Venta del cuidado de piel de Life Extension

Ateroesclerosis y enfermedad cardiovascular

Alcance de factores de riesgo de la enfermedad vascular con terapéutica alimenticia

Los estudios científicos han revelado que varios alimentos protegen eficazmente contra la disfunción endotelial causada por los factores atherogenic identificados arriba. A diferencia del acercamiento de la medicina de la corriente principal a tratar la ateroesclerosis, que implica el dirigir solamente muy de pocos factores de riesgo cardiacos probados, un régimen alimenticio completo se puede diseñar para apuntar todos los factores de riesgo que contribuyan a la ateroesclerosis.

Ácidos grasos Omega-3. Los estudios han mostrado que los ácidos grasos omega-3 combaten el desarrollo y la progresión de la enfermedad vascular vía mecanismos múltiples incluyendo, bajando los triglicéridos, bajando la presión arterial, mejorando la función endotelial y aumentando los niveles de HDL (Robinson, 2006).

Un equipo de investigadores examinó la correlación entre los niveles del ácido graso del tejido omega-3 y las medidas de circular LP-PLA2, marcador de la placa arterial inflamatoria, adentro sobre 300 pacientes. Encontraron una asociación fuerte, independiente e inversa entre los niveles y LP-PLA de circulación 2. del tejidoomega-3. Los investigadores se encendieron concluir que la toma de los ácidos grasos omega-3 pudo reducir los nivelesLP-PLA 2 y reducir el riesgo de enfermedad vascular (Schmidt, 2008).

En otro estudio que implicaba a 563 hombres mayores, 2,4 gramos por el día de suplementación del ácido graso omega-3 fueron encontrados para mejorar la elasticidad arterial (Hjerkinn, 2006).

En 16 pacientes con enfermedad peripherial de la arteria que eran tratados ya con métodos convencionales, la adición de 2 gramos de diario de los ácidos grasos omega-3 fue mostrada para mejorar perceptiblemente la función endotelial, según lo medido por la dilatación flujo-mediada de la arteria braquial (a partir el 6,7% a 10,0%) y el thrombomodulin soluble del plasma (a partir 33,0 ng/mL a 17,0 ng/mL) (Schiano, 2008). Semejantemente, otro estudio encontró que cuando los ácidos grasos omega-3 fueron combinados con rosuvastatin, la combinación mejoró la vasodilatación dependiente endotelial (- 1,42% a 11,36%) mientras que el rosuvastatin solamente no pudo mejorar la función endotelial (Mindrescu, 2008).

L-carnitina de Propionyl (PLC). El PLC ha recibido la atención para que su capacidad mejore directamente la función endotelial. El PLC pasa a través de la membrana mitocondrial a la L-carnitina de la fuente directamente a las mitocondrias, los organelos de la producción de energía de células. Carnitines es esencial para el transporte del ácido graso y la producción energética mitocondriales, que es importante porque las células endoteliales y las células musculares de músculo cardíaco queman los ácidos grasos para el de 70 por ciento una su energía. Por el contrario, la mayoría de las otras células generan el de 70 por ciento una su energía de la glucosa y el solamente 30 por ciento de los ácidos grasos (Kaiser KP, 1987).

En estudios humanos, el PLC produjo la mejora significativa en distancia que caminaba máxima con el claudication (enfermedad vascular periférica esclerótica) y no tenía ningún efecto secundario importante (Wiseman LR y otros 1998). Otro estudio encontró que el PLC redujo perceptiblemente niveles de la homocisteina cuando estaba administrado intravenoso a los pacientes de hemodialisis (Signorelli, 2006).

Los estudios animales sugieren que el PLC pueda ayudar a prevenir o a disminuir la severidad de la enfermedad vascular. En los conejos alimentados una dieta rica en colesterol, que induce normalmente la disfunción endotelial y la ateroesclerosis subsiguiente, la suplementación con el PLC dio lugar a grueso reducido de la placa, un triglicérido marcado más bajo nivela y redujo la proliferación de las células de la espuma (Spagnoli, 1995).

