Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Frío común

Terapias alimenticias apuntadas

Después de la infección, los virus que causan el frío común se multiplican rápidamente. Mientras que la mayoría de la gente espera hasta que sus síntomas lleguen a ser insoportables, después utilice una medicación sin receta, Life Extension recomienda la acción agresiva cuando la cuenta viral sigue siendo relativamente baja y los síntomas son suaves.

La vitamina D. Evidence sugiere que la vitamina D tenga un papel significativo en la regulación del sistema inmune humano, y que pueda reducir el riesgo de ciertas infecciones bacterianas y virales (barba 2011; Grant 2010). Teóricamente, la suplementación de la vitamina D puede producir una cantidad suficiente de cathelicidin (un antimicrobiano natural y antivirus) para curar infecciones respiratorias virales tales como el frío común (Cannell 2008; Barlow 2011). Además, los datos muestran que niveles más altos de la vitamina D están asociados a un riesgo disminuido de contratar una infección viral estacional (baya 2011; Cannell 2011). Life Extension recomienda 25 un nivel de sangre óptimo del hydroxyvitamin D entre de 50 y 80 ng/ml.

Vitamina C. Las pruebas muestran que la vitamina C aumenta varios aspectos del sistema inmune y las ayudas defienden contra las infecciones (especialmente infecciones virales) (Ely 2007; Holt 2010; Heimer 2009; Khalid 2011). La vitamina C aumenta la producción y la acción de los glóbulos blancos; por ejemplo aumenta la capacidad de los neutrófilos (un tipo de glóbulo blanco) de atacar y de engullir los virus (Heimer 2009; Jariwalla 1996; Anderson 1984). La vitamina C se ha mostrado para reducir las ocasiones de coger un frío, y puede reducir la duración fría (Holt 2010; Hemila 2011). Sobre el comentario de datos clínicos a partir de 2 estudios, los investigadores encontraron que usar la vitamina C (magnesio 1000) más el cinc (magnesio 10) durante un frío podría reducir síntomas de los mocos por el hasta 27% durante 5 días de tratamiento comparados al placebo (Maggini 2012).

Cinc – las ayudas del cinc mantienen un sistema inmune sano, y la deficiencia de cinc se ha ligado a la debilitación y a la susceptibilidad inmunes significativas a las infecciones (Roxas 2007; Maggini 2012). Desafortunadamente, la deficiencia de cinc es un problema común que afecta a aproximadamente 2 mil millones personas por todo el mundo, incluso mucha gente en poblaciones occidentales. La corrección de deficiencia de cinc con la suplementación se ha mostrado a los aspectos del collarín del sistema inmune implicado en luchar las infecciones virales (Maggini 2012; Sandstead 2010; Pae 2012). Las propiedades antivirus del cinc pueden venir de su capacidad de evitar que el rinovirus ate a las células en los pasos nasales. Además, cubra con cinc se ha mostrado para prevenir la réplica viral, para reducir el lanzamiento de la histamina, y para inhibir la producción de otros mediadores inflamatorios (Singh 2011).

Un comentario completo concluyó que la suplementación del cinc fue asociada a una reducción significativa en la duración y la severidad del frío común (cuando está administrado en el plazo de 24 horas de inicio de síntomas). También fue encontrado que la suplementación del cinc durante 5 meses era útil para prevenir el frío común (Singh 2011). Los ensayos clínicos de los rombos del cinc (como el gluconato del cinc y acetato del cinc) han mostrado la ventaja en la reducción de la duración de fríos cuando están tomados en las dosis del magnesio 13-23 cada 2-3 horas el despertar (Singh 2011; Prasad 2000).

DHEA. Dehydroepiandrosterone (DHEA) es una hormona esteroide sintetizada por la glándula suprarrenal. La investigación ha revelado que DHEA posee el inmune-aumento potente y propiedades antivirus, y puede aumentar resistencia a muchas diversas infecciones experimentales (Romanutti 2010; Torres 2012; Kuehn 2011; Roxas 2007). DHEA logra esto en parte modulando varios aspectos del sistema inmune. Por ejemplo, la administración del magnesio 50 del diario de DHEA a una población mayor dio lugar a un aumento en actividad de la célula de asesino natural, a un aumento del 62% en actividad del linfocito B y a un aumento del 40% en actividad del linfocito T, que son importantes para defender contra los patógeno infecciosos (Roxas 2007).

La suplementación de DHEA es probable ser especialmente importante entre el envejecimiento y mayor, puesto que los niveles de DHEA disminuyen agudamente con la edad (Roxas 2007; Khorram 1997).

