Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Hepatitis B

Tratamiento convencional para la hepatitis B

Las resoluciones agudas de la hepatitis B típicamente en sus las propio y pueden no requerir el tratamiento (Liaw 2009). La meta del tratamiento crónico de la hepatitis B es suprimir la réplica viral de HBV, que puede limitar la progresión de la hepatitis y puede bajar el riesgo de algunas complicaciones, tales como cirrosis o cáncer (Gish 2012).

Terapia antivirus. Hay 7 drogas aprobadas para el tratamiento de la hepatitis crónica (Mutimer 2012). El interferón (IFN) es una proteína de la señal producida por las células infectadas o cacerígenas para alentar la inmunorespuesta de las células vecinas (Marieb 2010). La terapia alfa del interferón (IFN-α) es una antivirus aprobado para la infección de HBV y de HCV. IFN-α estándar e IFN-α pegylated (un derivado de IFN con una semivida más larga en el cuerpo) (Grimm 2011) se administran vía la inyección subcutánea (Nebbia 2012). Los INF-α, solamente o conjuntamente con el lamivudine análogo del nucleósido, bajan la carga viral y normalizan los niveles del ALT (Scaglione 2012). IFN solamente puede reducir la incidencia de la cirrosis, del carcinoma hepatocelular, y de las muertes hígado-relacionadas (Scaglione 2012). Los efectos secundarios de IFN incluyen cansancio, gripe-como síntomas, los cambios del humor, supresión de médula, y desarrollo o exacerbación de las enfermedades autoinmunes (Scaglione 2012). IFN-α puede ser mejor para alcanzar una respuesta virológica continua que análogos del nucleótido (véase abajo) (Nebbia 2012).

Análogos del nucleótido y del nucleósido. Análogos del nucleótido y del nucleósido (NUCs; el lamivudine, el telbivudine, el entecavir, el dipivoxil del adefovir, y el fumarato del disoproxil del tenofovir) interfieren con la réplica viral de HBV. Los ensayos de NUCs en pacientes de HBV demuestran una disminución de la carga viral, los niveles del ALT, e incidencia hepatocelular del carcinoma, así como la revocación posible de la cirrosis HBV-mediada. Como medicaciones orales, NUCs es más conveniente de tomar que IFN, pero el desarrollo eventual de la resistencia a estas drogas limita su utilidad a largo plazo. Los efectos secundarios, que varían por la droga, incluyen la neuropatía myopathy y periférica (telbivudine), la toxicidad del riñón y la disfunción (tenofovir y adefovir), la densidad mineral disminuida del hueso (tenofovir), y la acidosis láctica en pacientes con la enfermedad del higado (entecavir) (Scaglione 2012).