Liquidación de la primavera de Life Extension

Lupus: Lupus Erythematosus sistémico (SLE)

El lupus es una enfermedad autoinmune sistémica conducida por la inflamación en la cual el sistema inmune ataca indistintamente “uno mismo-tejidos” en el cuerpo. Se estima que diagnostican a más de 16.000 personas con lupus cada año en los Estados Unidos. Aproximadamente 1,5 millones de americanos, y 5 millones de personas de por todo el mundo, viven actualmente con el lupus (Lupus Foundation 2011).

La autoinmunidad del lupus puede causar síntomas variables de personal. Las partes del cuerpo afectado con frecuencia por el lupus incluyen la piel, los riñones, el corazón y el sistema vascular, el sistema nervioso, los tejidos conectivos, el sistema musculoesquelético, y otros sistemas del órgano.

El sistema inmune es el facilitador primario del lupus; por lo tanto, su tratamiento requiere una estrategia esa apunta con éxito las células inmunes. Desafortunadamente, la medicina convencional confía típicamente en la supresión inmune global para lograr esta meta, predisponiendo inadvertidamente pacientes a las infecciones potencialmente mortales y a un anfitrión de efectos secundarios preocupantes.

Sin embargo, los adelantos en tecnología médica tienen estos últimos años llevar al desarrollo de las nuevas terapias médicas prometedoras para el lupus. Éstos incluyen el uso de los anticuerpos monoclonales apuntados contra las células del sistema inmune responsable de autoinmunidad del lupus, y la terapia de célula madre, que apunta substituir las células inmunes aberrantes por las células inmunes sanas para suprimir autoreactivity.

Por otra parte, la pruebas crecientes sugiere que la vitamina D pueda ser un eslabón perdido crítico en virtualmente todas las enfermedades autoinmunes, incluyendo lupus. La vitamina D es capaz de modular la actividad de células inmunes, y los estudios han identificado deficiencia extensa de la vitamina D en los pacientes del lupus (Toloza 2010; Lemire 1992). Por ejemplo, un estudio encontró que un simple 1,2% de los pacientes del lupus tenía niveles adecuados de la vitamina D, comparados hasta el 45% de los controles sanos (Damanhouri 2009); otros encontraron que niveles más bajos de la vitamina D fueron ligados a una autoinmunidad más agresiva del lupus (Ritterhouse 2011).

La estrategia de Life Extension se centra sobre la facilitación de la inflamación y combina varios alimentos científico estudiados para complementar el papel inmunomodulador de la vitamina D. Además, evitar las comidas inflamatorias arriba en los ácidos grasos omega-6 a favor de omega-3 sano proporciona un ideal alimenticio de la fundación para equilibrar un sistema inmune inadecuado reactivo.

EPIDEMIOLOGÍA

La población más afectada por lupus es las mujeres de la edad de maternidad - es decir, mujeres entre las edades de 15 y 44 años de edad (Lupus Foundation 2011). El lupus es también más probable convertirse en el afroamericano, las mujeres asiáticas del americano, del nativo americano, y de Latina comparados con las mujeres caucásicas (Womenshealth.gov 2011). Sin embargo, es posible que el lupus se convierta en gente de cualquier categoría de edad, compite con, o cualquier género.

Las mujeres con lupus son más probables tener embarazos de alto riesgo que ésas sin esta enfermedad crónica. Un estudio encontró que estas mujeres tienen 3 - al mayor riesgo de siete veces de desarrollar los coágulos de sangre bajos de los niveles (trombocitopenia), de la infección, y el convertirse de la plaqueta (trombosis) (Clowse 2008). Las mujeres que experimentan una “llamarada” en el plazo de 6 meses del concepto son mucho más probables experimentar complicaciones durante el embarazo que afecta a la salud de las madres. Además, los fetos y los recién nacidos de los individuos que experimentan una llamarada durante embarazo son más probables tener complicaciones (Kwok 2011). Por lo tanto, los doctores aconsejan generalmente a mujeres con lupus planear embarazos después de 12 a 18 meses de remisión, y definitivamente no antes de 6 meses de remisión (Smyth 2009).

TIPOS DE LUPUS

El término “lupus” refiere comúnmente a lupus erythematosus sistémico, o a SLE, pero hay otros tipos de lupus también, cada uno con las muestras distintas y síntomas (Firestein 2009).

