Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Terapia de la restauración de DHEA

Efectos de DHEA

DHEA en humor y Brain Health

Aunque las glándulas suprarrenales produzcan a la mayoría de DHEA, puede también ser producido por el cerebro (Lazaridis 2011). Por otra parte, los niveles de DHEA en el sistema nervioso central (CNS) son 6-8 veces más arriba que en la sangre (Traish 2011). Esto ha llevado a varios investigadores a clasificar DHEA como “neurosteroid” (Lazaridis 2011; Baulieu 1998). DHEA se ha mostrado para modular el lanzamiento y la señalización de neurotransmisores en diversas regiones del cerebro. Es por lo tanto no asombrosamente que DHEA ha almacenado las condiciones de salud del interés con certeza que implicaban el cerebro, tal como depresión y ansiedad (Traish 2011; Samaras 2013; Dong 2012).

Mientras que los seres humanos envejecen, la función y la memoria cognoscitivas típicamente se empeoran. Esto corresponde con una reducción relativa a la edad en niveles de neurosteroids del cerebro. Asimismo, algunas enfermedades neurodegenerative tales como enfermedad de Alzheimer se han ligado al neurosteroid decreciente nivelan (Aldred 2010; Charalampopoulos 2008). Se piensa que la disminución relativa a la edad en DHEA puede comprometer la función y la integridad neuronales (Charalampopoulos 2008).

Varios estudios han revelado una relación entre DHEA y la función cognoscitiva en una variedad de ajustes. Un estudio que siguió a 755 más viejos individuos por 3 años encontró que los niveles de DHEA-S disminuyeron con la función cognoscitiva según lo medido por Mini Mental State Examination (MMSE), una evaluación estandardizada de la cognición. Por otra parte, los temas que anotaron mejor en su línea de fondo MMSE eran más probables tener niveles más altos de DHEA-S que sus contrapartes que anotaron más mal, y tener un nivel más bajo de DHEA-S en la línea de fondo eran proféticos de disminuciones más grandes en la función cognoscitiva durante el período del estudio (Valentín 2009). En otro estudio en 24 hombres jovenes sanos, DHEA dosificados en el magnesio 150 por 7 días dio lugar dos veces al día a una mejora en humor y memoria. Este estudio también encontró que la suplementación de DHEA redujo el igualar de niveles de cortisol, que es una hormona lanzada en respuesta a la tensión (Alhaj 2006). Un estudio de doble anonimato, placebo-controlado separado que alistó a 24 mujeres posmenopáusicas encontró que el magnesio 50 de DHEA llevó diariamente al funcionamiento visual-espacial mejorado según lo medido por varias pruebas estandardizadas. Los investigadores también encontraron que niveles más altos de DHEA y de sus metabilitos correlacionaron con mejor rendimiento en las tareas visual-espaciales (Stangl 2011). Un estudio conducido en 27 mujeres envejeció la vida 65-90 en una instalación del ayudar-cuidado en Japón encontró que la suplementación con el magnesio 25 de DHEA diario por 6 meses llevó a las cuentas cognoscitivas mejoradas en los temas asignados al tratamiento activo, mientras que la función cognoscitiva deterioró en las que recibieron un placebo (Yamada 2010).

Una manera que DHEA puede modular la función cognoscitiva en ciertas poblaciones está preservando la producción de varios factores neuroprotective tales como IGF-1 (insulina-como el crecimiento factor-1), VEGF (factor de crecimiento endotelial vascular), y TGF-β (crecimiento de transformación factor-beta). Un estudio de laboratorio midió los niveles de estos factores neuroprotective producidos por las células llevadas de temas con suave la enfermedad de Alzheimer moderada y comparó los resultados a las muestras recogidas de controles sanos, de edad comparable. Los científicos encontraron que las células de los pacientes de Alzheimer producidas perceptiblemente disminuyeron cantidades de estos factores de crecimiento neuroprotective comparados a las células sanas. Sin embargo, cuando las células de los pacientes del Alzheimer fueron incubadas con DHEA-S, la producción de factores de crecimiento volvió a los niveles similares a ésos considerados en células sanas del control. Los autores comentaron estos datos sugirieron que DHEA-S puede aumentar… la producción de factores de crecimiento neuroprotective… que sugieren un nuevo acercamiento en el tratamiento de la demencia(Luppi 2009).

