Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Infecciones por hongos (candida)

Terapia alimenticia para Candida Infections

Se dan la subida de las infecciones de la candida (Hsu 2011), y su resistencia cada vez mayor contra las drogas antihongos de uso general (Pfaller 2012), las terapias nuevas para la prevención y la gestión de estas infecciones necesario (Mailander-Sánchez 2012).

Las modificaciones dietéticas tales como limitación de la toma de los carbohidratos refinados (e.g., pastas, pan, dulces, refrescos, etc.) pueden ser útiles para la gente con infecciones de la candida. Un azúcar dietético más alto se asocia a candidiasis vulvovaginal y el metabolismo anormal de la glucosa se asocia a las infecciones vulvovaginales que se repiten (Donders 2010). Las dietas ricas en carbohidratos también se asocian a crecimiento excesivo de la candida en el aparato gastrointestinal y pueden contribuir a la invasión de la mucosa (Weig 1999; Akpan 2002). Los estudios de laboratorio indican que exceso de la glucosa debilita la respuesta del sistema inmune a la candida así como la clase del azole de drogas antihongos (Rodaki 2009). Los pacientes de la candidiasis deben mantener una dieta sana, equilibrada, pues la nutrición pobre es un factor de riesgo comúnmente pasado por alto para bacteriano y las infecciones por hongos (Curtis 2010). Más información sobre control del azúcar de sangre está disponible en el protocolo de la diabetes.

Probiotics – los datos sugieren que el probiotics tal como lactobacilo sea beneficioso contra las infecciones de la mucosa de la candida (Mailander-Sánchez 2012), y se deben considerar especialmente para las mujeres que sufren de más de tres candidiasis por el año (Falagas 2006). La investigación muestra que el probiotics ejerce sus acciones beneficiosas suprimiendo el crecimiento de la candida (en las diversas regiones del cuerpo) e inhibiendo la capacidad de la candida de adherirse a las superficies de la célula (Balish 1998).

Los productos dietéticos que contienen bacterias probióticas (e.g., los ciertos quesos y yogures) pueden ayudar a crecimiento de la candida del control en el cuerpo humano (Hatakka 2007; Williams 2002). En un estudio, el yogur que contenía el lactobacilo fue asociado a una cantidad disminuida de levadura vaginal (detectada por la cultura), así como un índice reducido de descarga vaginal se asoció a las candidiasis (Martínez 2009).

Mientras que el yogur de largo se ha considerado un remedio natural preferido para la candidiasis vaginal, y se ha mostrado para suprimir el crecimiento de los albicans de la candida (Williams 2002; Hamad 2006), las mujeres deben elegir cuidadosamente los productos del yogur que son bajos en azúcar. El probiotics suplemental que contiene el lactobacilo, administrado u oral o vaginal, puede también ayudar a resolver infecciones urogenitales (candidiasis incluyendo) (Reid 2001; Abdelmonem 2012). Particularmente, el rhamnosus de la especie del lactobacilo y el reuteri se han estudiado para repopulating la flora vaginal y reducir las poblaciones de la levadura (Reid 2003; Reid 2009).

Probiotics puede también ser útil después de un curso de antibióticos. Los antibióticos usados para matar a bacterias patógenas también destruyen la flora bacteriana beneficiosa de la vagina, poniendo a mujeres a riesgo para desarrollar las candidiasis (Donders 2010). Probiotics también ayuda a reequilibrar bacterias de la tripa, y puede ayudar así a evitar síntomas del síndrome permeable de la tripa (Horne 2006).

Resveratrol – el Resveratrol, un compuesto encontrado en la piel de uvas, puede contribuir a las características antiinflamatorias del vino rojo. En 2007, los investigadores investigaron (en un laboratorio) la actividad fungicida del resveratrol contra albicans de la candida. Concluyeron que el resveratrol demostró propiedades antihongos potentes, y aparecen ser más seguros que las drogas antihongos convencionales tales como anfotericina B (Jung 2007). En 2010, la investigación adicional reveló que el resveratrol empeora la capacidad de los albicans de la candida de convertir en su forma más infecciosa, y así puede ser un agente útil contra infecciones de la candida. De hecho, la estructura química del resveratrol puede formar la fundación totalmente de una nueva clase de drogas antihongos (Okamoto-Shibayama 2010).

