Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Déficit de atención/desorden de la hiperactividad (ADHD)

Consideraciones dietéticas y de la forma de vida

Consideraciones dietéticas

Un cuerpo cada vez mayor de la investigación indica que los cambios dietéticos pueden mejorar substancialmente síntomas de ADHD, solamente o como complemento a las terapias médicas (Millichap 2012).

Algunos niños tienen una alta sensibilidad a algunos aditivos alimenticios y preservativos, particularmente colorantes alimentarios. Un ensayo 2007 de la universidad de Southampton llamó en la pregunta la seguridad de ciertos colorantes alimenticios. El ensayo controlado seleccionado al azar evaluó los efectos de ciertos colorantes alimentarios (IE, tartracina (E103), amarillo del quinolone (E104), amarillo de la puesta del sol (E110), carmoisine (E122), ponceau 4R (E124) y rojo del allura (E129)) en 153 niños de tres años y 144 ocho-a-nueve-año-viejos. Los investigadores encontraron que estos colorantes artificiales dieron lugar a hiperactividad creciente en esta población cuando estaban añadidos a su dieta. Aunque el colorante alimentario artificial no se haya establecido como factor causativo primario para ADHD, un subgrupo de niños ha mostrado la mejora significativa cuando con tal que comida que carecía estos añadidos. Semejantemente, desarrollaron los síntomas evocadores de ADHD cuando estaban expuestos al colorante alimentario artificial. Los niños con sensibilidad al colorante alimentario son a menudo también sensibles a las comidas tales como leche, huevos, trigo, y soja (Stevens 2011).

Aunque la mayoría de investigación no apoye un papel causativo de la toma del azúcar y de ADHD, muchos padres anecdóticamente divulgan que las comidas arriba en azúcar pueden hacer los síntomas de la hiperactividad del ADHD de su niño pronunciados. Sin embargo, los niños son más vulnerables a los efectos de la hipoglucemia reactiva (IE, azúcar de sangre bajo que sigue la subida del azúcar de sangre de una alta comida del carbohidrato) sobre la función cognoscitiva. Evitar las comidas arriba en azúcar puede ayudar a limitar los síntomas reactivos de la hipoglucemia, que pueden imitar algunos aspectos de los síntomas de ADHD, en los niños sensibles (Millichap 2012).

Los estudios indican que los niños que comen un desayuno equilibrado que contiene las proteínas, vitaminas, y los minerales, tales como encontrado en granos enteros, tienen menos deterioro en niveles de la atención durante horas de mañana en la escuela (Arnold 2013).

Consideraciones de la forma de vida

Neurofeedback. Neurofeedback es una técnica introducida en los años 60 que ayuda a gente a regular sus propios estados mentales viendo una grabación de EEG (electroencefalograma) de su actividad cerebral en tiempo real. Utiliza los sensores colocados en el cuero cabelludo que detectan ondas cerebrales y después las representa gráficamente en una pantalla de ordenador que el tema de prueba pueda visualizar. Esto permite que el tema reconozca los modos de ver que alteran favorable su función neurológica y pueden ayudarles para ganar un mejor control sobre su actividad cerebral (Moriyama 2012).

Esta terapia apunta cambiar el umbral que acciona actividad cerebral en la corteza, que aparece ser empeorada en ADHD. Han conducido a la gran mayoría de estudios en muchachos de la escuela-edad, así que es todavía confuso si sus resultados están como prometiendo en adultos, niños más jovenes, y muchachas. Sin embargo, la mayoría de estudios clínicos conducidos hasta la fecha ha divulgado el promesa, resultados duraderos (Moriyama 2012). Por ejemplo, en un estudio en los niños y los adolescentes envejecidos 6-18 años, el neurofeedback era tan eficaz como methylphenidate en tratar attentional y síntomas de la hiperactividad (Duric 2012). Un comentario completo de varios estudia el examen de la eficacia del neurofeedback para la gestión de ADHD concluyó que confiere las ventajas robustas para la inatención y el impulsivity y las ventajas modestas para la hiperactividad (Arns 2009).

Terapia del comportamiento cognoscitiva. La terapia del comportamiento cognoscitiva (CBT) utiliza la formación y las intervenciones del comportamiento de capacidades que apuntan modelos disfuncionales del pensamiento para mejorar el funcionamiento funcional (Knouse 2010). Muchos programas de entrenamiento cognoscitivos para ADHD son disponibles en el comercio, y la práctica está creciendo en renombre. Este método parece ser particularmente eficaz durante adolescencia y tiene la ventaja que puede ser adaptado a las tecnologías como los teléfonos celulares y las tabletas y está diseñado enganchar a los usuarios (Rutledge 2012).

Para los niños con ADHD, el entrenamiento de padres y los educadores pueden también ser muy eficaces en la mejora de los síntomas (Anastopoulos 1993). En un análisis 2013 de estudios publicados en las intervenciones para los preescolares con comportamiento perturbador incluyendo ADHD, el entrenamiento del comportamiento del padre tenía más pruebas de la eficacia que methylphenidate y combinada a casa/intervenciones de la escuela, con los resultados constantemente buenos y ningunos efectos nocivos (Charach 2013). Un ensayo que implicaba ayuda canina además de la mayor reducción alcanzada CBT de los síntomas de ADHD comparó a la terapia cognoscitiva solamente (Schuck 2013). Un programa para los niños envejeció 4 a 5, que los juegos implicados diseñaron reducir el impulsivity, inatención, y mejoran mejoras significativas alcanzadas memoria en síntomas de ADHD en un estudio experimental de 29 niños. Los efectos positivos seguían siendo presente tres meses después del tratamiento (Halperin 2012).

Actividad física. El ejercicio puede tener un impacto positivo en síntomas de ADHD en los adultos y los niños (Berwid 2012). Alistaron a treinta adultos con ADHD en un estudio que comparaba ejercicio aeróbico frecuente con actividad infrecuente. El grupo del 'ejercicio' mostró una disminución significativa de los síntomas y de la ansiedad impulsivos (Abramovitch 2013). Otro estudio mostró que los síntomas cognoscitivos en niños con ADHD fueron mejorados después de apenas veinte minutos del ejercicio moderado (Pontifex 2013).

La yoga puede también ser útil en la reducción de los síntomas de ADHD (Jensen 2004). Un estudio a escala reducida en nueve niños demostró una mejora significativa en síntomas de ADHD como resultado de la yoga de aprendizaje y practicante (Hariprasad 2013).