Venta del cuidado de piel de Life Extension

Ansiedad

Ansiedad y hormonas

Los desordenes de ansiedad afectan dos veces a tantas mujeres como hombres. Además, las mujeres experimentan más ansiedad cuando son embarazadas, postparto, premenstruales y menopáusicas que en otros momentos en vida. Esta observación general tiene los científicos de la ventaja para investigar un vínculo de la hormona-ansiedad.

Ahora, es bien sabido que la mayoría de las hormonas esteroides (e.g., pregnenolone, estrógeno, progesterona, testosterona, y DHEA) son neurológicamente activas. De hecho, una gran cantidad de DHEA, de estrógeno, de progesterona, y de receptores de la testosterona se encuentran en el cerebro. Estas hormonas afectan al cerebro de varias maneras, incluyendo la regulación del humor.

Varios estudios han ligado anormalidades en niveles de hormona a los diversos desordenes de ansiedad (Cunningham 2009; Parcells 2010; Bloch 2011; Sundermann 2010). Los estudios sugieren que los niveles de estrógeno y de serotonina se puedan ligar, ambos que afectan a un humor positivo durante la menstruación en las mujeres jovenes (Kikuchi 2010). Asimismo, el descenso en estrógeno durante la menopausia, asociada a la producción reducida de la serotonina, tiene un impacto negativo en humor y la función cognoscitiva.

La progesterona también desempeña un papel en ansiedad. En un estudio animal que comparaba a un grupo de control a los ratones que carecían un receptor de la progesterona, los investigadores encontraron comportamiento disminuido progesterona de la ansiedad a través de un mecanismo similar al de benzodiacepinas – actuando en los receptores de GABA (Frye 2006). Otro estudio encontró que mientras que un de dósis simple de la progesterona dada a los animales disminuyó indicadores de la ansiedad durante pruebas de tensión, el cese precipitado de la terapia de la progesterona aumentó medidas de ansiedad (Saavedra 2006).

En un ensayo placebo-controlado que implicaba a mujeres posmenopáusicas, la terapia de reemplazo hormonal usando el estrógeno y la progesterona causó una reducción marcada en ansiedad, así como mejoró calidad del sueño y mejora el funcionamiento cognoscitivo (Hachul 2008).

La terapia de reemplazo hormonal del Bioidentical (BHRT) es un método ideal para restaurar los niveles de hormona jóvenes para los individuos de envejecimiento. BHRT implica la suplementación (generalmente) con las preparaciones transdérmicas (tópico) u orales de las hormonas obtenidas de una farmacia de composición. BHRT diferencia de la terapia de reemplazo hormonal sintética convencional (HRT) en que confía en el uso de las hormonas naturales cuya estructura molecular hace juego exactamente los de las hormonas producidas dentro del cuerpo humano.

En un ensayo clínico conducido en la Universidad de Texas, trataron a casi 300 mujeres con una edad media de 52 años con progesterona y/o estrógeno del bioidentical. Después de seis meses de BHRT, las mujeres envejecieron 40 – las mejoras espectaculares experimentadas 70 años en humor, incluyendo una reducción del 31% en capacidad emocional, reducción del 37% en irritabilidad, reducción del 33% en ansiedad, y alivio significativo a partir de la noche sudan y los flashes calientes. Por otra parte, de las mujeres defendidas para el ataque o el cáncer de seno del corazón a la media de 1,9 años después de comenzar BHRT (el 21% de la cohorte), ninguno de él tenía cualquiera (Ruiz 2011).

Animan los que quisieran aprender más sobre las ventajas de BHRT a leer el artículo de revista de Life Extension dan derecho a las “hormonas del Bioidentical: ¿Por qué siguen siendo polémicos?

Apenas mientras que el cerebro femenino depende de niveles sanos de estrógeno y de progesterona para funcionar normalmente, el cerebro masculino depende de la suficiente testosterona. Los niveles bajos de la testosterona pueden causar deficiencias de la testosterona en el cerebro, de tal modo empeorando el cerebro función-principal a la depresión y a la ansiedad.

