Liquidación de la primavera de Life Extension

Artritis – reumatoide

Hormonas y artritis reumatoide

El papel de hormonas esteroides en autoinmunidad es evidenciado por diferencias entre los hombres y las mujeres en la función inmune y la incidencia de la enfermedad autoinmune. Por ejemplo, las acciones del estrógeno tienden a ser favorable-inflamatorias, mientras que la progesterona, los andrógenos, y los glucocorticoids son antiinflamatorios (Cutolo 2004). Los estudios han documentado niveles bajos de la progesterona en mujeres con las enfermedades autoinmunes, sugiriendo que un desequilibrio relativo a favor del estrógeno puede contribuir a la reactividad inmune en algunos pacientes femeninos (Shabanova 2008). En RA y otras enfermedades autoinmunes, los niveles del estrógeno aparecen ser conducidos demasiado arriba por acciones de mediadores inflamatorios como TNF-α e IL-6 (Cutolo 2006). En algunos estudios, los niveles inferiores de la testosterona se han observado en los pacientes masculinos con RA que en los controles (Masi, 2006). Funciones de la testosterona y de la progesterona para promover tolerancia inmune en varones y hembras, respectivamente (Cutolo 2006). Por lo tanto, asegurar niveles adecuados de progesterona a exceso de estrógeno de la balanza en mujeres y suficientes niveles de testosterona en hombres puede modular algunas características inmunológicas que son la base del RA (Karlson 2009; Cutolo 2009). Las medicaciones usadas para tratar síntomas del RA se han mostrado para suprimir la producción de la hormona de sexo también, potencialmente componiendo una escasez o un desequilibrio existente (Weitoft 2008) de la hormona.

Mientras que los ensayos clínicos en grande tienen todavía evaluar la eficacia de la terapia de reemplazo hormonal del bioidentical en pacientes del RA, Life Extension sugiere que el potencial para la considerable ventaja sobrepase el riesgo mínimo. Tomar medidas para alcanzar y para mantener niveles óptimos de hormonas de sexo puede pronto emerger como estrategia eficaz para la gestión sintomática del RA. Ésos interesaron en la lectura más sobre terapia de reemplazo hormonal natural del bioidentical deben revisar el varón o los protocolos femeninos de la restauración de la hormona.

El papel y el potencial terapéutico del dehydroepiandrosterone de la hormona (DHEA) en los pacientes masculinos y femeninos del RA es apoyado por una base amplia de las pruebas. Entre las edades 25 y 75, los niveles de la hormona multifuncional DHEA disminuyen por el aproximadamente 80% (Weiss 2011). Por otra parte, la terapia glucocorticoide empleada a menudo en RA suprime niveles de DHEA perceptiblemente (Yukioka 2006). Las implicaciones de niveles bajos de DHEA pueden ser considerables en RA, especialmente puesto que DHEA contrarresta los cytokines inflamatorios TNF-α e IL-6 en el synovium. Inversamente, TNF-α local suprime niveles de DHEA en el synovium; así, la relación entre los efectos antiinflamatorios de DHEA y los efectos favorable-inflamatorios de TNF-α es recíproca en naturaleza. En un un año, doble-cegador, placebo controló el ensayo, 125 hombres y a las mujeres envejecidos 65 – 75 recibieron el magnesio 50 del diario de DHEA. El tratamiento dio lugar a sensibilidad de la insulina y a niveles inferiores mejorados de TNF-α y de IL-6 en las muestras de sangre (Weiss 2011). Estos resultados fueron mantenidos durante un año adicional de continuación de la abierto-etiqueta.