Venta del cuidado de piel de Life Extension

Trasplante del órgano

El Th17: Ratiodel registro de T: Una limitación de drogas farmacéuticas inmunosupresivas

El ratio de una subclase particularmente agresiva de T-células, llamada las células Th17, a las célulasdel registro de T es altamente reflexivo de la tendencia del sistema inmune a reaccionar agresivamente hacia tejido trasplantado.

Se sabe que las célulasdel registro de T tienen propiedades antiinflamatorias y causan quietud de una inmunorespuesta y de una prolongación sobre-agresivas de la función del trasplante. Además, las células Th17 son favorable-inflamatorias y pueden exacerbar la inmunorespuesta en el rechazo del trasplante (mA, 2010; Afzali, 2007; Kimura, 2010).

En octubre de 2010, los investigadores confirmaron eso que disminuía el Th17: El registrode T dio lugar a supervivencia creciente del allograft en un modelo animal. El equipo administró TGFβ directamente a los ratones que habían recibido trasplantes de las células del islote pancreático. La administración de TGFβ dio lugar a una disminución de la actividad IL-6 y del número de las células Th17 en la circulación, y a un aumento en la circulación de las célulasdel registro de T, prolongando tiempo de supervivencia del allograft. Los investigadores concluyeron eso que apuntaba la actividad IL-6 y que bajaba el Th17: El ratiodel registro de T “proporciona un acercamiento prometedor para inducir tolerancia del trasplante…” (Zhang, 2010).

Incorporando esta comprensión reciente de la tolerancia inmune y de la patología inflamatoria, los investigadores examinaron el impacto de los inhibidores del calcineurin (CNIs) en el nivel de allograft que protegía las célulasdel registro de T que circulaban en 32 beneficiarios del trasplante del hígado. Su estudio reveló que CNIs redujo perceptiblemente el nivel de célulasdel registro de T en la circulación, comparado a los pacientes sanos del control que no recibían un CNI. Los datos llevan al equipo a concluir que CNIs obstaculizó la progresión hacia una tolerancia que inducía Th17: Perfildel registro de T (Chu, 2010).

Estos nuevos hallazgos demuestran que las drogas inmunosupresivas lo más comúnmente posible prescritas de pacientes trasplantados no pueden dirigir una causa subyacente importante del rechazo del trasplante – niveles escasos de células protectorasdel registro de T.

El extracto de la semilla de la uva altera favorable el Th17: Ratiodel registro de T

Un estudio de octubre de 2010 reveló que un extracto proanthocyanidin-rico de la semilla de la uva es altamente eficaz en la reducción del ratio de Th17: Registrode T y modulación de una inmunorespuesta sobre-agresiva. Los investigadores observaron que el extracto de la semilla de la uva alteró favorable el Th17: Ratiodel registro de T en las variedades de células animales (murine) y humanas (parque, 2010).

En tomar a su investigación una medida más lejos, los científicos examinaron el efecto del extracto de la semilla de la uva sobre los síntomas clínicos de ratones con artritis colágeno-inducida, un modelo altamente sensible al Th17: Ratiodel registro de T. Encontraron que el extracto de la semilla de la uva atenuó con eficacia los síntomas clínicos, confirmando que el extracto era un immunomodulator potente. Los autores concluyeron que “potente regulando la diferenciación inflamatoria del linfocito T, extracto de la semilla de la uva puede servir como agente terapéutico nuevo posible para las enfermedades inflamatorias y autoinmunes.”

Otro estudio mostró que la suplementación dietética con el extracto del arándano (también arriba en proanthocyanidins) era altamente eficaz en prolongar la supervivencia de las neuronas trasplantadas de la dopamina, que son excepcionalmente delicadas, en un modelo animal de la enfermedad de Parkinson. Los investigadores también observaron que los ratones que recibían el extracto del arándano exhibieron una mejores movilidad y coordinación que el grupo de control, que no recibía el extracto del arándano (McGuire, 2006).

