanto como 0,5% a 1,0% en grueso cortical (la corteza es la capa exterior del cerebro) y volumen subcortical en algunas regiones del cerebro.37 específicamente, incluso en individuos sanos, el envejecimiento explica variaciones de volumen del 37% en el tálamo, que está implicado en vista, la audiencia, y el ciclo de la sueño-estela; el 36% en los accumbens del núcleo, que desempeña un papel principal en la regulación del humor (e.g placer, miedo, recompensa); y el 33% en el hipocampo, un sitio crítico para la consolidación de a corto plazo a la memoria a largo plazo.38 tomado juntos, los cambios neuroanatomical relativos a la edad explican un 25% estimado a 100% de la variación en capacidad cognoscitiva entre los jóvenes y los individuos envejecidos.Es decir la disminución cognoscitiva relativa a la edad 39 ocurre con la degradación física de la estructura del cerebro. Así, la vigilancia cognoscitiva conservadora en última vida requiere intervención temprana y agresiva para preservar el cerebro en su estado físico y funcional joven.

Factores de riesgo biológicos que contribuyen a la disminución cognoscitiva

Los diversos sistemas biológicos trabajan en la conjunción para mantener la función óptima del cerebro y la capacidad cognoscitiva. Perturbaciones en la armonía de estos sistemas, causada por los insultos edad-asociados tales como la tensión oxidativade la inflamación 40 crónicos,41 resistencias a la insulina,42 niveles de hormona decrecientes, resultado 43 y disfunción endotelial, 44 en el deterioro físico del cerebro y disminución cognoscitiva subsiguiente.

Tensión oxidativa. El cerebro es particularmente susceptible al daño oxidativo puesto que consume el áspero 20% del oxígeno usado por el cuerpo entero, y porque contiene altas concentraciones de fosfolípidos, que son especialmente daño oxidativo propenso en el contexto de alta tasa metabólica.45 pues envejecemos, hemos un aumento significativo y progresivo en el nivel de DNA y de lípidos oxidatively dañados en el cerebro; esto es verdad incluso para los individuos sanos.46 en un cierto plazo, este daño del radical libre lleva a la muerte de neuronas.

Los estudios numerosos han implicado la tensión oxidativa en la patología de la debilitación y de la enfermedad de Alzheimer cognoscitivas suaves igualmente.47,48,49

En un estudio de 338 individuos, los investigadores analizaban muestras de sangre de pacientes con diversas enfermedades neurodegenerative y encontraron que la capacidad antioxidante de su sangre fue reducida cerca tanto como el 28%, en relación con controles sanos. Temas con los niveles perceptiblemente crecientes también exhibidos neurodegenerative de una condición de sustancias reactivas del ácido tiobarbitúrico, marcador del daño del radical libre.50

Un estudio separado, en el cual los investigadores examinaron el plasma de 34 temas con la debilitación cognoscitiva suave, 45 con la enfermedad de Alzheimer, y 28 controles sanos de edad comparable, revelaron que los pacientes con la debilitación o la enfermedad de Alzheimer cognoscitiva suave exhibida aumentaron marcado daño oxidativo. Los temas con la debilitación o la enfermedad de Alzheimer cognoscitiva suave exhibida aumentaron la oxidación de la proteína (carbonyles de la proteína) y disminuyeron niveles de glutatión, un antioxidante endógeno potente.51

En los roedores envejecidos que exhibían muestras del deterioro cognoscitivo, la oxidación creciente de proteínas dominantes implicadas en metabolismo y la producción energética neuronales se ha observado.52 animales viejos también exhiben capacidad dramáticamente reducida de combatir la tensión oxidativa, según lo evaluado por una pérdida de eficacia del tiol que reduce sistemas.53

