Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Alergias

Ayuda natural para las alergias

Vitamina D

Estos últimos años, ha habido un interés creciente en el papel que los juegos de la vitamina D en el sistema inmune y, particularmente, las enfermedades alérgicas. Se sabe que los receptores de la vitamina D están encontrados en tejidos y células múltiples en el cuerpo humano, incluyendo las células mononucleares, los linfocitos de T y las células dendríticas, que son importantes en el reconocimiento de antígenos. La vitamina D también tiene efectos de cytokine-modulación múltiples y puede disminuir la proliferación las células de Th1 y de Th2, y baja la producción de interleukins y de interferones (que chamuscan 2010). Esta vitamina también se ha mostrado para tener un papel en la vía aérea que remodelaba, que puede ser importante en la comprensión y tratar del asma (Clifford 2009). Los estudios moleculares también proporcionan pruebas que la vitamina D puede modular respuestas inflamatorias, aumentar actividad antimicrobiana del péptido y promover la integridad de la barrera de la permeabilidad de la piel (que chamusca 2010).

Los estudios epidemiológicos revelaron que la deficiencia de la vitamina D está asociada a una incidencia creciente de los síntomas del asma y de la alergia (Weiss 2008; Litonjua, 2009; Freishtat, 2010), respuestas más altas de IgE a la comida y a los alergénicos ambientales en los niños y los adultos (Sharief 2011) y severidad del dermatitis atópico (Peroni, 2011). Semejantemente, encontraron a los niños con asma bien-controlado para tener niveles más altos de la vitamina D (Chinellato 2011) y los adultos con la urticaria crónica (colmenas) tienen niveles más bajos de la vitamina D que los controles (Thorp 2010). Un ensayo controlado seleccionado al azar que implicaba a 45 pacientes del dermatitis atópico proporcionó las pruebas para el efecto beneficioso de la vitamina D y de la suplementación de E sobre manifestaciones clínicas. Las cuentas del síntoma mejoradas perceptiblemente en los grupos del tratamiento para la vitamina D y la vitamina E fueron asociadas a cuentas más favorables del síntoma (Javanbakht 2011).

En el papel de la vitamina D en la prevención de asma y de enfermedades atópicas, los estudios demostraron que la alta toma de una mujer de la vitamina D durante embarazo baja el riesgo de su jadear que se convierte del niño (Camargo 2007) o de rinitis a la edad de 5 años (Erkkola 2009). Esta correlación fue encontrada en diversas poblaciones, sin importar la cantidad de toma de la vitamina D. Un estudio complementario anticipado mostrado resultados contradictorios.

Un estudio longitudinal reciente demostró la vitamina D como calculador del asma o de la atopia en años posteriores. El estudio, implicando a 689 niños de una cohorte no seleccionada para el asma o la atopia que fueron examinados a la edad de 6 años y otra vez a la edad de 14 años, mostrado que entre los niños masculinos, los niveles inadecuados de la vitamina D son un factor de riesgo para la atopia que se convierte, el hyperresponsiveness bronquial y el asma. Más importantemente, los niveles de la vitamina D a la edad de 6 años eran proféticos de la atopia/de los años asma-asociados de los fenotipos a la edad de 14 años (Hollams 2011).

Aunque muchos estudios epidemiológicos durante la última década hayan identificado claramente un vínculo entre los niveles de la vitamina D y asma y/o las enfermedades atópicas, tales estudios tienen limitaciones y no pueden establecer causalidad. Un ensayo clínico que examina si la suplementación maternal con 4.000 IU del diario de la vitamina D puede reducir la incidencia del asma en su descendiente durante los primeros tres años de vida está actualmente en curso. Este ensayo proporcionará pruebas más fuertes con respecto al papel de la vitamina D en la prevención de las alergias (ensayo aleatorizado: suplementación maternal de la vitamina D para prevenir el asma de la niñez (VDAART). ClinicalTrials.gov: NCT00920621.)

