Venta del cuidado de piel de Life Extension

Insomnio

¿Qué causa insomnio?

En muchos casos, el insomnio puede ser una consecuencia de otro problema médico subyacente.

Problemas de salud mentales

El insomnio es un síntoma de muchos problemas de salud mental, incluyendo la ansiedad, la depresión y el desorden bipolar (Morin 2006; Buysse 2005; Baroni 2012).

No sólo pueden los desordenes de la salud mental accionar insomnio, pero el insomnio puede ser un factor de riesgo importante para los problemas de salud mentales. Los datos indican que las denuncias del insomnio son un calculador importante para el inicio del desorden depresivo en el plazo de 1-35 años (Buysse 2005).

El insomnio también se liga a ciertos rasgos psicológicos de la personalidad, tales como introversión y represión sociales de las sensaciones (Singareddy 2012).

Insomnio sicofisiológico (PPI). PPI, un tipo de insomnio crónico, se asocia a la preocupación excesiva centrada específicamente en no poder dormir. Aparece ser ligado al híper-despertar al irse a la cama (Sato 2010; Capo 1997; Bastien 2008). La hipótesis detrás de ella es que los individuos afligidos tienen una dificultad que se relaja y que establece abajo cuando van a dormir, dando por resultado “competir con pensamientos.” Entonces se centran en su caer de la dificultad dormido, que da lugar a la ansiedad que perturba más lejos sueño. En un cierto plazo, los pobres duermen y la preocupación de dormir puede llegar a ser asociada con irse a la cama, dando por resultado un modelo crónico de pobres duerme que las actividades del d3ia de las influencias. Algunos creen eso además del despertar aumentado, individuos con PPI pueden tener algunos mecanismos inhibitorios neurológicos disfuncionales que ayudarían normalmente a la mente “desembarazo” de los modelos diurnos del pensamiento (Espie 2002), evitando que caigan dormidos.

Problemas de salud físicos

Muchas condiciones se asocian a insomnio, incluyendo problemas musculoesqueléticos, enfermedad cardiovascular, problemas gastrointestinales y urinarios, problemas neurológicos, problemas respiratorios, problemas inmunológicos, y cáncer (Sivertsen 2009; Buysse 2005; Taylor 2007; Geyer 2008; Katz 1998; George 2000).

Desequilibrios hormonales

Los niveles de hormonas de sexo (es decir, estrógeno, progesterona, y testosterona) pueden tener un impacto significativo en sueño. Esto es especialmente verdad para las mujeres; la incidencia de los disturbios del sueño en mujeres sube hasta el 40% tres años después de la menopausia (bosque 2005). Los estudios han encontrado que la terapia de reemplazo hormonal en mujeres menopáusicas puede mejorar perceptiblemente el sueño (Silva 2011; Saletu-Zhylarz 2003).

La relación entre el sueño y los niveles de hormona ocurre en hombres también; los niveles inferiores de la testosterona correlacionan con severidad creciente del apnea de sueño obstructor (un trastorno del sueño particularmente serio) (Hammoud 2011). La gente con dormir del problema debe hacer sus niveles de hormona probar. Era pensado que niveles más altos de la testosterona en hombres empeoraron apnea de sueño, pero estudios más recientes lo muestran que es la testosterona baja que se asocia al disturbio s del sueño en los hombres del envejecimiento (Barrett-Connor 2008; Canguven 2010).

Medicaciones

el insomnio Medicación-inducido se puede causar por una amplia variedad de drogas, incluyendo los descongestionantes, los inhibidores de oxidasis de monoamina (MAOIs), los inhibidores del reuptake de la selectivo-serotonina (SSRIs), los corticosteroides, los agentes quimioterapéuticos, los moldes del canal del calcio, los beta-agonistas, y la teofilina (Neikrug 2010; Moghadam-Kia 2010; Nerbass 2011; Bercovitch 2012).

Estimulantes

Estimulantes (e.g., el cafeína y la nicotina )contribuyen al insomnio haciéndolo más duro para que el cerebro alcance el estado de la relajación necesario para el sueño. La semivida (periodo de tiempo toma el cuerpo para analizar el 50% de una dosis) del cafeína es entre tres y siete horas; cantidades más grandes y/o las dosis repetidas del cafeína llevan al cafeína reducido la liquidación, haciendo los efectos del cafeína durar incluso más de largo (Roehrs 2008). Como consecuencia, el consumo del cafeína puede empeorar el sueño por muchas horas. Aunque, algunos estudios hayan encontrado que el consumo suave del cafeína por la mañana no empeora el sueño (Youngberg 2011).

El uso de la nicotina y el retiro de la nicotina pueden contribuir al insomnio (Jaehne 2009). Incluso ésos que experimentan experiencia de la terapia del reemplazo de la nicotina (abandonar el fumar) los efectos nocivos de la nicotina sobre el sueño (molinos 2010).

Mientras que la mayoría de la gente piensa en el alcohol como sedativo, aumenta el lanzamiento de la dopamina dentro del cerebro, que tiene un efecto estimulante (Hendler 2013). El uso crónico del alcohol se asocia a insomnio, al igual que el retiro del alcohol (Brower 2008).

Estilo de vida

Trastorno del sueño del trabajo en turnos. El trastorno del sueño del trabajo en turnos es un tipo de insomnio en el cual los horario de trabajo no estándar (tales como cambios de rotación, trabajo sobre pedido, o turnos de noche permanentes) accionan una desconexión entre el ritmo circadiano y el tiempo (Kolla 2011) del cuerpo.

Apnea de sueño obstructor – una epidemia ocultada con consecuencias mortales

El apnea de sueño obstructor es un campo común y un trastorno del sueño potencialmente mortal. Resulta de la vía aérea superior que se derrumba durante el sueño, reduciendo flujo del oxígeno. El resultar con poco oxígeno en la circulación sanguínea despierta al individuo, dando por resultado sueño interrumpido (incluso si no recuerdan completamente despertar). Entre 2 y el 7% de adultos tenga apnea de sueño obstructor, causando los pobres calidad del sueño, roncar, y a cansancio insuperable (Punjabi 2008; Drager 2011).

El trastorno del sueño underdiagnosed y a menudo pasado por alto esto representa un factor de riesgo importante para la enfermedad cardiovascular, la causa de la muerte principal en adultos americanos. Los datos indican que el apnea de sueño obstructor está asociado a un aumento del 68% en enfermedad cardíaca coronaria en los hombres (Gottlieb 2010). El apnea de sueño obstructor se puede también asociar al colesterol creciente, hipertensión (Drager 2011; Pedrosa 2011), tipo - diabetes 2 (Aronsohn 2010), mortalidad del cáncer (Nieto 2012), movimiento y muerte (Yaggi 2005).