Inflamación. El proceso inflamatorio en el cerebro es único en ése la barrera hematoencefálica (BBB) (la capa apretada de células endoteliales que separa el cerebro de la circulación sistémica regular), durante condiciones sanas, previene la infiltración de agentes inflamatorios y permite solamente los alimentos selectos y las pequeñas moléculas en el sistema nervioso central (CNS).54 sin embargo, la inflamación sistémica crónica inducida por los estímulos tales como tabaquismo, obesidad, modelos de sueño interrumpidos y hábitos dietéticos pobres compromete la integridad del BBB, permitiendo que los irritantes entren en el cerebro y que estimulen la producción de cytokines inflamatorios, tales como IL-1β, IL-6 e IL-18.El interior 55 el CNS, estos cytokines empeora el neurogenesis, el proceso por el cual las nuevas neuronas son generadas.56,57,58,59 independientemente de neurogenesis de inhibición, algunos cytokines inflamatorios, tales como IL-1β, IL-6 y TNF-α dañan y destruyen las neuronas existentes.60,61

Varios estudios han ligado biomarkers de la inflamación a la debilitación cognoscitiva.

Un estudio anticipado de 779 sanos, de hombres y de mujeres de alto-funcionamiento encontró que los temas en el tertile más alto (una mitad) para los niveles de sangre de IL-6 eran más probables anotar debajo del punto medio cuando estaban evaluados para la función cognoscitiva en la línea de fondo. Durante la continuación siete años más adelante esos mismos individuos exhibieron más con frecuencia disminuciones en la cognición comparada a sus contrapartes con niveles más bajos de la línea de fondo IL-6.62

En un estudio de 97 mujeres entre 60 y 70 años de edad, los niveles C-reactivos elevados de la proteína de la alta sensibilidad de la línea de fondo (hs-CRP) fueron correlacionados con el empeoramiento de la memoria en 12 años siguen. Estos datos llevaron a los autores a concluir que el “hs-CRP puede ser un biomarker útil para identificar a individuos en un riesgo creciente para la disminución cognoscitiva.”63 además, en un estudio que evaluaba sobre 4.000 temas, niveles más altos de CRP e IL-6 fueron encontrados para ser asociados a la función disminuida de la cognición y del ejecutivo. IL-6 también fue asociado a disminuciones más escarpadas en funcionamiento de la memoria durante la continuación en hasta cinco años.64

Otro estudio encontró que, incluso en individuos sanos, los niveles de la línea de fondo CRP fueron correlacionados inverso con los resultados de un aprendizaje y recuerda la prueba en la continuación seis años más adelante. Los investigadores concluyeron eso “las concentraciones relativamente altas de… CRP puede ser indicativo para el funcionamiento cognoscitivo empeorado.” 65 en un estudio similar, midieron a los marcadores biológicos en la sangre de 93 individuos sanos envejecidos 57 años (medio). En seis años siga el tiempo, esos individuos con los niveles más altos de la línea de fondo CRP anotó más bajo en una palabra que aprenden la prueba. En este estudio fue concluido que las “concentraciones de marcadores del suero relacionados con la inflamación… no sólo están asociadas a la enfermedad de Alzheimer, pero también con el funcionamiento cognoscitivo en el envejecimiento de la población cognoscitivo sano.”66

Los efectos perjudiciales de la inflamación sobre la función cognoscitiva son observables en tiempo real también. Los investigadores administraron una vacunación tifoidea, que se sabe para inducir una respuesta inflamatoria, o una inyección del placebo a 16 hombres sanos envejeció 18 a 35. Los temas del estudio entonces terminaron una serie de pruebas diseñadas para evaluar vigilancia cognoscitiva. Los participantes que recibieron la vacunación tifoidea exhibieron tiempos de reacción perceptiblemente más lentos que sus contrapartes que recibieron el placebo, y el grado de retraso en tiempo de reacción correlacionaron con la intensidad de la inflamación, según lo medido circulando los niveles IL-6.67

Desequilibrio hormonal. Se distribuyen en el cerebro los receptores de la hormona esteroide que funcionan para regular la transcripción de un arsenal extenso de genes implicados en la cognición y el comportamiento.La activación adecuada del receptor de la hormona esteroide 68 en el cerebro es un determinante fundamental en muchos aspectos de nuestras vidas que llevemos para concedido. Cuando los desequilibrios o las deficiencias hormonales interrumpen la activación del receptor, los déficits cognoscitivos y la agitación emocional son el resultado.