En los estudios animales, los ratones con los niveles inferiores de la testosterona exhibidos aumentaron la ansiedad, apoyando la idea que la administración de la testosterona reduce la ansiedad (Khonicheva 2008; Aikey 2002). En seres humanos, los aumentos en los niveles de la testosterona considerados durante terapia de DHEA se han ligado a la ansiedad reducida (Strous 2005). Los estudios de laboratorio indican que la activación del receptor del andrógeno por la testosterona puede reducir ansiedad con la interacción con los receptores de GABA (ndez-Guasti2005del á del helecho).

La normalización de niveles de hormona puede ser una parte integrante de desordenes de ansiedad de manejo. Por supuesto, es también importante dirigir los factores que causan desequilibrios hormonales en el primer lugar. Éstos incluyen el dysregulation del azúcar de sangre, la tensión oxidativa, la inflamación, y otras interrupciones en la función metabólica que lleva a la tensión crónica, una condición que dé lugar con frecuencia a desequilibrios hormonales y a desordenes de ansiedad.

Además de manejar desequilibrios hormonales, es importante examinar la relación entre el cortisol y el DHEA (una unidad de creación de la hormona de tensión para las hormonas esteroides del sexo). Durante épocas de la tensión prolongada, una mayor proporción de cortisol se hace comparado a DHEA, con un alto cortisol al ratio de DHEA que es marcador asociado al desorden de ansiedad (Jezova 2008). DHEA contrarresta algo del impacto negativo del cortisol en el cuerpo. En un estudio complementario grande de los veteranos del ejército americano De la Vietnam-era, el ratio de cortisol al DHEA-sulfato era un calculador fuerte de la mortalidad por todas causas (Phillips 2010). Teniendo niveles más altos de cortisol y niveles inferiores del DHEA-sulfato fueron ligados a un riesgo creciente de muerte debido a cualquier causa durante un período de 15 años.

Los estudios clínicos han encontrado la suplementación de DHEA para ser particularmente útiles en el alivio de ansiedad en esquizofrenicos y hembras con los niveles de hormona bajos (carpeta 2009; Strous 2005). Life Extension sugiere que los varones mantengan los niveles de sangre de DHEA 350 – 490 µg/dL, mientras que las hembras mantienen los niveles 275 – 400 µg/dL.

Es importante observar que todas las hormonas de sexo principales están correlacionadas. Así, la gente con ansiedad puede beneficiarse de la prueba completa de la hormona, y en caso de necesidad, un programa del reemplazo de la hormona del bioidentical. Ésos interesados en el aprendizaje más sobre terapia de reemplazo hormonal deben leer el protocolo femenino de la restauración de la hormona de Life Extension y/o el protocolo de la restauración de la hormona del varón.

Anti-ansiedad Herbals para la ayuda de la menopausia

Mientras que la hierba de San Juan puede ser tomada por ambos hombres y mujeres, aparece ser muy eficaz en la facilitación de los síntomas asociados a las fluctuaciones hormonales de las mujeres. Investigadores encontrados en un ensayo de doble anonimato, seleccionado al azar, placebo-controlado que la hierba de San Juan reduce la duración y la severidad de flashes calientes en las mujeres premenopausal (Abdali 2010). En otro estudio, la hierba de San Juan mejoró la calidad de vida y alivió problemas del sueño en las mujeres perimenopausal sintomáticas envejecidas 60 – 65 (al-Akoum 2009).

Los investigadores encontraron en estudios placebo-controlados que el complemento con el magnesio 80 de los isoflavonas del trébol rojo por el día por 90 días redujo ansiedad en las mujeres posmenopáusicas (Lipovac 2010). Interesante, los phytoestrogens del trébol rojo fueron mostrados para bajar total y colesterol de LDL (el mún), los triglicéridos, y colesterol del alza HDL (el buen) en 40 mujeres posmenopáusicas. En este estudio, no había efectos secundarios divulgados de los isoflavonas del trébol rojo (Terzic 2009).

