Venta del cuidado de piel de Life Extension

Infección de vías urinarias (UTI)

Una “infección de vías urinarias” o “UTI” es una infección común que ocurre a lo largo de la zona urinaria, que incluye la vejiga, los riñones, los uréteres, y uretra; son causados generalmente por las bacterias (A.D.A.M. 2011; Hooton 2012; Schollum 2012; Mayo Clinic 2012a; MedlinePlus 2011a). Las infecciones de la zona urinaria más baja (IE, vejiga y uretra) causan comúnmente urgencia urinaria, dolor durante el urination, o nublado, el rosa, o la orina rojo-coloreada (Hooton 2012; Mayo Clinic 2012b). Menos común y potencialmente más severo son las infecciones de la zona urinaria superior, que comprende los riñones y los uréteres; la infección del riñón (pielonefritis) se asocia a fiebre, a vomitar, y a dolor del lado (Schollum 2012; Gupta 2012; Riñón nacional y cámara de compensación urológica 2012b de las enfermedades).

En 2007, UTIs explicó las visitas de la oficina de 8,6 millones de doctores, haciéndoles uno de las infecciones bacterianas mas comunes encontradas por los cuidadores del paciente no hospitalizado; los costes asociados a la gestión de UTI se han estimado para ser $1,6 mil millones anualmente (Hooton 2012; Foxman 2003). UTIs es considerablemente más común entre las mujeres, casi la mitad de quienes experimentará un UTI durante su curso de la vida (Schollum 2012; Gupta 2012; Schaeffer 2011a; Hooton 2012).

Los doctores prescriben rutinario los antibióticos potentes para tratar UTIs, y los individuos con UTI periódico pueden ser prescritos un curso del tratamiento más largo (Hooton 2012; Riñón nacional y cámara de compensación urológica 2012a de la información de las enfermedades). Esto puede llevar a la aparición de las tensiones bacterianas resistentes a los antibióticos, que pueden causar UTIs que es más serio y difícil de tratar (Sánchez 2012; Gupta 2011; Hooton 2012).

Los estudios científicos sugieren que los compuestos naturales tales como ésos encontrados en extractos de sabdariffa y de arándano del hibisco puedan reducir la adherencia de bacterias a la zona urinaria, de tal modo reduciendo la repetición de UTI (Mounnissamy 2002; Hess 2008; Bailey 2007; Allaert 2009). Además, el probiotics representa una opción potencial del tratamiento, como estas “buenas bacterias” pueden poder desplazar bacterias patógenas y modular el sistema inmune para ayudar a luchar las infecciones (Darouiche 2012; Stapleton 2011; Beerepoot 2012).

Este protocolo resumirá la biología y el desarrollo de UTIs, y explica cómo se tratan convencionalmente; alguna novela y estrategias emergentes del tratamiento también serán examinadas. Las consideraciones dietéticas y de la forma de vida que pueden reducir riesgo de UTI serán discutidas, como varias intervenciones naturales científico-estudiadas que pueden apoyar la salud de la zona urinaria.