Liquidación de la primavera de Life Extension

Artritis – osteoartritis

Causas de la osteoartritis y factores de riesgo

La osteoartritis (OA) se presenta como resultado de una interacción compleja de factores tales como envejecimiento, fuerzas mecánicas, integridad común, inflamación local, genéticas, y anormalidades congénitas (Kalunian 2012a; Bijlsma 2011).

Los factores de riesgo para la osteoartritis incluyen (la semilla 2011; Busija 2010):

  • Edad avanzada
  • Género femenino
  • Obesidad (véase abajo)
  • Historia del trabajo de la comprobación
  • Deportes de alto impacto
  • Trauma común
  • Antecedentes familiares

Obesidad y osteoartritis

Porque la obesidad aumenta la carga y la tensión en muchas juntas, aparece ser uno de los factores de riesgo más influyentes que contribuyen al desarrollo o al adelanto de la osteoartritis (OA) (Busija 2010). Sin embargo, los estudios de pacientes obesos han identificado un alto predominio del OA en las secciones de rodamiento del no-peso (e.g., juntas del finger) también (Rai 2011).

Los datos revelan que el tejido gordo es una fuente importante de mediadores catabólicos y favorable-inflamatorios (es decir, cytokines, chemokines, y adipokines), que se implican en curso de OA (Rai 2011). Además, los pacientes obesos tienden a experimentar la resistencia a la insulina y la carga creciente de la glucosa, que pueden también contribuir a la degradación crónica de la inflamación y del cartílago de OA (sembradores 2010).

Puesto que el OA se ha ligado no sólo a la obesidad, pero también a otros factores de riesgo cardiovasculares (e.g., diabetes, dyslipidemia, hipertensión, y resistencia a la insulina), los investigadores han propuesto que puede ser que sea relacionado con un grupo mucho más grande de factores de riesgo, llamado “síndromemetabólico”(Velasquez 2010; Katz 2010).

Los estudios recientes han mostrado que esa actividad física y los programas de la dieta (solamente o en la combinación) están asociados a una reducción en dolor, así como a la mejora funcional entre adultos gordos u obesos con OA (Brosseau 2011). En caso de que los pacientes sean demasiado obesos enganchar a actividad física, la cirugía bariatric también se ha correlacionado con mejoras en dolor y la función entre pacientes con el OA de la cadera y de la rodilla (papada 2011).

Factores metabólicos asociados a osteoartritis

Varios factores metabólicos correlacionados también contribuyen al inicio y a la progresión de la osteoartritis; jefe entre quien están la inflamación, la disfunción mitocondrial, y la tensión oxidativa.

  • Inflamación – la osteoartritis (OA), como muchas otras enfermedades relativas a la edad, se ata a la inflamación excesiva (Goldring 2011).

    La indulgencia excesiva en las comidas ricas en los ácidos grasos favorable-inflamatorios omega-6 y la toma escasa de las comidas ricas en los ácidos grasos antiinflamatorios omega-3 caracteriza el modelo dietético de las naciones más modernas, industrializadas.

    El ácido araquidónico (un ácido graso omega-6) es la materia prima usada por el cuerpo para sintetizar a los mediadores inflamatorios numerosos, incluyendo el leukotriene B4, la prostaglandina E2, y el tromboxano A2, que contribuyen al dolor, hinchazón, y la destrucción común (véase el cuadro 1) (Liagre 2002; Devillier 2001; Kawakami 2001).

  • Disfunción mitocondrial – las mitocondrias son los corazones del poder de nuestras células; generan la energía que las células necesitan para funcionar. Con edad, la función mitocondrial deteriora, llevando a una variedad de consecuencias negativas (Vaamonde-García 2012; Cillero-pastor 2008; Blanco 2004).

    En el caso del OA, las mitocondrias disfuncionales conspiran con la inflamación aumentar la destrucción común. Un estudio encontró que la propensión inflamatoria de chondrocytes fue amplificada cuando sus mitocondrias eran disfuncionales. Específicamente, la disfunción mitocondrial en chondrocytes se asocia a la producción de la especie del oxígeno y a la activación reactivas crecientes del “amo-regulador” de la inflamación, factor-Kappa nuclear B (N-F-kB) (Vaamonde-García 2012).

    Afortunadamente, la adhesión a los ricos planta-basados de una dieta en los antioxidantes dietéticos, reducidos en grasa saturada, y equilibrados en las grasas omega-6 y omega-3, tales como la dieta mediterránea (véase la sección alimenticia de las intervenciones abajo) puede ser los medios eficaces de apuntar varios de los desequilibrios metabólicos que afectan al OA.

  • Tensión oxidativa - la tensión oxidativa, que es causada por los radicales libres, se sabe para ser un factor en la destrucción y la inflamación del cartílago. Estas moléculas reactivas también están implicadas en la opinión de dolor (Ziskoven 2010).

Hormonas y osteoartritis

Después de la edad de 50, la osteoartritis (OA) afectan a más mujeres que los hombres (Bijlsma 2011); esta preponderancia femenina sugiere que las anormalidades de la hormona puedan influenciar la progresión y el desarrollo de la enfermedad (Tanamas 2011).

El vínculo entre las hormonas y el OA es apoyado más a fondo por las pruebas que ligan deficiencias de la hormona (e.g., estrógeno) a un riesgo creciente de osteoartritis (Parazzini 2003).

Además, un ciertas pruebas sugieren que la terapia de reemplazo hormonal pueda aliviar síntomas del OA, especialmente entre las mujeres posmenopáusicas (canción 2004). Como consecuencia, Life Extension anima a pacientes del OA a probar para las deficiencias de la hormona y a corregirlas cuando está identificado.

La lectura adicional está disponible en el protocolo femenino de la restauración de la hormona.

(Aldamiz-Echevarria 2007; Wixted 2010; Simopoulos 2011; Schror 2011; Bengmark 2006; Murias 2004; Onza 2008; Keicher 1995; Prasad 2004; Safayhi 1992)