Lupus erythematosus sistémico (SLE)
Ésta es la enfermedad designada a menudo simplemente lupus. La palabra “sistémica” refiere al hecho de que los tejidos conectivos en el cuerpo son afectados; “eritematoso” es un estado clínico en el cual los remiendos rojos, aumentados se convierten en la piel. Al referir a lupus a otra parte en este capítulo, estamos refiriendo a esta forma de la enfermedad.

Lupus erythematosus discoide
Esta forma de lupus es distinta de SLE en que los síntomas son solamente piel relacionada; el lupus erythematosus discoide causa una erupción roja (“eritematoso”), a menudo convirtiéndose en la cara y/o el cuero cabelludo. La gente con lupus discoide a menudo también tiene SLE, o desarrolle SLE en el futuro.

Lupus inducido por las drogas
Ciertas medicaciones pueden potencialmente causar lupus, pero la condición va generalmente lejos después de parar la droga que acciona. Las medicaciones que pueden causar posiblemente lupus inducido por las drogas incluyen algunas drogas orales del nacimiento-control, las drogas de presión-baja de cierta sangre, y las medicaciones del antibiótico y antihongos.

Las drogas específicas lo más frecuentemente asociadas a lupus inducido por las drogas incluyen:

  • Procainamida – droga antiarrítmica
  • Hidralazina – presión arterial que baja la droga
  • Quinidina - droga antiarrítmica

Lupus neonatal
Mientras que el nombre indica, esta forma de lupus se convierte en niños recién nacidos. Esta forma de lupus es muy rara, y es causada por los autoanticuerpos que son transmitidos de una madre con lupus al bebé (blanco 1994). Aunque la mayor parte de los bebés nacidos de mujeres con lupus sean sanos (Womenshealth.gov 2011), más que la mitad de niños con lupus neonatal tiene problemas con su piel, corazón, y/o vesícula biliar (Silverman 2010; Wisuthsarewong 2011). El lupus neonatal puede resolver espontáneamente durante los primeros meses de la vida, pero puede causar a veces complicaciones serias. La muerte ocurre en el aproximadamente 10% de los casos neonatales del lupus, las causas principales cuyo están típicamente las complicaciones de la pulmonía o del corazón (Wisuthsarewong 2011).

MUESTRAS, SÍNTOMAS, Y DIAGNOSIS DEL LUPUS

El lupus es una enfermedad compleja con manifestaciones diversas. Algunas personas tienen varios diversos síntomas; otros tienen pocos. Los síntomas en algunos individuos son severos, mientras que ésos en otros siguen siendo suaves. Los factores genéticos (heredado) y ambientales influencian el desarrollo y la severidad de los síntomas del lupus. Debido a estas características, los doctores tienen a veces dificultad en correctamente el diagnóstico de lupus.

La gente con lupus tiene períodos en los cuales ella esté sintiendo bien, llamados remisión, y los períodos de empeorar síntomas, llamados las llamaradas. Los pacientes del lupus pueden predecir a menudo el inicio de las llamaradas debido a las señales de peligro específicas, tales como empeoramiento de cansancio y/o del inicio del dolor de cabeza, de la fiebre, de los vértigos, de la erupción, y/o del dolor (Phillips 1991). El poder reconocer señales de peligro es importante porque la cogida y tratar de llamaradas pueden evitar temprano que lleguen a ser severas.

Los síntomas lo más comúnmente posible de ocurrencia del lupus incluyen (Firestein 2009; Griffiths 2005):

  • Cansancio intenso
  • Juntas dolorosas e hinchadas
  • Dolor muscular
  • Erupción roja en la cara y/o en respuesta a sentarse en el sol
  • Duela en el pecho después de tomar una respiración profunda
  • Fiebre inexplicada
  • Edema (hinchazón), a menudo en las piernas o alrededor de los ojos
  • Dolores de la boca
  • Pérdida de pelo inexplicada
  • El fenómeno de Raynaud, que es caracterizado por los fingeres fríos y/o los dedos del pie que son pálidos o púrpuras en color.

En 1982, la universidad americana de la reumatología publicó un método para que los doctores utilicen para diagnosticar el lupus (CUADRO 1). Entonces pusieron al día estos criterios en 1997, y han seguido siendo lo mismo desde que. El lupus se diagnostica generalmente cuando un individuo exhibe cuatro o más de estos criterios.

