Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Artritis – reumatoide

Artritis reumatoide y la tripa: Una conexión inflamatoria

Los pacientes de la artritis reumatoide exhiben una mayor propensión para las alergias alimentarias y las sensibilidades, un vínculo que las pruebas indiquen pueden ser más que coincidentes (Hvatum 2006). De hecho, los estudios sugieren que las reacciones que originan en la tripa puedan aprovisionar de combustible los fuegos inflamatorios sistémicos, de tal modo exacerbando síntomas del RA. La ayuda para esta teoría apareció en la literatura par-revisada ya desde los últimos años 40 (Zeller 1949).

Las reacciones inmunológicas a los componentes de ciertas comidas se asemejan en gran medida a la uno mismo-reactividad considerada en RA y otras enfermedades autoinmunes; es decir, el sistema inmune ataca equivocadamente las moléculas no patógenas. Por lo tanto, puede ser posible calmar el sistema inmune eliminando los disparadores moleculares innecesarios encontrados en ciertas comidas. Los estudios han mostrado que los pacientes del RA producen significantly more anticuerpos intestinales contra las diversas comidas que los controles sanos (Hvatum 2006). En un ensayo clínico de 12 semanas, la adherencia a una dieta alergénico-restricta o alergénico-libre correspondió con la mejora sintomática para una pequeña cantidad de temas (van de Laar 1992). Cuando los alergénicos fueron reintroducidos en sus dietas, los síntomas reaparecidos. Han ligado al vegetariano, al vegano, y las dietas gluten-libres al alivio sintomático en los pacientes del RA (moleta 2001; Hafstrom 2001). Interesante, un comentario reciente de los estudios genoma-anchos de la asociación reveló que gente con la enfermedad celiaca (caracterizada por sensibilidad de gluten) y ésos con RA compartieron las semejanzas genéticas (Zhernakova 2011).

De acuerdo con la conexión entre la comida y el reumatismo, evitar las comidas que dan lugar a los anticuerpos elevados de IgG en la sangre puede ser un método infravalorado de aliviar síntomas del RA. La prueba barata de la sangre de IgG permite que los pacientes del RA establezcan claramente las comidas potencialmente problemáticas y comiencen a comer una dieta esa los mejores trajes su perfil inmunológico.

Tolerancia oral y tipo-Ii Undenatured colágeno

Las T-células del sistema inmune se encargan con el reconocimiento y la distinción entre el “uno mismo” y las moléculas “extranjeras”. Hacen esto respondiendo a las formas moleculares muy específicas y a las estructuras de 3 dimensiones (Bagchi 2002). Si las T-células en la sangre se exponen simplemente sin ningún “entrenamiento” a una estructura previamente desconocida de la proteína (tal como ésos encontrados en colágeno común), reaccionan violentamente y accionan una respuesta inflamatoria masiva para destruir la proteína (Cremer 1998).

Cuando los científicos quieren crear un modelo animal de la artritis que inyectan el colágeno en sus temas, de tal modo sensibilizando las T-células en su sangre a la proteína del colágeno (Corthay 1998). Inflamación iniciado de circulación de esas T-células en las juntas del animal, que son ricas en colágeno.

Con la preparación adecuada, las T-células se pueden “entrenar” para distinguir entre el amigo y el enemigo. Un lugar que sucede este entrenamiento está en la zona intestinal; específicamente, el más bajo del intestino delgado, que es rico en colecciones de tejido inmune llamó los remiendos de Peyer. Los remiendos de Peyer contienen las T-células, que se exponen a toda clase de formas moleculares que sean componentes naturales de la comida que comemos (Meyer 2000). En esa moda, desensibilizamos nuestros sistemas inmunes y desarrollamos una tolerancia natural a las nuevas comidas sin tener reacciones alérgicas o inflamatorias constantes.

Proporcionando el colágeno de 3 dimensiones correcto al aparato digestivo, podemos “educar” nuestras T-células para ignorar el colágeno cuando lo encuentran en las juntas (parque 2009; Bagchi 2002). Este fenómeno es tolerancia oral doblada al colágeno.

Sobre la inducción, la tolerancia oral al colágeno suprime la inflamación común, como se ha demostrado en los estudios de laboratorio numerosos (parque 2009; Zhu 2007; Nagler-Anderson 1986). La administración oral del tipo soluble colágeno de II incluso ha prevenido artritis experimental inducida por las inyecciones del colágeno (minuto 2006; Nagler-Anderson 1986).

Pero no apenas cualquier colágeno hará. El proceso comercial típico hace el colágeno desnaturalizarse, desenrollando de su forma helicoidal normal y perdiendo su estructura de 3 dimensiones funcional. El colágeno desnaturalizado no tiene ningún efecto beneficioso sobre la inflamación común (Nagler-Anderson 1986).

Una forma más natural de tipo undenatured llamado colágeno colágeno de II (UC-II®) se ha desarrollado recientemente (Zhao 2011). UC-II® conserva su estructura molecular de 3 dimensiones original, manteniéndolo reconocible por las T-células los remiendos de Peyer. UC-II® es bastante robusto sobrevivir las condiciones duras en el estómago y el intestino delgado, llegando los remiendos de Peyer con su estructura molecular intacta (Bagchi 2002).

Según lo mencionado previamente, la exposición del colágeno con posterioridad al deterioro común es un mecanismo dominante por el cual el sistema inmune se conduce para destruir el tejido común en artritis. Por lo tanto, la enseñanza /aprendizaje de habilidades nuevas del sistema inmune con la inducción de la tolerancia oral puede ser los medios eficaces de facilitar el proceso reumático inflamatorio.