Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Disfunción eréctil

 

Causas de la disfunción eréctil

La realización de una erección requiere la coordinación entre muchos sistemas del cuerpo, tan allí es varias maneras que el proceso puede salir mal (Ritchie 2011). La causa de la disfunción eréctil puede ser biológica, psicológica, o ambas (Heidelbaugh 2010).
Las causas biológicas de la disfunción eréctil incluyen los desordenes hormonales, vasculares, y neurológicos (McVary 2007).

  • La enfermedad cardiovascular explica el hasta 80% de las cajas de la disfunción eréctil (Paroni 2012). La ateroesclerosis, la enfermedad vascular más común, impide el flujo de sangre al pene (Ginsberg 2010). La enfermedad cardiovascular y la tensión arterial alta contribuyen a la disfunción endotelial, que es el mecanismo que contribuye más común al guardapolvo de la disfunción eréctil (Kolodny 2011; Sadeghi-Nejad 2007).
  • La disminución relativa a la edad en niveles de hormona (eg., la testosterona y el dehydroepiandrosterone [DHEA]) se asocia a la disfunción eréctil (Morales 2011; Kolodny 2011; Mackay 2004). (Véase la “disfunción eréctil y las hormonas”, abajo.)
  • La diabetes puede interferir con los nervios peneales del flujo de sangre y del daño en el pene, llevando a la disfunción eréctil (Ginsberg 2010).
  • La disminución relativa a la edad en fibras elásticos peneales también contribuye a la disfunción eréctil (Sadeghi-Nejad 2007).
  • la disfunción eréctil Medicación-inducida puede ocurrir de varias drogas incluyendo los antihistamínicos, las benzodiacepinas, los antidepresivos tricíclicos, y otros (Heidelbaugh 2010; Fortney 2012).

Las causas psicológicas tales como depresión, ansiedad, tensión, amor propio bajo, y otras condiciones pueden contribuir a la disfunción eréctil también (Ginsberg 2010; NIH 1992). Los problemas psicológicos son a menudo culpar por la disfunción eréctil intermitente entre hombres jovenes, mientras que más viejos hombres con la disfunción eréctil tienen con frecuencia una mezcla de causas psicológicas y biológicas (Sadeghi-Nejad 2007).

Es importante para los hombres que sufren de la disfunción eréctil para discutir sus síntomas con su médico (Hackett 2009). Además de recomendar un tratamiento eficaz para la denuncia primaria de la disfunción eréctil, los médicos deben también defender para la enfermedad cardiovascular (CVD) (Nehra 2012; Sadeghi-Nejad 2007; NIH 1992). Esto es porque la disfunción eréctil y el CVD comparten factores de riesgo similares, incluyendo el envejecimiento, la hipertensión, la obesidad, y una forma de vida sedentaria (Hannan 2009; Ewane 2012; Nunes 2012). Además, la disfunción eréctil sí mismo se ha mostrado para aumentar independientemente el riesgo de CVD, de movimiento, y de muerte por todas causas (Kolodny 2011; Heidelbaugh 2010). Puesto que la disfunción eréctil precede a menudo algunos eventos cardiovasculares por 2-5 años (Nehra 2012), la disfunción eréctil se ve como muestra potencial de la detección temprana para CVD (Meldrum 2011). La detección temprana es crítica puesto que el CVD es una causa importante de la incapacidad y de la muerte (Ewane 2012). La abreviatura “ED” puede ayudar a hacer este problema fácil entender y recordar. Por ejemplo, el “ED” representa no sólo la “disfunción eréctil”, pero también “disfunción endotelial”, “ejercicio y dieta” (para la prevención), y “detección temprana” de factores de riesgo, que pueden ayudar a evitar la “muerte temprana” debido a CVD (Jackson 2006).

El vínculo entre la disfunción eréctil y la enfermedad cardiovascular

Es importante para los hombres que sufren de la disfunción eréctil para discutir sus síntomas con su médico (Hackett 2009). Además de recomendar un tratamiento eficaz para la denuncia primaria de la disfunción eréctil, los médicos deben también defender para la enfermedad cardiovascular (CVD) (Nehra 2012; Sadeghi-Nejad 2007; NIH 1992). Esto es porque la disfunción eréctil y el CVD comparten factores de riesgo similares, incluyendo el envejecimiento, la hipertensión, la obesidad, y una forma de vida sedentaria (Hannan 2009; Ewane 2012; Nunes 2012). Además, la disfunción eréctil sí mismo se ha mostrado para aumentar independientemente el riesgo de CVD, de movimiento, y de muerte por todas causas (Kolodny 2011; Heidelbaugh 2010).
Puesto que la disfunción eréctil precede a menudo algunos eventos cardiovasculares por 2-5 años (Nehra 2012), la disfunción eréctil se ve como muestra potencial de la detección temprana para CVD (Meldrum 2011). La detección temprana es crítica puesto que el CVD es una causa importante de la incapacidad y de la muerte (Ewane 2012).
La abreviatura “ED” puede ayudar a hacer este problema fácil entender y recordar. Por ejemplo, el “ED” representa no sólo la “disfunción eréctil”, pero también “disfunción endotelial”, “ejercicio y dieta” (para la prevención), y “detección temprana” de factores de riesgo, que pueden ayudar a evitar la “muerte temprana” debido a CVD (Jackson 2006). 

