Venta del cuidado de piel de Life Extension

Dolor de cabeza de la jaqueca

¿Qué causa jaqueca?

En los años de la investigación de la jaqueca, los científicos creyeron que la porción del dolor de cabeza de una jaqueca resultó de la dilatación de los vasos sanguíneos, mientras que la porción de la aureola de jaqueca fue causada por la vasoconstricción (Cutrer 2012). Sin embargo, pruebas más recientes sugieren que estos cambios vasculares no sean la causa de la jaqueca, pero bastante un epifenómeno que acompañe el dolor (Rizzoli 2012). Hoy, la jaqueca se ve como resultado de la disfunción compleja dentro del sistema nervioso central (Charles 2009). Los diversos factores que contribuyen a esta disfunción se revisan abajo.

Serotonina

La serotonina del neurotransmisor (5-hydroxytryptamine [5-HT]) desempeña un papel en el desarrollo de los ataques de la jaqueca. Esta conclusión es apoyada por las pruebas que indican que los pacientes de la jaqueca tienden a tener niveles bajos de la serotonina en sus cerebros (Panconesi 2008). La ayuda adicional para esta teoría se encuentra en los datos que indican que los antidepresivos tricíclicos, que aumentan la señalización de la serotonina, reducen la frecuencia de los ataques de la jaqueca (Cutrer 2012).

Además, el melatonin, un metabilito activo de la serotonina (Gyermek 1996), también se ha encontrado para ser deficiente entre los pacientes de la jaqueca (Masruha 2008; Masruha 2010), y la suplementación del melatonin ha dado lugar a la mejora del síntoma entre algunos pacientes de la jaqueca (Vogler 2006).

Aunque el mecanismo exacto que liga la serotonina baja nivele a la patología de la jaqueca todavía no se haya descrito completamente (Hamel 2007), los investigadores haya presumido que la serotonina puede interferir con el dolor que procesa en el cerebro. De la serotonina influencias también en la dilatación y la contracción de los vasos sanguíneos en el cerebro (Cutrer 2012).

Aunque los niveles bajos de la serotonina pueden dar lugar a un ataque, un ciertas pruebas sugieren que los niveles elevados de la serotonina puedan contribuir a la patología de la jaqueca durante un ataque (Sakai 2008; Chugani 1999). Debido a la complejidad del papel de la serotonina en jaqueca, el estudio adicional es necesario caracterizar completamente los efectos de modular niveles de la serotonina y/o de la señalización en pacientes de la jaqueca.

El papel de hormonas

La jaqueca afecta desproporcionado a las mujeres – hembras componga el cerca de 70% de todos los pacientes de la jaqueca – sugerir un vínculo hormonal potencial (Dhillon 2011).

Aunque muchos eventos hormonales en la vida de una hembra puedan influenciar el acontecimiento de la jaqueca (e.g., menarquía, menstruación, embarazo, y menopausia) (Sacco 2012), la menstruación aparece ser la más importante. Por ejemplo, el 70% de los pacientes femeninos que experimentan informe de la jaqueca algún tipo de vínculo menstrual (Calhoun 2012). Un fenómeno llamó el “retiro del estrógeno,” que ocurre a finales de la fase luteal del ciclo menstrual y es caracterizado por una disminución precipitada en niveles del estrógeno, es probable un disparador importante de la jaqueca en algunas mujeres (MacGregor 2009, pone 2009).

Las fluctuaciones en los niveles de los estrógenos asociados a jaqueca producen cambios bioquímicos en la producción de la prostaglandina, el lanzamiento de la prolactina, y la regulación endógena del opiáceo (Dzugan 2004, 2006).

La prostaglandina E2 (PGE-2) es un mediador bien definido de la fiebre y de la inflamación. PGE-2 aumenta el vasodilatation y de tal modo induce dolor. Los estrógenos aumentan la producción de PGE-2. Un exceso de estrógenos, el déficit de la progesterona, o la dominación de estrógenos pueden causar la producción creciente de PGE-2, dando por resultado jaqueca.

La elevación del nivel o de la sensibilidad creciente de la prolactina a la prolactina lleva a un nivel disminuido de la prostaglandina E1 (PGE-1). Los pacientes con jaqueca pudieron prostaglandina-haber inducido hipersensibilidad a la prolactina. PGE-1 es una sustancia que de hecho mejora la microcirculación y lleva al desarrollo de circuitos colaterales con una mejora consiguiente en hemodinámica local.

Si un paciente tiene una dominación de PGE-2, el vasodilatation de arterias importantes con el espasmo de los circuitos colaterales sería esperado, que a su vez pueden causar dolor. La restauración de niveles y del equilibrio hormonales entre ellos puede estabilizar niveles de prostaglandinas.

Las hormonas esteroides también influencian el metabolismo del calcio y del magnesio. Los estrógenos regulan metabolismo del calcio, absorción intestinal del calcio, y expresión génica paratiroides y secreción, accionando fluctuaciones a través del ciclo menstrual. Las alteraciones en homeostasis del calcio se han asociado de largo a muchos disturbios afectivos.

