Venta del cuidado de piel de Life Extension

Herpes y tablas

Intervenciones naturales apuntadas

Aunque no haya curación eficaz para las infecciones del virus de herpes, varias intervenciones naturales pueden ayudar a reducir la frecuencia de brotes. Las tablas y el herpes pueden manifestar cuando el sistema inmune no puede evitar que la infección viral latente reactive. Por lo tanto, las intervenciones naturales que mantienen la salud del sistema inmune pueden ayudar a prevenir brotes.

Los antioxidantes ayudan a neutralizar la especie reactiva del oxígeno, que puede dañar las células del sistema inmune (Cannizzo 2011; Hughes 2000). Esto es especialmente importante para los ancianos, cuyos sistemas inmunes funcionan menos óptimo que en individuos más jovenes. La suplementación con los antioxidantes puede ayudar a combatir este immunosenescence relativo a la edad y a ayudar a evitar las deficiencias alimenticias, que son comunes entre los ancianos (Chen 2012).

Vitamina C

La vitamina C, también llamada ácido ascórbico, es una antioxidante potente y tiene propiedades antivirus naturales (Brinkevich 2012; Uozaki 2010; López 2009). Los estudios de laboratorio muestran que la vitamina C y algo de sus metabilitos evitan que HSV-1 replique (Furuya 2008; Uozaki 2010; Brinkevich 2012). Un estudio en voluntarios del ser humano con las lesiones activas HSV-1 encontró que una fórmula que contenía vitamina C podía prevenir los brotes HSV-1 cuando estaba tomada en el plazo de 48 horas de inicio de zumbar o de picar en el sitio del brote. Por otra parte, incluso cuando la fórmula de la vitamina C fue tomada después de este periodo de tiempo, ayudó a reducir la severidad y la duración de los brotes (López 2009).

Además de apoyar el sistema inmune y potencialmente de la ayuda prevenga los brotes, vitamina C puede proporcionar alivio del dolor del nervio que acompaña a menudo las tablas (Johnson 2004). Los investigadores encontraron que la administración intravenosa de la vitamina C puede ayudar a reducir manifestaciones del dolor y de la piel de las tablas (Schencking 2012; Byun 2011). Los efectos de dolor-alivio de la vitamina C pueden ser debido a su capacidad de modular los niveles de dos sustancias químicas inflamatorias: interleukin-6 (IL-6) e interleukin-8 (IL-8) (Kapoor 2012). También aparece esa gente que experimenta dolor severo después de que un brote de las tablas tenga niveles inferiores de la vitamina C, y la suplementación de la vitamina C fue mostrada para reducir el dolor espontáneo ese estos individuos experimentados (Finnerup 2005; Chen 2009).

Seta de Reishi

La seta del reishi, también conocida como lucidum de Ganoderma, es un hongo que se ha utilizado medicinal durante siglos en China, Japón, y Corea (Paterson 2006). Algunos de los componentes del reishi aparecen tener propiedades antivirus (Paterson 2006). Los investigadores han identificado dos diversos compuestos en la seta del reishi, conocida como GLPG (lucidum de Ganoderma proteoglycan) y APBP (polisacárido encuadernado de la proteína ácida), que mostraron actividades antivirus fuertes contra HSV-1 y HSV-2 in vitro (Liu 2004; Li 2004; Kim 2000).

Las preparaciones de la seta del reishi también han mostrado resultados prometedores en ensayos humanos. Reishi era muy eficaz en la reducción del dolor causado por el herpes y escalona las infecciones que no respondieron al tratamiento estándar. También, una mezcla herbaria que contenía reishi redujo dolor de las tablas. Además, otra mezcla herbaria reishi-que contenía acortó la duración de síntomas en pacientes con las infecciones del herpes oral y genital (Hijikata 1998; Hijikata 2005; Hijikata 2007).

Mucha de la ventaja de los reishi puede ser debido a su capacidad de combatir el immunosenescence – la disminución normal del sistema inmune que acompaña el envejecimiento. Ataque de las setas de Reishi e immunosenescence reverso con los efectos combinados de tres compuestos: primero, un grupo de carbohidratos de cadena larga llamados los polisacáridos, segundos, una proteína única nombró LZ-8 y el tercero, un pequeño grupo esteroide-como de moléculas llamó los triterpenos (Bao 2001; Xu 2011; Yeh 2010).

