Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Artritis – osteoartritis

Intervenciones alimenticias

Las intervenciones alimenticias apuntadas contienen una variedad de compuestos biológicamente activos sabidos para influenciar positivamente la degradación del cartílago en la osteoartritis (OA). A diferencia de medicaciones, las intervenciones alimenticias no causan típicamente los efectos secundarios, que pueden explicar porqué casi uno fuera de cada cinco métodos alternativos de las aplicaciones de los pacientes del OA (Ameye 2006).

Ayuda común de la estructura

Glucosamina – la glucosamina es un componente de compuestos más grandes llamados los glycosaminoglycans y los proteoglycans, que ayudan a atrapar el agua en la matriz del cartílago, proveyendo de ella la flexibilidad y la resistencia que necesita funcionar correctamente (chorreadoras 2011). En modelos del laboratorio, la glucosamina se ha mostrado para poseer efectos de modificación antiinflamatorios y de la enfermedad en OA (Aghazadeh-Habashi 2011). Además, los investigadores creen que la glucosamina puede reparar el cartílago por la síntesis estimulante de los chondrocytes (Fouladbakhsh 2012). La glucosamina también desempeña un papel crucial en mantener la lubricación común (chorreadoras 2011).

Las preparaciones comerciales de la glucosamina consisten en el clorhidrato o el sulfato de la glucosamina ( Miller 2011a) de la glucosamina. Cuando están comparados al placebo, los datos clínicos de alta calidad indican que el sulfato de la glucosamina es superior para aliviar la severidad de los síntomas del OA (Herrero-Beaumont 2007).

Aunque siga siendo un cierto controversia en la comunidad médica convencional sobre la eficacia de la glucosamina para la osteoartritis, los estudios más publicados muestran que el sulfato de la glucosamina es eficaz y los estudios que han encontrado de otra manera para haber sido limitados los defectos metodológicos y dosificando las inconsistencias de la formulación (Bijlsma 2011; Aghazadeh-Habashi 2011). Puesto que las ofertas de la glucosamina prometen como ayuda estructural en osteoartritis, se planea la investigación adicional (semilla 2011).

Porque el cartílago toma tiempo para sintetizar, y la glucosamina es solamente una de sus componentes estructurales, los expertos recomiendan hasta 8 semanas de la terapia inicial antes de hacer una evaluación referente a la eficacia (chorreadoras 2011).

Condroitina la condroitina, que es una similar componente estructural a la glucosamina, se cree para ayudar en la gestión del OA debido a su capacidad de mantener viscosidad en juntas, de estimular la reparación del cartílago, y de atenuar la destrucción del cartílago (Wang 2004). La condroitina se ha mostrado para mejorar dolor y tiesura de la mano en los pacientes del OA (Wiley-Blackwell 2011). Además, los ensayos clínicos han mostrado que la condroitina puede tener efectos de estructura-modificación sobre el OA de los fingeres, así como la rodilla (Uebelhart 2008; Wildi 2011). Como la glucosamina, la condroitina tiene un modo retrasado de acción, así requiriendo 2-3 semanas para la respuesta terapéutica (Uebelhart 2008).

El ácido hialurónico del ácido hialurónico (ha) es secretado por los chondrocytes y utilizado como unidad de creación básica para la síntesis del cartílago. Los investigadores creen que la ha es útil en la gestión del OA porque interfiere con los mediadores del dolor y disminuye la producción de enzimas dominantes (es decir, metaloproteinasas) responsables de digerir y de destruir el tejido sano del cartílago (Palmieri 2010). Las inyecciones intra-articulares del ácido hialurónico se utilizan para tratar el OA de la rodilla. Se ha ligado a las mejoras en dolor y la situación funcional entre los pacientes del OA (Iannitti 2011), especialmente cuando está combinado con otras estrategias del tratamiento (Palmieri 2010).

El ácido hialurónico es intra-articularly típicamente administrado; sin embargo, la ha se absorbe oral mucho más eficientemente cuando está formulada con un fosfolípido (Huang 2007).

Los hallazgos de una demostración de ensayo experimental que administró oral el ácido hialurónico mejoraron el pronóstico de los caballos que experimentaron cirugía común. En un experimento cegador, placebo-controlado que implicaba 48 pura sangre, 30 días de uso postoperatorio del ácido hialurónico oral mejoraron perceptiblemente los resultados (McIlwraith 1991; Bergin 2006).

