Venta del cuidado de piel de Life Extension

Síndrome policístico del ovario

Una mujer que se encuentra con los ciclos menstruales irregulares, exceso de facial y de pelo del cuerpo, acné adulto, aumento de peso, infertilidad y los ovarios agrandados puede tener síndrome policístico del ovario (PCOS), una condición desafortunada que aflija el 5-10 por ciento de mujeres de la edad de maternidad y al aproximadamente 70-90 por ciento de mujeres con los ciclos menstruales irregulares (Azziz y otros 2004). Entre sus numerosos desequilibrios hormonales de los síntomas, de las causas de PCOS, incluyendo la testosterona elevada (hormona masculina) y los niveles del estrógeno (hormona femenina), así como los niveles crecientes de la insulina (Azziz 2006, Moran 2010).

Aunque PCOS sea el desorden endocrino femenino más común de los Estados Unidos, su causa sigue siendo confusa (McCartney 2004). Quizás esta es la razón por la cual el “síndrome” es el más de uso general de medicina convencional describir PCOS puesto que la palabra sí mismo refiere a sus muestras y síntomas variados pero no indica una causa exacta de la condición.

Sin embargo, la investigación pasada por alto en gran parte por la medicina de la corriente principal revela una asociación fuerte entre PCOS, obesidad, y resistencia a la insulina, incluyendo características de la insensibilidad de la insulina tales como dyslipidemia (anormalidad del metabolismo de grasas) e hipertensión (Diamanti-Kandarakis 2007, Sasaki 2011).

Si están idas no tratado, las mujeres con PCOS desarrollan a menudo manifestaciones clínicas severas, tales como hirsutismo (exceso de facial y de pelo del cuerpo), acné, infertilidad, y depresión adultos (Diamanti-Kandarakis 2008, Drosdzol 2007). Las mujeres con PCOS están en un riesgo perceptiblemente más alto para desarrollar la enfermedad cardiovascular (Teede 2010) y el cáncer endometrial (Chittenden y otros 2009).

La medicina integrante reconoce la seriedad de PCOS, así como la necesidad de acercarse a la gestión de PCOS pues una enfermedad de la resistencia a la insulina para ofrecer esperanza a millones de mujeres que sufran de esta enfermedad. Por ejemplo, el metformin, un agente de sensibilización de la insulina que también ayude a reducir la producción excesiva del andrógeno, promueva la pérdida de peso, fertilidad de los restablecimientos, y aumenta metabolismo de la glucosa en pacientes con PCOS, underutilized drástico por la medicina convencional para esta enfermedad. Sin embargo, las estrategias de gestión de uso general controlar síntomas individuales de PCOS se saben para tener varios efectos secundarios indeseables (Pasquali 2011).

Afortunadamente, porque millones que sufren con estudios clínicos publicados PCOS apoye el uso de la terapéutica natural, tal como inositol y N-acetilo-cisteína (NAC), para controlar los síntomas y los efectos secundarios.

Síntomas de PCOS

Uno de los aspectos desafiadores de diagnosticar PCOS es que las muestras y los síntomas varían de personal, en tipo y severidad. Con frecuencia, los síntomas de PCOS están confundidos desde otras enfermedades médicas. Sin embargo, los síntomas comunes incluyen:

La anormalidad menstrual es la característica más extensa de PCOS. Éstos incluyen ciclos más de largo de 35 días (más poco de ocho ciclos menstruales al año); fracaso para mestruar por cuatro meses o más de largo; y períodos prolongados que pueden ser escasos o pesados (mA 2010).

Exceso de producción del andrógeno: Los niveles crecientes del andrógeno son una característica dominante de PCOS, y pueden resultar facial y pelo superior del cuerpo (hirsutismo), acné y calvicie adultos del varón-modelo (en mujeres). Digno de mención, sin embargo, es que las muestras físicas del exceso del andrógeno varían con pertenencia étnica. Como un ejemplo, el predominio del hirsutismo en pacientes de PCOS es por lo menos el 40% en hembras europeas y americanas, con todo es aún más común en tipos más oscuros de la piel, pero las mujeres de ascendencia asiática pueden no ser afectadas (Lowenstein 2006).