El PLC también mejora la función endotelial aumentando la producción del óxido nítrico en animales con la presión arterial normal y en los modelos animales de la hipertensión. El óxido nítrico es importante porque ayuda a mantener arterias abiertas. La producción creciente del óxido nítrico inducida por el PLC se relaciona con sus propiedades antioxidantes; El PLC reduce especie reactiva del oxígeno y aumenta la producción del óxido nítrico en el endotelio en presencia de la dismutasa y de la catalasa antioxidantes (Bueno R y otros 2005) del superóxido de las enzimas.

L-arginina. Este aminoácido ha atraído la atención para que su capacidad mejore la función endotelial. la L-arginina sirve como el precursor del óxido nítrico en el endotelio (JR 2005 de Cockcraft). Para descubrir si la L-arginina mejoró la función arterial en gente con enfermedad arterial periférica, así como determine una dosis oral óptima, grupo de los investigadores de la Universidad de California, San Francisco, la capacidad en de las L-argininas miradas de mejorar distancia que camina y velocidad que camina entre gente con enfermedad arterial periférica. El grupo de investigación encontró en un estudio experimental de 80 pacientes que la L-arginina de 3 g mejoró diariamente la velocidad que caminaba y la distancia (Oka RK y otros 2005).

Otro estudio miraba los efectos de la L-arginina oral en pacientes con enfermedad de la arteria coronaria estable. El equipo encontró que la terapia de la L-arginina de 10 g mejoró diariamente la dilatación de la arteria braquial, una medida de la función endotelial (Yin WH y otros 2005).

CoQ10. CoQ10 es críticamente importante para la salud vascular, como está implicado directamente en la producción de ATP, la “moneda de la energía” del cuerpo humano. Porque el corazón es un músculo que nunca descansa, necesita una cantidad sustancial de CoQ10. Los niveles CoQ10 en tejido del corazón disminuyen desproporcionado con edad. A la edad de 20 años, el corazón tiene un nivel más altode CoQ 10 que otros órganos importantes. A la edad de 80 años esto es no más verdad, con los niveles del corazón cortados por más que medio (Kalen, 1989). CoQ10 Karl Folkers pionero (1985), de común acuerdo con otros estudios japoneses, encontró un CoQ más bajo10 niveles en pacientes con una enfermedad cardíaca más severa y mostró que CoQ10 suplementos aumentó perceptiblemente niveles del tejido de la sangre y del corazón de CoQ10 en estos pacientes.

Además de su implicación en la producción energética, CoQ10 es también un antioxidante potente. CoQ10 es la primera línea de defensa contra la oxidación de LDL; LDL oxidado es un principal contribuyente a la disfunción endotelial (Thomas, 1995).

CoQ10, conjuntamente con las vitaminas C, E y selenio, fue mostrado en un ensayo controlado seleccionado al azar para mejorar perceptiblemente elasticidad arterial en pacientes con factores de riesgo cardiovasculares múltiples. Los autores encontraron que los aumentos antioxidante-inducidos en elasticidad arterial fueron asociados a metabolismo mejorado de la glucosa y de lípido, así como disminuyeron la presión arterial (Shargorodsky, 2010).

En un estudio animal, la suplementaciónde CoQ 10 fue mostrada para mejorar la función endotelial, según lo medido por la disponibilidad y la presión arterial (Graham, 2009) del óxido nítrico de la aorta torácica.

Granada. Para que HDL realice sus funciones vitales, una enzima llamada paraoxonase-1 (PON-1) se ata a su superficie. PON-1 sirve proteger HDL contra la oxidación, que empeora su capacidad de proteger arterias. Mientras que los seres humanos envejecen, los niveles PON-1 disminuyen marcado, de tal modo reduciendo la capacidad de HDL de proteger contra ataque y movimiento del corazón. Este fenómeno ayuda a explicar el inicio de la ateroesclerosis acelerada; donde dentro de un período solamente de algunos años, las arterias sanas de una persona del envejecimiento ocluyen rápidamente con la placa. Además de su capacidad de proteger HDL contra la oxidación, PON-1 también se ha mostrado para hidrolizar (rómpase aparte) los thiolactones de la homocisteina, que son responsables de daño a los vasos sanguíneos. Tan PON-1, en sus el propio, es un protector del vaso sanguíneo (Jakubowski, 2001).