Alcance de efectos residuales del trasplante del órgano y de efectos secundarios de drogas farmacéuticas inmunosupresivas

Evitar el rechazo del tejido no es el único desafío que hace frente a beneficiarios del trasplante. Muchas otras complicaciones se presentan con frecuencia como resultado de recibir un trasplante y de tomar las drogas inmunosupresivas.

En casi todas las cajas del trasplante, la vasculatura del órgano trasplantado funciona menos óptimo que el del tejido nativo del anfitrión. Esto lleva a menudo a las complicaciones cardiovasculares, tales como coágulos de sangre e hipertensión (Vandergheynst, 2010; Vrochides, 2010). Es vital importante que la salud y la función de las células endoteliales (células que alinean el interior de los vasos sanguíneos) en beneficiarios de un trasplante de órgano estén mantenidas.

Homocisteina que controla

Mantener un bajo de la homocisteina es muy importante para los pacientes trasplantados. La homocisteina es un derivado del aminoácido que las células endoteliales de los daños y contribuyen a la patogenesia de la ateroesclerosis.

Un estudio publicado en octubre de 2010 encontró que una homocisteina más alta era un calculador de la muerte de cualquier causa en 378 beneficiarios renales del trasplante, incluso después los investigadores ajustaron según factores múltiples de la confusión. Temas con la una mitad homocisteina más baja llana (<13.1 µmol/L) eran mucho más probables ser posts-trasplante vivo de 3.000 días que ésos con la una mitad homocisteina más alta nivelan (>18.5 µmol/L). Los investigadores también observaron que los temas que tomaban un CNI tenían niveles más altos de homocisteina que los temas que no tomaban un CNI (medio 16,3 µol/L contra 14,3 µmol/L), sugiriendo que CNIs, como cyclosporine, pudiera aumentar la homocisteina (Connolly, 2010).

Afortunadamente, hay varios ingredientes nutraceutical que se han mostrado a con eficacia controlan la homocisteina en pacientes trasplantados.

B6, B12 y 5-Methyltetrahydrofolate

En la evaluación de 98 pacientes trasplantados renales, los investigadores encontraron eso, no sólo eran niveles de la homocisteina correlacionados con la disfunción crónica del allograft, pero toma de la vitamina B6, así como niveles de sangre más altos de la forma activa de folato, methyltetrahydrofolate 5, fueron asociados a los niveles inferiores de la homocisteina y mejoraron salud vascular. Los investigadores observaron que “aumentó el folato y las tomas de la vitamina B6 parece reducir concentraciones de la homocisteina entre pacientes trasplantados… y podría contribuir a reducir el riesgo de disfunción crónica del allograft” (Biselli, 2007).

En 56 beneficiarios renales del trasplante, la combinación ácido fólico del magnesio 50 del magnesio B6, 400 el magnetocardiograma B12 y 5 diario, por seis meses, fue encontrado para reducir perceptiblemente niveles de la homocisteina (a partir 21,8 µmol/L a 9,3 µmol/L contra ningún cambio en el grupo del placebo) y el grueso carótida de los intima-medios, marcador de la ateroesclerosis (a partir 0,95 milímetros a 0,64 milímetros, hacen un promedio de la reducción del 32%) mientras que el grupo del placebo mostró un aumento marcado en el grueso carótida de los intima-medios (a partir 0,71 milímetros a 0,87 milímetros) durante el período de prueba (Marcuzzi, 2003).

Un estudio de 730 pacientes trasplantados renales proporcionó la penetración única en la importancia de la vitamina B12 y del folato activo en esta población. Los investigadores en este estudio observaron que niveles más altos del plasma B12 y de folato activo están asociados probablemente a una ventaja de la supervivencia considerada en los pacientes trasplantados del riñón que tienen una predisposición genética a tener niveles más altos de estas vitaminas en la circulación (Winkelmayer, 2005).

Cisteína del N-acetilo

La cisteína antioxidante del N-acetilo, especialmente conjuntamente con las vitaminas de B, se ha mostrado a niveles más bajos de la homocisteina y mejora la función endotelial (Yilmaz, 2007).