Además, DHEA puede ejercer la acción neuroprotective contradiciendo los efectos perjudiciales de glucocorticoids (eg., cortisol) en neuronas. Esto es una consideración importante en el contexto de desordenes de humor puesto que los glucocorticoids elevados se asocian a condiciones psiquiátricas tales como ansiedad y depresión sociales (Herberto 1998). De hecho, la investigación ha ligado la depresión a una concentración baja del suero DHEA en adulto, mayor, y las poblaciones adolescentes (Wong 2011; Herberto 1998; Yaffe 2008; Zaluska 2009). La suplementación de DHEA también se asocia a ansiedad reducida y a respuesta mejorada a las medicaciones antipsicóticas en los esquizofrenicos (Ritsner 2011; Strous 2005). En adultos de mediana edad, DHEA (el magnesio 90 magnesio diario por 3 semanas y entonces 450 diario por 3 semanas) mejoró el dysthymia, un humor deprimido crónico, de calidad inferior (Bloch 1999). La suplementación con el magnesio 50 de DHEA diario por 6 meses en hombres y mujeres avanzado-envejecidos mejoró el bienestar psicológico (Morales 1994). Otro estudio encontró que DHEA, dosificado en el diario del magnesio 100-400 por 8 semanas, alivió la depresión no-principal, persistente en los pacientes de HIV/AIDS (Rabkin 2006). La restauración de los niveles de DHEA puede también apoyar humor cuando la función pituitaria es subóptima. El reemplazo de DHEA en el magnesio 50 llevó diariamente a las mejoras a largo plazo en bienestar psicológico en varón y pacientes hypopituitary femeninos en la terapia de reemplazo hormonal del crecimiento (Brooke 2006).

DHEA y salud del hueso

Aunque pensara a menudo en como solamente afectar a mujeres, la osteoporosis afecta a las vidas de hombres. La masa baja del hueso afectan a millones de hombres en los Estados Unidos la osteoporosis o, y ese número es probable crecer pues la población envejece (Cawthon 2011; Kawate 2010; Nuti 2010). Además, las pruebas sugieren que las mujeres posmenopáusicas con densidad hueso-mineral baja tengan niveles más bajos de DHEA-S comparados a las mujeres posmenopáusicas con los niveles normales de DHEA-S. De hecho, un estudio checo encontró densidad hueso-mineral baja para estar presente en el 86% de las mujeres cuyos niveles de DHEA-S cayeron en el cuarto más bajo de distribución, mientras que un índice del cerca de 30% fue predicho para las mujeres posmenopáusicas sanas (Fingerova 1998). la densidad Hueso-mineral es regulada en gran parte por 2 tipos de la célula: osteoblasts, que construyen el hueso, y osteoclasts, que analizan o el hueso del resorb. DHEA promueve actividad del osteoblast y suprime avería osteoclasta-mediada del hueso. Aparece lograr este por ser convertido en el estrógeno, que estimula actividad osteoblastic, y vía los mecanismos del andrógeno y de la estrógeno-independiente (Adachi 2006; Wang 2012).

El tejido del hueso es especialmente responsivo a la modulación hormonal. Por lo tanto, la disminución relativa a la edad en niveles de hormona, incluyendo DHEA, tiene considerables implicaciones para los hombres y las mujeres con respecto a la salud del hueso (Corina 2012; Weiss 2009). DHEA y otras hormonas del andrógeno desempeñan un papel fundamental en el proceso de construcción del hueso; así, los niveles decrecientes de DHEA pueden comprometer metabolismo del hueso y promover la osteoporosis (Adachi 2006; Samaras 2013). DHEA ha sido mostrado eficaz para tratar osteoporosis en una dosis del diario del magnesio 50 a lo largo de 1 año en más viejas mujeres de otra manera sanas aumentando la densidad mineral del hueso de la espina dorsal lumbar. DHEA también fue mostrado al telopeptide del colágeno del tipo 1, marcador del C-terminal del suero de la disminución para el volumen de ventas del hueso (Okuno 2005; von Mühlen 2008). En otro estudio, las mujeres envejecieron 65-75 quién fueron dadas el magnesio 50 de DHEA diariamente junto con 650 IU de la vitamina D y el magnesio 700 del calcio exhibieron un aumento 3,6% en densidad hueso-mineral espinal después de 2 años de tratamiento (Weiss 2009).