El agnus-castus de Vitex (árbol casto/baya), cuando estaba asumido el control un período de 16 semanas conjuntamente con hierba de San Juan, ansiedad reducida se asoció al síndrome premenstrual y a la menopausia (van Die 2009). Un metabilito del daidzein del isoflavona de la soja también se ha mostrado para reducir ansiedad en las mujeres premenopausal, perimenopausal y posmenopáusicas (Ishiwata 2009). En mujeres sanas de la edad reproductiva, una preparación que combina la magnolia y a Philondendron que la corteza ha sido mostrada para reducir ansiedad, en parte ayudando al cortisol del control nivela (Kalman 2008).

Cambios de la forma de vida

La gente con desordenes de ansiedad puede tomar varias medidas para reducir sus síntomas. Por ejemplo, los programas que implicaban intervenciones teléfono-basadas del ejercicio se han mostrado para reducir ansiedad en las mujeres embarazadas y postparto (Lewis 2011).

El fumar, el consumo del alcohol y del cafeína, la falta de ejercicio y un índice de masa corporal creciente (BMI) pueden todo tener un impacto negativo en el grado al cual los individuos del envejecimiento experimentan la ansiedad (Xu 2010). Conseguir bastante sueño y ejercicio, mantener un peso corporal sano, y moderar el consumo del cafeína por otra parte se recomiendan para reducir la ansiedad (Rogers 2010; Carek 2011).

Los ensayos clínicos recientes demuestran la ventaja de la yoga y de Tai Chi. La mayoría del obligar era un estudio usando las exploraciones de cerebro que mostraban un aumento significativo en la actividad talámica de GABA, que correlacionó a un mejor humor después de la práctica de la yoga (Streeter 2010). Han mostrado Tai Chi y la yoga para reducir ansiedad y ritmo cardíaco después de cada sesión minuciosa 20 (campo 2010). En un estudio, los dos-meses de las clases de la yoga reducidas subrayan síntomas en mujeres con el desorden de ansiedad (Javnbakht 2009).

La terapia de la música y del masaje aparece ser particularmente útil en la reducción de la ansiedad asociada a la tensión y al tratamiento postoperatorios para el cáncer (McRee 2003; Deng 2004; Pellino 2005).

El cocinar sano y una dieta nutritiva son centrales a la ansiedad que controla (Lakhan 2008). En un estudio que implica sobre 10.000 personas, siguiendo una dieta mediterránea lleve a las reducciones en los desordenes de humor (Sánchez-Villegas 2009). Cuando no es siempre posible tener una dieta equilibrada, la suplementación alimenticia puede ser un factor importante de la forma de vida en la lucha contra ansiedad.

Terapias naturales para equilibrar a Brain Chemistry

Una dieta sana es generalmente abundante en omega-3 los ácidos grasos, frutas y verduras frescas orgánicas, agua, y falto filtrada de alto de las comidas en grasas saturadas y carbohidratos refinados. Este modelo dietético se asemeja a la dieta mediterránea.

Además, los alimentos siguientes pueden apoyar respuesta sana de la tensión y ayudar a química del cerebro de la balanza naturalmente:

Aminoácidos

Cuando el cerebro produce un neurotransmisor, comienza con un ingrediente-usual crudo un aminoácido de la dieta u otra sustancia química ya presente en el cerebro. Las enzimas entonces se utilizan para convertir el aminoácido en la sustancia química necesaria del cerebro. Entendiendo este proceso detalladamente, podemos tomar medidas para asegurar una fuente amplia de los ingredientes crudos y para aumentar la actividad de las enzimas. Hay los diversos cofactores que ayudan al trabajo de las enzimas más rápidamente; B-vitaminas, por ejemplo.

L-triptófano, L-tirosina y L-fenilalanina. Las tomas escasas del L-triptófano, de la L-fenilalanina, o de la L-tirosina se asocian a síntomas crecientes de la ansiedad (capilla 2010; Toker 2010; Beacher 2010; Roiser 2008). La suplementación con hydroxytryptophan L-triptófano o 5 (5-HTP) se ha mostrado para elevar niveles de la serotonina del cerebro y para aumentar humor y su sentido del bienestar (capilla 2010; Toker 2010; Feurte 2001).