Junto, estos tres componentes del reishi alcanzan las metas duales de promover inmunorespuestas sanas contra la inflamación viral, bacteriana, o de las infecciones por hongos, mientras que suprimen excesiva o crónica que amenaza a salud a largo plazo.

Entre su amplio-espectro los efectos de inmune-impulso son los siguientes:

  • Reishi promueve la especialización de células y de macrófagos dendríticos. Estas células son esenciales en permitir que los individuos reaccionen a las nuevas amenazas, para las vacunas, y las células cancerosas (Cao 2002; Lai 2010; En enero de 2011; Ji 2011; Chan 2005).
  • Los efectos de Reishi sobre las células dendríticas se han demostrado impulsar la respuesta a la vacuna del tétanos. Las proteínas de la seta están también bajo investigación como “coadyuvantes” a las vacunas emergentes y a otra de la DNA del cáncer los tratamientos contra el cáncer inmune-basados (Lai 2010; Chu 2011; Lin 2011; Zhu 2012).
  • El polisacárido de Reishi acciona crecimiento y el desarrollo de la médula, donde están nacidas la mayoría de las células inmunes. Después de la erradicación de la médula por quimioterapia, el reishi aumentó la producción de glóbulos rojos y blancos (Zhu 2007).
  • Los números de los aumentos de Reishi y las funciones de muchas variedades de células en el sistema inmune, tal como células de asesino naturales, anticuerpo-produciendo las células de B, y las células de T responsables de respuesta rápida a un nuevo o “recordaban” el antígeno (enero de 2011; Wang 2012; Jeurink 2008).

En el otro lado de la moneda del immunosenescence, los diversos componentes de los reishi trabajan para suprimir los cytokines inflamatorios producidos durante la inflamación crónica, según lo considerado por ejemplo en artritis reumatoide, mientras que mantienen las respuestas inflamatorias agudas normales (Ji 2011; Kohda 1985; Ho 2007; Ko 2008; XI Bao 2006). Bajo condiciones de la inflamación crónica, el reishi reduce a los promotores inflamatorios (Dudhgaonkar 2009).

Vitamina A

La vitamina A y su precursor, betacaroteno, son antioxidantes potentes (Cerezo 2012; Liebler 1996; Stahl 2012). Además, la vitamina A y el betacaroteno pueden tener algunas propiedades únicas relevantes en el contexto de las infecciones de HSV: el betacaroteno puede ayudar a proteger la piel contra el daño de la luz del sol, que es un disparador sabido de los brotes HSV-1 (Stahl 2012). Además, los niveles de la vitamina A del suero aparecen tener un efecto sobre el vertimiento viral de HSV: fue divulgado que en las mujeres no embarazadas que no tomaban control de la natalidad hormonal, los niveles bajos de la vitamina A fueron asociados al vertimiento creciente de HSV de la zona genital femenina (Mostad 2000). Esto sugiere que la vitamina A pueda ayudar a prevenir la transmisión del herpes a otras.

Vitamina D

Mientras que en la última vitamina D fue apreciada para su papel en el mantenimiento de la salud del hueso, pruebas más recientes sugieren que pueda ser un immunomodulator potente también (Aranow 2011; Lang 2012). Por ejemplo, la deficiencia de la vitamina D se asocia a la función inmune empeorada y a la susceptibilidad creciente a las infecciones (Aranow 2011).

Varias líneas de pruebas sugieren que la vitamina D pueda ayudar a combatir herpes y que escalone brotes. En un estudio, los pacientes de diálisis que recibieron suplementación del hierro y de la vitamina D eran menos probables desarrollar los brotes de las tablas (Chao 2012). La vitamina D puede también poder aliviar el dolor asociado a las tablas (Bartley 2009). Además, a partir de la época de esta escritura, un estudio estaba en curso considerar si la vitamina D puede contribuir a una inmunorespuesta más robusta a la vacunación de las tablas (Ginde 2012).

