Liquidación de la primavera de Life Extension

Degeneración macular

Consideraciones dietéticas

Soja. La soja contiene el genistein phytonutrient, que ha documentado las propiedades del antiangiogenesis postuladas para ser el resultado de inhibir VEGF (Yu 2010). Esta propiedad de inhibir crecimiento del vaso sanguíneo es importante en la limitación del ingrowth anormal de los vasos sanguíneos coroides. En ratones, el genistein inhibió el neovascularization y la expresión retinianos de VEGF (Wang 2005).

Ricos de la comida en los ácidos grasos Omega-3. Los pescados aceitosos (e.g., salmones, atún, y caballa) así como las semillas de lino son fuentes importantes de los ácidos grasos omega-3, esenciales para la protección contra la degeneración macular y otras enfermedades (Landrum 2001). Un meta-análisis encontró que los pacientes con una alta ingestión dietética de los ácidos grasos omega-3 tenían un 38% más poco arriesgado de último AMD (más avanzado). Además, una asociación fue observada entre la consumición de pescados dos veces a la semana y tener un riesgo reducido de AMD temprano y último (Chong 2008).

Pigmentos maculares: Luteína, zeaxantina, y Meso-zeaxantina

La relación entre la densidad del pigmento macular (P.M.) y el inicio de AMD es establecida. La P.M. se compone principalmente de tres carotenoides: luteína, zeaxantina, y meso-zeaxantina. Representan el áspero 36, 18, y 18 por ciento, respectivamente, del contenido total del carotenoide de la retina. Se encuentran dentro del macula y de los tejidos circundantes, incluyendo los vasos sanguíneos y los capilares que alimentan la retina (Rapp 2000).

La luteína, la zeaxantina y la meso-zeaxantina aseguran el funcionamiento apropiado del macula filtrando hacia fuera la luz ultravioleta dañina y actuando como antioxidantes (Beatty 2000; Kaya 2010). Durante el proceso del envejecimiento, hay una disminución de niveles de luteína y de zeaxantina; los niveles bajos de P.M. se ligan a AMD (Johnson 2010). Un estudio de la autopsia en ojos donados encontró que los niveles de los tres carotenoides fueron reducidos en ésos con la degeneración macular comparada a los temas del control. El hallazgo más significativo, sin embargo, era la disminución aguda de la meso-zeaxantina en el macula de los temas maculares de la degeneración (hueso 2000). Este estudio post mortem ayudado para confirmar otro estudia la indicación de la importancia de los tres carotenoides en mantener la integridad estructural del macula (Krinsky 2003). Estos carotenoides protegen el macula y las células del fotorreceptor debajo vía sus propiedades antioxidantes y capacidades de luz-filtración (Landrum 2001).

La toma de la luteína y de la zeaxantina es una medida preventiva importante, pero puede también invertir el proceso de la degeneración cuando está en curso (un 2004 más rico). Porque la luteína y la zeaxantina tienen la característica tejido-específica de todos los carotenoides, su tendencia natural es concentrar en el macula y la retina. El consumo de comidas ricas en estas sustancias es especialmente importante, pues tienen un efecto directo sobre densidad macular del pigmento -- cuanto más denso es el pigmento, el menos probable un rasgón retiniano o la degeneración ocurrirá (Stahl 2005). Las frutas con un color amarillo o anaranjado (e.g., mangos, kiwis, naranjas, y verduras de las variedades frondosas, anaranjadas y amarillas verde oscuro) son fuentes de luteína y de zeaxantina (hueso 2000).

A diferencia de la luteína y de la zeaxantina, la meso-zeaxantina no se encuentra en la dieta, sino es necesaria mantener la densidad macular joven (hueso 2007). Han mostrado los pacientes con la degeneración macular para tener 30% menos meso-zeaxantina en su macula comparado a los individuos con los ojos sanos (Quantum Nutritionals, a los datos sobre fichero). Cuando está tomada como suplemento, la meso-zeaxantina se absorbe en la corriente de la sangre y aumenta con eficacia los niveles maculares del pigmento (hueso 2007).