Refiera al protocolo de Life Extension en la osteoporosis para una descripción completa de estrategias para apoyar salud del hueso.

DHEA y salud cardiovascular

La disminución de DHEA-S asociado al envejecimiento puede contribuir a la enfermedad vascular y al riesgo de eventos cardiacos, especialmente entre las mujeres posmenopáusicas (Shufelt 2010). En hombres, los niveles disminuidos de DHEA-S aparecen ser asociados a un riesgo más alto de la diabetes y de la enfermedad cardíaca coronaria (Ponholzer 2009). Los estudios de observación también han mostrado que como los niveles de DHEA-S disminuyen, suben las tarifas de la enfermedad cardiovascular (Mitchell 1994).

La suplementación de DHEA se ha mostrado para mejorar salud cardiovascular. El tratamiento a corto plazo con DHEA en temas mayores sanos aparece aumentar la producción de NINGÚN, disminuir el colesterol de la lipoproteína de baja densidad (LDL), y aumentar los niveles de la testosterona (Martina 2006). DHEA también fue encontrado para inhibir el proceso inflamatorio en la capa íntima de la célula de vasos sanguíneos (el endotelio) (Li 2009). Las mujeres obesas dadas el magnesio 100 de DHEA-S durante 3 meses vieron un cambio en ácido graso equilibrar por el que las grasas saturadas en su sangre fueran disminuidas, así la indicación de un perfil metabólico más sano (Gómez-Santos 2012; Gómez-Santos 2011).

Además, DHEA puede apoyar el remodelado sano del tejido vascular después de lesión (Ii 2006). Entre mujeres experimentar un procedimiento cardiovascular (IE, angiografía coronaria), los cuyos niveles de DHEA-S cayeron en el una mitad inferior de distribución era más probable morir de cualquier causa que las mujeres cuyos niveles de DHEA-S estaban en los dos tercios superiores de la distribución durante 6 años de tiempo de la continuación. Específicamente, mientras que el 21% de las mujeres cuyos niveles de DHEA-S estaban en el una mitad inferior de distribución murieron durante la continuación, sólo murieron el 10% de mujeres en los dos tercios superiores de la distribución para los niveles de DHEA-S. Estas pruebas sugieren otro papel protector de DHEA en la enfermedad cardíaca (Schufelt 2010). Los estudios animales más futuros sugieren que DHEA ejerza un efecto favorable sobre el remodelado vascular (Dumas de la Roque 2010).

DHEA y sangre Sugar Regulation

DHEA aparece aumentar sensibilidad de la insulina y combatir resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina es un indicador temprano del tipo-2 diabetes y se liga de cerca a obesidad, que es factores de riesgo importantes para la enfermedad cardíaca (Basat 2006; Steinberger 2003). DHEA se ha mostrado para tener un papel protector contra la diabetes (Heurta-García 2011). De hecho, un estudio mostró eso que tomaba a 50 el magnesio de DHEA para la respuesta mejorada 1 año de la insulina, según lo considerado por la prueba de tolerancia de glucosa oral, con la mejora adicional después de 2 años entre los participantes cuya tolerancia de la glucosa fue empeorada al principio del estudio (Weiss 2011). Otro estudio mostró que el magnesio 50 de DHEA asumido el control diariamente 6 meses llevó a una tendencia hacia la resistencia a la insulina reducida (Talaei 2010). Los resultados combinados de estos estudios pueden sugerir que la administración más a largo plazo puede ser requerida considerar cambios significativos en resistencia a la insulina.