En un estudio seleccionado al azar, placebo-controlado, de doble anonimato de 20 pacientes humanos con OA de la rodilla, temas recibió el magnesio 80 de un suplemento especialmente formulado, oral injerido del ácido hialurónico llamado Hyal-Joint™ o de un placebo diario por ocho semanas. El grupo del tratamiento tenía una mayor magnitud de mejora en el funcionamiento corporal del dolor y del social (Kalman 2008).

Compuestos de azufre – el azufre que contiene compuestos, tales como Methylsulfonylmethane (MSM), se encuentra comúnmente en frutas, verduras, los granos, así como el cuerpo humano (Amr 2003). Los expertos creen que estos compuestos pueden reducir dolor periférico e inhibir los cambios degenerativos del OA estabilizando las membranas celulares y limpiando los radicales libres que pueden llevar a la inflamación. En ensayos clínicos, MSM podía reducir dolor y la hinchazón entre pacientes del OA. Se tolera y no se asocia bien a ningunos efectos secundarios significativos (Gregory 2008). Otro estudio encontró que los pacientes con el OA de la rodilla que tomaba MSM por 12 semanas demostraron una mejora en el dolor y la función física (Debbi 2011).

La queratina es otro compuesto azufre-rico (colina 2010) esa salud común de las ayudas suministrando las unidades de creación para la reparación común, las enzimas antioxidantes estimulantes, y actuar como antioxidante sí mismo (Quaglini 2010; Aitken 2010). En una evaluación clínica, la suplementación con la queratina solubilizada alivió dolor del OA más que el placebo (Aitken 2010).

S-Adenosylmethionine - S-Adenosylmethionine (lo mismo) es natural dentro del cuerpo y se ha divulgado para poseer efectos antiinflamatorios y analgésicos. Los ensayos clínicos han mostrado que lo mismo pueden reducir dolor, tiesura, y el aumento que funciona entre pacientes con OA (2003 resistente; Kim 2009). Por otra parte, lo mismo se ha encontrado para estar como eficaz - con todo más seguro – que NSAIDs en el tratamiento del OA en algunas poblaciones (Soeken 2002). Lo mismo pueden alcanzar esto estimulando la producción de cartílago con uno de estos mecanismos potenciales: el crecimiento/la supervivencia celulares de modulación señala dentro de juntas, reduciendo mediadores inflamatorios, y/o el aumento de la producción de antioxidantes como el glutatión (Hosea 2008). Lo mismo no se encuentra en la comida (Rutjes 2009).

Alimentos antiinflamatorios

Ácidos grasos Omega-3 – la suplementación del ácido graso Omega-3 se recomienda generalmente para los individuos que consumen una dieta occidental típica (alta en los ácidos grasos favorable-inflamatorios omega-6) (Simopoulos 2006; Knott 2011). Los niveles crecientes de los ácidos grasos omega-6 se han ligado a la destrucción del hueso y del cartílago entre pacientes del OA; la suplementación con los ácidos grasos omega-3 puede combatir este efecto (véase el cuadro 1) (Knott 2011). Los ácidos grasos Omega-3 también se han mostrado para reducir las cantidades de ciertas proteínas que son importantes en la patología de OA (Zainal 2009). En el ajuste clínico, la combinación de los ácidos grasos omega-3 con la glucosamina era más eficaz en la reducción de tiesura y de dolor de la mañana que la glucosamina solamente (Gruenwald 2009).

Camarón antártico - el camarón antártico es agua fría, camarón-como los crustáceos que son ricos en los ácidos grasos omega-3 (Amr 2010). En pacientes o ésos del OA con condiciones inflamatorias relacionadas, la suplementación con el magnesio 300 del aceite del camarón antártico diario por siete días redujo la proteína C-reactiva (CRP) – marcador de la inflamación – por más el de 15% comparado al placebo. Por el día 30, la reducción doblada a más el de 30%. Además, siete días de camarón antártico engrasan el dolor reducido tratamiento el casi 30%, la tiesura más el de 20%, y la debilitación funcional el casi 23% (Deutsch 2007).