Vitamina E

La vitamina E es una vitamina soluble en la grasa que actúa como limpiador libre-radical. Protege las membranas celulares y previene daño a las enzimas membrana-asociadas. La investigación sugiere que la vitamina E inhiba la activación de los neutrófilos – las células que contribuyen a la inflamación respiratoria en los asthmatics (Centanni 2001). Los estudios también indican que la vitamina E puede influenciar y parar la proliferación de las células de palo en la cultura (Zingg 2007; Kempna. 2004), sugiriendo un papel de la vitamina E en alergias de modulación, ateroesclerosis, cáncer y otras enfermedades en los cuales las células de palo desempeñan un papel.

Varios estudios proporcionan pruebas en la relación entre la toma de la vitamina E y asma o las enfermedades alérgicas. Un estudio anticipado japonés divulgó que la toma maternal baja de la vitamina E durante embarazo fue asociada a la probabilidad creciente de jadear en años de edad más jovenes de los niños de 2 (Miyake 2010). Un estudio ficticio escocés del nacimiento divulgó que la toma baja del alfa-tocoferol durante el primer trimestre del embarazo fue asociada a un riesgo creciente de jadear y de asma en los niños de 5 años (Devereux 2006). Un estudio del caso-control divulgó que el asma de la niñez está asociado a la toma dietética baja de la vitamina E (Hijazi y otros, 2000), y un estudio anticipado de diez años del asma del adulto-inicio también divulgó los hallazgos similares (Troisi 1995). En un estudio clínico del dermatitis atópico, los pacientes seleccionados aleatoriamente recibir oral 400 IU de la vitamina E de diario por 8 meses divulgaron la mejora notable en el eritema facial (rojez) y el lichenification (escalamiento y espesamiento de la piel). Las lesiones eczemosas también fueron curadas según se informa como resultado de la sensación disminuida del picor (Tsoureli-Nikita 2002).

Los modelos animales han mostrado que la suplementación con la vitamina E de la alta dosis redujo la proliferación de linfocitos esplénicos, la producción de IL-4, IL-5 y los niveles totales de IgE del suero. La respuesta alérgica de estornudo y nasal también fue suprimida en el grupo del tratamiento (Zheng 1999). En un ensayo controlado seleccionado al azar, los pacientes con la rinitis alérgica estacional que recibió suplementación de la vitamina E durante la estación de la fiebre de heno experimentaron la mejora en sus síntomas (Shahar, 2004).

Vitamina C

La vitamina C (ácido ascórbico) aumenta la función de muchas células inmunes, incluyendo las células de T, los fagocitos (que destruyen organismos patógenos), y otros. Como ácido antioxidante, ascórbico puede proteger las células contra las especies reactivas del oxígeno sabidas para causar daño tisular y enfermedad. La vitamina C tiene propiedades del antihistamínico (Johnston CS, 1996) que puedan ayudar a aliviar síntomas de la alergia, pero las pruebas son todavía polémicas.

Los estudios tempranos demostraron que 2 gramos de vitamina C mejoran la función pulmonar una hora después de la ingestión, comparada con un placebo (Bucca 1990) y otro estudio encontró un aumento quíntuplo en hiperreactividad bronquial entre ésos con la toma más baja de la vitamina C (Soutar 1997).

Un modelo animal mostró que la suplementación de la vitamina C de la alta dosis disminuyó perceptiblemente la inflamación en los pulmones (Chang 2009).

Magnesio

El magnesio es utilizado por cada célula en el cuerpo y participa en síntesis del metabolismo energético y de la proteína. El magnesio participa en por lo menos 350 procesos enzimáticos dentro del cuerpo. Las pruebas de los modelos animales indican que el magnesio desempeña un papel en inmunorespuesta, y que la deficiencia lleva a la inflamación creciente (Laires 2008).