Otro grupo de investigadores encontró que las mujeres con la función suprarrenal potencialmente empeorada exhibida mejoraron sensibilidad de la insulina después de la suplementación diaria con el magnesio 50 de DHEA durante 12 semanas (Dhatariya 2005). Un estudio separado encontró niveles bajos de DHEA-S en el 77% del tipo-2 hombres diabéticos con enfermedad de la arteria coronaria. Cuando DHEA-S bajos fueron combinados con tres otros factores de riesgo (deficiencia de la testosterona, proteína C-reactiva elevada de la alto-sensibilidad [hs-CRP], y alto favorable-B-tipo péptido natriurético [NTproB] del N-terminal) del plasma, el riesgo para la mortalidad cardiovascular saltó un doblez de escalonamiento 63 sobre los temas sanos del control (Ponikowska 2009). Otras pruebas sugieren que DHEA proteja contra el daño del vaso sanguíneo inducido por altas concentraciones de glucosa (Huerta-García 2011). El azúcar de sangre elevado puede causar daño conduciendo la tensión oxidativa y la formación de proteínas disfuncionales vía un proceso llamado glycation. Como se muestra por un estudio conducido en 20 temas con el tipo-2 diabetes, la suplementación con el magnesio 50 del diario de DHEA por 12 semanas mejoró el desequilibrio oxidativo inducido por los altos niveles de azúcar de sangre y previno la formación avanzada del producto final del glycation (EDAD). Estos hallazgos indican que DHEA puede ejercer un efecto beneficioso sobre el inicio y/o la progresión de complicaciones crónicas en el tipo-2 pacientes diabéticos (Brignardello 2007).

Vea el protocolo de la pérdida de la obesidad y de peso de Life Extension para la discusión adicional.

DHEA y función inmune

Otro papel importante de DHEA es contradecir las acciones del cortisol (la “hormona de tensión ") en el contexto del sistema inmune. Mientras que DHEA aumenta inmunidad, el cortisol la suprime (el carnicero 2005; Buford 2008). Esto es particularmente significativo para los individuos de envejecimiento, puesto que la edad de avance se asocia a una disminución del DHEA: ratio del cortisol (Buford 2008). Es decir el cortisol exponen a los individuos del envejecimiento a una immunosupresión más sin oposición que individuos más jovenes, potencialmente aumentando su riesgo de infección (carnicero 2005).

De hecho, se piensa que la deficiencia edad-asociada de DHEA, dando por resultado un desequilibrio entre DHEA y el cortisol, puede ser parcialmente responsable de la disminución en la función inmune común entre los ancianos (carnicero 2005; Buford 2008; Roxas 2007). El sistema inmune disminuye generalmente en la función mientras que envejecemos. Esto se conoce como immunosenescence. Semejantemente, la disminución de la producción de la hormona debido a la pérdida de función de glándulas múltiples (corteza suprarrenal incluyendo) se conoce como endocrinosenescence (Buford 2008). En los ancianos, el magnesio 50 del diario de DHEA puede aumentar el sistema inmune y potencialmente prevenir algunas infecciones comunes (Roxas 2007).

DHEA y piel

DHEA se ha mostrado a la función como agente antioxidante y antiinflamatorio en la piel (Puizina-Ivic 2010; Chan 2013), y las disminuciones de DHEA se han ligado para pelar la atrofia y el envejecimiento creciente de la piel (EL-Alfy 2010; Labrie 2010). DHEA tópico administrado podría ejercer un efecto antienvejecedor en la piel con el estímulo de la biosíntesis del colágeno y la organización estructural mejorada del dermis, la capa de tejido directamente bajo superficie de la piel (EL-Alfy 2010; Calvo 2008). A través de la administración tópica de una fórmula del 1% de DHEA a las mujeres posmenopáusicas durante 4 meses, los participantes del estudio experimentados aumentaron la producción del sebo, que contribuye a la flexibilidad de la piel (Nouveau 2008).

DHEA y función sexual en hombres y mujeres

Un considerable cuerpo de la investigación ha examinado la relación entre DHEA y la salud sexual, especialmente entre mujeres. Independientemente del riesgo creciente de osteoporosis y de la enfermedad cardíaca como mujeres envejezca, función sexual y el interés tiende a disminuir también (Yasui 2012). DHEA se ha mostrado para mejorar virtualmente todos los aspectos de la función sexual incluyendo deseo, despertar, actividad, interés, y la impulsión (Traish 2011). Un estudio encontró que DHEA administrado vaginal en mujeres posmenopáusicas con síntomas moderado-a-severos de la atrofia vaginal ejerce efectos beneficiosos sobre varios aspectos importantes de la función sexual incluyendo despertar/la sensación, la lubricación, y el orgasmo (Labrie 2009). Otro estudio encontró que la terapia oral diaria de DHEA en la dosis del magnesio 10 llevó a una mejora significativa en la función sexual y a frecuencia de la cópula sexual en las mujeres posmenopáusicas sanas (Genazzani 2011). DHEA se ha mostrado a la salud sexual de los hombres de la ventaja también (Traish 2011). Los hombres impotentes dados el magnesio 50 del diario de DHEA por 6 meses experimentados mejoraron la función sexual, pero el PSA no creciente, la testosterona, la prolactina, o el volumen de la próstata (Reiter 1999).