Tipo-Ii Undenatured colágeno – el tipo-Ii Undenatured colágeno (UC-II) ha recibido la considerable atención como agente terapéutico en OA (Crowley 2009). Los descubrimientos recientes han revelado que la destrucción gradual de juntas en el OA lleva a la exposición del colágeno común, que acciona una inmunorespuesta que lance autoinmune-como ataque inflamatorio en la junta (Heinegard 2011). UC-II funciona como un “interruptor” para apagar esta inmunorespuesta. Hace tan induciendo lo que llaman los inmunologistas desensibilización oral específica de la tolerancia- de la inmunorespuesta a los agentes específicos vía una intervención oral administrada (Gupta 2009). Entre pacientes del OA, UC-II se ha mostrado para aumentar perceptiblemente actividades diarias y no se asocia generalmente a ningunos efectos secundarios (Crowley 2009).

La soja y el aguacate engrasan – las mezclas insaponificables del aguacate y de la soja (ASU) pueden estimular síntesis del colágeno y promover la reparación del cartílago, así como reducen el circular de los niveles de cytokines favorable-inflamatorios, que se implican en la patología de OA (Kucharz 2003; Priotta 2010). Un comentario de cuatro estudios clínicos que implicaban tratamientos de ASU entre pacientes del OA encontró las pruebas de su uso en la reducción de dolor y la mejora de la función (Christensen 2008). Entre pacientes del OA, ASU también reduce perceptiblemente la necesidad de tomar NSAIDs (de largo 2001). Las mezclas de ASU han sido recomendadas por la universidad americana de la reumatología (ACR) y la liga europea contra el reumatismo (EULAR) para el tratamiento sintomático de OA (Henrotin 2008).

Curcumina – la curcumina es un compuesto fenólico de la planta natural que se ha mostrado para poseer las propiedades antiinflamatorias y antioxidantes potentes (Singh 2007). La investigación sugiere que la curcumina pueda representar una alternativa viable a NSAIDs, y que puede complementar la actividad de un cierto OA droga (Henrotin 2010; Lev-Ari 2006). La eficacia de la curcumina en el OA puede ser debido a su capacidad de atenuar la señalización nuclear de la kappa B (N-F-kB) del factor, reduce la producción de mediadores inflamatorios (Mathy-Hartert 2009; Henrotin 2010), e interfiera con la destrucción del cartílago (Mathy-Hartert 2009). La curcumina ha sido a largo plazo gestión complementaria recomendada de OA (Belcaro 2010a; Belcaro 2010b).

Jengibreel officinale del Zingiber (es decir, jengibre) se relaciona con la curcumina. Se ha utilizado tradicionalmente para una amplia variedad de propósitos medicinales debido a sus propiedades antioxidantes, antimicrobianas, y antiinflamatorias (extremo 2011). Las pruebas sugieren que la suplementación del jengibre pueda reducir la experiencia subjetiva del dolor, especialmente en cuanto a OA (Terry 2011). La investigación clínica ha demostrado que el extracto oral del jengibre puede mejorar síntomas del OA, y puede ser tan eficaz como el ibuprofen (Haghighi 2005). Interesante, cuando está aplicado tópico bajo la forma de compresa caliente, el jengibre promueve la relajación y la analgesia (Therkleson 2010).

Boswellia - el serrata del Boswellia es un árbol encontrado comúnmente en las áreas montañosas de la India (Clayton 2007). En las dos décadas pasadas, el uso de las gomorresinas extraídas de este árbol ha llegado a ser popular entre las culturas occidentales (Abdel-Tawab 2011). Esto es porque se divulga para poseer las propiedades antiinflamatorias, antiartríticas, y analgésicas beneficiosas (Clayton 2007). Específicamente, los compuestos en boswellia tal como ácido 3-O-acetyl-11-keto-ß-boswellic (AKBA) son inhibidores de la lipooxigenasa inflamatoria de la enzima 5 (5-LOX) (Siddiqui 2011).

Uno de los primeros estudios clínicos de alta calidad que implicaban el uso del extracto del serrata del Boswellia para el tratamiento del OA de la rodilla encontró que fue asociado a una reducción en dolor y la hinchazón, así como una mejora en la función y la gama de movimiento. Además, el extracto del serrata del Boswellia fue tolerado bien, y recomendado así para los pacientes con el OA de la rodilla (Kimmatkar 2003). Un serrata nuevo Aflapin® llamado extracto del Boswellia no sólo se ha mostrado para ser clínico eficaz para reducir los síntomas del OA (e.g., dolor y función), pero también aparece poder fortificar el cartílago contra daño y promover su reparación (Sengupta 2010; Sengupta 2011).

