Venta del cuidado de piel de Life Extension

Síndrome del intestino irritable (Crohn y colitis ulcerosa)

Opciones convencionales del tratamiento

Los tratamientos convencionales para IBD dependen de la ubicación y severidad de la enfermedad, las complicaciones, y respuesta a los tratamientos anteriores. Las metas de la terapia son controlar la inflamación, corregir deficiencias alimenticias, y aliviar síntomas tales como dolor abdominal, diarrea, y sangría rectal. Es importante observar que un diagnóstico precoz está asociado a la mayor eficacia de regímenes menos-agresivos de la droga y así de una carga menos opresiva de efectos secundarios. Por lo tanto, viendo a un médico tan pronto como emerjan los síntomas se sugiere. La terapia puede incluir las drogas, cirugía, o una combinación de acercamientos.

Tratamientos de la droga

Las drogas siguientes se pueden utilizar para tratar IBD:

Drogas antiinflamatorias

  • Aminosalicylates es las drogas que contienen el ácido aminosalicyclic 5 (5-ASA) y ayudan a controlar la inflamación local de la tripa. Estas drogas se utilizan sobre todo para tratar suave para moderar IBD y para ayudar con el mantenimiento de la remisión (Bebb 2004). Los efectos nocivos incluyen náusea, vomitar, ardor de estómago, diarrea, y dolor de cabeza. los agentes 5-ASA tales como olsalazine, mesalamine, y balsalazide tienen menos efectos nocivos y se pueden utilizar por la gente que no puede tomar sulfasalazine. Balsalazide se convierte en los dos puntos al mesalamine, y se ha mostrado para reducir la inflamación del intestino, la diarrea, la sangría rectal, y el dolor de estómago (Muijsers 2002). los agentes 5-ASA se dan oral o rectal (a través de un enema o en un supositorio), dependiendo de la ubicación de la inflamación. Sulfasalazine interfiere con la absorción del folato, así que ésos que toman esta droga deben también complementar con el folato (Jansen 2004). El uso de las drogas o de los antibióticos del aminosalicylate puede agotar la vitamina K en los pacientes de IBD, y la suplementación oral de esta vitamina alivia este problema (Krasinski 1985).
  • Glucocorticoids o los cortiocosteroids (tales como prednisona e hidrocortisona) reduce la inflamación. Se utilizan para tratar cajas más severas de IBD y para terminar ataques agudos. Glucocorticoids se puede dar oral, intravenoso, o rectal (a través de un enema o en un supositorio), dependiendo de la ubicación de la inflamación. Estas drogas pueden causar efectos nocivos serios, incluyendo el riesgo creciente de infección, de diabetes, de tensión arterial alta, de pérdida del hueso, de supresión del riñón, y de úlceras. Los efectos nocivos menos serios incluyen aumento de peso, acné, el pelo facial, y oscilaciones de humor. No se recomiendan para el uso a largo plazo y se substituyen típicamente por las drogas 5-ASA una vez que se ha inducido la remisión. El calcio y la vitamina D pueden ayudar a combatir la pérdida glucocorticoide-inducida del hueso (Homik 2000).

Supresores del sistema inmune

  • Los antimetabolitas tales como azathioprine y mercaptopurine previenen la réplica de las variedades de células inflamatorias de T. Se utilizan para tratar a la gente con IBD que no ha respondido a 5-ASAs o a los glucocorticoids, o que es dependiente en glucocorticoids. Sin embargo, los antimetabolitas son más de acción lenta que otros tipos de drogas. Cualquier persona que toma estas drogas se debe supervisar para las complicaciones tales como pancreatitis, hepatotoxicity, cuenta de glóbulo blanca reducida, y un riesgo creciente de infección. Una prueba genética conocida como methyltransferase del thiopurine (TMPT) genotyping puede ayudar a predecir quién tendrá efectos nocivos severos de estas drogas (Newman 2011).
  • Cyclosporine. Esta droga inhibe inmunorespuestas transmitidas por células de T, así reduciendo la reacción inmune que es la base de la inflamación. Bloquea varios cytokines inflamatorios, incluyendo TNF-α y diversos interleukins. Porque el cyclosporine se asocia al riesgo significativo de toxicidad, su uso se limita a la colitis ulcerosa severa o a la enfermedad de Crohn.
  • Methotrexate. El methotrexate de la droga de la quimioterapia del cáncer se utiliza en los pacientes de Crohn que son dependientes esteroide o no han respondido a los glucocorticoids (Preiss 2010). Puede ser dado oral o por las inyecciones semanales debajo de la piel o en los músculos (Xu 2004). El Methotrexate es el más eficaz para el mantenimiento de la remisión cuando está dado como inyección (Patel 2009). Esta droga también interfiere con metabolismo del folato. El folato se debe complementar con él, para ayudar particularmente a prevenir el cáncer colorrectal, que esta droga promueve de otra manera (Patel 2009; Coogan 2007).
  • Biologics/TNF-inhibidores. Durante llamaradas, los niveles del cytokine inflamatorio TNF-α se elevan. Esto ha llevado para interesar en los anticuerpos tales como infliximab, adalimumab, pegol del certolizumab, y golimumab que bloquean TNF-α. Éstos todos se han mostrado para inducir y para mantener la remisión incluyendo la cura y la restauración de la mucosa de la función de la barrera de la tripa (Malik 2012; Behm 2008; Gisbert 2006). Sin embargo, estas drogas son muy costosas, no se han mostrado para prevenir extirpación del intestino grueso en la colitis ulcerosa severa (Aratari 2008), y pueden causar enfermedades autoinmunes, el cáncer, infecciones, y síndromes virales de la reactivación incluyendo las tablas (Colombel 2004).
  • Los agentes inmunosupresivos siguientes se pueden considerar también: tacrolimus, mofetil del mycophenolate y talidomida.