Los resultados de ensayos clínicos seleccionados al azar mostraron que los niños y los adultos que fueron hospitalizados para el asma severo, agudo se beneficiaron de usar el sulfato de magnesio del intravenoso (iv) (Ciarallo 1996; Devi 1997; Ü1999rkan de G; Ciarallo 2000). Uno de éstos estudia utilizó una dosis más alta del sulfato de magnesio (40 mg/kg) y observó una mejora más rápida y prolongada en la función pulmonar (Ciarallo 2000). Pero, un estudio seleccionado al azar no encontró ninguna prueba que el sulfato de magnesio IV puede tratar al moderado al asma severo (Scarfone 2000).

Un estudio seleccionado al azar encontró eso el tomar de 200 - el magnesio 290 del magnesio por 16 semanas redujo perceptiblemente el uso de broncodilatadores en niños con suave al asma moderado (Bede 2003). Los efectos beneficiosos similares de la suplementación del magnesio de 12 semanas fueron encontrados en un pequeño estudio que implicaba a los niños con asma persistente moderado tratados con el fluticasone inhalado (Gontijo-Amaral 2007). Más recientemente, el tratamiento a largo plazo con el magnesio oral (magnesio 170 dos veces al día por 6,5 meses) en adultos con suave para moderar asma mostró la mejora en medidas objetivas de reactividad bronquial y en medidas subjetivas de control y de calidad de vida (Kazaks 2010) del asma.

Aceite de pescado y ácidos grasos

Los aceites de pescado contienen el ácido docosahexaenoic de los ácidos grasos omega-3 (DHA) y el ácido eicosapentaenoic (EPA). EPA y el DHA ejercen antiinflamatorio y los efectos (de anti-coagulación) antitrombóticos (Calder 2005) porque los ácidos grasos omega-3 compiten con el ácido araquidónico, que sirve se convierten en los eicosanoids favorable-inflamatorios (hoja 2002; Connor 2001; Calder 2001). Los estudios sugieren que los aceites de pescado reduzcan la producción de cytokines inflamatorios tales como interleukin-1, IL-2, y factor de necrosis de tumor, que todos están implicados en la respuesta alérgica. Además, los niveles inferiores de los ácidos grasos omega-3 en la sangre se asocian al retrasar-tipo reacciones de la piel de la hipersensibilidad en los temas subalimentados mayores (Cederholm 1994).

En un estudio, un ungüento que contenía el DHA y EPA produjo resultados satisfactorios en 64 pacientes con el dermatitis refractario (Watanabe 1999). Un comentario sistemático de la suplementación maternal con omega-3 que los ácidos grasos poliinsaturados (n-3 PUFA) encontraron pruebas que redujeron el predominio del asma de la niñez, solamente la suplementación durante la lactancia no previno la alergia del asma o alimentaria (Klemens 2011). La toma de n-6 PUFA entre 1.002 hembras japonesas embarazadas mostró una tendencia hacia poca rinitis alérgica en los niños (Miyake 2007).

Life Extension sugiere que el omega-6 al ratio omega-3 sea guardado debajo de 4 to1 para la salud óptima. Más información sobre la prueba y la optimización de su omega-6 al ratio omega-3 se puede encontrar en el artículo de revista de Life Extension titulado “optimiza su situación Omega-3”.

Petasita

La petasita perenne del arbusto (hybridus del Petasites) se sabe para inhibir la histamina del plasma, leukotrienes, y el oscurecimiento de las células de palo en respuesta a los alergénicos (Thomet 2002; Shimoda 2006). La medicina china tradicional ha utilizado petasita para tratar el asma, la tensión y la úlcera gástrica (Lee 2011) de la jaqueca. Petasin, un compuesto farmacológico extraído de la planta, se ha comercializado como Ze 339 y se ha aprobado en Suiza como droga antialérgica para tratar rinitis alérgica estacional.