Angélica coreana - Decursinol es un compuesto medicinal encontrado en las raíces de los gigas coreanos Nakai ( angélica coreana) (canción 2011) de la angélica de la flor. Se ha utilizado extensamente en medicina asiática tradicional como tratamiento para el dolor asociado a las diversas condiciones (e.g., artritis) (Kim 2009). Las pruebas del laboratorio muestran que un componente activo derivado de angélica coreana inhibe la activación de factor-Kappa nuclear B (N-F-kB) (Kim 2006). Decursinol puede también actuar dentro del sistema nervioso central para aliviar el dolor (Choi 2003). Un estudio encontró que la co-administración del decursinol y del acetaminophen dio lugar a efectos de dolor-alivio sinérgicos. Los autores de este estudio atribuyeron el efecto analgésico del decursinol a su capacidad de reducir la actividad del cyclooxygenase favorable-inflamatorio de la enzima (Seo 2009).

Enzimas proteolíticas – los estudios clínicos numerosos han evaluado la eficacia de las diversas preparaciones de las enzimas proteolíticas para las condiciones que se extendían de artritis reumatoide y de dolor muscular, a la enfermedad de riñón y a los desordenes crónicos de la vía aérea (Nakamura 2003; Ritz 2009). En un ensayo entre 80 pacientes con el OA de la rodilla, las enzimas proteolíticas fueron encontradas para ser tan eficaces como el diclofenac de NSAID para aliviar dolor y mejorar la función (cantante 1996). Algunos ensayos tempranos indican que la bromelaña de la enzima proteolítica puede ser eficaz para aliviar el dolor del OA (Brien 2004).

Un estudio divulgó que un suplemento que contenía la bromelaña (90 magnesios, tres veces diariamente) era tan eficaz como el diclofenac (magnesio 50, dos veces al día) en la mejora de los síntomas de la osteoartritis de la rodilla. Los pacientes divulgaron reducciones comparables en dulzura, dolor e hinchazón, y mejora comunes en la gama de movimiento en el final del estudio. Los investigadores encontraron bromelaña para ser tan buenos como diclofenac en una escala estándar de la evaluación del dolor y para ser mejores que la droga en la reducción de dolor en descanso (por el 41% para la bromelaña contra el 23% para la droga), mejorando la función restricta (por el 10% para la bromelaña contra el 0% para la droga), siendo valorado por más pacientes en la mejora de los síntomas (el 24% para la bromelaña contra el 19% para la droga), y siendo evaluado por más médicos como teniendo buena eficacia (el 51% para la bromelaña contra el 37% para la droga). En resumen, los investigadores determinaron bromelaña para ser una alternativa de manera efectiva y segura a NSAIDs tal como diclofenac para la osteoartritis dolorosa (Akhtar 2004).

Los expertos aconsejan generalmente suplementos entérico-revestidos consumidores de la bromelaña para beneficiarse de sus efectos antiinflamatorios.

Vitamina D - La vitamina D es una versión del prohormone de una hormona importante llamada 1,25 el dihydroxycholecalciferol o 1,25 la vitamina dihydroxy D, también conocida como calcitriol (Dusso 2005). La vitamina D, convertida una vez en calcitriol, inhibe la inflamación regulando algunos de los genes responsables de producir a los mediadores favorable-inflamatorios (es decir, cytokines) (Manson 2010). Las pruebas sugieren que los pacientes con osteoartritis tengan niveles de sangre más bajos de la vitamina D que los controles sanos (Muraki 2011); esto era especialmente verdad de pacientes más jovenes de la osteoartritis (es decir, <60) en un estudio (Heidari 2011).

Life Extension recomienda la prueba rutinaria de la deficiencia de la vitamina D para todos los individuos con denuncias del dolor. Si los niveles de la vitamina D son bajos, la suplementación de la vitamina D puede dar lugar a mejoras significativas en el dolor (Selfridge 2010). Life Extension sugiere que los niveles de sangre 25 del hydroxyvitamin D sean guardados entre 50 y 80 ng/mL para la salud óptima.

