Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Gripe

Gripe de comprensión

Los virus de gripe se clasifican sobre la base de su composición de la proteína. Se dividen en los tipos A, B, y C, con el tipo A teniendo subtipos numerosos (NIAID 2011; Hayden 2011). Entre los 3 tipos de gripe, mecanografíe los virus de A son el más peligroso a los seres humanos y se asocian a la enfermedad más severa (NIAID 2011). El tipo C de la gripe es menos problemático porque la mayoría de la gente adquiere los anticuerpos a la gripe C temprano en la vida (Gouarin 2008).

En naturaleza, el virus de la gripe se transforma continuamente (NIAID 2011). Cada año o así pues, estas mutaciones pueden crear los virus totalmente nuevos que no son a menudo dañinos (Hayden 2011). Sin embargo, las mutaciones pueden alterar a veces la estructura viral de una manera tal que el virus pueda saltar repentinamente la barrera entre la especie e infectar a seres humanos. De hecho, es el surtido exacto de proteínas superficiales que dicten la severidad de cada tensión de la gripe (NIAID 2011). Esto puede dar lugar de vez en cuando a la formación de un virus nuevo de la gripe que pueda mejor evadir el sistema inmune del anfitrión, llegando a ser más peligrosa a los seres humanos (NIAID 2011). Estas mutaciones pueden también permitir que la gripe desarrolle resistencia a las drogas antivirus convencionales (Afilalo 2012).

Transmisión del virus de gripe

El virus de la gripe es separado sobre todo por las gotitas minúsculas (IE, aerosoles) se expulsa que cuando estornuda una persona, tose, o aún habla. Estas gotitas contienen secreciones respiratorias virus-cargadas y pueden transmitir gripe si aterrizan en las bocas o las narices de espectadores. También, un individuo pudo infectarse tocando su boca, ojos, y/o nariz después previamente de tocar una superficie donde el virus ha aterrizado (CDC 2011a).

Una vez que el virus ha encontrado su manera a las vías respiratorias del anfitrión, intentarán invadir el epitelio (IE, las células que alinean la superficie) del tejido (Afilalo 2012). En el plazo de 4 a 6 horas de invadir una célula, el virus de gripe comenzará a replicar y la célula huesped comenzará a lanzar un gran número a la progenie replicada del virus en un proceso conocido como “virus que vierte”. Estos virus lanzados están entonces libres de invadir cualquier célula susceptible próxima, así comenzando un nuevo ciclo de la réplica en cada célula nuevamente infectada. El tiempo de la infección inicial a la enfermedad sintomática (IE, período de incubación) se extiende a partir de 1-4 días, con una media de 2 días (Hayden 2011). El período contagioso comienza generalmente 24 horas antes del inicio del síntoma y puede continuar por hasta una semana después de llegar a estar enfermo. Los niños jovenes y ésos con un sistema inmune debilitado pueden ser contagiosos por períodos más largos (CDC 2012b).

Gripe entre poblaciones (epidemias y pandémicos)

Cuando los brotes de la enfermedad se confinan a una área geográfica, se refieren como epidemias (Hayden 2011). Una epidemia se actualiza a un pandémico una vez que se ha separado a un gran número de personas en otros países o continentes a través del contacto personal (Hayden 2011; NIH 2012b; NIAID 2011). Fuera de las 3 pandemias de gripe que ocurrieron durante el siglo XX, el más mortal era la gripe española (tipo A/H1N1 de la gripe) de 1918-1919, que causó aproximadamente 50 millones de muertes por todo el mundo (Gasparini 2012; Bavagnoli 2009; Taubenberger 2011). En 1997, el virus de gripe aviar nuevo (H5N1) primero comenzó a infectar a seres humanos en China y ha estado transmitiendo desde entonces esporádico de pájaros a los seres humanos a través de un área geográfica amplia incluyendo Asia, Europa, y África (Gasparini 2012). El H5N1 se considera actualmente ser el virus de gripe más mortal que ha cruzado la barrera de especie (Michaelis 2009).

El primer pandémico del siglo XXI fue atribuido al virus de la gripe A (H1N1) del cerdo-origen, que fue identificado originalmente en abril de 2009 en México (Combes 2011; van Ierssel 2012). La epidemia H1N1 separada rápidamente y fue confirmada por todo el mundo en apenas algunas semanas, forzando la Organización Mundial de la Salud a declararla oficialmente un pandémico el 11 de junio de 2009 (Combes 2011). Aunque la mayoría de los casos de H1N1 dieran lugar a una enfermedad respiratoria uno mismo-limitada, esta infección también causó pulmonía y muerte progresivas severas, incluso entre los individuos sanos jovenes (Combes 2011; Bai 2011; van Ierssel 2012). Por otra parte, la mayor parte de las muertes que resultaron de H1N1 ocurrieron entre años más jovenes de los individuos de 65 (Hayden 2011). En agosto de 2010, la Organización Mundial de la Salud divulgó que H1N1 había cruzado en por lo menos 214 países y era responsable de aproximadamente 18 500 muertes por todo el mundo (WHO 2010). La investigación sugiere que la tasa de mortalidad verdadera pueda ser divulgado 15 veces más arriba que originalmente (Dawood 2012).