  • Estrógeno

Los modelos animales indican que las alteraciones experimental-inducidas en los niveles de las hormonas esteroides, particularmente estradiol, en el observable del comportamiento significativo de los cambios de la causa del cerebro en cuestión de minutos, llevando a algunos investigadores a concluir que las hormonas esteroides tienen realmente la capacidad de funcionar directamente como los neurotransmisores en el sistema nervioso central.69 en seres humanos, los niveles (bajos) subóptimos de estradiol se asocian a las cuentas disminuidas en evaluaciones estandardizadas de la cognición en hombres y mujeres.70 mujeres posmenopáusicas con niveles más altos de estradiol endógeno también tienen mejor memoria semántica que ésos deficientes en el estrógeno.71 por consiguiente, las mujeres posmenopáusicas trataron con mejoras exhibidas estradiol en la función ejecutiva comparada a ésas que tomaban un placebo.72

  • Testosterona

Los niveles óptimos que mantienen de testosterona pueden ayudar a preservar capacidad cognoscitiva también. En un estudio que implicaba sobre 500 hombres y mujeres de envejecimiento, niveles más altos de testosterona fueron ligados a mejor rendimiento en el examen Mini-mental del estado en la línea de fondo. Los hombres con los niveles más bajos de la testosterona al principio del período del estudio eran más probables exhibir un fuerte descenso en capacidad cognoscitiva durante el período de dos años siguiente también.73 varios otros estudios también concluyen que los niveles de la testosterona están asociados positivamente a aspectos múltiples de la función cognoscitiva.74,75

Los hombres del envejecimiento dados la exhibición de la terapia del reemplazo de la testosterona mejoraron la función cognoscitiva. En hombres sanos de un estudio entre las edades de 50 y 85 años respondió al tratamiento suplemental de la restauración de la testosterona con memoria espacial y verbal perceptiblemente mejorada, y a la capacidad espacial.76 además, los hombres con la debilitación cognoscitiva suave o la enfermedad de Alzheimer respondieron a la terapia de la testosterona con memoria espacial y verbal aumentada, y a las capacidades de la construcción.77

Los estudios experimentales indican que la conexión entre la testosterona y la función cognoscitiva debe en parte a la dependencia del hipocampo de los andrógenos mantener densidad sináptica. Los datos intrigantes muestran que los primates no humanos masculinos faltos de andrógenos tienen un número dramáticamente reducido de sinapsis en el hipocampo, que es de importancia suprema para la consolidación de la memoria a corto plazo y a largo plazo, así como aprendizaje.78 datos experimentales adicionales muestran que el mantenimiento sináptico hippocampal es dependiente del andrógeno.79

  • Dehydroepiandrosterone (DHEA)

la disminución Edad-asociada en niveles del dehydroepiandrosterone suprarrenal de la hormona (DHEA), que es muy activo en el sistema nervioso central,80 también se ata a empeorar funcionamiento cognoscitivo.81 en un estudio que implicaba sobre 750 temas de envejecimiento, las cuentas Mini-mentales del examen del estado (MMSE) fueron asociadas perceptiblemente a los niveles de DHEA-s, el derivado metabólico sulfatado de DHEA, que se concentra más altamente en seres humanos. Por otra parte, esos individuos con los niveles más bajos de DHEA-s en la línea de fondo exhibieron la mayor disminución cognoscitiva en un cierto plazo que ésos con niveles iniciales más altos.82 en un estudio basado en la Comunidad separado que implicaba a casi 300 mujeres sanas, los niveles de DHEA-S correlacionaron positivamente con la función, la concentración, y memoria de trabajo ejecutivas superiores.83 por consiguiente, en un de doble anonimato, el ensayo clínico controlado placebo, seis-meses de la suplementación con el magnesio 25 de DHEA mejoró diariamente medidas de la función cognoscitiva, especialmente facilidad verbal, en mujeres del envejecimiento.84

  • Pregnenolone

Otro neurosteroid, pregnenolone, también está implicado con varias funciones cognición-relacionadas dentro del cerebro. Por ejemplo, los estudios experimentales indican que el pregnenolone modula la señalización del neurotransmisor con la interacción con los sitios selectos del receptor, que traduce a las mejoras en memoria a largo plazo en roedores.85,86 en ensayos clínicos humanos, suplementación con pregnenolone mejoraron la cognición en temas con desordenes neurológicos.87 además, los niveles de metabilitos del pregnenolone se reducen perceptiblemente en la corteza prefrontal, y el área implicada con un proceso más de categoría alta, en los pacientes de la enfermedad de Alzheimer, llevando a algunos investigadores a especular que los niveles del pregnenolone pueden ser relevantes en la patología de la enfermedad.88

