Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Hepatitis C

Tratamiento convencional

La meta de la terapia de la infección de HCV es reducir o parar la progresión de la fibrosis y prevenir el desarrollo de la cirrosis avanzada (Wilkins 2010).

El tratamiento estándar para la hepatitis C se centra sobre el interferón pegylated más el ribavirín (PEG-IFN/RBV).

  • Los interferones ocurren naturalmente y ayudan al sistema inmune para reconocer y para atacar virus. El interferón de Pegylated es un interferón químicamente alterado que sigue siendo activo en el cuerpo durante mucho tiempo y las ayudas montan inmunidad robusta contra HCV.
  • El ribavirín es una droga antivirus que interfiere con la réplica viral.
  • La combinación de las dos drogas es más eficaz que cualquiera solamente.

Durante el interferón pegylated más el tratamiento del ribavirín, los médicos prueban rutinario niveles de enzimas del hígado, de anticuerpos de HCV, y del virus sí mismo en la circulación sanguínea. La supervisión de estos niveles puede ayudar a medir la eficacia del tratamiento y a determinar el pronóstico (fuerte 2012; Munir 2010; Wilkins 2010).

Este tratamiento de la combinación es ineficaz adentro sobre el 40% de pacientes de HCV, dejando a estos individuos a los acercamientos adicionales de la búsqueda para suprimir el virus y/o para protegerlo contra sus efectos perjudiciales. Por otra parte, las contraindicaciones y los efectos secundarios severos asociados al interferón (e.g., depresión, anemia, leucopenia y sepsia) pueden hacer desafiar del tratamiento (Wilkins 2010; Alkhouri 2012).

La respuesta virologic continua es el marcador sustituto para evaluar la eficacia del tratamiento. Si el tratamiento de HCV es acertado, el paciente alcanzará una respuesta virologic continua; esto ocurre cuando el ARN de HCV no se puede detectar en suero 24 semanas después de los extremos del tratamiento (Alkhouri 2012).

Protección contra anemia Ribavirín-inducida con los antioxidantes

El ribavirín (RBV) puede dañar las membranas celulares de glóbulo rojas y causar la anemia (Russmann 2006; Hino 2006). Esto puede afectar negativamente respuesta del tratamiento necesitando una reducción de la dosis, o fuerce al paciente a parar el tratamiento en conjunto (Krishnan 2011; Reddy 2007).

La tensión oxidativa contribuye a la avería ribavirín-inducida de las membranas celulares de glóbulo rojas (Russmann 2006), tan las terapias que apuntan apagar radicales libres reactivos piqued el interés de investigadores.

Los antioxidantes probados en pacientes con anemia ribavirín-inducida han rendido los resultados prometedores (Thevenot 2006). En pacientes crónicos de HCV, 100 gramos de diario de la comida funcional tomate-basada (que contiene niveles de antioxidantes naturales) además del tratamiento estándar de la combinación disminuyeron la severidad de la anemia ribavirín-relacionada y aumentaron tolerancia paciente a la dosis completa del ribavirín. Específicamente, 8,7% del grupo de alimentos funcional tuvieron que disminuir su dosis diaria del ribavirín contra 30,4% en el grupo de control (Morisco 2004).

En otro estudio de los pacientes crónicos de HCV, el adición de una dosis diaria del alto de las vitaminas C (2.000 mg/día) y de E (2.000 mg/día) al tratamiento del interferón alfa-2b/ribavirin de la combinación prevenido ribavirín-indujo la anemia (Kawaguchi 2007). En otro estudio, mientras que las vitaminas C (750 mg/día) y E (500 mg/día) además del tratamiento estándar por 26 semanas no suprimieron anemia ribavirín-inducida, el predominio de la reducción de la dosis era mucho más bajo en el grupo de la vitamina (14,3%) contra el grupo de control (47,1%). Además, solamente 7,1% del grupo de la vitamina interrumpieron el tratamiento comparado a 35,3% del grupo de control (Hino 2006).