Un estudio controlado seleccionado al azar encontró Ze 339 eficaz en la mejora de las cuentas del asma comparadas al placebo (Schapowal 2004). Otros estudios encontraron el efecto de Ze 339 comparable al cetirizine (Schapowal 2002) y al fexofenadine (drogas) del antihistamínico (Schapowal 2005; Lee 2004). Un comentario sistemático de 6 seleccionó al azar trialss controlados encontró que el extracto de la petasita es eficaz como antihistamínico del no-sedativo para la rinitis alérgica intermitente también (Guo 2007). Ze 339 redujo la inflamación alérgica de la vía aérea en los pulmones de animales asmáticos e inhibió la producción de los cytokines Th2, de interleukins y de RANTES (regulados sobre la activación, el linfocito T normal expresado, y secretó), que facilita la infiltración de los glóbulos blancos durante la respuesta inflamatoria (öm2010 de Brattstr).

Los extractos de la petasita japonesa (Petasites japonicus), que contiene un perfil de los compuestos activos similares al hybridus del Petasites, inhibieron la infiltración del eosinófilo y redujeron la secreción del moco en un modelo animal del asma. En cultivo celular estudia, el extracto inhibió el lanzamiento de los interleukins accionados por los ácaros del polvo de la casa (Lee y otros, 2011), sugiriendo que la petasita puede suprimir la patogenesia de la inflamación de la vía aérea.

Quercetina

La quercetina, uno de los flavonoides mas comunes encontrados en una variedad de comidas tales como vino rojo, té verde, y las manzanas, se ha estudiado para que su capacidad reduzca los síntomas de alergias. Se ha mostrado para inhibir leukotrienes, las células de palo, y el lanzamiento de la histamina (Chirumbolo 2010), que le hace a un buen candidato a terapia de la anti-alergia. Las pruebas también demostraron que la quercetina embota la respuesta inflamatoria de células inmunes sobre el reconocimiento del antígeno (Huang y otros, 2010).

En un modelo animal de la alergia del cacahuete, reacciones anafilácticas cacahuete-inducidas totalmente paradas de la quercetina después del desafío. Los niveles de la histamina en ratas quercetina-tratadas eran perceptiblemente más bajos que el grupo de control positivo (Shishehbor 2010). En los conejillos de Indias sensibilizados con ovalbumina, una dosis relativamente baja de la quercetina redujo la hiperactividad de vías aéreas y causó el bronchodilation significativo (Joskova 2011). El tratamiento de la microemulsión de la quercetina exhibió propiedades antiinflamatorias en un modelo murine semejantemente diseñado (Rogerio y otros, 2010).

Los pacientes con alergias nasales trataron con el espray nasal que contenía la quercetina y el abrotanum L de la artemisia experimentó el alivio rápido y significativo de síntomas nasales que era comparable a las preparaciones del antihistamínico (Remberg 2004). En la independiente dos los estudios controlados seleccionados al azar entre pacientes con las alergias del polen, tomando a 100 el magnesio de un compuesto quercetina-relacionado por 8 semanas, redujeron perceptiblemente los síntomas nasales comparados al grupo del placebo (Kawai 2009; Hirano 2009).

Chalcona de Metilo de la hesperidina

Químicamente similar a la quercetina, la hesperidina flavonoide se ha estudiado en una variedad de contextos en ambos modelos experimentales y en los ensayos clínicos humanos (Garg 2001). Su forma de la chalcona fue estudiada específicamente en 99 individuos atópicos en 1949. En las dosis diarias que se extienden a partir del 100 – 600 magnesio, chalcona metílica de la hesperidina proporcionaron el alivio completo de síntomas alérgicos en el 35% de participantes del estudio; otro 34% de los temas alcanzaron el alivio parcial del síntoma (Saylor 1949). Más recientemente, la chalcona metílica de la hesperidina ha emergido como tratamiento eficaz para los desordenes venosos crónicos (Guex 2010). Hoy, los doctores innovadores sugieren la chalcona metílica de la hesperidina a los pacientes con síntomas alérgicos y divulgan con frecuencia eficacia clínica.