La vitamina B6, el magnesio, y la vitamina C, alimentos tomados ya por la mayoría de la gente salud-consciente, son los cofactores que facilitan la conversión del triptófano a la serotonina en el cerebro. Mientras que la gente envejece ella produce más de una enzima que degrade el triptófano, incluso si tomar el triptófano complementa. La lisina, el niacinamide, y los alimentos antiinflamatorios tales como romero se han mostrado para neutralizar los efectos de esta enzima y la ayuda preserva la síntesis de la serotonina del triptófano.

D, la L-fenilalanina y la L-tirosina tomadas con una comida rica en carbohidrato pueden aumentar la síntesis de la dopamina y de la noradrenalina (Lakhan y Vieira 2008). No hay efectos nocivos divulgados, pero las altas dosis se deben evitar por las mujeres embarazadas y los individuos que toman MAOIs.

L-lisina y L-arginina. Una deficiencia de la L-lisina se ha mostrado para aumentar ansiedad tensión-inducida en los seres humanos (Ghosh 2010; Smriga 2004). la L-lisina ata a un receptor de la serotonina, actuando como antagonista de la serotonina inhibiendo reuptake de la serotonina en la sinapsis (Smriga 2003). Cuando está presentado con una situación agotadora, la suplementación con L-lisina y la ansiedad reducida L-arginina en los temas humanos (Jezova 2005; Lakhan 2008; Smriga 2007).

Theanine. Theanine, un aminoácido encontrado en té verde, produce un efecto que calma sobre el cerebro (semanas 2009; Heese 2009; Rogers 2008). Theanine cruza fácilmente la barrera hematoencefálica. Aumenta la producción de GABA y de dopamina y protege las células del hipocampo, del asiento del aprendizaje y de la memoria en el cerebro contra el daño (Kakuda 2011; Cho 2008).

En un estudio de ocho semanas que implicaba a 60 pacientes esquizofrénicos, el magnesio 400 del theanine fue añadido a la terapia antipsicótica estándar. La adición de theanine redujo perceptiblemente ansiedad y mejoró varias otras medidas del humor más allá de cuál era realizable con los productos farmacéuticos solos (Ritsner 2011).

S-Adenosylmethionine (lo mismo). Lo mismo ocurre naturalmente en el cuerpo. Se concentra en el hígado y el cerebro y es un donante metílico importante en la síntesis de hormonas, de ácidos nucléicos, de proteínas, de fosfolípidos, y de neurotransmisores de la catecolamina tales como dopamina y serotonina (Mischoulon 2002). Lo mismo facilita uso del glutatión y mantiene los niveles de la acetilcolina, ayudando a preservar la función cognoscitiva mientras que envejece y posiblemente atenúa el neurodegeneration.

En un estudio clínico de ocho semanas que implicaba a individuos deprimidos con HIV/AIDS, la suplementación con el magnesio hasta 1.600 de misma disposición considerablemente mejorada en múltiplo estandardizó evaluaciones. Los efectos del tratamiento con lo mismo se ponían de manifiesto en tan poco tiempo como una semana (Shippy 2004).

Minerales

Magnesio. La deficiencia del magnesio se ha ligado a los desordenes de ansiedad en varios estudios clínicos. De hecho, cuando los investigadores quieren estudiar desorden de ansiedad, utilizan los ratones que se han criado específicamente para ser magnesio deficiente. Este modelo es muy eficaz en la inducción de la ansiedad (Sartori 2012).

Varios ensayos humanos han apoyado el vínculo entre la deficiencia del magnesio y la ansiedad. Cuando estaba tomado para un mes conjuntamente con un multivitamin, el cinc y el calcio, magnesio disminuyeron dramáticamente síntomas de la desolación y de la ansiedad comparadas a un placebo (Carroll 2000). Además, la suplementación con magnesio y la vitamina B6 redujeron con eficacia la ansiedad premenstrual-relacionada (De Souza 2000). En un estudio placebo-controlado, la suplementación dietética con magnesio redujo el desorden de ansiedad generalizada (GAD) (Hanus 2004). En estudios basados en la Comunidad, una pequeña reducción en desordenes de humor fue considerada en ésas con tomas más altas del magnesio (Jacka 2009).