Ovarios policísticos: Los ovarios agrandados que contienen pequeños quistes numerosos se pueden detectar por ultrasonido. Sin embargo, algunas mujeres con los ovarios policísticos pueden no tener PCOS, mientras que algunas mujeres con la condición tienen ovarios que aparezcan normales (Azziz 2004).

Otro condiciona asociado con PCOS

Infertilidad: PCOS es la causa más común de la infertilidad femenina. Muchas mujeres con síndrome policístico del ovario experimentan la ovulación o la falta infrecuente de ovulación en conjunto y pueden tener problema que se queda embarazada, PCOS también se asocia al aborto espontáneo y al preeclampsia (van der Spuy 2004).

Obesidad: Comparado con las mujeres de la edad similar que no tienen síndrome policístico del ovario, las mujeres con PCOS son más probables ser gordas u obesas (Martínez-Bermejo 2007, Moran 2010). Además, sobre la mitad de todas las mujeres con PCOS manifieste la obesidad central, en la cual hay una mayor deposición de la grasa visceral alrededor de los órganos internos en la región abdominal, en comparación con el gordo que es situado en los muslos y las caderas. La distribución gorda abdominal se asocia al riesgo creciente de anormalidades de la hipertensión, de la diabetes y del lípido (Faloia 2004).

Resistencia a la insulina y tipo - diabetes 2: Los estudios han encontrado que las mujeres con PCOS tienen incidencias más altas de la resistencia a la insulina y mecanografían - la diabetes 2 que la edad y los controles peso-hechos juego (Moran 2010). Por otra parte, una mayoría de mujeres obesas de PCOS y más que la mitad de los del peso normal son insulina resistente (Pasquali 2006), y un número significativo desarrolla el tipo - diabetes 2 mellitus por la edad de 40 (Pelusi 2004).

Los nigricans del Acanthosis son una oscuridad, hyperpigmentation mal definido, aterciopelado encontrado en la nuca del cuello, axilas, muslos internos, vulva, o debajo de los pechos. Esta condición es una muestra de la resistencia a la insulina, que lleva a niveles de circulación más altos de la insulina. El despilfarro de la insulina en la piel da lugar a la hiperplasia, un aumento anormal en el crecimiento de la piel (Higgins 2008).

Diagnosis de PCOS

No hay prueba específica para diagnosticar definitivo síndrome policístico del ovario. La diagnosis es una de la exclusión, que significa que el doctor considera todas las muestras y síntomas de eliminar otros desordenes posibles (Azziz 2004). Una evaluación de diagnóstico estándar para PCOS incluye un historial médico completo, en cuya hora un doctor considerará los períodos irregulares o ausentes, obesidad, hirsutismo (facial y pelo gruesos del cuerpo), y el desarrollo pobre del pecho. Durante un examen físico, los doctores buscan típicamente muestras físicas de PCOS como acné, pelo facial, la calvicie masculina del modelo y nigricans del acanthosis.

Un ultrasonido pélvico o transvaginal se utiliza para detectar la “detención folicular”, o el desarrollo de los pequeños folículos (de 5-7m m) que nunca alcanzan el tamaño pre-ovulatorio de 16 milímetros o más. Aunque no todas las mujeres con PCOS tienen ovarios policísticos (PCO), ni todas las mujeres con los quistes ováricos tienen PCOS (Artini 2010), la exploración ultrasonographic ha ensanchado substancialmente el espectro fenotípico de PCOS (Azziz 2004).

Los criterios de diagnóstico publicados por exceso de la sociedad del andrógeno requieren en 2006 la presencia de hyperandrogenism clínico o bioquímico, con la disfunción menstrual o la morfología ovárica policística (PCOM), que se detectan vía la sonografía transvaginal (Artini 2010).

El trabajo de la sangre se utiliza para medir los niveles de varias hormonas y para excluir las muchas causas posibles de anormalidades o del exceso menstruales del andrógeno que PCOS mimético. Junto con las pruebas usadas para medir niveles elevados del andrógeno, los doctores pueden buscar niveles de las hormonas luteinizing (LH) o una elevación en el ratio de LH a la hormona el estimular de folículo (FSH), a la prolactina, a la hormona estimulante de la tiroides (TSH), al hydroxyprogesterone 17, a la testosterona y a DHEA-S. Otras condiciones asociadas tales como niveles de la glucosa, insulina, colesterol y los triglicéridos, así como resistencia a la insulina pueden también ser evaluadas (Shi 2007).