Los ensayos clínicos en mujeres con síndrome premenstrual han encontrado que la suplementación del calcio puede ayudar a aliviar la mayoría del humor y de los síntomas somáticos. Las pruebas hasta la fecha indican que las mujeres con síntomas del síndrome premenstrual tienen una anormalidad subyacente del calcio (Thys-Jacobs 2000). Un nivel bajo del magnesio del cerebro se puede ser una expresión del hyperexcitability neuronal de los caminos visuales y asociar a un umbral bajado para los ataques de la jaqueca (Aloisi 1997). Clínico, se sabe que la suplementación del magnesio alivia los problemas premenstruales (por ejemplo, jaqueca, hinchazón, y edema) que ocurren tarde en el ciclo menstrual, y que se asocia la jaqueca, particularmente en mujeres, a deficiencias en niveles del magnesio del cerebro y del suero. La testosterona no fue mostrada para producir ninguna alteración significativa en niveles del magnesio, pero los estrógenos y la progesterona hacen (Li 2001).

Entre mujeres con jaquecas menstrual-relacionadas, usando terapia de la hormona minimizar disminuciones de la publicación mensual en la concentración del estrógeno puede ser eficaz en la prevención de los ataques de la jaqueca (Calhoun 2009). Los estudios sugieren que las rutas no-orales de la terapia del estrógeno, tales como una crema tópica que se aplicará a la piel, sean más probables mejorar jaqueca que los estrógenos orales (MacGregor 2009).

Más información sobre la prueba y la restauración de la hormona está disponible en el protocolo femenino de la restauración de la hormona.

El Neurohormonal y la hipótesis metabólica de Dysbalance de la jaqueca

Algunos investigadores sospechan que una causa importante de la jaqueca es un desequilibrio entre los estrógenos y los niveles de la progesterona, bastante que los niveles absolutos de estas hormonas. De hecho, las terapias dirigidas mejorando el ratio de estrógenos a la progesterona han aliviado con éxito jaqueca menstrual severa en los informes preliminares (Holdaway 1991).

Algunos médicos innovadores creen que la consideración se debe dar al equilibrio de otras hormonas de sexo también, incluyendo la testosterona, el dehydroepiandrosterone (DHEA), y pregnenolone (Dzugan 2006).

Según el Neurohormonal y la hipótesis metabólica de Dysbalance de la jaqueca, la jaqueca es un no solo desorden, sino una colección de desordenes que implican la reacción hormonal culpable en el eje hipotalámico-pituitario-suprarrenal-gonadal.

El contribuir a esta anormalidad hormonal es un desequilibrio entre dos de los tres brazos del sistema nervioso autonómico (los sistemas nerviosos comprensivos y parasimpáticos), que causa una disminución en el umbral del dolor del cerebro. Debido a desequilibrio entre el calcio y el magnesio intra y extracelulares, la polaridad de la membrana celular se cambia, que afecta a la estabilidad eléctrica de la membrana celular y de la sensibilidad a los impulsos del neurohormonal (hormonas esteroides, melatonin, y serotonina).

Aunque los ensayos clínicos bien-controlados diseñaran probar la hipótesis que la prueba completa de la hormona y el equilibrio pueden aliviar los dolores de cabeza de la jaqueca estén careciendo, varios encajonan los actuales resultados positivos de los informes usando este nuevo enfoque (Dzugan 2006).

Un vínculo entre el desequilibrio y la jaqueca hormonales puede provenir el papeles de oposición del estrógeno y de la progesterona dentro del cerebro. Mientras que el estrógeno estimula excitabilidad de los nervios, la progesterona exhibe acciones inhibitorias en las neuronas centrales (Finocchi 2011). Por lo tanto, el desequilibrio entre estas hormonas neuromodulatory puede dar lugar a las condiciones fisiológicas que alteran susceptibilidad a la jaqueca (Finocchi 2011).

La terapia hormonal adaptada del reemplazo (HRT) tuvo como objetivo el minimizar de desequilibrio del estrógeno/progesterona y el estabilizar de niveles del estrógeno puede ser eficaz para prevenir jaquecas entre las mujeres pre- y posmenopáusicas (Nappi 2009; Shuster 2011; Schurks 2010; Calhoun 2012). En las palabras de algunos investigadores con visión de futuro de la jaqueca - la “experiencia clínica apoya fuertemente la noción que la jaqueca se puede manejar solamente cuando los niveles de todas las hormonas-pregnenolone básicas, DHEA, testosterona, estrógeno, y progesterona-es óptima con el ciclo fisiológico” (Dzugan 2003).

Las mujeres que sufren jaquecas sin alivio con tratamientos médicos convencionales deben considerar la prueba de la hormona y la restauración completas del equilibrio hormonal usando terapia de reemplazo hormonal del bioidentical.