Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Movimiento

Diagnosis y tratamiento del movimiento

El daño isquémico del movimiento es dependiente del tiempo. Después de la obstrucción arterial inicial, la muerte celular conecta en cascada a mayores áreas del cerebro hasta que se restablezca el flujo de sangre (van der Worp 2007). El daño hemorrágico del movimiento es también dependiente del tiempo. A medida que la sangre continúa escapándose del sitio original de la ruptura, el área del cerebro dañado por el hematoma aumenta (Qureshi 2001). Es por lo tanto crítico tratar a víctimas del movimiento tan rápido come sea posible para evitar daño cerebral extenso.

Una vez que una víctima del movimiento ha llegado el hospital, los médicos utilizan pruebas de la proyección de imagen para determinar qué clase de movimiento (isquémico o hemorrágico) ocurrió (la salud 2011 de PubMed). La determinación del tipo de movimiento es crítica porque las medicaciones usadas para tratar el movimiento isquémico no trabajarán para el movimiento hemorrágico, y vice versa (Lansberg 2012).

Las imágenes cerebrales pueden ayudar a detectar movimientos y a determinar su naturaleza.

  • Angiografía de la tomografía automatizada (CTA). La angiografía de la tomografía automatizada se utiliza para buscar aneurysms, las malformaciones arteriales y venosas, así como el estrecharse de arterias en el cuello y el cerebro.
  • Tomografía automatizada (CT). La tomografía automatizada es una herramienta de la proyección de imagen médica que se puede utilizar para identificar hemorrhaging cerebral.
  • Proyección de imagen de resonancia magnética (MRI). Las técnicas de proyección de imagen de resonancia magnética pueden ayudar en la diagnosis del movimiento (Schellinger 1999).
  • Angiografía de resonancia magnética (MRA). La angiografía de resonancia magnética utiliza un campo magnético, ondas de radio, y un tinte inyectado en las venas para evaluar arterias en el cuello y el cerebro.

Tratamiento de la emergencia del movimiento isquémico. El tratamiento del movimiento isquémico en el plazo de 4,5 horas de inicio del síntoma es crítico. Los estudios muestran que la disolución rápida del coágulo de sangre en el plazo de 4,5 horas de inicio del síntoma puede reducir dramáticamente el daño cerebral (Lansberg 2012). Desafortunadamente, muchos pacientes isquémicos del movimiento no llegan al hospital y no reciben el agente de thrombolytic apropiado hasta que haya ocurrido el daño cerebral significativo ya (Zerwic 2007).

  • Inyección intravenosa del activador plasminógeno de tejido (tPA). el tPA es aprobado por la FDA tratar al movimiento isquémico agudo (Roth 2011). el tPA es una enzima que convierte plasminógeno a la plasmina - la enzima principal que estimula avería del coágulo. Ayuda al tejido cerebral isquémico de lesión y del salvamento de la disminución. la administración del tPA en el plazo de 4,5 horas de inicio del síntoma es una primera terapia bien escogida entre pacientes sin las contraindicaciones (Miller 2012; Del Zoppo 2009). Desafortunadamente, los estudios indican que solamente 2 - los 8% de pacientes isquémicos del movimiento reciben este tratamiento potencialmente salvavidas (Alberts 2012). Un estudio encontró que los 18% de estas omisiones del tratamiento son evitables (Cocho 2005). De hecho, en muchos casos, incluso los pacientes elegibles pueden ser negados el tratamiento del tPA (Alberts 2012). Tristemente, las barreras burocráticas, tales como preocupaciones de la responsabilidad legal y reembolso escaso del seguro, contribuyen a estas negaciones mortales (Bambauer 2006). Otra razón más citada de la evitación del tPA durante el tratamiento isquémico agudo del movimiento está sangrando riesgo. Los médicos vacilan a menudo tratar a víctimas isquémicas del movimiento con el tPA si el paciente ha estado tomando warfarin por miedo a hemorragia de cerebro. Sin embargo, las pruebas sugieren que las víctimas warfarin-tratadas del movimiento cuya INR es inferior o igual 1,7 puedan ser tratadas con el tPA sin exceso de riesgo de hemorragia intracraneal (Xian 2012). La parte de la carga de asegurar el tratamiento oportuno miente con el paciente y/o sus cuidadores también. Los doctores no pueden entregar el tPA dentro de la ventana crítica de 4,5 horas si una víctima del movimiento llega el hospital de largo después de que haya expirado este período. Desafortunadamente, un estudio mostró que el tiempo mediano a la admisión del departamento de emergencia era 16 horas después del inicio de los síntomas del movimiento (Zerwic 2007). La llamada de 911 inmediatamente sobre experimentar síntomas del movimiento es el paciente y su papel de los cuidadores en asegurar el tratamiento óptimo del movimiento.
  • Aspirin y agentes antiplaquetarios. Aspirin se establece como tratamiento importante para el movimiento isquémico. Los estudios han mostrado que 160 o 300 dosis del magnesio de aspirin dadas en el plazo de 48 horas de inicio isquémico del movimiento pueden reducir el índice de mortalidad en un cierto plazo (en la descarga del hospital o en 6 meses) (van der Worp 2007).
  • Procedimientos quirúrgicos. En caso de necesidad, los procedimientos de emergencia se deben realizar cuanto antes. Por ejemplo, si un aneurysm de la explosión (una debilidad en un vaso sanguíneo) causa hemorragia subaracoidea asociada en el cerebro, un cirujano puede acortar el aneurysm y parar la sangría. Otro procedimiento, llamado angioplastia del globo, se puede utilizar para mejorar el flujo de sangre en las arterias ocluidas (Mayo Clinic 2012b).