Algunos doctores ahora defienden para los niveles de la hormona anti de Mullerian (AMH) puesto que se considera un posible marcador de diagnóstico para PCOS (Chen 2008, Dewailly 2010). AMH es una proteína lanzada por las células que están implicadas con el crecimiento del folículo del huevo. Los niveles de AMH correlacionan con el número de folículos antral (pequeños folículos que sean 2 a 8 milímetros de tamaño y aparezcan al principio del ciclo menstrual) encontrados en el ovario; cuanto más alta es la cuenta antral del folículo, más altos son los niveles de AMH (van Houten 2010). Las mujeres con PCOS tienen típicamente un número elevado de folículos antral; tienen correspondientemente altos niveles de AMH también (Pellatt 2010).

Causas y factores de riesgo para PCOS

PCOS fue mirado una vez solamente como un desorden reproductivo que afectaba a mujeres de la edad de maternidad. El Anovulation (un ciclo menstrual en el cual la ovulación no ocurre) y el exceso del andrógeno se han considerado los criterios de diagnóstico del sello del síndrome (Azziz 2004). Sin embargo, la resistencia a la insulina ahora se identifica como contribuidor significativo a la patogenesia de PCOS, de las consecuencias metabólicas y cardiovasculares cuyo se reconocen extensamente dentro de la comunidad científica (Pasquali 2011). Hasta la fecha, varios factores implicados en el desarrollo de PCOS se han identificado:

Secreción de la LH y exceso del andrógeno: La última investigación ha acentuado el papel de anormalidades neuroendocrinas en la secreción persistente y excesiva de las hormonas luteinizing (LH), una de dos hormonas de la glicoproteína que estimulan la maduración final de los folículos y la secreción de la progesterona. La LH excesiva acciona la ovulación prematura, interrumpiendo el proceso de la maduración del folículo y llevando a un aumento en la producción del andrógeno por las células ováricas del theca. Una cierta investigación señala la LH creciente como la fuerza impulsora para PCOS en las mujeres delgadas y normales del peso del cuerpo (Chang 2000).

Hyperinsulinemia y exceso del andrógeno: Hyperinsulinemia produce hyperandrogenism en mujeres con PCOS vía dos distintos y mecanismos independientes:

Primero por la producción ovárica estimulante del andrógeno. Los estudios han mostrado que la insulina actúa sinérgico con la LH para aumentar la producción del andrógeno en las células ováricas del theca (Guzick 2004, Tsilchorozidou 2004; y en segundo lugar por directamente e independientemente reduciendo niveles hormona-obligatorios de la globulina del sexo del suero (SHBG). La insulina disminuye síntesis hepática y la secreción de SHBG, así aumentando la cantidad de testosterona libre, biológicamente activa (Carmina 2003). El beneficio neto de estos aumentos de dos acciones que circulan concentraciones libres de la testosterona.

Genética y exceso del andrógeno: Un aumento en la LH, así como el hyperinsulinemia, lleva a un aumento en la producción del andrógeno por las células ováricas del theca (Tsilchorozidou 2004). La investigación indica que los cambios morfológicos en los ovarios, incluyendo el desarrollo del quiste ovárico y la disfunción de la theca-célula (esteroide-que produce las células en los ovarios), pueden ser una indicación de una base genética para PCOS. El sospechoso de los investigadores allí es un defecto ovárico genético resuelto presente en mujeres con PCOS, haciendo el ovario sobreproducir el andrógeno (Tsilchorozidou, 2004, Jakubowski 2005, Diamanti-Kandarakis 2006, Bremer 2008). De hecho, la actividad anormal de la célula del theca parece ser una fuente primaria para exceso de los andrógenos (madera 2003).

Los factores de riesgo siguientes también se piensan para tener una influencia fuerte sobre la progresión de PCOS.

Obesidad. Los estudios han encontrado que la obesidad no sólo contribuye al desarrollo de PCOS, pero se presentan también como consecuencia (Martínez-Bermejo 2007). El tejido adiposo de mujeres con PCOS es caracterizado por las células gordas agrandadas (adipocytes hipertróficos) y las debilitaciones en la capacidad del cuerpo de analizar la grasa (lipolisis) y de regular la insulina. Si estas anormalidades son primarias o secundarias al hyperandrogenism o a otras anormalidades PCOS-relacionadas todavía no se sabe (chalet 2011).

