Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Hemocromatosis

Muestras, síntomas, y consecuencias de la sobrecarga del hierro

El síntoma clásico de la sobrecarga del hierro es hyperpigmentation de la piel (a un bronce o a un color gris), debido a los depósitos de los complejos del hierro y de la melanina en la piel. El hígado, como fuente primaria de almacenamiento del hierro, es particularmente susceptible a la sobrecarga del hierro y al daño relacionado, que pueden extenderse de la ampliación (hepatomegalia) y de las enzimas elevadas del hígado del suero, a la fibrosis o a la cirrosis (Siddique 2012).

La sobrecarga a largo plazo del hierro puede dar lugar al cáncer de hígado (Kew 2009). El alto hierro de suero (medido como saturación de la transferrina mayor de 60%) aumenta el riesgo absoluto de diez años de cáncer de hígado casi multiplicado por seis y el riesgo de cualquier cáncer sobre triple (Ellervik 2012).

La acumulación del hierro en órganos endocrinos se ha asociado a diabetes, al hipogonadismo (producción disminuida de hormonas de sexo), y menos a comúnmente híper o hipotiroidismo; algunos de éstos pueden ser invertidos trayendo niveles del hierro nuevamente dentro de una gama sana (Siddique 2012; NIH MedlinePlus 2010).

La osteoporosis es posible con sobrecarga severa del hierro, y puede ser debido al hipogonadismo (Valentín 2009; Siddique 2012).

La artropatía (enfermedad común con o sin la inflamación) es común con la sobrecarga del hierro, causando dolor con la inflamación mínima en las juntas de las manos, las muñecas, los codos, los hombros, y las caderas (Siddique 2012).

La deposición del hierro en el corazón puede causar la cardiomiopatía, la arritmia, el paro cardíaco, y la muerte cardiaca súbita (Kremastinos 2011; Klintschar 2004). Puede también aumentar el daño y el riesgo vasculares de la ateroesclerosis (Dongiovanni 2011).

El cerebro es otro sitio potencial de exceso de la acumulación del hierro, pues requiere el hierro para varias reacciones neurona-específicas, e.g la síntesis del myelin, que los axones neuronales de las envolturas, y la producción de neurotransmisores (Williams 2012). Exceso del hierro puede formar complejos con melanina en el nigra del substantia del cerebro más o menos de la misma manera que hace en piel; esto se ha observado en los cerebros de los pacientes de la enfermedad de Parkinson, y se puede relacionar con la progresión de la enfermedad (Nandar 2011; Shima 1997; Jellinger 1992). Los depósitos de hierro en las placas amiloideas de los pacientes de la enfermedad de Alzheimer pueden contribuir al neurodegeneration con la toxicidad libre-radical (Crichton 2011). La deposición anormal del hierro del cerebro también se ha observado en la esclerosis múltiple así como otros desordenes de movimiento neurodegenerative (Williams 2012; Gregory 2011).

Las bacterias requieren el hierro para muchas de las mismas reacciones que seres humanos; exceso del hierro en la sangre o los tejidos puede estimular el crecimiento de los patógeno invasores (Pietrangelo 2010).

Sobrecarga del hierro y disfunción de la endocrina

El desequilibrio hormonal es un problema significativo entre individuos con la sobrecarga primaria o secundaria del hierro (Noetzli 2011; McDermott 2005; Van deursen 2003).

Exceso del hierro acumula en la glándula pituitaria e interrumpe síntesis de la hormona de gonadotropina-liberación (GnRH), que es responsable de estimular la producción de hormonas de sexo de las gónadas (es decir, los testículos y los ovarios). La consecuencia de esta interrupción es niveles anormalmente bajos de las hormonas de sexo importantes como la testosterona y el estrógeno (Van deursen 2003; McDermott 2005).

Sin embargo, la disfunción pituitaria solamente no explica todas las perturbaciones hormonales observadas en todos los casos de la sobrecarga del hierro (Walsh 1976). Esto se puede explicar en parte por otro fenómeno observado entre algunos pacientes de la sobrecarga del hierro - los niveles obligatorios elevados de la globulina de la hormona de sexo (SHBG ); aunque el mecanismo para esta elevación no esté totalmente claro (Gautier 2011).

SHBG es una proteína de transporte las hormonas de ese sexo de los portadores con la circulación. El problema, sin embargo, es que cuando las hormonas están limitadas a SHBG, su capacidad de atar y de activar sus receptores está obstaculizada grandemente. Así pues, cuando los niveles de SHBG son elevado debido a la acumulación del hierro en el hígado, la señalización hormonal puede ser interrumpida (Selby 1990).

Así, la acumulación del hierro en el cerebro y el hígado entre ésos con sobrecarga del hierro puede precipitar las considerables irregularidades hormonales, que pueden llevar a una presa de las complicaciones que se extienden de la diabetes a los problemas cardiovasculares y de la pérdida de líbido a la osteoporosis (Rochira 2006; Corona 2011; Dandona 2011; Dandona 2010).

Una realidad desafortunada es que muchos médicos convencionales pueden no apreciar el papel de la sobrecarga del hierro en las complicaciones hormona-relacionadas (Cundy 1989; McCarthy 2002). Por lo tanto, es probable que no diagnostiquen y no están tratados a muchos pacientes cuyas dolencias hormona-relacionadas pueden ser atribuibles a exceso de niveles del hierro correctamente.

Life Extension sugiere que los individuos con desequilibrios hormonales sabidos o sospechosos consideren los análisis de sangre para la sobrecarga del hierro. Asimismo, los individuos con sobrecarga del hierro deben considerar los análisis de sangre para los desequilibrios de la hormona. La identificación y el tratamiento de estas condiciones comúnmente concurrentes pueden mejorar la calidad de vida para mucha gente.