En 12 niños que recibieron trasplantes del hígado, las infusiones intravenosas de la cisteína del N-acetilo (70 mg/kg), conjuntamente con prostaglandin-E1, fueron administradas diariamente por seis días que comenzaban inmediatamente la posts-operación. La combinación redujo la severidad de los episodios del rechazo en el plazo de los primeros tres meses después de que el trasplante, comparada a un grupo de control que no recibió las infusiones (Bucuvalas, 2001).

La cisteína intravenosa del N-acetilo (5 gramos durante cuatro horas) fue mostrada para reducir dramáticamente niveles de homocisteina (a partir 15,5 µmol/L a 3,36 µmol/L) en 11 pacientes trasplantados renales con los niveles sanos de B12 y folato. El equipo no divulgó ningún efecto nocivo atribuible a la cisteína del N-acetilo. Este estudio destaca la seguridad y la eficacia de la cisteína del N-acetilo en los pacientes trasplantados renales (Rymarz, 2009).

Un modelo animal del cyclosporine indujo toxicidad del riñón encontró que la cisteína del N-acetilo fuera protectora contra los efectos nefrotóxicos del cyclosporine. Los animales que recibían cyclosporine solamente mostraron aumentos significativos en la tensión oxidativa, según lo medido por los niveles del óxido nítrico y del malondialdehído de la especie reactiva, las disminuciones significativas de la actividad de la dismutasa del superóxido y de la peroxidasa del glutatión y de cambios morfológicos del riñón notable, mientras que los animales que recibían la cisteína del N-acetilo con cyclosporine no manifestaron estos cambios (Duru, 2008).

En un estudio in vitro conducido en las células tomadas de beneficiarios del trasplante del pulmón, la cisteína del N-acetilo podía reducir la expresión genética del cytokine inflamatorio TNFα, que contribuye al rechazo del trasplante. Los autores concluyeron que “el uso terapéutico de compuestos antioxidantes podría, por lo tanto, estar de interés en condiciones tales como trasplante del pulmón, en el cual la tensión y la inflamación oxidativas pueden contribuir perceptiblemente a la pérdida de función del allograft” (Hulten, 1998).

Polifenoles del cacao y de la granada

Los investigadores, en la moda controlada placebo de doble anonimato, examinaron el impacto de los polifenoles derivados del cacao en la salud vascular de 22 beneficiarios del trasplante de corazón. Los investigadores evaluaron la función endotelial, como medido por el diámetro del vasomotion coronario dependiente del endotelio y de la arteria coronaria, dos horas después de temas consumieron 40 gramos de chocolate oscuro, proporcionando el magnesio 15,6 de polifenoles. Los polifenoles del cacao fueron encontrados para aumentar perceptiblemente el diámetro de la arteria coronaria (a partir 2,36 a 2,51 milímetros) y para mejorar el vasomotion coronario (+4,5% contra -4,3% en grupo del placebo). Además, los investigadores también vieron una reducción significativa en la adherencia de la plaqueta en el grupo del polifenol (a partir el 4,9% a 3,8%), comparado a ningún cambio en el grupo del placebo, indicando un riesgo disminuido de formación y de hipertensión (Flammer, 2007) del coágulo de sangre.

Los polifenoles de la granada, también sabida para apoyar la función endotelial (de Nigris, 2006), fueron administrados a los animales en una dosis equivalente al magnesio ~500 para un ser humano de 60 kilogramos por 21 días. Los investigadores encontraron que tensión oxidativa hepática cyclosporine-inducida perceptiblemente reducida de los polifenoles de la granada, según lo medido por los niveles de sustancias reactivas del ácido tiobarbitúrico y la actividad de la glutatión-S-transferasa de las enzimas, de la dismutasa del superóxido y de la catalasa antioxidantes. El equipo concluyó que “los resultados de este estudio indican que [juego de la fuerza de los polifenoles de la granada] un papel importante en [contra] daño oxidativo cyclosporine-inducido de protección en el hígado” (Pari, 2008).