Melatonin. El Melatonin es una hormona producida en el cerebro y la tripa. Ayuda a regular el ciclo de la sueño-estela y es un antioxidante potente. La investigación indica que las ayudas del melatonin combaten muchos tipos de infecciones virales (Srinivasan 2012; Arushanian 2002; Boga 2012). Por ejemplo, el melatonin aparece “preparar” el sistema inmune obrando recíprocamente con las células inmunes especializadas llamadas las “células del T-ayudante”, teniendo en cuenta una inmunorespuesta más eficiente contra patógeno. Además, la administración del melatonin también se asocia a una producción creciente de anticuerpos (Bonilla 2004).

El papel del Melatonin como antioxidante puede ser útil durante un frío también, puesto que la mayoría de las infecciones virales se asocian a altas cantidades de tensión oxidativa (Boga 2012). Esto puede ser especialmente verdad para las poblaciones mayores, desde estos pacientes experimenta con frecuencia la debilitación relativa a la edad del sistema inmune, que coincide con las concentraciones decrecientes del melatonin (Srinivasan 2005).

Membranaceus del astrágalo. El membranaceus del astrágalo es una hierba china que contiene varios ingredientes inmune-estimulantes tales como polisacáridos, flavonoides, minerales del rastro, y aminoácidos. Mientras que se ha utilizado tradicionalmente para tratar fríos y gripe así como para el vigor cada vez mayor y la vitalidad total, mucha de la investigación realizada sobre membranaceus del astrágalo se centra en su uso para tratar deficiencia inmune condiciona (Roxas 2007; Amr 2003). En un estudio clínico que comparaba los diversos productos naturales (es decir, echinacea, membranaceus del astrágalo, y regaliz), el membranaceus del astrágalo demostró la capacidad más fuerte de activar las células inmunes (Roxas 2007).

Baya del saúco. La baya del saúco, también conocida como nigra del Sambucus, se ha utilizado para sus propiedades medicinales desde por lo menos 400 A.C. (Krawitz 2011; Roxas 2007). Las frutas purpurino-negras de la planta de la baya del saúco son una fuente rica de antioxidantes, y de largo se han considerado un remedio popular para el tratamiento de la gripe así como del frío común (Ozgen 2010; Zakay-Rones 2004). Incluso hoy, los extractos de la baya del saúco se emplean como alternativa a las drogas convencionales para la gestión de una variedad de infecciones virales y se reconocen comúnmente como agentes de apoyo contra el frío común (Krawitz 2011). Los investigadores creen que la baya del saúco lucha fríos activando a los glóbulos blancos que engullen patógeno. La Comisión alemana E (una guía terapéutica para la seguridad y la eficacia de productos herbarios) ha identificado los componentes de la baya del saúco como eficaces para el alivio de los fríos (Roxas 2007).

Ajo. Ajo (es decir, alium sativum )se ha utilizado tradicionalmente para sus propiedades culinarias y terapéuticas (Lissiman 2012). Una encuesta clínica encontró que el ajo es una de las hierbas mas comunes usadas para sus propiedades medicinales que incluyen para el tratamiento de fríos, de la gripe, y de la tos (Zhang 2008). Cuando se taja o se mastica el ajo crudo, lanza un compuesto activo del organo-azufre llamado el allicin, que ha demostrado actividad antivirus contra el rinovirus y una variedad de otros patógeno (Nahas 2011). Mientras que los estudios que evalúan el uso del ajo/del allicin para el tratamiento del frío común están careciendo, las pruebas sugieren que pueda ser útil para la prevención de tales infecciones (Nahas 2011). Por ejemplo, un estudio clínico demostró que un suplemento del ajo allicin-que contenía tomado (durante un período de 12 semanas) fue asociado una vez diariamente al 65% menos fríos que el grupo del placebo (24 contra 65). Cuando estaba comparado al placebo, el ajo/la suplementación del allicin también fue ligado hasta la reducción del 70% en la duración del síntoma (~ 1,5 contra 5 días) (Josling 2001).

Andrographis. El paniculata de Andrographis se ha utilizado eficazmente entre las culturas asiáticas para el tratamiento de fríos durante siglos (Chandrasekaran 2009; Ozolua 2011; Ji 2005; Akbar 2011; Valdiani 2012). Se divulga para tener propiedades de la baja de la presión antiinflamatoria, arterial, antivirus, y del inmune-estimulante (Yang 2010). Un estudio 2009 encontró que un extracto de Andrographis aumentó la función inmune e invirtió la immunosupresión inducida por las drogas (Naik 2009). Acumulando pruebas sugiere que el paniculata de Andrographis es eficaz como opción alternativa del tratamiento para el frío común (mapache 2004; Poolsup 2004; Kligler 2006). Por ejemplo, un estudio 2010 encontró que un extracto estandardizado de paniculata de Andrographis era más de dos veces más eficaz que placebo en la reducción de síntomas de las infecciones superiores de las vías respiratorias (Saxena 2010). Las pruebas preliminares sugieren que el paniculata de Andrographis pueda ser eficaz para la prevención de fríos también (mapache 2004).