Disfunción eréctil y hormonas

Testosterona

Muchas facetas de la función sexual masculina dependen de las hormonas masculinas (andrógenos) por ejemplo la testosterona (Morales 2011). Las ayudas de la testosterona apoyan la producción de óxido nítrico (Kolodny 2011), pero también las ayudas mantienen la líbido (Morales 2011). Como los hombres envejecen su disminución de los niveles del andrógeno. Los niveles bajos del andrógeno se observan en tanto como una mitad de hombres con la disfunción eréctil (Burnett 2011).

La deficiencia del andrógeno puede contribuir directamente a la disfunción eréctil negativamente afectando la avería peneal del flujo de sangre y del aumento del cGMP (Martin 2012; Heidelbaugh 2010). La testosterona baja es la razón más común del fracaso para responder a los inhibidores Phosphodiesterase-5 (PDE5) (eg., Viagra® y Cialis®), que son drogas ese lento la avería del cGMP (Hackett 2012).

Las instrucciones clínicas recomiendan la prueba del nivel de hormona para los hombres de envejecimiento que sufren de la disfunción sexual. Que mantiene la testosterona niveles óptimos es no sólo importante para la función sexual, pero también para la salud cardiovascular (Cattabiani 2012). Por otra parte, los niveles bajos del andrógeno se asocian a la depresión, a la osteoporosis, a la resistencia a la insulina, a la masa gorda creciente, a la masa magra disminuida del cuerpo, y a la disfunción cognoscitiva (Morales 2011; Kolodny 2011). Life Extension recomienda que los hombres de envejecimiento apuntan los niveles de sangre libres óptimos de la testosterona 20 – 25 pg/mL y los niveles totales de la testosterona 700 – 900 ng/dL.

La restauración de la testosterona puede llevar a la función y a la líbido eréctiles mejoradas en hombres con los niveles bajos del andrógeno (Heidelbaugh 2010). De hecho, cuando los inhibidores PDE5 fallan, la adición de terapia de la testosterona se asocia a la mejora sustancial en la función eréctil entre hombres con testosterona baja y puede eliminar la necesidad de los inhibidores PDE5 en conjunto (Heidelbaugh 2010; Kolodny 2011; Morales 2011; Hackett 2012). Refiera al protocolo masculino de la restauración de la hormona de Life Extension para más información. 

DHEA

Dehydroepiandrosterone (DHEA) es un precursor a la testosterona (Oloyo 2011; Maggi 2012). Como a la testosterona, envejeciendo se asocia a los niveles disminuidos de DHEA. Los niveles de circulación de DHEA pueden disminuir por la edad 25 a 80 del hasta 80% (Maggi 2012). Los niveles bajos de DHEA se han ligado a la disfunción eréctil (Mackay 2004; Feldman 1994). Los estudios han mostrado que la suplementación oral de DHEA puede mejorar funcionamiento sexual, según lo medido por la función eréctil, la función orgásmica, el deseo sexual, la satisfacción de la cópula, y la satisfacción total en algunos hombres (Reiter 1999; Reiter 2001). Life Extension recomienda un nivel de sangre óptimo de la blanco para el DHEA-sulfato de 350 – 490 µg/dL.

Inhibidores de Aromatase, restauración de la testosterona, y balanza del estrógeno de la testosterona

Los médicos versificaron en la restauración masculina de la hormona saben que la administración exógena de la testosterona puede aumentar niveles del estrógeno (estradiol) en los hombres del envejecimiento, particularmente envejeciendo a hombres con cantidades significativas de grasa visceral. La conversión de la testosterona en el estrógeno se llama aromatización y es mediada por una enzima llamada aromatase (Traish 2007). Los inhibidores de Aromatase (eg., anastrozole [Arimidex®]) son las drogas que inhiben la actividad de la enzima del aromatase, de tal modo reduciendo la cantidad de testosterona convertida en estradiol.

Cuando están utilizados simultáneamente a la suplementación de la testosterona, los inhibidores del aromatase permiten que los niveles de la testosterona suban sin ser convertido en exceso de estrógeno. Los informes sugieren que la terapia del inhibidor del aromatase pueda mejorar la función sexual en los hombres (Traish 2007).

El equilibrio sano de la testosterona que mantiene/del estrógeno tiene otras implicaciones importantes para los varones de envejecimiento. Por ejemplo, en un estudio entre hombres con los niveles bajos y altos del paro cardíaco, del estradiol fueron asociados a las ocasiones perceptiblemente crecientes de la muerte comparadas a los niveles “equilibrados” (Jankowska 2009). Más sobre balanza del estrógeno/de la testosterona en hombres está disponible en el artículo de revista de Life Extension titulado “porqué la balanza del estrógeno es crítica a los hombres de envejecimiento”.
Life Extension sugiere un nivel óptimo del estrógeno (medido como estradiol) de 20 – 30 pg/mL para los hombres.