DHEA y pérdida de peso – céntrese en 7-Keto® DHEA

7-Keto® DHEA es un metabilito de DHEA que no se convierta en la testosterona o el estrógeno pero posee las propiedades del prohormonal (Worrel 2011; Amato 2012). 7-Keto® DHEA aparece aumentar la tasa metabólica y el thermogenesis básicos (IE, la conversión de la energía almacenada en calor en el cuerpo) (Bobyleva 1997; Ihler 2003; Hampl, Starka 2006). La mayores tasa metabólica y thermogenesis básicos llevan a la reducción en las tiendas de la energía (IE, grasas de cuerpo). En un estudio, las tasas metabólicas de reclinación fueron aumentadas 3,4% en adultos gordos usando una fórmula de la combinación que contenía el magnesio 50 de 7-Keto® DHEA junto con el citrato del calcio, el extracto del té verde, la vitamina C, el cromo, y la vitamina D3 (Zenk 2007). Por otra parte, DHEA y sus metabilitos contrarrestan las acciones del cortisol, una hormona de tensión catabólica asociada a la mayor acumulación gorda (Moyer 1994; Abraham 2013; Moleta 2006; Hennebert 2007; Marin 1992; Buoso 2011). En hombres sanos, 7-Keto® DHEA se ha mostrado para ser seguro en las dosis de hasta 200 mg/día por 4 semanas (Davidson 2000).

DHEA en la inflamación y la autoinmunidad

Mientras que los seres humanos envejecen, el sistema inmune se debilita. Una de las consecuencias posibles de este envejecimiento progresivo del sistema inmune es una incidencia creciente de ciertos cánceres y predisposición a las infecciones (Ramos-Casals 2003). DHEA modula varios aspectos del sistema inmune. En hombres mayores, la producción del cytokine y la función de T-células, de B-células, de células de NK, y de monocitos aparecen ser mejoradas por DHEA (Khorram 1997). Los marcadores inflamatorios interleukin-6 (IL-6) y la factor-alfa de la necrosis del tumor (TNF-α), que se eleva en pacientes con la inflamación crónica o enfermedades inflamatorias, aparecen ser influenciados positivamente por DHEA (James 1997; Straub 1998; Straub 2002; Leowattana 2001). En un estudio experimental, las células inmunes fueron tomadas de pacientes asmáticos y tratadas con DHEA. Los científicos encontraron que DHEA suprimió el lanzamiento de mediadores inflamatorios por estas células y redujeron su hiperreactividad (Choi 2008).

Además, la investigación sugiere que restaurando niveles óptimos de DHEA pueda actuar como immunomodulator en ciertas situaciones (Hazeldine 2010). Un estudio reveló que DHEA y ciertos metabilitos fueron disminuidos en temas femeninos con el hipotiroidismo autoinmune (Drbalová 2008). Otro estudio encontró que DHEA-S fue disminuido en un grupo de diabéticos femeninos del tipo 1 (Simunkova 2010). En lupus erythematosus sistémico, DHEA llevó a una mejora clínico significativa en calidad de vida según un comentario completo de varios estudios (Crosbie 2007). En mujeres adultas, el tratamiento del lupus con DHEA (magnesio 200 diario) causó una disminución del 16% del número de pacientes con las llamaradas, y dosis diarias 50-200 del magnesio DHEA era clínico beneficioso (van Vollenhoven 1998; Chang 2002).

DHEA y prevención de la debilidad

Algunos estudios han mirado la disminución en DHEA en los ancianos como marcador primario del envejecimiento. Un tal estudio encontró que las disminuciones en DHEA eran constantes con disminuciones en marcadores de la calidad de vida, tales como velocidad del paso, situación mental, y cuentas neurofisiológicas en mujeres. Fundamental, las mujeres de envejecimiento con los niveles más altos de DHEA-S se realizaron mejor en estas pruebas. Así, los niveles de sangre de medición de DHEA-S pueden representar una manera simple de ayudar a determinar el índice de un individuo de envejecimiento (chorreadoras 2010).