La investigación indica que DHEA, el pregnenolone, y los metabilitos de eso ejercen actividades numerosas en el sistema nervioso central con la activación del receptor Sigma-1. Este efecto puede confer se beneficia incluyendo las neuronas de protección contra la isquemia (es decir movimiento), 89y el aumento de la potenciación a largo plazo (formación de la memoria).90

  • Hormonas tiroideas

Durante período de desarrollo las hormonas tiroideas desempeñan un papel crítico en asegurar crecimiento y la maduración apropiados del cerebro.91 niveles de hormona tiroidea se pueden también relacionar con la función cognoscitiva en adultos, aunque las pruebas en esta área son contrarias. Sin embargo, las asociaciones limitadas con el hypo (bajo) y (alta) función híper de la tiroides y debilitación cognoscitiva existen en la literatura revisada par, así se sugiere mantener niveles de TSH, de T3, y de T4 dentro de gamas normales.92

El cerebro del envejecimiento
Cuadro 2: Ejemplo que muestra el cerebrovasculature (vista inferior del cerebro humano)

Salud cerebrovascular. El cerebro depende de las arterias carótidas para obtener el oxígeno y la sangre alimento-rica que necesita para sostener su alta tasa de actividad metabólica. Las arterias carótidas emergen de la aorta y llevan sangre a través del cuello en el cerebro adonde ramifican y divergen en muchos capilares más pequeños, que facilitan la circulación a través de las diversas regiones del cerebro. Como otros vasos sanguíneos, las arterias carótidas y sus filiales (ramas más pequeñas) son susceptibles a la disfunción, al dysregulation y al daño endoteliales a las células delicadas que alinean nuestros vasos sanguíneos. La disfunción endotelial es un paso crítico en ambos la iniciación, y progresión, de la ateroesclerosis.

Si la integridad de los vasos sanguíneos que suministran el cerebro se compromete, la cognición sufre como consecuencia. Los correlativos del múltiplo entre las medidas de salud vascular y la función cognoscitiva se identifican en la literatura par-revisada.

  • Niveles de HDL

HDL sirve ir y el colesterol de las paredes del vaso sanguíneo de nuevo al hígado para la excreción, y los niveles escasos de HDL se asocian así a la disfunción endotelial creciente y a la deposición arterial de la placa. Los estudios han ligado niveles bajos de HDL a salud y a la función decrecientes del cerebro.

Los investigadores examinaron los cerebros de 183 temas, edad media 58 años, usando la proyección de imagen de resonancia magnética (MRI). Las pruebas revelaron que los niveles de HDL fueron asociados positivamente al volumen de la materia gris del cerebro. Naturalmente, entonces, los temas con niveles más altos de HDL también anotaron perceptiblemente más arriba en una prueba visuo-espacial de la memoria que sus contrapartes con niveles más bajos de HDL. Estos hallazgos llevan a los investigadores a concluir que los “adultos con los niveles disminuidos de colesterol de HDL pueden experimentar cambios cognoscitivos y reducciones de la materia gris en las regiones asociadas a enfermedad neurodegenerative y por lo tanto, pueden estar en mayor riesgo para la disminución cognoscitiva futura.93

En un estudio de 139 temas muy mayores, los niveles del plasma HDL fueron asociados fuertemente a la acuidad cognoscitiva. Los temas con niveles más altos de HDL se realizaron mucho mejor en el examen Mini-mental del estado (MMSE) que ésos con niveles más bajos de HDL. De hecho, “cada disminución del plasma HDL tertile (74,9 +/- 2,1, 50,6 +/- 0,5, y 36,8 +/- 1,0 mg/dl) fue asociada a una disminución significativa de MMSE [cuenta].94