Antioxidantes

La tensión oxidativa está implicada en la inflamación y el dolor OA-asociados (Ziskoven 2011). Los investigadores han encontrado que los chondrocytes humanos dañados lanzan los libre-radicales, que pueden exacerbar la destrucción común (Rosenbaum 2010). Por lo tanto, los pacientes del OA deben mantener una toma adecuada de antioxidantes tales como astaxantina y vitamina C (Nakao 2010; Breidenassel 2011); especialmente puesto que las dietas antioxidante-deficientes pueden aumentar el riesgo de OA (Rosenbaum 2010).

Extractos del té verde – mostraron el galato de Epigallocatechin (EGCG), el comandante y la mayoría del componente biológicamente activo del té verde, en un estudio in vitro para proteger chondrocytes humanos contra el daño inflamatorio (Akhtar 2011). Esto puede ser debido a la capacidad de EGCG de inhibir la expresión de los mediadores inflamatorios (e.g., COX-2 y óxido nítrico) (Rosenbaum 2010). Sin embargo, EGCG es solamente uno de varios polifenoles del té verde (GTPs). Una mezcla de GTP ha mostrado la promesa para manejar el OA sintomático. Un comentario experto en el papel del té verde en el OA teoriza que las mezclas de GTP pueden ser beneficiosas cuando están utilizadas conjuntamente con los tratamientos tradicionales del OA (Katiyar 2011).

Ayuda adicional

La lista siguiente de opciones adicionales del tratamiento puede ser útil para manejar los síntomas del OA.

  • Acupuntura – entre pacientes del OA, la acupuntura puede disminuir niveles del dolor y aumentar estimaciones de la calidad de vida. Los expertos creen que la acupuntura alcanza su efecto analgésico estimulando el sistema natural del opiáceo del cuerpo y reduciendo el lanzamiento de las hormonas de tensión (chorreadoras 2011).
  • Boro - el boro es un alimento esencial para los huesos y las juntas sanos. Las pruebas sugieren que sean seguras y de manera efectiva para el tratamiento de OA (Newnham 1994).
  • Niacinamide – Niacinamide, una forma de la vitamina B3, se ha mostrado para reducir la inflamación, para disminuir el consumo de medicaciones antiinflamatorias, y para aumentar movilidad común en los pacientes del OA (Jonas 1996). Una hipótesis sugiere que pudo haber alcanzado estos efectos modulando caminos inflamatorios de la destrucción común (McCarty 1999).
  • Complejo mineral – en un estudio clínico entre pacientes del OA, el aquamin F (una mezcla mineral alga-derivada) fue asociado a una gama creciente de distancia del movimiento y el caminar. Su uso en el OA puede también dar lugar a una necesidad disminuida de NSAIDs (Frestedt 2009). La mayoría de los multivitamins de alta calidad contienen concentraciones adecuadas de minerales.
  • Ayuda mitocondrial – el Resveratrol, y teóricamente otros alimentos que apoyan salud mitocondrial como la coenzima Q10 (CoQ10) y la quinona del pyrroloquinoline (PQQ), pueden poder facilitar la inflamación y la tensión oxidativa en chondrocytes. La disfunción mitocondrial puede aumentar la inflamación en estas células, potencialmente empeorando el cartílago y la función de la junta en OA (Vaamonde-García 2012).
  • Aceite de oliva tópico – en 2012, un ensayo clínico largo cuatrisemanal comparó el aceite de oliva virginal tópico al piroxicam tópico, un NSAID, entre treinta mujeres envejecidas 40 – 85 con la osteoartritis de la rodilla. La semana dos a cuatro, ésos seleccionados al azar al tratamiento del aceite de oliva divulgó menos dolor y mayor función física que ésos usando el piroxicam (Bohlooli 2012).
  • Ácido linolenic gamma GLA, omega-6 un ácido graso planta-derivado, juegos un papel importante en la inflamación de modulación en el cuerpo, especialmente cuando está incorporado en las membranas de las células del sistema inmune (Johnson 1997; Ziboh 2004). Fue observado que GLA regula la “molécula principal inflamatoria” factor-Kappa nuclear B (N-F-kB), previniéndola de la transferencia en los genes para los cytokines inflamatorios en los núcleos de célula (Chang 2010). Mientras que GLA se ha mostrado para ser eficaz entre los pacientes de la artritis reumatoide (Soeken 2004), más investigación es necesaria determinar su eficacia en el OA.