Venta del cuidado de piel de Life Extension

Terapia de la restauración de DHEA

El dehydroepiandrosterone natural de la hormona esteroide (DHEA) primero fue introducido a los miembros de Life Extension hace cuatro décadas en un momento en que la comunidad médica estaba en gran parte inconsciente de los datos científicos que apoyaban las ventajas polifacéticas de esta hormona. Rápido adelante al hoy, cuando más de 3700 papeles han evaluado los efectos científicos de DHEA sobre muchas diversos células y tejidos del cuerpo. Esta hormona multifuncional y su sulfato del dehydroepiandrosterone del metabilito (DHEA-S) proporcionan ventajas hormonales críticas en los hombres y las mujeres (Traish 2011; Savineau 2013). Como precursor a los andrógenos (hormonas masculinas) y a los estrógenos (hormonas femeninas), DHEA desempeña un papel fundamental en el mantenimiento del equilibrio hormonal y de la vitalidad joven. También modula una variedad de caminos en el cuerpo implicado en diversos aspectos de la salud y de la enfermedad vía independiente de las acciones directas de su papel como precursor a los andrógenos y a los estrógenos (Samaras 2013; Traish 2011; Savineau 2013).

El envejecimiento interrumpe el equilibrio hormonal, con los niveles de varias hormonas críticas reducidas dramáticamente en comparación con niveles jóvenes, y DHEA no es ninguna excepción. Por la edad 80, los niveles de DHEA caen cerca tanto como 80%-90% comparado a cuáles eran durante la edad adulta joven (Samaras 2013). La gravedad de esto se pone de manifiesto después de entender los juegos de los papeles DHEA en el apoyo de la fisiología sana, joven a través de varios sistemas del cuerpo. Los estudios han mostrado que los niveles reducidos de DHEA-S están ligados a los estados edad-asociados numerosos subyacentes de la enfermedad de la patofisiología, incluyendo la disminución cognoscitiva, la enfermedad cardiovascular, la pérdida del hueso, el cáncer, la depresión, la disfunción sexual, y diversos desordenes inflamatorios (Samaras 2013; Traish 2011; Savineau 2013; Dong 2012; Zaluska 2009; Labrie 2009; Straub 2000; Krysiak 2008; López-Marure 2011).

La restauración de niveles jóvenes de DHEA proporciona una oportunidad única de atenuar las consecuencias de hormonas de disminución. A diferencia de la administración directa de los andrógenos (IE, terapia del reemplazo de la testosterona) o de los estrógenos (IE, terapia de reemplazo de estrógeno), que alienta DHEA niveles proporciona un “depósito” de este precursor de la hormona que los diversos tejidos puedan convertir en los andrógenos y los estrógenos (Traish 2011; Arlt 1998; Morales 1994; Aldred 2010; Samaras 2013; Panjari 2007). Sin embargo, la administración de DHEA no puede suplantar la necesidad de medir y de restaurar otras hormonas porque la tarifa en la cual se convierte a los andrógenos y a los estrógenos varía entre individuos y con el género (Samaras 2013; Arlt 1999; Schulze 2013; Fitzpatrick 2001; Miller 2004). Por lo tanto, la restauración de niveles de DHEA se debe ver como parte integrante de un régimen completo de la restauración de la hormona bastante que una alternativa al reemplazo de la testosterona en hombres y al reemplazo del estrógeno en mujeres.

Además de su papel pues un precursor de la hormona, DHEA también modula la inflamación, que es una fuerza impulsora en muchas enfermedades. Esta hormona multifuncional también promueve la producción del óxido nítrico de la molécula de la célula-señalización dentro de la guarnición delicada de los vasos sanguíneos activando una enzima llamada synthase endotelial del óxido nítrico (eNOS). El óxido nítrico es un regulador giratorio del flujo de sangre vía su capacidad de estimular la dilatación del vaso sanguíneo. Así, no es de extrañar que los niveles bajos de DHEA se han ligado a la enfermedad cardiovascular en la literatura médica (Samaras 2013; Traish 2011).

Sobre la administración oral, DHEA se convierte sobre todo a DHEA-S, que circula en la sangre lejos más de largo que DHEA. DHEA-S de circulación actúa como reserva sobre la cual los tejidos puedan dibujar. Tomado una vez por los tejidos, DHEA-S se convierte de nuevo a DHEA, que puede entonces localmente ser convertido a los andrógenos y a los estrógenos o ejercer la acción directa (Samaras 2013; Traish 2011).

Puesto que DHEA-S es más abundante en la circulación sanguínea que DHEA (Traish 2011; Savineau 2013), los análisis de sangre simples para medir concentraciones de DHEA-S pueden ser integrados en cualquier estrategia sana del envejecimiento para los hombres y las mujeres. Con la supervisión regular de los niveles de sangre de DHEA-S y de otras hormonas, proporcionan los individuos la reacción específica sobre el estado de su entorno hormonal (Traish 2011). Esto permite el desarrollo, la puesta en práctica, y la optimización de los regímenes individualizados que pueden ayudar a madurar a individuos para llevar por completo, active, vidas sanas (Samaras 2013).

La terapia de reemplazo hormonal del Bioidentical es un método de administrar las hormonas que son estructural idénticas a ésas producidas por el cuerpo humano. El tratamiento con DHEA, que es también bioidentical, es un componente integral de cualquier régimen completo de la restauración de la hormona. Por otra parte, algunas formas de terapia de reemplazo hormonal convencional utilizan las hormonas que no son idénticas a ésas producidas por los seres humanos y se derivan de animales o se sintetizan. Las pruebas sugieren que la terapia de reemplazo hormonal del bioidentical pueda ser más segura y asociada con la mayor satisfacción paciente que la terapia de reemplazo hormonal convencional (Holtorf 2009). La restauración masculina de la hormona de Life Extension y los protocolos femeninos de la restauración de la hormona proporcionan una descripción completa de la terapia de reemplazo hormonal del bioidentical y se deben referir conjuntamente con este protocolo.