Con respecto a brotes del herpes, un grupo de investigadores estudió la relación entre la situación de la vitamina D y los niveles del anticuerpo a varios virus, incluyendo virus de herpes, en niños con esclerosis múltiple y controles. Encontraron que niveles más altos de la vitamina D correspondieron con más anticuerpos contra HSV-2 entre niños con la esclerosis múltiple, sugiriendo los niveles crecientes de la vitamina D pueden permitir que el sistema inmune responda mejor a la infección (Mowry 2011). La vitamina D puede también aumentar los niveles de un péptido antimicrobiano inmunológico llamado el cathelicidin, que tiene propiedades antivirus contra HSV-1 y otros virus (barba 2011).

Cinc

Cubra con cinc los juegos un papel en muchos aspectos del sistema inmune. La deficiencia de cinc se ha asociado a la disfunción inmune y a un riesgo creciente de infección (Overbeck 2008; Prasad 2008). Los estudios revelan que los niveles del cinc tienden a disminuir con edad, paralelamente a disminuir la función inmune (Haase 2009).

En estudios de laboratorio, el sulfato de cinc causó hasta una inhibición del 98% de la réplica de HSV-1 (Gordon 1975). Además, otra forma de cinc – óxido de cinc – fue encontrada para ser eficaz en la prevención de HSV-2 de las células que entraban (Antoine 2012). Los modelos animales han mostrado que las soluciones del cinc protegen contra las infecciones vaginales o rectales HSV-2 (Bourne 2005; Fernández-Romero 2012). También, los ungüentos de cinc tópicos se han utilizado con éxito para tratar brotes cutáneos de herpes simple en los seres humanos (Gaby 2006). Además, los ungüentos tópicos que contenían el óxido de cinc junto con otros ingredientes naturales fueron mostrados para causar la mejora significativa en las lesiones del herpes oral (Ulbricht 2012; Godfrey 2001; Singh 2005).

Lisina

El virus del herpes simple requiere una gran cantidad de la arginina del aminoácido replicar correctamente (Tomblin 2001). La lisina, otro aminoácido, tiene una estructura similar a la arginina y pone sus efectos en contra, haciéndola más dura para que HSV replique (Tomblin 2001). Por ejemplo, las dietas ricas en lisina y bajo en arginina se han mostrado para ayudar a suprimir la réplica de HSV (Rubey 2010).

Un estudio de doble anonimato, placebo-controlado que participantes incluidos con el herpes oral-facial o genital, encontrado que el consumo de un gramo de L-lisina tres veces por el día por 6 meses redujo la frecuencia, la duración, y la severidad de los brotes del herpes (Griffith 1987). Otros estudios también han encontrado que la suplementación de la lisina puede reducir la frecuencia de los dolores fríos que ocurren durante la infección HSV-1 (Ozden 2011). Total, la lisina aparece poder reducir la intensidad y la frecuencia de las llamaradas de HSV cuando se utiliza regularmente (el comité examinador de la leva de EBSCO 2011).

Propóleos

El propóleos es a resina-como la sustancia obtenida de colmenas y tiene una larga historia del uso medicinal (base de datos completa 2012 de las medicinas naturales). Contiene una mezcla de varios compuestos, incluyendo los flavonoides y los polifenoles, muchos cuyo tenga actividad anti-HSV-1 (Schnitzler 2010). La variedad de efectos que tenga en el sistema inmune, así como sus propiedades antiinflamatorias, puede permitir que ayude al cuerpo más con eficacia a luchar las infecciones (Storcin 2007).

En un estudio, un componente del propóleos fue encontrado para inhibir perceptiblemente la síntesis de HSV en los cultivos celulares (Amoros 1994). Otro estudio mostró que un extracto del propóleos tiene actividad antivirus potente contra HSV-2 en los cultivos celulares (Nolkemper 2010). Notablemente, un ungüento que contenía los flavonoides del propóleos era más eficaz en la ayuda de la cura de las lesiones del herpes genital y de reducir síntomas locales que el acyclovir antivirus de la medicación (Vynograd 2000). El propóleos, como ungüento del 3%, también fue mostrado para reducir la duración de los dolores fríos causados por herpes oral y disminuyó el dolor asociado a las lesiones (Ehrlic 2011a).