Las fracturas el caer y de hueso son una preocupación significativa por el envejecimiento de la población. DHEA puede poder ayudar a este respecto. En un ensayo de seis meses, dieron 50 mg/día de DHEA (junto con la vitamina D y el calcio) y realizaron las mujeres con DHEA-S bajo, la densidad mineral del hueso bajo, y la debilidad 2 rutinas apacibles del ejercicio por semana. En el final del ensayo, una fuerza muscular y una función más bajas de la extremidad fueron mejoradas (Kenny 2010). En marzo de 2010, William Davis, Doctor en Medicina escribió un artículo en la revista de Life Extension titulada no se cae víctima a la debilidad: estrategias Evidenciar-basadas para el poder de por vida en individuos del envejecimiento. En el artículo, el Dr. Davis trajo a la luz varias pruebas incluyendo el uso de DHEA en la mejora de aspectos de la función y del bienestar físicos (Davis 2010; Morales 1994).

DHEA y longevidad

Los estudios científicos numerosos han encontrado que los niveles decrecientes de DHEA están asociados a la mayor probabilidad de la muerte debido a una variedad de causas:

  • En un estudio en 270 mujeres sospechosas de reducir el flujo de sangre a los músculos cardiacos, los temas cuyos niveles de DHEA-S cayeron dentro del una mitad inferior de distribución eran los 11% más probables morir de cualquier causa durante un período de ocho años de la continuación comparado a las mujeres cuyos niveles de DHEA cayeron en los dos tercios superiores de distribución (Shufelt 2010).
  • En otro estudio en el cual 242 hombres envejecieron 50 a 79 fueron seguidos por 12 años, teniendo un nivel de DHEA-S debajo de 140 µg/dL fueron asociados a un riesgo de 3,3 dobleces de muerte de la enfermedad cardiovascular comparada a niveles más altos. Por otra parte, un aumento de 100 µg/dL en DHEA-S fue asociado a una reducción del 36% en el riesgo de muerte de cualquier causa, incluso después los ajustes fueron hechos para varios factores de la confusión (Barrett-Connor 1986).
  • Los investigadores de la universidad de Cambridge siguieron a 963 hombres por hasta 9 años y encontraron que como circulación de los niveles de DHEA-S crecientes sobre el un cuarto más bajo de distribución, el riesgo de muerte de cualquier causa disminuida por el cerca de 30% (Trivedi 2001).
  • En un estudio en los hombres que experimentaban la diálisis para la enfermedad de riñón crónica, los niveles bajos del plasma DHEA-S fueron asociados a un riesgo de áspero 2,9 dobleces de muerte debido a cualquier causa comparada a niveles más altos después del ajuste para los factores de la confusión del potencial (Hsu 2012).
  • Un estudio similar en 313 hombres que experimentan diálisis corrobora el hallazgo que niveles más bajos de DHEA-S predicen mortalidad creciente en esta población (Kakiya 2012).
  • En un estudio que siguió a 2644 hombres de Suecia para una media de 4,5 años, los hombres cuyos niveles de DHEA-S cayeron dentro del un cuarto más bajo de la distribución eran los 54% más probables morir durante la continuación comparada a los hombres con niveles más altos de DHEA-S, incluso después investiga ajustaron los hallazgos para explicar las variables que podrían influenciar los resultados (Ohlsson 2010).
  • Un análisis de 4255 veteranos del ejército americano De la Vietnam-era reveló que niveles más altos de DHEA-S fueron asociados a una probabilidad reducida el 49% de la muerte durante un período de la continuación de 15 años (Phillips 2010).
  • Un estudio a largo plazo que siguió 940 temas por 27 años encontró que los hombres cuyos niveles de DHEA-S eran mayores de 200 µg/dL tenían era perceptiblemente menos probable morir durante el período del estudio que los hombres cuyos niveles eran más bajos (Enomoto 2008).
  • Un estudio de tres años entre 963 más viejos individuos taiwaneses reveló eso que tenía un nivel de DHEA-S menos de 54,5 µg/dL fueron ligados el 64% a un mayor riesgo de muerte durante el período del estudio que teniendo niveles más altos (Glei 2006).
  • Los investigadores franceses estudiaron 290 temas durante un período de diez años y encontraron que el riesgo de muerte aumentó el doblez 1,9 entre hombres con el nivel bajo de DHEA-S comparado a ésos con niveles; esto era especialmente verdad entre hombres 65 – 69 años de edad, donde estaba el doblez la magnitud del riesgo 6,5 (Mazat 2001).
  • En otro estudio en el cual siguieron a 123 supervivientes del corazón-ataque por hasta 10 años, los niveles bajos de DHEA-S fueron encontrados para ser proféticos de la muerte debido a la enfermedad cardiovascular (Jansson 1998).
  • En un grupo de 622 individuos más viejos de 65 quién participaron en un estudio basado en la Comunidad francés, los niveles bajos de DHEA-S fueron ligados fuertemente al mayor riesgo de muerte durante 2 y 4 años en los hombres (Berr 1996).
  • En otro estudio, cuando DHEA-S bajos fueron combinados con tres otros factores de riesgo (deficiencia de la testosterona, proteína C-reactiva elevada de la alto-sensibilidad [hs-CRP], y el alto favorable-B-tipo péptido natriurético [NTproB] del N-terminal) del plasma, el riesgo para la mortalidad cardiovascular saltaron un doblez de escalonamiento 63 sobre los temas sanos del control (Ponikowska 2009).