CUADRO 1. once criterios usados para la diagnosis del lupus, según lo definido por la universidad americana de la reumatología.
Estos criterios se basan en las muestras y los síntomas comunes del lupus. Se diagnostica el lupus cuando cualquier cuatro o más criterios son presente (adaptado de Griffiths 2005; Smith 2010).

CRITERIO

SIGNS/SYMPTOMS

PRUEBA

Erupción de Malar

Una erupción roja en las mejillas y el puente de la nariz; llamó a menudo una “erupción de la mariposa”

Examen físico, historial médico

Erupción discoide

Remiendos aumentados, duros de la piel escamosa

Examen físico, historial médico

Fotosensibilidad

Una erupción de piel roja causada por la exposición a la luz del sol

Examen físico, historial médico

Úlceras orales

Dolores en la boca, generalmente sin dolor

Examen físico, historial médico

Artritis de Nonerosive

Inflamación en un mineral más juntas, haciendo que sienten blandos e hinchados. El cartílago, que es tejido protector que rodea el hueso, permanece intacto

Examen físico, historial médico, radiografía

Pleuritis y/o pericarditis

Inflamación de la guarnición del pulmón o del corazón, respectivamente; puede causar dolor al respirar profundamente; crecimiento cansado fácilmente

Prueba de función pulmonar; radiografía del pecho para buscar el líquido en los pulmones; prueba de tensión cardiaca; ecocardiograma, que utiliza ondas acústicas para visualizar el corazón

Desorden neurológico

Función reducida o anormal del cerebro, dolores de cabeza, asimientos, pérdida de memoria, el concentrar de la dificultad

Examen físico, historial médico, cerebro MRI (proyección de imagen de resonancia magnética); produce una imagen de alta resolución del cerebro.

Desorden del riñón

Generalmente ningunos síntomas; las muestras son sangre o niveles de la proteína en la orina.

Urinálisis

Desorden de sangre

Anemia (niveles rojos bajos del glóbulo) con el cansancio asociado, vértigos, falta de aire; susceptibilidad creciente a la infección; coagulación lenta, sangría excesiva

CBC (hemograma completo); pruebe para los recuentos celulares anormales de plaquetas, de glóbulos rojos, de linfocitos, y/o de leucocitos

Desorden inmunológico

Susceptibilidad creciente posible a la infección, inflamación en diversos sistemas del órgano

Pruebas clasificadas para detectar los anticuerpos de una muestra de sangre.

Anticuerpos antinucleares positivos

Susceptibilidad creciente posible a la infección, inflamación en diversos sistemas del órgano

Prueba de la ANECDOTARIO (anticuerpo antinuclear); pruebe para la presencia de anticuerpos que aten el núcleo de célula, que es donde se almacena la DNA que compone material genético

Los doctores evalúan severidad del lupus calculando una cuenta de SLEDAI, que representa sl ystemicupus iseasedel rythematosus dde e un ndex del ctivityi. De acuerdo con el diverso lupus de la presencia o de la ausencia firma y los síntomas sobre el procedimiento 10 días, una cuenta total se calculan. Por ejemplo, la proteína presente en la orina daría lugar a 1 punto, y otro punto sería añadido si había aparecido una nueva erupción. Un punto se asigna para cada presente del síntoma o de la muestra y cuanto mayor es la cuenta, más severa la enfermedad en aquel momento. Un suave o llamarada moderada se define como cambio en la cuenta de SLEDAI de 3 o más puntos; se diagnostica una llamarada severa cuando la cuenta de SLEDAI ha aumentado en 12 o más puntos (Griffiths 2005; Smith 2010).

PATOFISIOLOGÍA DEL LUPUS

Inflamación y lesión del tejido
La causa del principio de lesión lupus-mediada del tejido es inflamación accionada por los complejos del autoanticuerpo.

Células de B, supuestas porque estas células inmunes originan en el tuétanode B uno, producen y secretan los anticuerpos, que son las proteínas especializadas que atan a otras moléculas. El sistema inmune genera millones de diversos anticuerpos que apunten extremadamente una gran variedad de moléculas en la superficie de microbios, tales como bacterias y virus. El anticuerpo ata su molécula específica en un microbio en la moda similar a una llave en cierta cerradura. Cuando la “llave” (anticuerpo) y la “cerradura” (microbio) caben juntas, el anticuerpo se pega firmemente al microbio y a las marcas él que se quitará del cuerpo. En gente con lupus, muchas de las células de B secretan autoanticuerpos, así que significa que estos anticuerpos atan a las moléculas en tejidos de otra manera sanos en vez de las moléculas en microbios.

