Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Disfunción eréctil

La disfunción eréctil es la incapacidad para alcanzar o para sostener una erección peneal suficiente para el funcionamiento sexual masculino satisfactorio (Heidelbaugh 2010; McVary 2007). La condición afecta a hasta 30 millones de hombres americanos, y es típicamente edad-dependiente (Berookhim 2011; Cellerino 2005; Sadeghi-Nejad 2007). La disfunción eréctil puede causar angustia emocional sustancial por relaciones íntimas negativamente de afectación, amor propio, y calidad de vida total (Heidelbaugh 2010; Kolodny 2011; Segal 2012).

Varios tratamientos farmacológicos para la disfunción eréctil están disponibles (eg., Viagra® y Cialis®), pero estas medicaciones proporcionan solamente ventajas temporales y pueden causar al menor a los efectos secundarios severos tales como dolor de cabeza, indigestión, disturbios visuales, e incluso ceguera (Stroberg 2006; Rashid 2005; Burnett 2011; Wolfe 2005).

La fisiología subyacente de la función eréctil se ata muy de cerca a la salud cardiovascular. Por lo tanto, los hombres que desean realizarse en su pico sexual deben tomar medidas para optimizar su salud del vaso sanguíneo (Gandaglia 2012; García-Cruz 2012; Ewane 2012). Los estudios muestran que eso la mejora de factores de riesgo cardiovasculares vía modificaciones sanas de la forma de vida y tratamiento farmacológico puede perceptiblemente mejorar la función sexual masculina (Gupta 2011).

Este protocolo describe la biología de la erección peneal y destaca el vínculo entre la enfermedad cardiovascular y la función sexual en hombres. Las medicaciones para mejorar temporalmente la función eréctil serán discutidas, como las estrategias integrantes para reducir riesgo cardiovascular y mejorar la función sexual masculina total con opciones sanas de la forma de vida, las drogas farmacéuticas, y el uso de compuestos naturales científico estudiados.