Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Cataratas

Muestras y síntomas

Hay tres tipos principales de catarata relativa a la edad, determinados por qué parte del ojo afectan; cada uno pueden causar diversos síntomas:

  • Cataratas nucleares. Las cataratas nucleares afectan a la pieza central de la lente. Las cataratas nucleares se presentan como resultado de la acumulación relativa a la edad normal de fibras de la lente en la región central de la lente. Los pacientes con las cataratas nucleares pueden ver imágenes dobles o múltiples. Mientras que progresa la catarata, las transiciones de la lente a amarillear o a broncear, y ésta pueden llevar a aún más dificultades en la distinción de los colores (Medline 2012; Bollinger 2008).
  • Cataratas corticales. Las cataratas corticales son el resultado de la formación de regiones opacas blanquecinas en el borde externo de la lente, o la corteza. Este tipo de catarata se asocia a la diabetes (Chang 2011). Las cataratas corticales no pueden empeorar perceptiblemente la visión si los opacities de la lente permanecen fuera del eje visual, pero pueden causar resplandor durante actividades tales como conducción (Medline 2012; Bollinger 2008).
  • Cataratas subcapsulares posteriores. Las cataratas subcapsulares posteriores primero aparecen en la parte trasera de la lente. Empeoran típicamente cerca de la visión a un mayor grado que la visión de la distancia. Además, pueden afectar a la capacidad de ver en luz brillante y de causar el aspecto de halos alrededor de luces durante la noche (Medline 2012; Bollinger 2008).

Además de las cataratas relativas a la edad que aparecen en adultos, algunos niños nacen cualquier con las cataratas o las desarrollan temprano en niñez. Alrededor la mitad de cataratas congénitas tiene causas genéticas, mientras que algunas el permanecer son causadas por enfermedades o infecciones metabólicas durante el desarrollo (Santana 2011; Medline 2012). 

Primeros tiempos del desarrollo de la catarata

Las cataratas relativas a la edad causan una pérdida lenta, sin dolor de visión no asociada típicamente a otras muestras o síntomas. La primera muestra de cataratas es generalmente una pérdida significativa en transparencia en una pequeña región de la lente. Esto afecta a su capacidad de discernir los contornos detallados de objetos en luz brillante durante el día o cuando los objetos de visión acercan a la luz brillante en la noche. Además, lleva a una pérdida de sensibilidad del contraste, que es la capacidad de distinguir entre las diferencias relativas en la intensidad de luz (Regan 1993; Cheng 2001; Zigler 2011; Sia 2012).

Similar a una sensibilidad de la pérdida en cambio es la incidencia creciente del resplandor. Esto ocurre cuando las cataratas comienzan a causar una aureola alrededor de objetos, y sucede lo más a menudo posible durante el d3ia (Lasa 1995; Howes 2008; Mayo Clinic 2010).  El resplandor, que puede ocurrir en todas las formas de catarata, puede convertirse dondequiera en la lente óptica.

En muchos casos de la formación nuclear de la catarata, hay también un cambio en cómo la luz dobla, o se refracta, pues se mueve desde fuera del ojo a través de la lente. Esto se llama cambio miope, y se define clínico como endurecimiento de la lente que causa un cambio de la hipermetropía a la miopía (Younan 2002; Aslam 2007; Samarawickrama 2007; Zigler 2011).

Últimas etapas de cataratas

A medida que las cataratas continúan progresando, la severidad de estos síntomas iniciales aumenta. El grado de la progresión de la catarata es definido por el grado de opacidad en esa pieza de la lente y el estado total de la agudeza visual.  Las cataratas no maduras se determinan como ésas que ocurren en lentes con áreas significativas de la translucidez. La progresión para madurar cataratas es marcada por las estructuras opacas significativas que ocurren en la lente, mientras que las cataratas del hypermature son ésas donde ha ocurrido la licuefacción de la estructura de la lente. Este estadio final del desarrollo de la catarata da lugar a la salida de un líquido blanco lechoso en la cápsula de lente, dando por resultado la inflamación y el dolor sustanciales (Hemalatha 2012).