Interesante, además del nivel total de DHEA-S, un ciertas pruebas sugieren que la tarifa en la cual disminuyen con edad pueda influenciar independientemente longevidad. En un estudio en 950 individuos 65 o más viejo, los cuyos niveles de DHEA-S disminuidos en una trayectoria más escarpada eran los 75% más probables morir durante el período del estudio que los temas cuyo nivel de DHEA-S disminuyó más lentamente. Estos hallazgos eran a pesar de que la línea de fondo DHEA-S no fue asociada a mortalidad en este estudio (Cappola 2009).

DHEA y riesgo de cáncer

Porque DHEA puede aumentar niveles de hormona de sexo, las inquietudes se han despertado por su uso en la gente que tiene o tenían cánceres hormona-relacionados. Hasta la fecha, ningún estudio ha mostrado convincentemente un aumento en riesgo de cáncer hormona-dependiente humano como resultado de la suplementación de DHEA o del pregnenolone (Trevano 2011; Krysiak 2008; Traish 2011). En julio de 2011, la revista de Life Extension abordó este problema en el estado del artículo de las etiquetas de advertencia fuertes de los decretos de California en DHEA y Pregnenolone como sigue.

El pregnenolone y DHEA son hormonas del “padre” de las hormonas de sexo estrógeno, progesterona, y testosterona. Tomar pregnenolone o suplementos de DHEA, por lo tanto, puede aumentar de hecho los niveles de esas hormonas de sexo; de hecho, eso se considera uno de los efectos deseados. Los médicos de la corriente principal, sin embargo, continúan expresando la preocupación por niveles de hormona de impulso de sexo tarde en la vida, citando el riesgo teórico de malignidades hormona-dependientes tales como cánceres del pecho y de próstata (Trevano 2011).

La verdad, como siempre, es matizada. El trabajo importante del urólogo Abraham Morgentaler y otros de Harvard ha revelado que los niveles bajos de la testosterona pueden aumentar riesgo de cáncer de próstata, aunque esto sea un concepto polémico. Morgentaler mismo ha hecho un autor fuerte de la suplementación con testosterona en más viejos hombres. Él era también el investigador de la ventaja en un estudio que demostraba que la suplementación de DHEA en ratas aumentó niveles totales de la testosterona sin producir ningunos cambios perjudiciales en el tejido de la próstata (Trevano 2011; Rhoden 2003).

Los riesgos teóricos similares solicitan cáncer de seno. Pero no se ha demostrado ningún riesgo creciente de cáncer de seno en estudios grandes de combinaciones del estradiol y de la progesterona naturales (los productos naturales de DHEA y/o del pregnenolone). Además, la progesterona natural solamente puede reducir el riesgo de cáncer, sugiriendo otra vez que eso que impulsa la hormona de sexo niveles con los precursores tales como DHEA y pregnenolone es segura. Un estudio animal reciente demuestra un efecto anticáncer directo de DHEA en las ratas obesas (Trevano 2011; Hakkak 2010).

El individuo que se conoce para tener cáncer de la clase debe consultar con su médico al usar cualquier nuevo suplemento o medicación (Trevano 2011).