Otros

  • Sodio de Cromolyn. Esta droga se modifica del compuesto natural conocido como khellin y trabaja como célula-estabilizador del palo antiinflamatorio. Un ensayo clínico encontró que la administración diaria del sodio del cromolyn del magnesio 200 rectal por 15 días indujo la remisión en casi todos los pacientes con colitis ulcerosa, y esto fue mantenida en el 93% de él cuando tomaron el diario del magnesio 240 por 2-3 años (Malolepszy 1977). En otro ensayo, el sodio oral del cromolyn en una dosis del magnesio 1.500 alivió diariamente diarrea más con eficacia que una dieta de la eliminación (en se evitan qué comidas problemáticas) en pacientes con el síndrome de intestino irritable (Stefanini 1995). Esto indica que el cromolyn puede mejorar la reactividad a algunas comidas – un factor que conduzca posiblemente una cierta inflamación en síndrome del intestino irritable. Al igual que tan a menudo el caso con las drogas que están de patente y así no muy rentable, ninguna compañía o gobierno ha considerado ajuste para financiar la investigación adicional sobre esta droga segura y barata para el síndrome del intestino irritable.
  • Naltrexone. Convertido originalmente para ayudar a tratar la adicción a la heroína, dosis más bajas del naltrexone han mostrado una gama de actividades inmunológicas notables. Un estudio placebo-controlado en el uso del naltrexone de la bajo-dosis (magnesio 4,5 por día en la hora de acostarse) sugirió que la droga podría resolver la inflamación de la mucosa e inducir la remisión clínica en pacientes con la enfermedad de Crohn moderado-a-severa (Smith 2011). Esto confirma un estudio incontrolado anterior de la eficacia de los naltrexone de la bajo-dosis para la enfermedad de Crohn (Smith 2007). Naltrexone aparece aliviar el síndrome del intestino irritable en parte disminuyendo la expresión de cytokines proinflammatory y promoviendo la reparación del tejido (materias 2008). En las dosificaciones bajas, la droga puede causar somnolencia, pero otros efectos secundarios son infrecuentes.

Cirugía

En casos graves de la enfermedad de Crohn, los abscesos pueden convertirse en tejidos crónico inflamados. Estos abscesos pueden crecer y túnel a través de las barreras del tejido para producir las fístulas, o los canales entre los órganos. Casi mitad de los pacientes que hacen que la enfermedad de Crohn desarrolle la enfermedad perianal que implica grietas anales, abscesos perianales, y las fístulas. Estos síntomas responden raramente bien a las terapias convencionales (Braunwald 2001; McNamara 2004). La cirugía se puede requerir en un alto porcentaje de estos pacientes (Danelli 2003). Las complicaciones son frecuentes.

La cirugía se puede también recomendar para quitar porciones seriamente inflamadas de la zona intestinal. La meta de la cirugía es preservar tanto del intestino como sea posible. La cirugía implica comúnmente los dos puntos o el intestino delgado. De vez en cuando, el extremo del intestino que se ha dejado en el lugar necesitará ser traído a la superficie de la piel para permitir la excreción inútil. Cuando este procedimiento implica el intestino delgado, se llama un ileostomy. Si el procedimiento implica los dos puntos, se llama una operación del intestino grueso. Aunque la enfermedad de Crohn pueda repetirse después de cirugía, los síntomas son probables ser menos severos y menos debilitantes que estaban previamente (Hwang 2008). Las dietas elementales (en qué moléculas simples como la glucosa y los aminoácidos individuales substituyen las comidas enteras) se han mostrado para reducir la repetición de la enfermedad de Crohn cuando están empleadas después de la cirugía (Yamamoto 2007; Esaki 2005).

Más nuevas cirugías, sin embargo, se han desarrollado que pueden preservar continencia fecal usando la pieza del íleo para crear una bolsa que esté conectada con el esfínter rectal intacto (Hwang 2008). En un comentario completo, el uso de suplementos probióticos podía reducir perceptiblemente el acontecimiento del pouchitis, o la inflamación del depósito formó sobre la creación quirúrgica de una bolsa ilio-anal, por el 96% comparado al placebo después de cirugía entre los pacientes de la colitis ulcerosa (Elahi 2008).