La peroxidación del lípido es una reacción radical libre que daña seriamente las membranas celulares y se implica en un anfitrión de enfermedades degenerativas. PON-1 bloquea las reacciones destructivas de la peroxidación del lípido, haciéndole una enzima crucial para que los seres humanos de envejecimiento mantengan (Rozenberg, 2003; Leus, 2000; Sapian-Paczkowska, 2010; Ikeda, 2007).

La investigación indica que la granada y sus extractos pueden elevar perceptiblemente niveles de la actividad PON-1 en el cuerpo. La granada hace esto con varios caminos biomoleculares distintos que incluyan la inflamación de lucha y adherencia de LDL y expresión génica favorable de modulación. Los extractos de la granada reducen la oxidación y la inflamación en gran parte con su efecto sobre la actividad PON-1, interviniendo en cada paso en el desarrollo de la ateroesclerosis (Aviram, 2000).

Los investigadores estudiaron los efectos de la granada sobre los temas humanos que consumieron el jugo de la granada por 2 semanas. El equipo encontró reducciones dramáticas en LDL el “agrupar” y retención en los buques, acompañados por un aumento del 20% en la actividad PON-1 (van Himbergen, 2006).

En los ratones ateroesclerosis-propensos complementados con la granada, una reducción del 90% en la oxidación de colesterol de LDL fue considerada. Los ratones complementados también desarrollaron lesiones ateroscleróticas el 44% más pequeño que los controles, un efecto atribuido a la reducción en el número de células inflamatorias de la espuma (van Himbergen, 2006).

Ácido lipoico. Este antioxidante natural sirve como coenzima en el metabolismo energético de grasas, de carbohidratos, y de proteínas. Puede regenerar el thioredoxin (una proteína antioxidante), la vitamina C, y el glutatión, que a su vez puede reciclar la vitamina E. Lipoic que las ayudas del ácido también maneja niveles apropiados de la glucosa del suero en los pacientes diabéticos (embalador, 2001). En los estudios animales, se ha mostrado para reducir la disfunción endotelial (Lee WJ y otros 2005a). Los estudios humanos han encontrado que el ácido lipoico mejora la función endotelial entre gente con el síndrome metabólico (Sola, 2005). El ácido lipoico trabaja mejor conjuntamente con los antioxidantes incluyendo la vitamina E, la coenzima Q10, la carnitina, y la selenometionina (Mosca, 2002).

Ajo. El extracto envejecido del ajo se ha estudiado para que su capacidad reduzca la inflamación y los efectos perjudiciales del colesterol en el endotelio (Orekhov, 1995). En un estudio de 15 hombres con enfermedad de la arteria coronaria que también eran tratados con las drogas y la bajo-dosis aspirin del statin, dos semanas de la suplementación con el extracto envejecido del ajo mejoraron perceptiblemente el flujo de sangre mejorando la función endotelial (Williams, 2005).

Finalmente, el ajo de la alto-dosis fue estudiado en 152 individuos con la acumulación aterosclerótica clínico observable de la placa. Durante 48 meses, vieron a los participantes del estudio experimentados perceptiblemente menos aumento en depósitos de la placa que un grupo de control, y una regresión de la placa en algunos participantes, investigadores destacados para concluir que el ajo tenía “un papel no sólo preventivo pero posiblemente también curativo en terapia de la arteriosclerasis” (Koscielny, 1999).

Biloba del Ginkgo. Varios estudios han mostrado que el ginkgo favorable altera la función endotelial y reduce niveles de LDL oxidado (Kudolo GB y otros 2003; Ou, 2009; Pierre, 2008). El Ginkgo también se ha mostrado para proteger contra la formación de células de la espuma (Tsai, 2010).

En un estudio que implicaba a ocho pacientes que habían experimentado recientemente cirugía aortocoronary de puente, la suplementación con el extracto del biloba del ginkgo, magnesio 120 dos veces al día, fue mostrada para reducir la formación de placas aterosclerótica por 11,9% y para reducir tamaño del nanoplaque por 24,4%. Además, los niveles crecientes ginkgo de enzimas antioxidantes endógenas y reducen los niveles del peligroso oxidados-LDL (Rodriguez, 2007).

En un modelo animal, los investigadores encontraron que el ginkgo era eficaz en la reducción del espesamiento íntimo homocisteina-inducido alto, indicando una revocación en el proceso aterosclerótico (Liu, 2008).