Lactoferrina. La lactoferrina es una proteína hierro-obligatoria encontrada en leche. Es un modulador inmune potente y ha mostrado capacidad marcada de luchar bacterias, hongos, los protozoos, y los virus (Roxas 2007; Orsi 2004; Lonnerdal 2009). Los estudios de laboratorio revelan la lactoferrina inhiben la infección viral interfiriendo con la capacidad de ciertos virus de atar al receptor de la célula localizan y previenen la entrada de virus en las células huesped (Waarts 2005; Berlutti 2011). Además, la lactoferrina puede ser beneficiosa para aliviar los síntomas o las complicaciones de infecciones virales como el frío común, porque suprime el daño libremente radical-mediado (Roxas 2007).

Beta-glucano. los Beta-glucanos son los polímeros naturales de la glucosa que constituyen las membranas celulares de ciertas plantas y de los agentes patógenos (Akramiene 2007). Estos polisacáridos se han mostrado a la defensa inmune del anfitrión del aumento, y se asocian a la función del macrófago de aumento y de la célula de asesino natural (peniques 2012; Akramiene 2007). Los glucanos beta también aparecen atenuar los síntomas del frío común. Montana Center para el metabolismo de la fisiología del trabajo y del ejercicio examinó la capacidad de los glucanos beta de atenuar las infecciones respiratorias superiores en una sola persiana, ensayo aleatorizado en 2008. Los participantes que consumieron los beta-glucanos tenían 23% menos infecciones superiores de las vías respiratorias, comparadas al grupo que tomaba un placebo (PRNewswire 2008).

Probiotics. Probiotics se define como microorganismos vivos (es decir, las bacterias y los hongos) que confer una subsidio por enfermedad al anfitrión cuando está administrado en las cantidades adecuadas (Gilliland 2001; MacDonald 2010). Los estudios clínicos sugieren que cierto probiotics pueda ayudar a prevenir infecciones virales de las vías respiratorias tales como el frío común aumentando el sistema inmune. Algún probiotics se asocia a una reducción en severidad y la duración de los síntomas causados por las infecciones superiores comunes de las vías respiratorias (de Vrese 2008; MacDonald 2010; Wolvers 2010; Vouloumanou 2009; Barón 2009; Leyer 2009). Probiotics puede ser útil para manejar enfermedades infecciosas debido a su potencial para estabilizar la microflora de la tripa, aumentar resistencia contra la colonización patógena, y modular las funciones inmunes (Wolvers 2010; Kimmel 2010; Barón 2009). Un estudio clínico 2011 encontró que los lactobacilos probióticos podían consolidar la defensa inmune del cuerpo contra infecciones virales y reducir el riesgo de adquirir el frío común (Berggren 2011). Además, el consumo de yogur fermentó con actividad aumentada lactobacilo de la célula de asesino natural y redujo el riesgo de coger infecciones del frío común entre los ancianos (Makino 2010).

Echinacea. El Echinacea es una hierba que primero fue utilizada para su valor medicinal por los nativos americanos en el tratamiento de la tos, de la garganta dolorida, y de la tonsilitis (Caruso 2005). Hoy, el echinacea representa una de las hierbas más populares usadas para el tratamiento y la prevención de las infecciones superiores de las vías respiratorias (como el frío común) en los mercados europeos y americanos (Tierra 2007; Woelkart 2008; Toselli 2009). Las pruebas clínicas muestran que el echinacea tiene efectos beneficiosos sobre el frío común, incluyendo severidad y la duración reducidas de síntomas fríos, así como los aumentos en monocitos, neutrófilos, células naturales del asesino (NK), y la cuenta de glóbulo blanco total (Roxas 2007). Un estudio clínico 2010 encontró que un extracto estandardizado de purpurea del E. podía reduce el riesgo de frío común entre los atletas (Ross 2010).

Miel. La miel se ha utilizado desde épocas antiguas como una tos y medicina anticatarral en algunos países (Pourahmad 2009). Los estudios han mostrado que la miel posee propiedades antimicrobianas y las ayudas combaten la infección en una variedad de ajustes clínicos (al-Waili 2011). Los ensayos clínicos han comparado la eficacia de la miel a la del placebo y de varias medicinas convencionales para aliviar síntomas del frío común (Pourahmad 2009). Las pruebas sugieren que la miel pueda aliviar síntomas del frío común en adultos y niños más con eficacia que alguno, pero no todos, medicinas convencionales (Heppermann 2009; Paul 2007; Oduwole 2012; Cohen 2012).