Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Hiperplasia prostática benigna (BPH)

La hiperplasia o “BPH prostática benigna” es una condición de la ampliación de la glándula de próstata que lleva a menudo a los síntomas urinarios molestos (Untergasser 2005; Salud 2012 de Harvard; Mayo Clinic 2011; Manual 2008 de Merck; NKUDIC 2012). Afecta sobre todo a más viejos hombres: los cerca de 25% de hombres en su 40s tienen BPH, pero éste aumenta a más el de 80% entre las edades de 70 y 79. Según 2007 datos, BPH es responsable de las visitas y de los más de 202 000 viajes de 1,9 millones de doctores al departamento de emergencia (Sarma 2012).

La hiperplasia prostática benigna puede causar síntomas urinarios significativos en hombres. De hecho, más los de 50% de hombres en su 60s y los aproximadamente 90% de hombres sobre la edad de 80 tienen obstrucción más baja de la zona urinaria debido a la ampliación de la próstata. Esto causa síntomas tales como una corriente urinaria débil, una vacilación urinaria (retraso en la iniciación del urination), un cese involuntario del urination, filtrando al vacío, y a una sensación de vaciar incompleto de la vejiga. El bloqueo de la uretra, el “tubo” con qué orina sale del cuerpo, por la próstata puede también afectar a la vejiga. Esto puede dar lugar a urgencia urinaria creciente de la frecuencia, a necesidad de orinar durante la noche, a dolor de la vejiga, al urination doloroso, y/o a la incontinencia (Sarma 2012).

Las hormonas de sexo ejercen influencia significativa sobre el desarrollo y la progresión de BPH. Mientras que muchos hombres son conscientes de un papel del favorable-crecimiento de un metabilito de la testosterona llamado DHT (dihydrotestosterone) en hiperplasia prostática, pocos saben que el estrógeno puede también contribuir a BPH (Ho 2008; Matsuda 2004). Envejeciendo en hombres se asocia a un aumento en la actividad de una enzima llamada el aromatase, que convierte la testosterona en el estrógeno (Vermeulen 2002). Una cierta investigación sugiere que los niveles crecientes del estrógeno en tejido de la próstata puedan promover hiperplasia (Ho 2008; Sciarra 2000; Jasuja 2012; Barnard 2009; Kozak 1982; Burnett-Bowie 2008).

Este protocolo discutirá las causas subyacentes de BPH y revisará tratamientos convencionales junto con sus desventajas. Además, revisaremos varios estudiamos científico las terapias naturales que pueden facilitar síntomas de BPH, así como una terapia médica nueva que pueda proporcionar alivio a las víctimas de BPH que no han podido responder a la terapia convencional.