Ácido de Rosmarinic

El ácido de Rosmarinic es un flavonoide encontrado en diversas hierbas tales como albahaca, sabio, menta, romero y frutescens del Perilla. Se divulga para tener efectos antioxidantes, antiinflamatorios, antimicrobianos, y antitumores (Mainardi 2009; Jang 2011). El ácido de Rosmarinic puede también inhibir cytokines y chemokines favorable-inflamatorios y estabilizar las células de palo (Osakabe 2004; Takano 2004). En los modelos, los cultivos celulares, y los estudios animales del ser humano, el ácido rosmarinic ha mostrado potencial como agente terapéutico natural para el asma y las enfermedades alérgicas.

Los investigadores demostraron que el tratamiento diario con el ácido rosmarinic del extracto de la hoja del perilla dado oral a los ratones previno el asma alérgico causado por el alergénico del ácaro del polvo. Los investigadores concluyeron que la administración oral del ácido rosmarinic perilla-derivado puede tratar asma alérgico con eficacia atenuando la producción de cytokines y de anticuerpos alergia-específicos (Sanbongi 2004). En otro estudio, el extracto volátil del romero suprimió perceptiblemente los cytokines, eosinófilos y los neutrófilos en los modelos de los ratones del asma alérgico inducidos por la casa sacan el polvo de los ácaros (Inoue 2005). Semejantemente, el ácido rosmarinic suprimió con eficacia cytokines, chemokines y los niveles de IgE en modelos murine del dermatitis atópico (Jang 2011). Podía también aliviar los síntomas relacionados con la rinitis alérgica y el rhinoconjunctivitis alérgico en modelos animales alergénico-sensibilizados (oh 2011).

La suplementación oral con el ácido rosmarinic en pacientes con rhinoconjunctivitis alérgico alivió perceptiblemente síntomas e inhibió eosinófilos en el líquido de lavado nasal (Osakabe 2004). Otro estudio demostró que el extracto de la hoja del perilla enriquecido con el ácido rosmarinic es eficaz entre los seres humanos que sufren de los síntomas alérgicos estacionales (Takano 2004). En este estudio, el ácido rosmarinic inhibió los síntomas ojo-relacionados asociados a alergias estacionales. En un estudio seleccionado al azar en dermatitis atópico, los pacientes dados las emulsiones rosmarinic tópicas aplicadas a los codos por 8 semanas divulgaron dos veces al día la mejora en la sequedad y rojez y alivio sintomático general (Lee 2008) de la piel.

Ortiga tacaña

El dioica del Urtica adquirió el nombre común “ortiga tacaña” porque las hojas, las flores, las semillas y la raíz contienen diversas sustancias químicas tales como histamina, ácido fórmico, ácido acético y otros irritantes que causen picaduras, itchiness o entumecimiento suavemente doloroso en el contacto (Anderson 2003).

Históricamente, la ortiga tacaña se ha utilizado para tratar rinitis alérgica, pero muy pocos estudios clínicos se han conducido. En un ensayo abierto de 69 pacientes con rinitis alérgica, el 58% de los temas que tomaron 600 que el magnesio liofilizó la hoja de la ortiga divulgaron un alivio en síntomas del rhinoconjunctivitis, y el 48% encontraron más eficaz que las medicaciones sin receta (Mittman 1990). El uso a largo plazo del extracto de la ortiga tacaña, identificación 30, fue mostrado para tener efectos antiinflamatorios y para ser eficaz en la prevención de colitis crónica en los modelos animales (Conrado 2005).

Recientemente, los datos de experimentos de la prueba biológica revelaron que los componentes bioactivos en extracto de la ortiga inhiben los receptores de la histamina, inhiben las enzimas implicadas lanzando los cytokines y los chemokines que causan síntomas de la alergia, y reducen la producción de prostaglandinas alergia-específicas. Por primera vez, estos resultados proporcionaron una comprensión mecánica del papel de los extractos de la ortiga en la reducción de la alergia y de otras respuestas inflamatorias (Roschek 2009).