Goldenseal – Goldenseal (canadensis L. del Hydrastis) es un botánico que se ha utilizado para luchar la inflamación y la infección. Un ingrediente activo en goldenseal es el berberine (Ettefagh 2011), que se ha mostrado para tener efectos antihongos fuertes contra candida en un ajuste del laboratorio (Liu 2011). Berberine también ha demostrado efectos sinérgicos contra albicans de la candida cuando está utilizado conjuntamente con las drogas antihongos de uso general (e.g., fluconazole) en los estudios de laboratorio (Wei 2011; Iwazaki 2010; Xu 2009). Berberine puede combatir crecimiento de la candida interfiriendo con la capacidad del hongo de penetrar y de adherirse a las células huesped (Yordanov 2008). Los resultados del estudio han sido tan positivos que, similar al caso con resveratrol, los análogos sintéticos del berberine se están desarrollando que pueden representar una nueva clase de medicaciones antihongos (parque 2006; Parque 2010).

Lactoferrina – lactoferrina, una proteína encontrada en las secreciones de la mucosa (e.g., colostro/leche humana, rasgones, saliva, y líquido seminal) (Haney 2012; Andrés 2008; Venkatesh 2008), posee actividad antimicrobiana del amplio-espectro contra bacterias, hongos, virus, y protozoos (Kobayashi 2011). La lactoferrina demuestra un efecto antihongos significativo contra una variedad de especie patógena de la candida (es decir, Albicans de la candida, krusei de la candida y candida tropicalis)(Al-jeque 2009). Además de la capacidad de la lactoferrina de interferir con crecimiento de la candida en sus los propio, también exhibe sinergia potente con las drogas antihongos comunes; se ha mostrado para aumentar la actividad antihongos del fluconazole contra la candida (Kobayashi 2011). Aunque la actividad antihongos de la lactoferrina contra albicans de la candida haya sido establecida, el mecanismo por el cual alcanza este efecto no está como claramente (Andrés 2008). La capacidad de la lactoferrina de atar para planchar puede contribuir a su actividad antihongos (yen 2011), especialmente puesto que el hierro aparece aumentar la proliferación de la especie de la candida (Al-jeque 2009).

La lactoferrina derivada de fuentes bovinas y humanas inhibe crecimiento de la candida oral (Venkatesh 2008). Sin embargo, la lactoferrina derivada los bóvidos se ha identificado específicamente como opción prometedora del tratamiento para la candidiasis orofaríngea (Yamaguchi 2004).

Aceite del árbol del té – el aceite del árbol del té es un aceite esencial derivado de las hojas del alternifolia australiano nativo de Melaleuca de la planta (alternifolia del M.). Es bien sabido para su valor medicinal y ha sido utilizado por los aborígenes australianos para tratar fríos, las gargantas doloridas, las infecciones de la piel, y las mordeduras de insecto (Larson 2012; Warnke 2009). El aceite del árbol del té tiene una variedad de propiedades terapéuticas (e.g., antiinflamatorio y antiséptico) y es un ingrediente popular en varios productos cosméticos naturales (e.g., champú, aceite del masaje, y crema) de la piel/del clavo (Larson 2012; Catalán 2008; Mondello 2006). Aceite del árbol del té, capaz de eliminar un gran número de microorganismos (Catalán 2008), promesa de las demostraciones como tratamiento para las infecciones de la candida (Willcox 2005). Los estudios animales indican aquél de los compuestos activos en aceite del árbol del té, terpinen-4-ol, pueden ser especialmente prometedores para tratar formas drogorresistentes de candidiasis vaginal (Mondello 2006). Además, el aceite del árbol del té puede tener efectos beneficiosos contra la candidiasis orofaríngea fluconazole-resistente (Wilcox 2005).

La investigación del laboratorio indica que el aceite del árbol del té puede ejercer su efecto de la levadura-matanza inhibiendo la capacidad de la candida de replicar. También aparece interferir con las propiedades de la membrana/las funciones de la candida (Catalán 2008). Además, la investigación ha demostrado el aceite del árbol del té reduce la capacidad de la candida de adherirse a las superficies de la célula humana (Sudjana 2012).

Aunque el aceite del árbol del té se asocie de vez en cuando a dermatitis de contacto (cuando está utilizado tópico), se considera generalmente ser seguro. Sin embargo, puede ser tóxico cuando está injerido oral, produciendo una variedad de efectos negativos (e.g., el vomitar, diarrea, y alucinaciones) (Larson 2012). Por lo tanto, se utiliza típicamente tópico y debe ser guardado fuera del alcance de niños jovenes.

Otros aceites esenciales – los aceites esenciales (es decir, aceites volátiles) refieren a los compuestos encontrados dentro de las plantas aromáticas que les dan un olor o un olor particular (NIH 2012). La mayoría de los aceites esenciales son una mezcla de diversas sustancias químicas, que están de interés clínico debido a su espectro grande de las actividades biológicas (de Araujo 2011).