Resveratrol. Los experimentos han mostrado que las ventajas del resveratrol incluyen mejoras en la salud de los vasos sanguíneos endoteliales de la guarnición del tejido (Balestrieri, 2007; Ungvari, 2007; Wang, 2007; Ballard, 2007). Un mecanismo por el cual hace esto es facilitar la generación de células madres endoteliales del progenitor, de tal modo proveyendo del endotelio las nuevas células frescas.

El Resveratrol beneficia al sistema circulatorio sacando una disminución de la oxidación de la lipoproteína de baja densidad (LDL); fomentando disminuye en la agregación de la plaqueta; y promoviendo la relajación de los pequeños vasos sanguíneos llamó las arteriolas (Nissen, 2006; Taylor, 2002; Crouse, 2007; Cloarec, 2007). Colectivamente, estos mecanismos benefician a la salud total del sistema cardiovascular disminuyendo los factores que contribuyen al desarrollo de la ateroesclerosis, y disminuyendo la probabilidad de la coagulación indeseable, que, a su vez, disminuye el riesgo de movimiento (Opie, 2007). Además, los datos indican que el resveratrol disminuye la incidencia de las arritmias peligrosas del corazón (Chen, 2007).

Quercetina. La supuesta paradoja francesa es el fenómeno de índices bajos de enfermedad cardíaca en un país conocido para su alta toma de comidas grasas. La investigación reciente sugiere que una de las razones que protegen a la gente francesa contra enfermedad cardíaca sea una alta toma de la quercetina, un antioxidante y un polifenol potente encontrados en el vino rojo (Kuhlman, 2005) y ciertas verduras. Los estudios numerosos han examinado la quercetina y la encontraron para ser antioxidantes potente y un estimulador del óxido nítrico, que inhibe la proliferación endotelial, un sello de la ateroesclerosis (Kuhlman, 2005).

En ratas espontáneamente hipertensas, la quercetina, junto con otros bioflavonoides, preservó la función endotelial aumentando el óxido nítrico y reduciendo la presión arterial (Machha, 2005).

Un estudio porcino mostró que la quercetina tiene propiedades antioxidantes potentes y protege las células endoteliales contra la disfunción inducida (Reiterer, 2004). La quercetina y el resveratrol pueden trabajar particularmente bien junto.

Extracto del té verde. Los extractos del té verde, que son ricos en antioxidantes naturales y agentes antiplaquetarios, se utilizan rutinario en Asia a tensión arterial baja y reducen el colesterol elevado. En estudios de fumadores, 600 ml de té verde (no extracto) fueron mostrados a los marcadores de la disminución de la inflamación y de la disminución oxidaron el colesterol, que están implicados íntimo en el desarrollo de la ateroesclerosis (Lee W y otros 2005b).

Un estudio japonés de 203 pacientes encontró que los pacientes de un té más verde beben, menos probables son sufrir de la enfermedad de la arteria coronaria (Sano J y otros 2004). Este estudio apoyó un estudio anterior que encontró que el mayor consumo del té verde fue relacionado con una presencia reducida de enfermedad de la arteria coronaria en los hombres japoneses (Sasazuki S y otros 2000).

Vitamina C (ácido ascórbico). La vitamina C inhibe el daño causado por la tensión oxidativa. En fumadores de cigarrillo, la suplementación diaria con vitamina C del magnesio 500 disminuyó perceptiblemente el aspecto de los marcadores oxidativos de la tensión (Dietrich M y otros 2002). Otro estudio mostró que la suplementación con 500 vitaminas C y la vitamina E del magnesio de 400 IU redujo diariamente el desarrollo de la arteriosclerasis coronaria acelerada que seguía el trasplante cardiaco (Fang JC y otros 2002).

Las ventajas de la vitamina C parecen especialmente profundas en la gente que sufre de la diabetes y de la enfermedad de la arteria coronaria. Un estudio demostró que, en este grupo, la vitamina C mejoró perceptiblemente la vasodilatación (Antoniades C y otros 2004).