Lactoferrina

La lactoferrina es una proteína encontrada en la vaca y la leche del ser humano (Berlutti 2011). Tiene propiedades antimicrobianas naturales y puede ayudar a proteger el cuerpo contra las infecciones bacterianas, fungicidas, parásitas, y virales (Valentín 2005; Berlutti 2011; Jennsen 2008). Particularmente, muchos estudios han mostrado que la lactoferrina puede inhibir la réplica de HSV-1 y de HSV-2 y también bloquear el virus de las células que entran (Fujihara 1995; Välimaa 2009; Andersen 2004; Marr 2009; Jennsen 2008; Jennsen 2005). Aunque los ensayos clínicos sean necesarios corroborar estos hallazgos, la lactoferrina aparece ser un agente terapéutico prometedor contra infecciones de HSV.

Curcumina

La curcumina es un compuesto encontrado en la cúrcuma de la especia (Aggarwal 2007). Se piensa para ayudar al cuerpo a combatir muchas infecciones, incluyendo ésos causados por los virus, y tiene actividades antiinflamatorias y antioxidantes (Chainani-Wu 2003). Además, tópico bate contener curcumina se han utilizado en la medicina tradicional india para las enfermedades que causan las ampollas, tales como tablas (Chainani-Wu 2003). La curcumina fue mostrada para proveer de la protección contra la infección HSV-1 y HSV-2 (Zandi 2010; Khan 2005; Kutluay 2008). La actividad contra HSV-1 fue mostrada para ocurrir debido a la capacidad de la curcumina de guardar el virus de expresar los genes necesarios para la infección y la réplica (Kutluay 2008).

Fucoidans

Fucoidans es polímeros naturales del azúcar encontrados en las algas marinas comestibles y algunas otras fuentes oceánicas (Fitton 2005). Fucoidans se ha mostrado para estimular el sistema inmune (Fitton 2005). Además, muchos fucoidans tienen actividad antivirus potente contra varios virus comunes, incluyendo HSV-1 y HSV-2 (Li 2008; LY 2005; Feldman 1999; Lee 2004; Fitton 2005; Hayashi 2008). Los modelos animales han encontrado que los fucoidans protegen contra HSV-1 por una combinación de la inhibición directa de la réplica viral y estimulando la inmunorespuesta del cuerpo contra el virus (Hayashi 2008). Los estudios del ser humano mostraron que fucoidan oral, administrado por 10 días, puede ayudar a apresurar la cura e inhibir la reactivación de lesiones en las infecciones HSV-1 y HSV-2 y en las tablas (Fitton 2005).

Bálsamo de limón

El bálsamo de limón (officinalis de Melissa) es una forma de menta usada tradicionalmente para tratar numeroso de dolencias, incluyendo los brotes del herpes (Yarnell 2009). Varios experimentos del laboratorio han mostrado que los extractos del bálsamo de limón posee una variedad de actividades antivirus contra HSV-1 y HSV-2 (Mazzanti 2008; Astani 2012; Schnitzler 2008; Geuenich 2008; Nolkemper 2006; Allahverdiyev 2004; Dimitrova 1993). Los ensayos clínicos han evaluado la eficacia de las preparaciones tópicas del bálsamo de limón y han mostrado resultados positivos. En un ensayo, un ungüento del bálsamo de limón mejoró los síntomas del herpes oral comparados al placebo cuando diario aplicado de 4 veces por 5 días; el tratamiento del bálsamo de limón también previno la extensión del brote, y los autores sugirieron que el bálsamo de limón pueda aumentar el tiempo entre los brotes (Koytchev 1999). Dos ensayos adicionales que implican a 115 y 116 pacientes, respectivamente, también encontrados que la terapia local con el extracto del bálsamo de limón facilita con eficacia los síntomas del herpes oral (Wolbling 1994).

Regaliz

Regaliz (Glycyrrhiza spp.) ha demostrado actividad antivirus contra varios virus, incluyendo HSV-1 y el zoster de la varicela (Fiore 2008; Takahara 1994). En un modelo animal de la encefalitis del herpes simple, el extracto de la raíz de regaliz redujo la réplica vital HSV-1 en el cerebro por el 45% y mejoró perceptiblemente la tasa de supervivencia de los animales tratados (Sekizawa 2001).