  • Homocisteina

La homocisteina es un derivado endógeno del aminoácido que daña las células endoteliales que alinean el interior de los vasos sanguíneos y contribuye a la patogenesia de la ateroesclerosis y de la disfunción vascular.La homocisteina elevada 95 se ha ligado al flujo de sangre reducido al cerebro, debilitación de 96 memorias,97 funciones cognoscitivas globales más pobres,98 volúmenes totales más pequeños del cerebro,99 e infartos silenciosos crecientes del cerebro (subclínicos movimiento-como obstrucciones del vaso sanguíneo en el cerebro).100

En haber seleccionado al azar, el ensayo clínico placebo-controlado, que incluyeron sobre 5.500 temas con enfermedad cardiovascular sabida, tratamiento con el ácido fólico de homocisteina-baja de las vitaminas de B (magnesio 2,5), B6 (magnesio 50) y B12 (magnetocardiograma 1.000) fue mostrado para reducir perceptiblemente el riesgo de movimiento contra placebo, destacando el vínculo entre la salud y los niveles cerebrovasculares de la homocisteina.101

Semejantemente, bajando la homocisteina en individuos durante 70 años de edad con la suplementación con el ácido fólico de 800 magnetocardiogramas, 500 el magnetocardiograma B12, y 20 el magnesio B6 diario por un período de 24 meses fueron mostrados para reducir el índice de atrofia del cerebro por el 53% contra control del placebo en un ensayo seleccionado al azar, de doble anonimato. Temas que reciben la homocisteina que baja las B-vitaminas también anotadas mucho mejor en sus pruebas cognoscitivas finales en el final del período del estudio.102

  • Hipertensión

Los capilares pequeños, delicados, como los que perpetúen el flujo de sangre en el cerebro, son particularmente susceptibles al daño causado por la presión arterial elevada. La hipertensión crónica lleva a la avería de cerebrocapillaries, a una condición asociada a las enfermedades neurodegenerative del desarrollo y a la debilitación cognoscitiva.103

Un estudio del caso-control sobre de 700 pacientes encontró una correlación estadístico significativa entre la presión arterial y el índice de disminución cognoscitiva durante un semestre por años más jovenes de los temas de 65.104 por consiguiente, un estudio de observación de más de 1.800 personas reveló que los individuos que tomaban una medicación del antihypertensive eran menos probables tener demencia en el inicio del estudio, y era también menos probable desarrollar demencia durante el período de tres años siguiente. Perceptiblemente, los temas que tenían demencia en la línea de fondo y no tomaban la medicación de la presión arterial exhibieron un doble índice más rápido de disminución cognoscitiva que individuos dementes con la hipertensión medicación-controlada.105

En un estudio que siguió a 717 individuos por 38 años a partir de la edad 45, los investigadores encontraron que los temas con la presión arterial sistólica ≥140 mmHg en el período del estudio “realizaron constantemente menos bien que los subgrupos sistólicos normales de la presión arterial en una medida compuesta del aprendizaje y de la memoria verbales.”106

Las pruebas sugieren que la presión arterial de 115/75 mmHg reduzca perceptiblemente el riesgo para la enfermedad cardiovascular,107 y así pueden ser una blanco ideal para los que deseen mantener funcionamiento cognoscitivo óptimo también.

Diabetes y resistencia a la insulina. Debido a la alta demanda para la energía metabólica en el cerebro, incluso las pequeñas perturbaciones en metabolismo de la glucosa pueden perceptiblemente afectar funcionamiento cognoscitivo. La diabetes (hiperglucemia) se ha ligado a los niveles inferiores de los factores de crecimiento neuronales,108 volúmenes disminuidos del cerebro,109 y una incidencia más alta de todos los tipos de demencia.110

El metabolismo cerebral de la glucosa fue medido por el fludeoxyglucose – tomografía por emisión de positrones (FDG-PET) en 23 adultos envejecidos 74 años (medio), que cumplieron los criterios para la diabetes o la pre-diabetes. Los resultados fueron comparados a los de seis adultos (malos) de 74 años sin diabetes o pre-diabetes. Los temas fueron pedidos memorizar y recordar una lista de 20 palabras al azar que oyeron con un par de auriculares. Las exploraciones de FDG-PET revelaron modelos marcado diversos de la utilización y de la actividad cerebral de la glucosa entre los temas diabéticos/pre-diabéticos y los controles sanos durante la tarea de la memorización. Los temas con metabolismo sano de la glucosa recordaban más palabras sobre tentativa de memoria. Interesante, las exploraciones de FDG-PET de ésas con pre-diabetes/diabetes se asemejaron a exploraciones de cerebro de los pacientes de Alzheimer.111