CoQ10

La suplementación diaria con el magnesio 90 de CoQ10 por cuatro semanas dio lugar a mejoras significativas en salud cardiovascular, según lo medido por HDL, LDL y niveles de colesterol totales, en 11 pacientes trasplantados renales. Además, los investigadores encontraron que CoQ10 no afectó al contrario a los niveles de sangre de cyclosporine, destacando la seguridad de CoQ10 en los pacientes trasplantados que tomaban el cyclosporine (Dlugosz, 2004). Estos datos sugieren que CoQ10 podría combatir con seguridad los efectos secundarios del cyclosporine, que se sabe para causar daño oxidativo y para alterar desfavorable los niveles de colesterol (van den Dorpel, 1997).

Vitaminas C y E

Un ensayo de doble anonimato que examinaba el efecto de la suplementación con una combinación de 500 vitaminas C y de la vitamina E del magnesio de 400 IU, mostró dos veces al día que las vitaminas redujeron la progresión de la arteriosclerasis coronaria en pacientes trasplantados del corazón. Durante un año, los pacientes que recibían las vitaminas C y E (n=19) no experimentaron ningún aumento en el índice medio de los intima-medios, mientras que los pacientes que recibían un placebo (n=21) vieron un aumento del 8% (colmillo, 2002).

En haber seleccionado al azar, el placebo moda controlada, investigadores estudió los efectos del magnesio 2.000 de la vitamina C sobre la función vascular de 13 pacientes trasplantados renales. Encontraron que la vitamina C mejoró perceptiblemente la dilatación dependiente del endotelio (a partir la 1,6% a 4,5%), y también aumentaron la capacidad antioxidante de la sangre del tema, según lo medido para el momento en que estuvieron requeridos para oxidar los lípidos in vitro (Williams, 2001).

La droga inmunosupresiva extensamente prescrita, cyclosporine, se sabe para causar daño oxidativo, y se asocia a un perfil malsano del lípido (van den Dorpel, 1997). La vitamina E era eficaz en la reducción de daño mitocondrial cyclosporine-inducido a las células endoteliales renales porcinas (de Arriba, 2009) y, conjuntamente con la quercetina, fue mostrada para ser protectora contra el hepatotoxicity causado por cyclosporine, según lo medido por el nivel de sustancias que reacciona al ácido tiobarbitúricas, y la actividad de la peroxidasa y de la catalasa del glutatión, en un modelo animal (Mostafavi-vierta, 2008).

Es importante observar que, en por lo menos un estudio, la combinación de las vitaminas C y E fue mostrada para reducir niveles de sangre de cyclosporine por el áspero 30% en los beneficiarios del trasplante de corazón que tomaban a 500 vitamina C del magnesio dos veces al día y la vitamina E de 400 IU dos veces al día. Estos investigadores se encendieron indicar eso “aunque un análisis farmacocinético más detallado sea necesario aclarar el mecanismo exacto de esta interacción, los médicos que toman el cuidado de los beneficiarios del trasplante deben ser conscientes que una supervisión más frecuente de la concentración del cyclosporine está autorizada después de iniciar estos agentes antioxidantes” (lago, 2005).

L-arginina

La L-arginina del aminoácido se ha mostrado en estudios múltiples para mejorar la función de las células endoteliales (Ou, 2010; Orea-Tejeda, 2010).

Un estudio 2010 de 22 pacientes trasplantados del corazón encontró que L-arginina suplemental, seis gramos dos veces al día, función endotelial mejorada, según lo medido por el ratio del óxido nítrico/endothelin, y la capacidad submáxima creciente del ejercicio, según lo medido por la prueba del paseo de seis minutos (la distancia caminó aumentado a partir de 525 m a 580 m). Perceptiblemente, los investigadores también observaron que la L-arginina suplemental mejoró la cuenta total de la calidad de vida de los temas, según lo medido por el cuestionario estandardizado (Doutreleau, 2010).

Probiotics

Un estudio de 777 beneficiarios del trasplante del hígado encontró que la infección quirúrgica del sitio ocurrió en 37,8% de pacientes. Estas infecciones resultaron adentro, por término medio, áspero 24 días adicionales de estancia del hospital, $159.967 en costos adicionales y un aumento del 10% en la mortalidad (Hollenbeak, 2001). Además, las infecciones postoperatorias se han asociado a una incidencia perceptiblemente más alta de la pérdida del injerto debido al rechazo (Cainelli, 2002).