Las células de T, que se generan en el hymusde T, las diversas proteínas de la producción llamaron los cytokines que ayudan a las células de B para crecer, se activan, y estimulan las células de B para producir los anticuerpos. Otras células inmunes, incluyendo macrófagos y neutrófilos, emigran al sitio de la inflamación y producen la especie reactiva perjudicial del oxígeno del tejido (ROS), así como engullen microbios y las células con un proceso llamado fagocitosis. Una de las maneras que los macrófagos saben cuándo engullir un microbio es detectando que los anticuerpos están pegados a su superficie. Todas estas células colectivamente se llaman los leucocitos o los glóbulos blancos debido a su falta de color. Las células de B y de T son un subconjunto de leucocitos llamados los linfocitos.

Los tipos de uno mismo-moléculas (“cerradura”) que ese palillo a los autoanticuerpos (“la llave”) varíe en cada caso del lupus. las Uno mismo-moléculas comunes en lupus se asocian a menudo al núcleo de célula, que es el compartimiento dentro de una célula que contenga la DNA y otras proteínas que componen genes.

el daño tisular Lupus-mediado puede ser resumido como sigue:

  1. Las células de B se activan y producen los autoanticuerpos que atan las diversas uno mismo-moléculas.
  2. Las células de T activadas producen las proteínas llamadas los cytokines que ayudan a activar más células de B.
  3. Los complejos grandes de los anticuerpos pegados a las uno mismo-moléculas se forman.
  4. Estos complejos se alojan en diversos tejidos en el cuerpo, tal como el riñón y las juntas.
  5. Los complejos causan una afluencia de neutrófilos, de macrófagos, y de otras células de B y de células de T en el tejido
  6. Las células de Proinflammatory secretan las especies reactivas perjudiciales del oxígeno y más proteínas que stropean daño tisular.
  7. Si la inflamación no se trata y no persiste en un cierto plazo, el tejido puede dañarse permanentemente.

La vitamina D equilibra reactividad inmune en enfermedades autoinmunes

La vitamina D interviene en curso de autoinmunidad inclinando las propiedades del t y de B-células hacia “tolerancia” de los tejidos del uno mismo. La tolerancia es un fenómeno orquestrado por una variedad de cytokines sumamente especializados y otras moléculas de la célula-señalización.

Temprano en el proceso de desarrollo de células inmunes, se ordenan para convertirse en “determinante” o célulasinmunes“reguladoras”. Es decir para hacer células inmunes que promueven la destrucción del tejido, o las que suprimen la destrucción del tejido.
                      
Los pacientes con lupus han elevado números de células del determinante y números más bajos de células reguladoras (Bonelli 2010). Por otra parte, las células reguladoras de los pacientes del lupus son defectuosas (Bonelli 2010). La vitamina D ejerce acciones múltiples en el nivel celular para equilibrar la población de células y de células reguladoras (Bruce 2011) del determinante. En 2012 estudios, 20 pacientes del lupus con los niveles de sangre inicialmente bajos de la vitamina D recibieron 100 000 IU de la vitamina D de semanal por 4 semanas, seguido por 100 000 IU de mensual por 6 meses. El tratamiento dio lugar a niveles de sangre perceptiblemente crecientes de la vitamina D (a partir de 18 ng/mL en la línea de fondo a 51 ng/mL en 2 - y las continuaciones de seis meses), a cuentas disminuidas del linfocito T del determinante y a los anticuerpos anti-DNA, y a las T-células reguladoras crecientes. Durante el período de seis meses de la continuación, no se observó ningunas llamaradas de la enfermedad (Terrier 2012) estas líneas de pruebas establecen mismo buenos argumentos para la importancia de mantener suficientes niveles de sangre de la vitamina D para combatir actividad de la enfermedad del lupus. Life Extension sugiere un nivel de sangre óptimo de la vitamina D de 50 – 80 ng/mL (medidos como 25 hydroxyvitamin D).