Edad en el inicio. Una cierta investigación sugiere que las muchachas que desarrollan el pelo púbico temprano (a menudo antes de la edad de ocho, y de una condición conocida como pubarche prematuro) tengan muchos de las muestras y de los síntomas de PCOS. En un estudio que siguió a muchachas pre-pubescentes en pubertad, el pubarche prematuro resultó producción superior de la testosterona y los períodos irregulares constantes con PCOS, investigadores destacados para concluir que el pubarche prematuro puede ser una forma temprana de PCOS (Witchel 2006).

Otros factores de riesgo que pueden desempeñar un papel en la patogenesia de PCOS incluyen la inflamación crónica (Escobar-Morreale 2011); exposición a las sustancias químicas de endocrina-interrupción (Takeuchi 2004); desordenes autoinmunes, especialmente ésos que implican los ovarios, páncreas, tiroides y glándulas suprarrenales (Petríková 2010); y el uso de las medicaciones que aumentan la producción de la prolactina (Hernández 2000).

Poniendo a un lado la etiología, las mujeres con PCOS son defectos propensos en la señalización de la insulina, que agrava la síntesis de andrógenos en los ovarios y la glándula suprarrenal (Tsilchorozidou 2004). Exceso de los andrógenos animan la resistencia a la insulina, llevando a los niveles elevados de la insulina, que a su vez estimulan síntesis adicional del andrógeno. Este ciclo vicioso da lugar a un “efecto de la bola de nieve” que empeora síntomas de PCOS y que hace a víctimas especialmente susceptibles a la obesidad y a la diabetes, las condiciones que componen perceptiblemente la progresión del síndrome (Schuring 2008, Pasquali 2011).

Qué usted necesita conocer

  • El síndrome policístico del ovario es un desorden endocrino femenino común.
  • Aunque los síntomas varían de personal, es caracterizada por los quistes ováricos múltiples, irregular, los períodos pesados o inexistentes, facial excesivo/pelo del cuerpo, la calvicie masculina del modelo, aumento disminuido del impulso sexual, de las etiquetas de la piel, de la infertilidad, de la depresión y de peso.
  • La resistencia a la insulina es una de las características mas comunes de PCOS, y una condición en la cual las células del cuerpo llegan a ser literalmente resistentes a los efectos de la insulina.
  • La causa original de PCOS es desconocida pero la predisposición genética, la resistencia a la insulina, exceso de la producción del andrógeno, y la obesidad toda desempeñan un papel.
  • Puesto que los síntomas de PCOS varían en severidad y forman, se utilizan muchos tratamientos. Las opciones convencionales incluyen los tratamientos de la droga para el hirsutismo y el acné; drogas tales como tamoxifen y gonadotropinas del clomifenem para inducir la ovulación para la infertilidad; la cirugía para inducir la ovulación reduciendo niveles del andrógeno, y la insulina-sensibilización prometedora droga por ejemplo metformin.
  • El aspecto más importante del cuidado a largo plazo de PCOS está manejando riesgos cardiovasculares tales como obesidad, resistencia a la insulina, diabetes, hipertensión y el colesterol elevado de la sangre, el reconocimiento temprano y la intervención se consideran ser las piedras angulares del tratamiento de PCOS.
  • Las pruebas emergentes sugieren que las opciones de la forma de vida tales como perdida de peso y ejercicio, junto con los nutraceuticals específicos apuntados se ocupan a con seguridad y eficazmente de los síntomas, causas subyacentes y los factores de riesgo asociados, pudieron ayudar a reducir la incidencia y la severidad de PCOS.

Tratamiento convencional de PCOS

El tratamiento policístico del síndrome del ovario se centra generalmente en la gestión de las mayores preocupaciones individuales, tales como infertilidad, hirsutismo, acné u obesidad.