Un placebo seleccionado al azar controló el ensayo de 95 beneficiarios del trasplante del hígado examinó los efectos del probiotics (10 mil millones unidades de la formación de colonias), conjuntamente con fibra, sobre índices de infección postoperatorios. Los investigadores encontraron que la infección ocurrió en el solamente 13% de los pacientes que recibían probiotics y la fibra, mientras que en el grupo de control el 48% de pacientes desarrollaron las infecciones (Rayes, 2002).

Para duplicar estos resultados impresionantes, el mismo investigador de la ventaja condujo otro estudio similar poco después. Esta vez el equipo estudió el efecto del probiotics, conjuntamente con fibra, contra fibra solamente, sobre índices de infección postoperatorios en 66 beneficiarios del trasplante del hígado. El grupo que recibía la combinación de probiotics y de fibra tenía un índice de infección del solamente 3%, mientras que, en el grupo que recibía solamente la fibra, la infección postoperatoria ocurrió en el 48% de los pacientes (Rayes, 2005).

Magnesio

El perder del magnesio es común en los pacientes trasplantados, especialmente los que reciban un riñón trasplantado (Mazzaferro, 2002). Los niveles bajos del magnesio se han mostrado para reforzar los efectos tóxicos del cyclosporine y para reducir la supervivencia del allograft (Holzmacher, 2005).

En un estudio de 14 pacientes trasplantados renales hypomagnesemic, la suplementación del magnesio en una dosis del magnesio 400 a 1.200 diario, por tres meses, fue mostrada para mejorar perceptiblemente niveles del total y de colesterol de LDL, metabolismo de la glucosa, y niveles del restablecimiento de magnesio. Los investigadores concluyeron que el relleno del magnesio era eficaz para el magnesio de lucha que perdía e importante para mantener la salud de los pacientes trasplantados renales (Gupta, 1999).

Qué usted necesita conocer

  • La inmunorespuesta sobre-agresiva contra tejido trasplantado da lugar a las tasas de supervivencia de cinco años muy pobres para los órganos trasplantados.
  • Apuntando cytokines inflamatorios específicos, como IL-1ß, IL-2, IL-6, IL-15, IL-21 y TNFα, que empeoran la actividad de las células protectorasdel registro de T y estimulan las T-células citotóxicas, es un acercamiento racional a calmar la inmunorespuesta sobre-agresiva y a apoyar la función sana del tejido trasplantado.
  • Varios alimentos apuntan estos cytokines inflamatorios y alteran favorable el ratio de las células altamente agresivas Th17 a trasplante-proteger las célulasdel registro de T.
  • Las drogas inmunosupresivas lo más extensamente posible prescritas a los pacientes trasplantados, a los inhibidores del calcineurin, fall para promover la actividad de las células protectorasdel registro de T y que se mostrará para ser altamente tóxico.
  • Muchos alimentos dirigen con seguridad los efectos residuales del trasplante del órgano tales como infección, función endotelial pobre y ateroesclerosis agresiva, y combaten efectos secundarios de drogas inmunosupresivas.

Resumen

Individuos de las ofertas del trasplante del órgano con los órganos críticamente heridos o que fallan medios de mejorar la calidad de sus vidas y de prolongar su vida útil. Sin embargo, la recepción de un órgano trasplantado viene con muchos los desafíos.

Porque un órgano donado no contiene la DNA del beneficiario del tejido, el sistema inmune del anfitrión reconoce el órgano trasplantado como patológico e intenta eliminarlo. Esta batalla en curso entre el tejido donado y el sistema inmune del anfitrión da lugar en última instancia a la destrucción del tejido trasplantado. Así, los beneficiarios de un trasplante deben tomar las drogas inmunosupresivas cargadas efecto secundario para preservar el órgano trasplantado el mayor tiempo posible.

Life Extension ha identificado los nutraceuticals múltiples que, sobre la base de prueba científica par-revisada, apuntan aspectos específicos de la inmunorespuesta implicada en el rechazo del tejido, así como ayuda a combatir efectos secundarios de drogas inmunosupresivas.