Venta del cuidado de piel de Life Extension

Displasia cervical 

Ayuda nutritiva para una cerviz sana

Puesto que desde 1981, estadístico las diferencias significativas en niveles de las vitaminas A, C, y el betacaroteno se han observado entre las mujeres con displasia cervical y los controles sanos (Romney 1981; Wassertheil-Smoller 1981). Otros alimentos estudiados en displasia cervical incluyen el folato, cinc, y las vitaminas B6, B12, y E. Changes en dieta y la suplementación alimenticia pueden reducir las probabilidades de desarrollar el cáncer de cuello del útero (Marshall 2003; Gagandeep 2003; Friedman 2005).

Vitamina A. La deficiencia de la vitamina A se ha observado en mujeres con los diversos grados de CIN, y niveles más altos de vitamina A se han mostrado para ayudar a reducir el riesgo de progresión al cáncer de cuello del útero (Kwasniewska 1996; Yeo 2000; Liu 1993; Shannon 2002; Volz 1995). Las deficiencias de la vitamina A se han ligado a CIN entre las mujeres indias americanas al sudoeste (Yeo 2000) y las mujeres seropositivas (franceses 2000). La vitamina A también puede tener un efecto protector para las mujeres negras en los primeros tiempos de CIN (Kanetsky 1998).

En dos estudios de mujeres con CIN, a un riesgo más alto de 4,5 dobleces del desarrollo del cáncer de cuello del útero fue vista tres veces en ésas con un bajo de la vitamina A (Nagata 1999; Wylie-Rosett 1984). Etapas más severas de la displasia cervical fueron asociadas a un incluso de nivel inferior de la vitamina A (Kwasniewska 1996). Inversamente, los niveles de la vitamina A fueron asociados a la regresión cervical de la displasia, particularmente en los que eran HPV16-positive (Liu 1995).

Vitaminas de B. Los estudios numerosos también han mostrado deficiencias de la vitamina B entre mujeres con displasia cervical.

Vitamina B1. En mujeres con las lesiones intraepiteliales squamous altas y de calidad inferior de la cerviz, el nivel de la vitamina B1 fue disminuido en ésos con CIN. La progresión de la displasia cervical fue asociada a los niveles reducidos de la vitamina B1 (Hernández 2003).

Vitamina B2. Los niveles bajos de la vitamina B2 se han asociado a un riesgo creciente de CIN bajo y de alto grado (Liu 1993; Hernández 2003). Interesante, la deficiencia de la vitamina B2 se ha asociado a uso del contraceptivo oral.

Vitamina B6. Las lesiones intraepiteliales squamous cervicales se han asociado a una deficiencia de la vitamina B6 (Ramaswamy 1984).

Vitamina B12. Los niveles bajos de la vitamina B12 se han asociado a las lesiones cervicales squamous bajas y de alto grado, así como a la persistencia de HPV (Hernández 2003; Sedjo 2002; Goodman 2001). Sin embargo, otro estudio no mostró una asociación entre la vitamina B12 y las mujeres que eran positivas o negativas para HPV (Sedjo 2003).

Ácido fólico. La toma escasa del folato se asocia al riesgo creciente para la displasia cervical (Liu 1993; Kwanbunjan 2004; Buckley 1992; Grio 1993; Kwasniewska 1997; Weinstein 2001; Butterworth 1992; Ziegler 1986; Hernández 2003; Goodman 2001). Interesante, la deficiencia del folato se puede diagnosticar como displasia cervical porque sus características son similares (Zarcone 1996; Butterworth 1982).

Otras teorías para explicar la conexión entre la deficiencia del folato y la displasia cervical incluyen la demanda creciente para el folato asociado al embarazo y al uso del contraceptivo oral (Potischman 1991; Butterworth 1982). Esta demanda creciente da lugar a una deficiencia del folato en el tejido cervical, que podría aumentar el riesgo de CIN (Piyathilake 2000).

Un estudio sugiere que la deficiencia del folato podría causar daño cromosómico, tal como eso considerada en cáncer de cuello del útero, como resultado de la síntesis o de la reparación empeorada (Christensen 1996) de la DNA. Los estudios adicionales indican que la situación del folato se puede implicar en primeros tiempos de CIN pero no en la enfermedad avanzada (Potischman 1996; Butterworth 1992).

Vitamina C. Una incidencia creciente de la displasia cervical se ha encontrado con los niveles bajos de la vitamina C (ácido ascórbico) en varios estudios (Romney 1985; Liu 1993; Potischman 1996; Palan 1996; Kwasniewska 1998; Buckley 1992; de Vet 1991; Kwasniewska 1996; Lee 2005).

Antioxidantes. La situación antioxidante se ha ligado generalmente de cerca a la displasia cervical. Muchos estudios han encontrado niveles bajos de antioxidantes en mujeres con los diversos grados de displasia cervical. Estos antioxidantes incluyen el alfa-tocoferol, gamma-tocoferol, betacaroteno, luteína, licopeno, cantaxantina, alfa y beta-criptoxantina, la coenzima Q10, y glutatión (Palan 2003; Palan 2004; Palan 1991; Palan 1996; Juliano 1997; Kim 2003; Ho 1998; Goodman 1998). Sin embargo, la relación entre los niveles antioxidantes reducidos y la displasia cervical es mal entendida. Podría ser que niveles antioxidantes más bajos contribuyen al desarrollo de la condición, o inversamente, la enfermedad pudo hacer niveles antioxidantes reducidos como las búsquedas del cuerpo luchar la enfermedad. En ambos casos, los pacientes con displasia cervical deben considerar complementar con un programa antioxidante robusto.

Minerales. Han encontrado a los pacientes cervicales de la displasia también para tener niveles anormales de minerales, incluyendo el cobre, el selenio, y el cinc. Los estudios han mostrado que los pacientes con displasia cervical y los cánceres invasores tienen niveles inferiores del selenio y del cinc y un de alto nivel del cobre (Kim 2003; Grail 1986; Rybnikov 1985; Liu 1995). La ferritina, una proteína hierro-que almacenaba, se ha mostrado para tener un efecto protector contra la displasia cervical (Amburgey 1993).

Comino. Finalmente, el comino de la especia se ha demostrado en los estudios animales para reducir la probabilidad de desarrollar el cáncer de cuello del útero (Gagandeep 2003).

Melatonin. El Melatonin puede ayudar a suprimir crecimiento y la mutación rápidos de la célula, pero esta asociación todavía se está estudiando, y algunos estudios han encontrado que el melatonin para no tener ningún efecto sobre cierto cáncer alinea (Anisimov 2000; Panzer 1998). Sin embargo, el melatonin es de uso general por los pacientes con la displasia cervical (Greenlee 2004). Un estudio encontró que el melatonin inhibe el crecimiento de células cancerosas cervicales en culturas del laboratorio después de 48 horas de tratamiento (Chen 1995).

Los investigadores también están mirando variaciones en niveles del melatonin entre pacientes con displasia cervical. Un estudio revelador bajó la secreción del melatonin en enfermos de cáncer endometriales pero no en ésos con el cáncer de cuello del útero squamous (Karasek 2000).