Hirsutismo:

  • Las píldoras anticonceptivas orales, combinaciones de la estrógeno-progesterona, se utilizan preferiblemente. Los estrógenos bajan niveles de la LH y la producción del andrógeno; La progesterona es crucial, como puede aumentar la producción del hígado de SHBG, reduciendo la testosterona libre nivela (Kopera 2010).
  • Otra medicación llamada spironolactone (Aldactone®) se utiliza como tratamiento médico primario para el hirsutismo y la pérdida de pelo femenina del modelo desde el descubrimiento accidental de sus efectos antiandrogenic. Spironolactone reduce la producción de la testosterona e inhibe su acción en tejidos de la blanco. También es un tratamiento alternativo eficaz para el acné en mujeres. Spironolactone no se debe utilizar en embarazo puesto que puede perturbar el crecimiento y el desarrollo del embrión y del feto (Rathnayake 2010).
  • Más prometedores son los insulina-activadores como el metformin (véase el cuadro de texto abajo), que también mantiene la promesa para el hirsutismo de manejo en los pacientes de PCOS (Kopera 2010).

Infertilidad:

La inducción de la ovulación sigue siendo un jalón en el tratamiento de mujeres con la infertilidad anovular (Polyzos 2009).

 

  • El citrato de Clomiphene (cc), una medicación oral del anti-estrógeno, se considera la primera línea tratamiento para inducir la ovulación en mujeres con PCOS (Polyzos 2009).
  • Desde resistencia a la insulina desempeña un papel fundamental en PCOS, estrategias de la reducción de la insulina son un tratamiento posible para la infertilidad en los pacientes de PCOS (Fica 2008). Por ejemplo, si el cc solamente no es eficaz, el metformin se puede añadir para ayudar a inducir la ovulación (Abu Hashim 2010).
  • Si la combinación del cc y del metformin falla, las gonadotropinas — la hormona folículo-estimulante (FSH) y las medicaciones luteinizing de la hormona (LH) que se administran cerca inyección-pueden ser otra opción (Nugent 2000, Polysoz 2009).
  • Los inhibidores de Aromatase, tales como anastrozole y letrozole, son relativamente un nuevo tratamiento para la inducción de la ovulación (Polyzos 2009). Los inhibidores de Aromatase bloquean selectivamente la conversión periférica de andrógenos a los estrógenos, causando una reacción en la glándula pituitaria, el FSH cada vez mayor, y optimizando la ovulación. La ventaja de los inhibidores del aromatase es que evitan los efectos secundarios desfavorables vistos con frecuencia con los antiestrogens (Mitwally, 2001).
  • Si la medicación no trabaja, un procedimiento quirúrgico llamado la perforación ovárica laparoscopic (LOD) puede ser considerado. Durante LOD, un cirujano hace una pequeña incisión en el abdomen e inserta un tubo atado a una cámara minúscula (laparoscope) que proporciona las imágenes detalladas de los ovarios y de los órganos pélvicos vecinos. El cirujano después inserta los instrumentos quirúrgicos a través de otras pequeñas incisiones y los utiliza energía eléctrica o de laser para destruir el suplemento, andrógeno produciendo los folículos en la superficie de los ovarios. La meta de la operación es inducir la ovulación reduciendo niveles del andrógeno.

Regulación del ciclo menstrual:

  • Metformin mejora la ovulación y lleva a los ciclos menstruales regulares (véase la barra lateral).
  • Las píldoras anticonceptivas que contienen una combinación de producción sintética del andrógeno de la disminución del estrógeno y de la progesterona, sangría anormal correcta, y disminuyen el riesgo de cáncer endometrial también. las píldoras anticonceptivas de la Bajo-dosis han sido eficaces probado para regular los ciclos menstruales de los que no están intentando quedarse embarazadas (Cianci 2007).
  • Hasta la fecha, no hay estudios clínicos sabidos en la terapia de reemplazo hormonal bio-idéntica (BHRT) y PCOS

Gestión a largo plazo de PCOS:

  • El manejo de riesgos cardiovasculares tales como obesidad, colesterol elevado, tensión arterial alta y diabetes se considera el aspecto más importante del tratamiento de PCOS.
  • Desde medicaciones tales como metformin y thiazolidinedione mejore la sensibilidad de la insulina, en 2004 el instituto nacional de Gran Bretaña para la salud y la excelencia clínica recomendó que las mujeres con PCOS que hacen un BMI sobre 25 dar metformin cuando otras terapias no pueden producir los resultados (instituto nacional para la salud y la excelencia clínica 2004).
  • Esta recomendación demostrada estar fundamentada, como Metformin se sabe para ser un tratamiento eficaz para el hyperinsulinemia y el hyperandrogenism (Azziz 2001, Romualdi 2011, Yasmin 2011).
  • De hecho, el metformin puede ser el tratamiento médico convencional más prometedor para PCOS.