Vitamina K. La vitamina K está ganando constantemente la atención para que su capacidad reduzca la calcificación vascular y ayude a prevenir la enfermedad vascular (Jie KSG y otros 1996). Las pruebas de la capacidad de la vitamina K de prevenir la calcificación se pueden también encontrar en un estudio animal en el cual los investigadores administraron el warfarin del anticoagulante a las ratas. El Warfarin se sabe para agotar la vitamina K. En el final del estudio, todos los animales tenían calcificación extensa, sugiriendo ellos habían perdido el efecto protector de la vitamina K (Howe 2000).

Un estudio grande de más de 4.800 temas seguidos por 7-10 años en los Países Bajos demostró que la gente en el una mitad más alto de toma de la vitamina K2 tenía una reducción del 57% en el riesgo de muerte de enfermedad vascular, comparado a ésos con la toma más baja. Además, su riesgo de tener calcificación aórtica severa cayó en picado por el 52% una demostración clara de los efectos protectores de la vitamina (Geleijnse, 2004).

Otro estudio del mismo grupo mostró que una toma más alta de la vitamina K2 fue asociada a un riesgo disminuido el 20% de calcificación de la arteria coronaria (Beulens, 2009).

Vitamina E. La vitamina E se estudia a menudo conjuntamente con la vitamina C para sus poderes antioxidantes potentes. Se ha mostrado a la peroxidación del lípido de la disminución e inhibe la proliferación lisa de la célula muscular, la agregación de la plaqueta, la adherencia del monocito, la absorción oxidada de LDL, y el cytokine producción-todo cuyo ocurra durante la enfermedad vascular esclerótica (Munteanu A y otros 2004; Harris A y otros 2002).

En células endoteliales arteriales cultivadas, la vitamina E aumentó la producción de prostaciclina, de un vasodilatador potente y de inhibidor de la agregación de la plaqueta (Wu D y otros 2004). La mayoría de los suplementos de la vitamina E vienen bajo la forma de tocoferol alfa, pero es también importante complementar con el magnesio alrededor 200 del tocoferol gamma para ganar las ventajas completas de la e de la vitamina.

Varios estudios muestran que los pacientes con los niveles normales del plasma del objeto expuesto avanzado de la enfermedad cardiovascular de tocoferol alfa pero tienen substancialmente niveles inferiores del tocoferol gamma (Ohrvall, 1996; Kontush, 1999; Ohrvall, 1994). En un estudio complementario de siete años de más de 334.000 mujeres posmenopáusicas sin enfermedad cardíaca anterior, la mayor toma de la vitamina dietética E-que consistía predominante en gamma tocoferol-fue asociada fuertemente a un más poco arriesgado de la muerte de la enfermedad cardiovascular. Los datos no aparecían demostrar un papel semejantemente protector del tocoferol alfa suplemental (Kushi, 1996).

Los estudios animales numerosos sugieren además que el tocoferol gamma pueda proporcionar la protección potente para el corazón. En ratas del laboratorio, la suplementación con el tocoferol gamma redujo la agregación de la plaqueta y la formación del coágulo más con eficacia que el tocoferol alfa (Saldeen, 1999). Además, el tocoferol gamma en las dosis fisiológicas era más eficaz que el tocoferol alfa en el aumento de la actividad de la dismutasa del superóxido (CÉSPED), una enzima antioxidante que puede ayudar a reducir el riesgo de eventos cardiacos (Li, 1999).

Niacina. La niacina reduce partículas de VLDL. Menos VLDL lleva a LDL menos pequeño-denso (oxidación y atherogenesis propensos) y a un HDL más alto (Carlson, 2005). La niacina también mejora la función y la actividad endoteliales del synthase del óxido nítrico.

Las ventajas de la niacina no se limitan a su influencia en los marcadores de la sangre del riesgo de la enfermedad vascular. También reduce riesgo del ataque del corazón dramáticamente. El proyecto coronario de la droga era el primer para establecer que la niacina es un agente potente en la baja de riesgo del ataque del corazón. Cuando dieron más de 1.000 supervivientes del ataque del corazón el magnesio 3000 (inmediato-lanzamiento/cristalino) de la niacina diariamente por seis años, la incidencia de los ataques del corazón no fatales periódicos fue reducida por el 27%, y el número de movimientos fue reducido por el 26% (Canner, 1986).