Riñones
La enfermedad de riñón es una complicación común en gente con lupus; de hecho, los casi 50% de ésos con lupus tienen cierto grado de la enfermedad de riñón (Womenshealth.gov 2011). Como otros tejidos afectados en lupus, la inflamación perjudicial del ataque autoinmune causa una enfermedad de riñón llamada nefritis del lupus.

El sistema circulatorio entrega sangre a los glomérulos, que son las pequeñas unidades de filtrado de los riñones, a través de pequeños capilares. Los glomérulos ayudan a regular la presión arterial y los electrólitos quitando o reabsorbando los líquidos y la sal según las necesidades del cuerpo. En gente con lupus, los autoanticuerpos/los complejos grandes del antígeno que circulan en la sangre pueden alojarse en los glomérulos y causar la inflamación perjudicial. El inicio de las complicaciones del riñón ocurre generalmente por lo menos 5 años después del inicio de los síntomas del lupus.

Un riñón sano permite solamente las pequeñas moléculas como las sales sean quitadas del cuerpo, y permite que las moléculas de proteína grandes permanezcan en la sangre. Sin embargo, enfermedad de riñón – incluyendo eso causada por nefritis del lupus – proteínas de las causas a escaparse fuera del riñón en la orina. Los niveles de la proteína en la orina, clínico llamados proteinuria, son indicativos de daño del riñón. Un nivel normal de proteína en una muestra de orina de 24 horas está debajo del magnesio 300 (Levey 2005).

Corazón y cardiovascular
La gente con lupus está en un riesgo perceptiblemente creciente de desarrollar la enfermedad de la arteria coronaria (cad). Un estudio encontró que las mujeres entre las edades de 35 y 44 quién tenían lupus eran 50-times más probables tener un ataque del corazón que mujeres envejecidas similares sin el lupus (Manzi 1997). Además, la enfermedad cardíaca es realmente una de las causas de la muerte mas comunes para la gente con el lupus (Trager 2001). Este riesgo creciente de la enfermedad cardíaca en gente con lupus es causado por varios diversos factores (Kahlenberg 2011), incluyendo:

  1. la inflamación Lupus-mediada puede dañar directamente el endotelio, la guarnición de los vasos sanguíneos, llevando en última instancia a la ateroesclerosis.
  2. Tipo - la diabetes 2, tensión arterial, y rico en colesterol altos, es más probable estar presente en la gente con lupus, que hacen el riesgo de enfermedad cardíaca mayor.
  3. La gente con lupus es a menudo menos activa debido a diversos síntomas tales como cansancio, dolor común y dolor muscular. Un grado bajo de actividad se asocia a aumento de peso malsano y a la tensión arterial alta, que son factores de riesgo de la enfermedad cardíaca.

La gente con lupus debe estar segura de hacer todo que ella puede tomar cuidado de su corazón y sistema vascular. El artículo de revista de Life Extension dio derecho “cómo evitar 17 factores de riesgo independientes del ataque del corazón” es un recurso excelente a ayudar a asegurarse de que cada factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular está dirigido.

Sistema nervioso
El lupus puede también dañar el sistema nervioso. Las muestras y los síntomas posibles incluyen la confusión, el cansancio excesivo, asimientos, la dificultad que concentra, y/o los dolores de cabeza (Nowicka-Sauer 2011). Los mecanismos exactos que causan daño del sistema nervioso en lupus todavía se están investigando, pero son probablemente debido a dos factores del principio (Huizinga 2008; Firestein 2009):

  1. Los autoanticuerpos específicos pueden apuntar inadecuado las moléculas en las células nerviosas, causando la inflamación y el daño subsiguiente del nervio.
  2. La inflamación en y alrededor de los vasos sanguíneos previene la entrega de los alimentos y los nervios del oxígeno necesitan permanecer sanos.

Las muestras y los síntomas adicionales de la implicación del sistema nervioso en lupus incluyen un cuello muy tieso evocador de meningitis, de una alta fiebre, de psicosis, y/o de asimientos (Muscal 2010). La enfermedad neurológica severa en lupus puede llevar a la coma e incluso la muerte y por lo tanto atención médica de la emergencia inmediata se debe buscar en la primera muestra de estos síntomas.