Spirulina

El término “spirulina” refiere a la biomasa secada de una especie de platensis llamado cyanobacterium de Arthrospira. Es consumido extensamente por los seres humanos como suplemento dietético e incluso utilizado como fuente de la comida para algo de especie y de aves de corral acuáticas.

Spirulina es una fuente de microalimentos y de phytonutrients de una variedad; es también, por peso, una buena fuente de proteína no animal (Deng 2010). Los estudios han mostrado que el spirulina ejerce varios efectos biológicos favorables en ambos seres humanos y animales cuando se consume como una comida o suplemento (Deng 2010). Además, el convenio de Estados Unidos Pharmacopeial (USP) asignó recientemente un grado de la seguridad de la “clase A” al spirulina, significado que los datos apoyan un de alto nivel de la confianza con respecto a la seguridad del spirulina cuando están utilizados como suplemento dietético (Marles 2011).

Varios ensayos han examinado el papel del spirulina en la modulación de la biología de la respuesta alérgica. Administrado en 2,000mg por día, el spirulina fue mostrado por Mao y otros (2005) para desplazar el perfil del linfocito T lejos de Th2 en pacientes de la rinitis alérgica inhibiendo la señalización IL-4. Sobre analizar sus resultados, los científicos indicados “esto… estudio de alimentación humano… demuestran los efectos protectores de Spirulina hacia rinitis alérgica.”

En un ensayo clínico semejantemente diseñado, Cingi y los colegas (2008) corroboraron los hallazgos de Mao mostrando que “el consumodel pirulina de s mejoró perceptiblemente los síntomas y los hallazgos físicos [en pacientes de la rinitis alérgica] comparados con placebo incluyendo descarga nasal, estornudando, la congestión nasal y picando”.

Para explorar mejor los mecanismos por los cuales el spirulina embota reacciones alérgicas, Chen y otros (2005) estudiaron sus efectos biológicos en un modelo murine de la rinitis alérgica. Encontraron que el spirulina bajó los niveles de IgE y, atenuó correspondientemente el degranulation de las células de palo nasales, dando por resultado la histamina suprimida nivelan en suero. Los hallazgos muy similares fueron divulgados por Remirez (2002) también

DHEA

Dehydroepiandrosterone (DHEA) y sus metabilitos están naturalmente presentes en seres humanos y ejercen un arsenal de acciones en la fisiología humana. DHEA se ha estudiado en contextos numerosos, y es de éstos estudia que se ha presentado la realización que DHEA poseen la considerable acción inmunomodulador.

En cuanto a sus propiedades inmunológicas, DHEA se ha mostrado para promover el equilibrio entre los cytokines Th1 y Th2 y para combatir las respuestas inflamatorias (Dillon 2005; Kasperska-Zajac 2009). Por consiguiente, los investigadores han continuado estos hallazgos y han examinado el impacto de DHEA en reacciones alérgicas en ensayos clínicos.

En una vez que son de ensayo, las células inmunes fueron tomadas de temas con asma y cultivadas con o sin DHEA. Cuando DHEA era incluido, esas células inmunes produjeron cytokines menos inflamatorios y otros a los mediadores alérgicos, llevando a los investigadores a concluir que “DHEA puede ser una terapia útil para el asma” (Choi 2008). Otro grupo (Wenzel 2010) mostró que DHEA-sulfato (inhalado) nebulized (DHEA-s; un metabilito importante de los síntomas mejorados de DHEA) en pacientes con asma.

Varias líneas de pruebas apoyan un papel antiinflamatorio de DHEA en los individuos atópicos (Kasperska-Zajac 2009), pero los niveles de DHEA disminuyen con edad de avance. La suplementación con DHEA puede restaurar niveles de sangre de DHEA-s a las gamas jóvenes. Los individuos interesaron en la lectura más sobre DHEA deben consultar el varón de Life Extension y protocolos femeninos de la terapia de la restauración de la hormona.