Prevención isquémica secundaria del movimiento. Después de movimiento, hay un riesgo significativo de un movimiento o de movimiento secundario (Geeganage 2012) de la repetición. Para ayudar a prevenir el movimiento secundario, los pacientes pueden ser terapia antiplaquetaria prescrita, incluyendo la bajo-dosis aspirin o Plavix®, o terapia del anticoagulante tal como warfarin a largo plazo (Coumadin®) (Alberts 2011; Awada 2011; Bousser 2012).

Tratamiento de la emergencia del movimiento hemorrágico. El tratamiento de la emergencia del movimiento hemorrágico se centra en la sangría que controla y presión de la reducción en el cerebro. Los procedimientos quirúrgicos son de uso frecuente drenar la sangre que recoge fuera de los vasos sanguíneos durante una hemorragia (hematoma) (Dey 2012). Si más viejos tipos de medicación del anticoagulante (eg., Coumadin®, también conocido como warfarin) habían sido tomados para prevenir coágulos de sangre, la intervención con la vitamina K se puede utilizar para contrarrestar los efectos del warfarin. los agentes de Anti-coagulación (eg., aspirin y tPA) pueden aumentar la sangría y no pueden ser utilizados (Mayo Clinic 2012b).

El nimodipine de la medicación, molde del canal del calcio, es de uso frecuente ayudar al vasospasm del control y puede mejorar resultado entre pacientes con hemorragia subaracoidea. Nimodipine baja la presión arterial central, y su capacidad de controlar el vasospasm es probablemente debido a la inhibición de la vasoconstricción (Choi 2012; NSA 2009a; BAF 2011; Kim 2009). Una droga experimental llamada clazosentan, antagonista del receptor del endothelin, se ha divulgado en algunos estudios humanos y animales para reducir el riesgo de espasmo y de constricción del vaso sanguíneo después de movimiento hemorrágico y para mejorar grandemente las posibilidades de supervivencia (Schubert 2008; Sabri 2011; Macdonald 2012). Sin embargo, otros estudios no han podido corroborar estos hallazgos, así que más investigación es necesaria (Macdonald 2011).

Prevención hemorrágica secundaria del movimiento. Después del tratamiento agudo, las medicaciones se pueden prescribir para controlar la presión arterial, que es un factor de riesgo importante para un segundo movimiento (Rashid 2003). Las medicaciones de la prescripción para bajar la presión arterial incluyen la diurética, moldes del canal del calcio, moldes beta, los inhibidores de ACE, y otros (AHA 2012a).