Músculos
El lupus también causa el dolor muscular, pero afortunadamente, la fuerza del músculo no es afectada. Los hasta 16% de gente con lupus experimentan este síntoma doloroso, que afecta comúnmente a los brazos y a los muslos superiores (expediente 2011).

Huesos
La pérdida de densidad del hueso es más común en gente con el lupus, que puede llevar a la osteoporosis y a un mayor riesgo de fractura. La enfermedad sí mismo, y/o la inactividad enfermedad-relacionada, pueden contribuir al riesgo de la osteoporosis. Sin embargo, el ejercicio es a menudo difícil o doloroso para los individuos con lupus debido a junta y dolor muscular y tiesura. Además, ciertas medicaciones convencionales usadas para tratar lupus, tal como corticosteroides, pueden también acelerar la pérdida del hueso (Womenshealth.gov 2011).

Desordenes de sangre
Estos desordenes son, desafortunadamente, muy comunes en gente con lupus. Cuatro complicaciones lupus-asociadas potencialmente severas son anormalidades del hemograma. Las cuentas de glóbulo se miden típicamente como número de células en 1 mm3 (milímetro cúbico) de la sangre.

Anemia: Demasiado pocos glóbulos rojos. Un hemograma completo (CBC) es un análisis de sangre común en el cual todos los tipos del glóbulo se cuentan en un volumen fijo. Los resultados normales para los hombres son 4,7 a 6,1 millones de sangres rojas cells/µL de la sangre y los resultados normales para las mujeres son 4,2 a 5,4 millones de sangres rojas cells/µL (MedlinePlus 2010).

Thrombyocytopenia: Demasiado pocas plaquetas en la sangre. Las plaquetas son los pequeños fragmentos de la célula que, cuando están activados, se pegan juntos a los coágulos de sangre de la forma. Demasiado pocas plaquetas pueden causar un retraso en la formación del coágulo y la sangría excesiva. Los niveles normales están entre 150.000 a 450.000 platelets/mm3 (McCrae 2006); la trombocitopenia en el contexto del lupus se define como niveles de la plaqueta debajo de 100,000/mm3 (Hochberg 1997).

Leucopenia: Un nivel reducido de leucocitos, también llamado glóbulos blancos debido a su falta de color. Definido como cuenta debajo de 4,000/mm3 (Hochberg 1997). La leucopenia aumenta el riesgo de infecciones potencialmente severas.

Linfopenia: Un nivel reducido de un subconjunto de glóbulos blancos llamó los linfocitos, definidos como cuenta debajo de 1.500/mm3 (Hochberg 1997). Las células de B y de T entran ampliamente en el grupo del leucocito y pueden ser más concretamente linfocitos definidos. La linfopenia también aumenta el riesgo de infecciones severas.

La conexión de la hormona

El vínculo entre las hormonas de sexo como actividad de la enfermedad del lupus ha sido el tema del discusión por décadas. El hecho de que las mujeres sean considerablemente más probables desarrollar enfermedades autoinmunes que hombres sugiere que las hormonas esteroides, especialmente estrógeno y progesterona, influencien el sistema inmune.

Las acciones del estrógeno tienden a ser proinflammatory, mientras que las acciones de la progesterona, de los andrógenos, y de los glucocorticoids son antiinflamatorias (Cutolo 2004). Los estudios han documentado niveles bajos de la progesterona en mujeres con el lupus, sugiriendo que un desequilibrio relativo a favor del estrógeno puede contribuir a la reactividad inmune en algunos pacientes femeninos (Shabanova 2008).

Por consiguiente, los estudios en mujeres con lupus revelaron un índice creciente de suave a las llamaradas moderadas de la enfermedad de la intensidad asociadas a la terapia de reemplazo hormonal estrógeno-que contenía (Buyon 2005). Los estudios experimentales han sugerido que la testosterona puede suprimir reactividad inmune en los modelos animales del lupus y en células de pacientes con el lupus (caminante 1994; Kanda 1997).

De acuerdo con los datos disponibles, Life Extension sugiere que las mujeres con lupus evalúan sus niveles de hormona de sexo y se aseguran de que los niveles de la progesterona y de la testosterona son suficientes. Si los niveles de la progesterona o de la testosterona se encuentran para ser bajos, las mujeres deben considerar usando la progesterona del bioidentical o y/o la testosterona bate para restaurar niveles a una gama normal (Gompel 2007).