Venta del cuidado de piel de Life Extension

El fenómeno de Raynaud

Intervenciones naturales apuntadas

Magnesio. El magnesio se requiere mantener la relajación del músculo liso en los vasos sanguíneos (D'Angelo 1992). El requisito para el magnesio aumenta con físico y la tensión emocional, que se sabe para accionar episodios del fenómeno de Raynaud, y allí es un ciertas pruebas que los niveles de magnesio en los glóbulos rojos de mujeres con el fenómeno de Raynaud caen en el invierno comparado a los controles sanos (Seelig 1994; Herrick 2012; Leppert 1994a). Los niveles bajos del magnesio pueden aumentar la contractilidad del músculo liso en vasos sanguíneos, que es importante porque la constricción del vaso sanguíneo es un aspecto importante del fenómeno de Raynaud (Leppert 1994b). Un estudio encontró que los niveles disminuidos del magnesio del suero eran mas comunes en las mujeres que experimentan el fenómeno de Raynaud cuando están expuestas al frío que en mujeres sanas (el 82% y el 45%, respectivamente) (Leppert 1990). Los estudios que evaluaban la infusión del magnesio en mujeres con el fenómeno de Raynaud primario encontraron que ayudó a normalizar niveles de magnesio así como los niveles de ciertas hormonas, proteínas, y enzimas asociadas a la condición (Myrdal 1994; Leppert 1994a, b; Leppert 1995).

N-acetilcisteína (NAC). Este antioxidante potente apoya la producción de glutatión, que a su vez las ayudas previenen daño a la guarnición del vaso sanguíneo. Un pequeño estudio en 22 pacientes con el fenómeno de Raynaud secundario a la esclerosis sistémica encontró que ésos que recibían una infusión intravenosa continua, de cinco días del NAC tenían menos y ataques menos-severos (zambo 2001). En otro estudio, por dos años, los pacientes recibieron 15 mg/kg por las infusiones intravenosas de la hora NAC por 5 horas consecutivas cada 2 semanas. Los investigadores encontraron que este tratamiento aumentó el flujo de sangre en las manos, redujo la severidad y la frecuencia de los ataques del fenómeno de Raynaud, y aumentaron la vasodilatación (Salsano 2005). Otros estudian, en las cuales 50 pacientes con esclerosis sistémica recibieron infusiones del NAC cada 2 semanas para una duración mediana de 3 años, divulgado que la terapia era beneficiosa para el fenómeno de Raynaud y las úlceras del finger se relacionó con el flujo de sangre escaso; las reducciones en la frecuencia de ataques, de las úlceras del finger, y del dolor fueron observadas (Rosato 2009).

Yohimbine. Yohimbine, derivado de la corteza del árbol del yohimbie, es una sustancia química que bloquea los receptores alpha-2, que están implicados en la vasoconstricción. El uso de este compuesto en el fenómeno de Raynaud proviene la observación que los pacientes con el fenómeno de Raynaud primario muestran respuestas alfa-adrenérgicas anormales. En un estudio de laboratorio en los vasos sanguíneos a partir de 50 temas que experimentaron la cirugía de la mano por las razones no relacionadas con la enfermedad vascular, fue observado que el yohimbine invertido frío-indujo la contracción del vaso sanguíneo (Bodelsson 1990). Otro estudio alistó a 23 pacientes, y después de que el fenómeno de Raynaud primario frío-inducido fuera accionado, asignaron los participantes aleatoriamente para recibir uno de los tres tratamientos siguientes: una infusión intrarterial del yohimbine, del prazosin del molde del receptor alpha-1, o los 2 tratamientos combinados. Los autores divulgaron que menos fingeres, ataques totales, desarrollados en el yohimbine agrupan y combinaron al grupo del tratamiento que en el grupo del prazosin (liberto 1995). Debe ser observado que el yohimbine puede causar un latido del corazón rápido o una presión arterial elevada en algunos individuos.

Vitamina C. La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, es importante para la síntesis del colágeno, un componente clave de las paredes del vaso sanguíneo (Nusgens 2001). Además, los estudios sugieren que suplementación de la vitamina C mejore el flujo de sangre (Kirby 2009). Hay también pruebas que la gente con el fenómeno de Raynaud tiene niveles bajos del ácido ascórbico. En un estudio, los investigadores encontraron que los niveles medianos del plasma de vitamina C eran 4,8 mg/l en pacientes con el fenómeno de Raynaud primario, 2,5 mg/l en ésos con esclerosis sistémica cutánea limitada, y 6,8 mg/l en ésos con esclerosis sistémica difusa; todos los valores eran perceptiblemente más bajos de 10,6 mg/l, que fue observada en los temas sanos del control (Herrick 1994). Otro estudio encontró que el magnesio 500 por el día de vitamina C por 30 días promovió la vasodilatación y mejoró el flujo de sangre en gente con la ateroesclerosis de la arteria coronaria, una condición que comparte algunos factores de riesgo con el fenómeno de Raynaud secundario (Gokce 1999; NCBI 2011).

Ácidos grasos esenciales. Los ácidos grasos Omega-3 tales como ácido eicosapentaenoic (EPA) y el aicd decosahexaenoic (DHA) encontrado en aceite de pescado, y el ácido gamma-linolenic (GLA), un ácido graso sano omega-6 encontrado en aceite de la onagra y la borraja engrasan, tienen efectos de sangre-reducción que puedan ayudar a aliviar síntomas del fenómeno de Raynaud. Un estudio encontró que 12 cápsulas por el día por 8 semanas de aceite de la onagra redujeron perceptiblemente el número y la severidad de los ataques del fenómeno de Raynaud primario (eructe 1985). Otro estudio en la suplementación del aceite de pescado encontró que 12 cápsulas del aceite de pescado diarias conteniendo un total de 3,96 g EPA y 2,64 g DHA tomados por 12 semanas aumentaron el tiempo antes de que aparecieran los síntomas después de que la exposición fría comparara al placebo en el fenómeno de Raynaud primario. Este tratamiento también aumentó perceptiblemente el flujo de sangre en los fingeres en participantes con el fenómeno de Raynaud primario, con respecto a un grupo de control que recibió las cápsulas del aceite de oliva (DiGiacomo 1989).

