Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Insomnio

El insomnio es el trastorno del sueño más común, afectando a uno en cuatro personas (Kessler 2011; Shatzmiller 2012; Academia americana de medicina del sueño 2001).

Es bien sabido que los problemas del sueño pueden disminuir perceptiblemente calidad de vida. Sin embargo, mucha gente puede no realizar que la duración del insomnio y del sueño corto correlaciona con diversos problemas de salud incluyendo enfermedad cardiovascular, ansiedad, y potencialmente cáncer (Terauchi 2012; Ohayon 1998; Kakizaki 2008; Verkasalo 2005; Philips 2007). El insomnio también aumenta mortalidad en los adultos (Chien 2010; Hublin 2011).

A pesar de las tomas dramáticas del insomnio del peaje en individuos y poblaciones, sigue habiendo las opciones convencionales del tratamiento lejos de ideal. De hecho, en 2012, un estudio bien-controlado reveló una asociación entre las ayudas hipnóticas populares del sueño, tales como zolpidem (Ambien®), eszopiclone (Lunesta®), y temazepam (Restoril®), y un riesgo creciente más que triple de muerte (Kripke 2012).

Estos hallazgos alarmantes destacan la necesidad de estrategias seguras y de manera efectiva mejorar calidad del sueño, especialmente puesto que el hasta 10% de adultos en las ayudas hipnóticas del sueño del uso de los E.E.U.U. (Kripke 2012). Debemos observar, sin embargo, que ésos usando las drogas hipnóticas de la ayuda del sueño tienen a menudo calidad total pobre del sueño, que podría ser el factor que causaba el riesgo agudamente creciente de muerte. Las ayudas hipnóticas del sueño son de ninguna manera una curación para el insomnio crónico.

En este protocolo, usted aprenderá sobre las causas de los problemas del sueño y de los cambios simples de la forma de vida que pueden mejorar su calidad del sueño (Yang 2010; Lande 2010). Usted también descubrirá que algunas terapias emergentes han alcanzado mejoras de calidad prolongadas del sueño en estudios, con potencialmente menos efectos secundarios que algunas drogas de sueño populares (Xu 2011). Además, usted leerá sobre varios compuestos naturales que puedan modular la biología del sueño y puedan ser más seguros que algunas opciones farmacéuticas.