Venta del cuidado de piel de Life Extension

Desintoxicación de metales pesados

Tratamiento convencional

Retiro de la fuente de la exposición

El primer paso en la atenuación de los efectos tóxicos de la exposición aguda o crónica del metal es retiro de la fuente de contaminación. Para las exposiciones agudas, esto puede implicar (dependiendo de la ruta de la exposición) el descontaminar del área de la exposición, el quitar de la ropa contaminada, y/o el quitar del individuo del área donde ocurrió la exposición (flora 2010).

Descontaminación gastrointestinal

Las técnicas gastrointestinales de la descontaminación se pueden indicar para las toxicidades agudas del metal, aunque los estudios en su eficacia con este fin estén careciendo y pocas instrucciones del consenso existen para su uso en el tratamiento agudo de la toxicidad del metal. El lavado gástrico (introducción de agua en el estómago por un tubo para eliminar su contenido) se ha utilizado en los envenenamientos del arsénico y de ventaja (Tallis 1989; Rusyniak 2010; ATSDR 2007b; Caravati 2008). El vómito (el vomitar inducido) también se ha sugerido para quitar los metales dentro del estómago; sin embargo, algunos compuestos cáusticos del metal (óxido mercúrico) pueden causar daño adicional por vomitar inducido (ATSDR 2001), y vómito no son siempre eficaces para quitar una gran cantidad de sólidos (Manoguerra 2005). La irrigación del intestino (introducción de agua en el intestino para eliminar su contenido) puede ser útil para las partículas macroscópicas de algunos metales (tales como ventaja) que puedan transitar fácilmente a través de los intestinos; partículas más grandes pueden requerir la cirugía para el retiro (Roberge 1992; Rusyniak 2010; ATSDR 2007b). El carbón de leña activado puede ser eficaz para atar algunos metales o compuestos tóxicos injeridos del metal (arsénico, talio) pero es ineficaz para otros (hierro y mercurio) (digno de 1984; Bateman 1999; Rusyniak 2002; Hoffman 2003; Rusyniak 2010; Manoguerra 2005).

Terapia de la quelación

Los queladores aumentan la eliminación de metales (tóxico y esencial) del cuerpo. Su uso de mejorar toxicidad del metal ha sido validado por varios informes humanos del caso y modelos animales. Son los más de uso frecuente en casos de intoxicaciones agudas; la eficacia de la terapia de la quelación en la intoxicación crónica del metal está menos clara, pues las terapias de la quelación son más eficaces cuando están administradas cerca de la época de la exposición (Jang 2011). La decisión a quelatar se debe tomar por los profesionales con experiencia usando terapia de la quelación, preferiblemente en consulta con un centro de control de intoxicaciones o un toxicólogo médico (Adal 2013).

Los queladores usados actualmente en los Estados Unidos incluyen:

Dimercaprol (BAL). El BAL se indica para el tratamiento de la encefalopatía aguda de la ventaja en niños y los adultos así como toxicosis inorgánico agudo del arsénico o del mercurio. También se ha utilizado para la toxicidad arsénica crónica, pero no hay actualmente instrucciones para evaluar su eficacia (ATSDR 2004; Jang 2011). El BAL es dado por la inyección intramuscular, a menudo varias veces por el día por un período de 5-10 días. Los efectos secundarios incluyen vomitar, exceso de la salivación, ojos acuosos, los mocos, dolor del sitio de la inyección, y la quelación posible de los metales de rastro esenciales si están dados por los períodos extendidos (Jang 2011).

DMPS. DMPS, un análogo del dimercaprol (Bernhoft 2012), es una medicación oral estudiada para la quelación del arsénico y del cadmio en los modelos animales (Aposhian 1984; Patrick 2003) y quelación del mercurio en los trabajadores de mina (Bernhoft 2012). La dosificación usada en el ensayo humano era 400 mg/día por 14 días. En el final de dos semanas, DMPS aumentó perceptiblemente la excreción urinaria del mercurio y mejoró síntomas de la toxicidad; sin embargo, no alteró niveles del mercurio de la sangre. La erupción alérgica era el único efecto secundario conocido.

Succimer (DMSA). DMSA es una medicación oral usada para tratar el toxicosis de la ventaja del suave-moderado (agudo o crónico) en niños y los adultos e intoxicación aguda del arsénico o del mercurio. Para la ventaja y la intoxicación del mercurio en adultos, DMSA es dosificado en 10 mg/kg tres veces diarias por 5 días, seguido por 10mg/kg dos veces al día por 14 días. Los efectos secundarios son gusto sobre todo gastrointestinal (diarrea y el vomitar), metálico, y aumento suave en enzimas del hígado; la erupción, las frialdades, y los recuentos celulares blancos disminuidos también (raramente) se han divulgado (Jang 2011).

Azul prusiano. El azul prusiano es un quelador oral para el envenenamiento del talio o del cesio en adultos y niños; se dosifica 3 veces por día. Los efectos secundarios incluyen el estreñimiento, el dolor abdominal, y un color azul del taburete (Jang 2011).

EDTA. el EDTA Calcio-disódico se utiliza para tratar el envenenamiento de la encefalopatía de la ventaja y de ventaja del moderado (Jang 2011; Llevado 2013). Es dado por la infusión intravenosa lenta, continua. Los efectos secundarios incluyen el malestar, dolor de cabeza, cansancio, las frialdades o fiebre, mialgia, anorexia, congestión nasal, los ojos acuosos, anemia, hipotensión transitoria, las anormalidades de coagulación, y insuficiencia renal (Jang 2011). El EDTA, particularmente después del tratamiento prolongado, puede también quelatar los metales de rastro esenciales, tales como cinc, cobre, y manganeso (flora 2010). El EDTA del sodio (sin calcio) puede causar el hypocalcemia peligroso para la vida (Brown 2006).

Penicilamina (Cuprimine®). La penicilamina se ha utilizado como tratamiento oral para la ventaja, el mercurio, y el envenenamiento del cobre; su uso ha caído del favor debido a su potencial para las complicaciones serias, que incluyen reacciones alérgicas (véase particularmente en la gente alérgica a la penicilina), una forma severa de anemia, la baja severa de las cuentas de glóbulo blancas, y la insuficiencia renal (Jang 2011).

Queladores del hierro. Hay varios queladores del hierro que han encontrado uso en el tratamiento de la sobrecarga metabólica del hierro (hemocromatosis) así como de la intoxicación aguda del hierro (tal como sobredosis del suplemento del hierro). El mesylate de Deferoxamine (Desferal®) es un quelador inyectable del hierro que puede quitar el hierro de tiendas anormales del tejido pero no de sitios del uso metabólico activo del hierro (tales como transferrina o hemoglobina) (Sinicropi 2010). Los efectos secundarios incluyen la erupción de piel, la hipotensión, la desolación respiratoria, y la toxicidad del ojo/del oído; la toxicidad neurológica aguda es también posible (Crisponi 2013; Sinicropi 2010). Los queladores orales del hierro incluyen Deferiprone (Ferriprox®) y Deferasirox (Exjade®). Tienen mejor distribución que el deferoxamine, que también aumenta su toxicidad (Heli 2011). El tratamiento (de seis meses) a largo plazo del deferoxamine se ha utilizado para tratar la intoxicación de aluminio (Sinicropi 2010) y la osteomalacia aluminio-relacionada (Crisponi 2013).