Gripe estacional

La gripe estacional es también una amenaza importante de la salud pública en los Estados Unidos, pues se asocia al sufrimiento y a la muerte significativos cada año (Seidman 2012). La gripe estacional es un término usado para describir los brotes anuales de gripe que ocurren en gran parte en últimos caída e invierno en las regiones del clima templado (NIAID 2011; Atmar 2010).

Los brotes anuales de la gripe se saben para tener un impacto significativo en no sólo el individuo infectado, pero también la sociedad en conjunto (Pedersen 2009). Por ejemplo, entre 5 y el 20% de la población de Estados Unidos es infectado por la gripe estacional cada año (NIAID 2011). Global, las epidemias estacionales de la gripe explican 3-5 millones de cajas severas de enfermedad (Yoo 2011) y de hasta 1 millón de muertes cada año (música 2012). En los Estados Unidos, la gripe estacional se asocia a más de 200 000 hospitalizaciones y millares de muertes cada año (Lynch 2007; CDC 2011c; NFID 2012); así, representa una carga económica significativa con hasta cerca de 5 mil millones dólares anualmente en los costes médicos (Lambe 2012; Mao 2012; Afilalo 2012).

Aunque una mayoría del sufrimiento y de la muerte atribuibles a la gripe estacional sea debido a las infecciones entre el mayor (Afilalo 2012), la gripe estacional se ha sabido para causar enfermedad y la hospitalización clínicas en todos los grupos de la misma edad (Banzhoff 2012). Los brotes de gripe estacional comienzan generalmente precipitadamente, con una oleada en casos clínicos de la fiebre pediátrica y de las enfermedades respiratorias, que es seguida por una oleada similar en síntomas entre adultos. Estos brotes estacionales duran generalmente por cerca de 3 meses, y se separan dentro de una comunidad durante una temporada alta de 2-3 semanas (Afilalo 2012).

Entre adultos de otra manera sanos, la gripe estacional se asocia típicamente a cerca de 6-8 días de síntomas clínicos tales como fiebre súbita, cansancio general, dolor de cabeza, o dolores del músculo (Shobugawa 2012; Pedersen 2009; CDC 2012b). Los síntomas comunes adicionales pueden incluir tos seca/improductiva, la garganta dolorida, y una nariz que moquea/sofocante (CDC 2012b; Hayden 2011). La gripe estacional puede también causar complicaciones más serias, tales como pulmonía, infecciones del oído, infecciones del sino, deshidratación, y empeoramiento bacterianos secundarios de dolencias crónicas incluyendo asma, diabetes, y la insuficiencia cardiaca congestiva (CDC 2012b). Entre ésos en la mano de obra, la infección estacional de la gripe se asocia a una media de 4-5 días de bajas por enfermedad cada año (Pederson 2009). De hecho, tomar las bajas por enfermedad para la gripe se recomienda para disminuir el riesgo de transmisión (Pedersen 2009).

El papel de Cytokines

Cytokines es un grupo multifuncional de proteínas de la señalización que regulen inmune y en respuestas ammatory del fl y es lanzado por las células en respuesta a la infección. Con la mayoría de las infecciones, el lanzamiento de cytokines es controlado para mantener un equilibrio entre matar al virus y la reducción al mínimo de daño a las células sanas (Tisoncik 2012; Danese 2007). Sin embargo, cuando ciertos tipos severos de virus de la gripe A (tales como H5N1) invaden las células endoteliales y comienzan a proliferar, las células señalarán por medio de luces fuera de control y montarán de vez en cuando una inmunorespuesta del anfitrión excesivo (Schmolke 2009). También llamó una “tormenta del cytokine,” este fenómeno clínico implica la superproducción masiva de cytokines inflamatorios, tales como factor de necrosis de tumor (TNF), interferones (IFN), factores colonia-estimulantes (CFS), e interleukins (ILs) (Tisoncik 2012; Walsh 2011a; Phung 2011; Teijaro 2011).

Tormenta del Cytokine

La tormenta del Cytokine – una respuesta inflamatoria masiva montada por un sistema inmune robusto en respuesta a un patógeno – es un calculador del sufrimiento y de la muerte, especialmente entre jóvenes, si no individuos sanos con los sistemas inmunes altamente competentes (mA 2011). Aunque las tormentas del cytokine se asocien a la destrucción del tejido en los pulmones (nosotros 2008), los estudios de la autopsia de los pacientes H5N1 han mostrado que este dysregulation de cytokines pudo también ser la causa del daño tisular múltiple del órgano (Gao 2010). La iniciación de una tormenta del cytokine no sólo se limita a H5N1, pero también se asocia a una amplia variedad de enfermedades virales, bacterianas, e inmunológicas (Walsh 2011b).

Un método potencial para controlar tormentas del cytokine es restringir la inmunorespuesta del anfitrión, para reducir el daño inflamatorio infligido a sí mismo (Walsh 2011a; Danese 2007). Sin embargo, esto se ha resuelto con poco éxito. Otras estrategias terapéuticas se dirigen que reducen la inflamación (Tisoncik 2012). Agentes mostrados para suprimir la producción excesiva del cytokine, incluyendo el aceite de pescado, té verde (Rowe 2007), aceite de semilla negro de comino (Majdalawieh 2010; Salem 2000; Salem 2011; Salem 2005), y se aconseja la vitamina D (Cannell 2006).