L-arginina. La L-arginina del aminoácido es importante para la síntesis del óxido nítrico, un vasodilatador potente (Rembold 2003; Cooke 2005). En 2003, un informe del caso describió a 2 pacientes con el fenómeno de Raynaud severo en el cual la suplementación oral de la L-arginina invirtió la necrosis del tejido en los fingeres o los dedos del pie (Rembold 2003). En otro estudio que los individuos incluidos con el fenómeno de Raynaud secundario a la esclerosis sistémica, los autores divulgaron a eso los fingeres de los pacientes que se calentaban después del tratamiento de la L-arginina llevaron a un aumento en flujo de sangre. Además, otro estudio mostró que L-arginina (administrada oral; respuesta modulada del vaso sanguíneo de 4 g dos veces al día) a las temperaturas frescas en los fingeres de individuos con la esclerosis sistémica (Agostoni 1991).

Vitamina D. Un estudio en 42 personas con los niveles de sangre bajos de la vitamina D (media 20,9 ng/mL) y el fenómeno de Raynaud divulgó que los temas que recibían 600 000 IU de la vitamina oral D3 por el mes por 2 meses no sólo alcanzaron niveles de sangre más altos de la vitamina D que ésos que recibían el placebo (32,9 ng/mL contra 23,2 ng/mL), pero también divulgó que su Raynaud llegó a ser menos severo. Los investigadores especularon que la vitamina D puede funcionar como un vasodilatador en individuos con el fenómeno de Raynaud (Helou 2012). Aunque más estudios necesiten evaluar el papel de la vitamina D en el fenómeno de Raynaud, animan a tener un análisis de sangre para evaluar sus niveles 25 del hydroxyvitamin D, y utilizan a los individuos con esta condición un suplemento diario de la vitamina D3 para mantener sus niveles entre 50 y 80 ng/mL.

La vitamina E. Vitamin E es un antioxidante que protege los ácidos grasos y otras moléculas celulares contra el daño oxidativo (Brigelius-Flohe 1999). Algunos informes indican que los niveles bajos de la vitamina E están asociados al fenómeno de Raynaud (Simonini 2000). Un estudio en los individuos que experimentaban Raynaud como consecuencia del trabajo con maquinaria vibrante encontró que la suplementación con el magnesio 600 del nicotinate del alfa-tocoferol diario por 6 semanas mejoró síntomas subjetivos tales como entumecimiento y sensación fría; los exámenes clínicos también indicaron la mejora (Matoba 1977).

Biloba del Gingko. Un estudio que exploraba la eficacia del extracto del biloba del Gingko del magnesio 120 tardado 3 veces por día (para un total de 360 mg/día) por 10 semanas encontró que el tratamiento redujo el número de los ataques del fenómeno de Raynaud por semana por el 56%, comparado hasta el 27% en el grupo del placebo (Muir 2002). Además, un estudio en ratones encontró que la administración intravenosa de un extracto del biloba del Gingko inhibió la vasoconstricción inducida por la activación de la plaqueta, sugiriendo que el ginkgo pueda también atenuar la vasoconstricción que ocurre durante un ataque del fenómeno de Raynaud (Stücker 1997).

Hexanicotinate de la niacina y del inositol. La niacina, o la vitamina B3, mejora la vasodilatación periférica, las ayudas previenen la formación de coágulos de sangre, y modulan el metabolismo de lípido (Rosenson 2003; Kamanna 2009). El hexanicotinate del inositol es un inositol que contiene compuesto limitado a seis moléculas de niacina; dentro del cuerpo, la niacina se lanza del inositol (Milton 2013). Un estudio de 84 días evaluó la eficacia del hexanicotinate del inositol de 4 g/day en 23 pacientes con el fenómeno de Raynaud primario. El grupo del hexanicotinate del inositol divulgó la sensación mejor, y sus ataques eran más cortos y menos compararon al placebo (Sunderland 1988). Otro estudio usando hexanicotinate del inositol en 30 pacientes con el fenómeno de Raynaud primario o secundario divulgó que la severidad de los ataques de la vasoconstricción disminuyó en la mayoría de los participantes; los no fumadores respondieron más rápidamente a la terapia que fumadores. Además, los participantes mayores con la prolongada enfermedad vasospástica mostrada mejoraron el flujo de sangre como resultado del tratamiento. No se divulgó ningunos efectos secundarios (Holti 1979).

Selenio. El selenio mineral es un componente importante de varias enzimas implicadas en mecanismos de defensa antioxidantes intrínsecos dentro del cuerpo; los niveles bajos del selenio pueden comprometer la capacidad del cuerpo de combatir el daño del radical libre (Tikly 2006). Los estudios divulgan los niveles bajos del selenio en gente con el fenómeno de Raynaud y particularmente ésas con esclerosis sistémica, sugiriendo que la suplementación puede estar de ventaja en esta población (Herrick 1994). Estos hallazgos son particularmente importantes en el contexto del fenómeno de Raynaud secundario a la esclerosis sistémica, puesto que la tensión oxidativa es un contribuidor significativo a la disfunción endotelial que es la base de esta condición (Simonini 2000).