Aunque el aceite del árbol del té se considere uno de los aceites esenciales más importantes para la actividad biológica contra la candida (Mondello 2006), una amplia variedad de aceites esenciales poseen el cineole carvacrol, 1,8 de las propiedades de la anti-candida (e.g., el geraniol, el germacrene-D, el limoneno, el linalool, el mentol, y el thymol) (Azimi 2011). Los modelos experimentales que implican el aceite de geranio (o su geraniol del componente principal) muestran que suprimió el crecimiento de la célula de la candida (Maruyama 2008). Además, el aceite de clavo y su eucalipto constitutivo importante han mostrado particularmente efectos potentes contra la candida (Nozaki 2010), y pueden ser eficaces contra formas resistentes de la multi-droga de albicans de la candida solamente o conjuntamente con otras drogas antihongos comunes (e.g., el fluconazole o la anfotericina B) (Khan 2012). Un estudio de laboratorio demostró que el aceite esencial del tomillo marroquí puede actuar sinérgico con las drogas antihongos comunes, potencialmente reduciendo la necesidad de las altas dosis, que pueden a su vez minimizar efectos secundarios y los costos asociados del tratamiento (Saad 2010). La investigación también ha identificado el aceite esencial de la verbena del limón (triphylla de Aloysia) como alternativa prometedora para el tratamiento de la candidiasis (Oliva Mde 2011). Los compuestos aislados del aceite esencial del orégano poseen actividad antihongos también (Rao 2010).

Ajo – durante siglos, alium sativum de la planta del ajo se ha utilizado como una comida popular, una especia, y remedio herbario (Aviello 2009; Dini 2011). El ajo se ha observado para poseer las ventajas cardiovasculares (Ginter 2010), anticáncer, antioxidantes, y antimicrobianas (Dini 2011). El ajo (y su allicin constitutivo) pueden causar la inhibición potente del crecimiento en levadura y ser eficaces contra la candidiasis de la mucosa y sistémica/invasor (Chungkin 2007; Bajo 2008). La investigación sugiere ese allicin, debido a su efecto sobre la reducción del crecimiento del biofilm (un componente de la candida permitiendo que llegue a ser resistente a ciertos agentes antihongos), puede reducir la capacidad de la candida de llegar a ser resistente a las drogas antihongos comunes. Allicin puede también disminuir la producción de candida interrumpiendo su membrana (Khodavandi 2011). Un ensayo clínico encontró que la administración tópica de una goma del ajo era tan eficaz en la supresión de los síntomas de la candidiasis oral como la solución del clotrimazole (el tratamiento antihongos convencional para esta indicación) (Sabitha 2005). Asimismo, un estudio clínico del vaginitis de la candida concluyó que no había diferencia en respuesta del tratamiento entre una crema vaginal que contenía el ajo y el tomillo, y una crema vaginal que contenía el clotrimazole (Bahadoran 2010).

Terapias alternativas adicionales

AHCC – El compuesto correlacionado hexosa activo (AHCC) es un extracto derivado de los hongos de la familia de los basidiomicetos. AHCC ha demostrado actividad biológica contra una variedad de desordenes (NIH 2012). La investigación experimental ha mostrado que AHCC aparece tener un efecto protector contra infecciones de la candida, especialmente entre immunocompromised (Ikeda 2003). Asimismo, un estudio experimental 2008 sugirió que la suplementación con AHCC pueda aumentar la supervivencia de los anfitriones infectados agudo con una variedad de patógeno tales como albicans de la candida (Ritz 2008). Las terapias adicionales para apoyar un sistema inmune sano se pueden encontrar en el sistema inmune que consolida protocolo.

El ácido Caprylic del ácido Caprylic (es decir, ácido octanoico) está comúnmente disponible como agente sin prescripción que sea bien sabido para sus propiedades antibacterianas y antihongos (Omura 2011).

El ácido bórico del ácido bórico (es decir, ácido bórico o ácido orthoboric) es la forma más común del boro mineral, que es de uso frecuente como suplemento para construir los huesos y los músculos fuertes así como apoyar la coordinación cognoscitiva de la función y del músculo (NIH 2012; Iavazzo 2011). El ácido bórico también se ha mostrado para inhibir el crecimiento y la reproducción de los hongos (es decir, acción fungistática) (Iavazzo 2011), y se utiliza intravaginal para tratar las candidiasis (NIH 2012; Spence 2007). De hecho, una crítica 2011 concluyó que el ácido bórico se puede recomendar como tratamiento seguro, de manera efectiva, y relativamente barato para las candidiasis periódicas (Iavazzo 2011). El ácido bórico también se ha demostrado ser eficiente para el tratamiento de la mayoría de las candidiasis que son resistentes a las terapias convencionales (Donders 2010), y así se puede considerar una segundo-línea opción alternativa del tratamiento para esta indicación (das Neves 2008).