Los investigadores en otro estudio comparado MRI-evaluaron manifestaciones de la degeneración cerebral en 89 temas no-dementes con el tipo-2 diabetes a 438 controles sanos de edad comparable durante un período de tres años. Los individuos con la diabetes exhibida aumentaron la progresión de la atrofia del cerebro, y se realizaron menos bien en pruebas del funcionamiento y del aprendizaje cognoscitivos. Los investigadores concluyeron que “nuestros datos muestran que los pacientes mayores con [tipo-2 diabetes] sin demencia han acelerado la progresión de la atrofia del cerebro con consecuencias significativas en la cognición comparada a los temas fuera [tipo-2 diabetes]. Nuestros hallazgos añaden otras pruebas a la hipótesis que la diabetes ejerce efectos perjudiciales sobre integridad neuronal.”112

En sobre 1.300 hombres de envejecimiento, los investigadores observaron una correlación inversa entre los niveles de ayuno de la insulina y la función cognoscitiva en no-diabéticos. Los niveles de la insulina de la línea de fondo fueron evaluados y seguidos por una batería de prueba cognoscitiva a los 3,3 años medios más adelante. Los temas con niveles iniciales más altos de la insulina anotaron más mal en las cuatro pruebas administradas. Estos resultados indican que de “insulina ayuno más alta y la mayor secreción de la insulina en más viejos hombres se pueden relacionar con la disminución cognoscitiva total, incluso en ausencia de la diabetes.”113

Obesidad. El tejido adiposo secreta las moléculas que influencian directamente funciones múltiples dentro del cerebro.114 hay una relación recíproca claramente establecida entre la adiposidad (cantidad de grasas de cuerpo) y volumen total del cerebro y función cognoscitiva. Es decir como el peso del cuerpo aumenta, el volumen del cerebro cae y la función cognoscitiva empeora.115,116,117,118

En un estudio que utilizaba tecnología de imágenes cerebrales de MRI para explorar el vínculo entre la obesidad y el volumen del cerebro, los investigadores descubrieron que la obesidad abdominal visceral particularmente fue asociada a la estructura de deterioro del cerebro. Esto era verdad incluso en individuos sin déficits cognoscitivos preexistentes. Los hallazgos eran estadístico significativos y independiente de los factores de riesgo vasculares y de BMI total. 119

Los hallazgos similares fueron divulgados por otro grupo, pero este vez en 700 pacientes con una diagnosis anterior de la enfermedad de Alzheimer o la debilitación cognoscitiva. Los investigadores identificaron una correlación fuerte entre un BMI más alto y los déficits del volumen del cerebro en los lóbulos frontales, temporales, parietales, y occipitales. Fue concluido que los “factores de riesgo cardiovasculares, especialmente obesidad, se deben considerar como influencia de la estructura del cerebro en ésos afligidos ya por la debilitación y la demencia cognoscitivas.”120

En 90 adultos de mediana edad y más viejos sanos (edades 54 – 81), que realizaron pruebas de la función de la destreza manual, del velocidad del motor, y ejecutiva, la mayor obesidad central según lo manifestado por una circunferencia más alta de la cintura fue asociada a degradación de las prestaciones. Naturalmente, la tensión arterial alta exacerbó la correlación entre la circunferencia cada vez mayor de la cintura y la cognición decreciente; “en más viejos adultos sanos, hay relaciones similares, negativas de central y la obesidad total a la función cognoscitiva que es reforzada por más alto [la presión arterial] nivela.”121

La obesidad de la media vida fue ligada fuertemente a la demencia de la tarde-vida adentro sobre 1.000 participantes en un estudio longitudinal realizado durante un período de 36 años. Los temas con los diámetros más grandes de la cintura en la línea de fondo eran más probables casi triple desarrollar demencia durante las tres décadas siguientes. Los investigadores en este estudio concluyeron que “obesidad central adentro - la media vida aumenta el riesgo de independiente de la demencia de la diabetes y de los comorbidities cardiovasculares.”122

​​​​