Metformin: Un tratamiento inutilizado para PCOS

  • Metformin, una medicación usada actualmente para bajar el azúcar de sangre, es aprobado por los E.E.U.U. Food and Drug Administration (FDA) para manejar el tipo - diabetes 2 mellitus. Metformin inhibe la producción de la glucosa del hígado, aunque también disminuye la absorción intestinal de la glucosa y aumenta sensibilidad de la insulina en los tejidos periféricos (Grundy 2002).
  • Metformin mejora la probabilidad de la ovulación en mujeres con PCOS con una variedad de acciones, incluyendo la reducción de niveles de la insulina y la alteración del efecto de la insulina sobre síntesis ovárica del andrógeno, la proliferación de célula del theca, y el crecimiento endometrial (Polyzos 2009).
  • Para aumentar tolerancia del metformin, los pacientes comienzan con el diario del magnesio 500 con la comida. Después de una semana, la dosis aumenta al magnesio 1000 para otra semana y entonces al magnesio 1500 diario. La respuesta clínica se considera generalmente en la dosis diaria 1000 del magnesio (Harborne 2005).
  • Los estudios han encontrado que los pacientes de PCOS que no responden al metformin en la dosis 1500 del magnesio, responden favorable al magnesio 2000 (Harborne 2005).
  • Durante muchos años, los agentes hipoglicémicos orales fueron mirados como teratogénicos, y su uso fue contraindicado durante embarazo. Sin embargo, los últimos datos apoyan la seguridad del metformin en embarazo. Glueck y otros divulgaron que el metformin no era teratogénico y no afectó al motor o al desarrollo social de la edad de los niños 3 y 6 meses (Glueck 2002). Recientemente, Tang y otros concluyó que el metformin mejora tarifas de la ovulación y de embarazo, los hallazgos que observaron mientras que la puesta al día del comentario de Cochrane de la insulina-sensibilización droga (metformin, rosiglitazone, pioglitazone, d-chiro-inositol) para las mujeres con PCOS, oligo/amenorrea y subfertility (Tang 2010).
  • Un estudio clínico reciente de 50 pacientes de PCOS divulgó que el metformin ejerce un efecto perjudicial leve pero significativo sobre niveles de la homocisteina del suero. Por lo tanto, complementando con el folato se considera útil para bajar la homocisteina y aumentar el efecto beneficioso del metformin sobre el endotelio vascular (el forro interior de los vasos sanguíneos) (Palomba 2010).

Efectos secundarios con tratamientos convencionales

Una trampa de los acercamientos de la corriente principal a PCOS es que están asociados a menudo a efectos secundarios indeseados, por ejemplo:

  • Para el problema que concibe, un doctor prescribe típicamente la droga de fertilidad Clomid®. En algunas mujeres, Clomid® no causa ningún efecto secundario. En otros, los efectos secundarios pueden incluir oscilaciones de humor, flashes calientes, dulzura del pecho, los calambres abdominales, y náusea. El áspero 30% de las mujeres que toman a experiencia de Clomid® los efectos secundarios más serios de la guarnición mucosa (HFM, una condición en la cual el moco cervical llega a ser demasiado grueso para permitir que la esperma penetre la cerviz) y uterina fértil hostil que enrarece. HFM previene el concepto y una guarnición uterina fina disminuye la probabilidad de la implantación y puede llevar al aborto involuntario temprano, ambos es efectos indeseables de usar Clomid®.
  • Las píldoras anticonceptivas siguen siendo el tratamiento de la opción por períodos irregulares. Sin embargo, un estudio 2006 concluyó que las píldoras anticonceptivas aumentan la resistencia a la insulina, haciendo los síntomas de PCOS pronunciados y aumentando el riesgo de complicaciones importantes del brezo (Mastorakos 2006).
  • De hecho, muchas medicaciones usadas en el tratamiento de PCOS no dirigen adecuadamente la forma de vida y los desequilibrios hormonales que estén en la raíz de PCOS, ni hacen mantienen mucha promesa para los riesgos y el tipo cardiovasculares asociados de manejo - diabetes 2.