La investigación innovadora ha vertido recientemente la luz en una nueva preparación, el threonate del magnesio, que puede superar un prolongado obstáculo en la suplementación del magnesio – permeabilidad de la barrera hematoencefálica.

Los altos niveles del magnesio en el cerebro se han ligado a la función cognoscitiva superior. Sin embargo, los suplementos convencionales del magnesio no son eficientes en el aumento de estos niveles porque no penetran la barrera hematoencefálica. Los investigadores en Massachusetts Institute of Technology han mostrado que el threonate del magnesio eleva con eficacia niveles del magnesio dentro del sistema nervioso central. Los científicos también descubrieron que el threonate del magnesio mejora la función cognoscitiva perceptiblemente mejor que otras formas de magnesio en los animales de laboratorio (Slutsky 2010).

Selenio. El selenio se ha mostrado para reducir ansiedad. En ensayos clínicos seleccionados al azar de doble anonimato, los temas dados el magnesio 100 del diario del selenio por 5 semanas divulgadas mejoraron el humor y menos ansiedad (Benton 1990; Benton, 1991). El mismo régimen de tratamiento también redujo la depresión postparto (Mokhber, 2011). La suplementación del selenio reduce ansiedad en pacientes hospitalizados los ancianos, enfermos de cáncer que experimentan la quimioterapia, y pacientes de VIH que reciben la terapia de Antiretroviral altamente activa (HAART) (Gosney 2008; Bargellini 2003; Shor-Posner 2003).

El papel del selenio en el apoyo de humor positivo es muy complejo. El selenio es un componente crítico en una variedad de enzimas importantes cuya acción pueda afectar perceptiblemente salud total. Por ejemplo, las enzimas que ayudan a sintetizar las hormonas tiroideas. En un estado deficiente del selenio, la síntesis de la hormona tiroidea puede deteriorar, que puede llevar al humor pobre y a muchas otras condiciones de la negativa (Duntas 2010).

Ácidos grasos

Ácidos grasos Omega-3. El ácido eicosapentaenoic de los ácidos grasos omega-3 (EPA) y el ácido docosahexaenoic (DHA) son necesarios para la función apropiada del cerebro. La dieta occidental típica tiene un ratio excesivamente alto de los ácidos grasos inflamatorios omega-6 a los ácidos grasos antiinflamatorios omega-3. Los ácidos grasos Omega-3 se han mostrado para tener una variedad de subsidios por enfermedad, recientemente siendo humor mejorado y ansiedad reducida (Perica 2011; Ross 2009; Appleton 2008).

En uno de doble anonimato, el ensayo clínico placebo-controlado y seleccionado al azar, los estudiantes de medicina fue dado 2.5g/day de los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (PUFAs) o de las cápsulas del placebo que contenían el perfil del ácido graso de una dieta americana típica. Comparado a los controles, esos estudiantes que recibían las cápsulas omega-3 mostraron una reducción del 20% en la ansiedad (Kiecolt-Glaser 2011). En un estudio de doble anonimato, placebo-controlado, suplementación del ácido graso omega-3 por 3 meses redujo a los adictos de la ansiedad y de la cólera en general (Buydens-Branchey 2008). La ansiedad de la prueba y los niveles inferiores reducidos del cortisol de la hormona de tensión también se han asociado a la suplementación omega-3 (Yehuda 2005).

Life Extension sugiere que el omega-6 al ratio omega-3 sea guardado debajo de 4 to1 para la salud neuropsiquiátrica y total óptima. Más información sobre la prueba y la optimización de su omega-6 al ratio omega-3 se puede encontrar en el artículo de revista de Life Extension titulado “optimiza su situación Omega-3”.

Hierbas y medicina botánica

Las hierbas botánicas se han mostrado para manejar muchos desordenes psiquiátricos, incluyendo la ansiedad (semanas 2009; Lakhan 2008; Cabeza 2009; Sarris 2009; Chiappedi 2010; Panossian 2010; Sarris 2011; Saeed 2007). El ser ése la calidad, composición, las condiciones para el crecimiento y los procesos de la extracción de productos herbarios puede variar grandemente, cuidado se debe admitir eligiendo un remedio herbario.

Las hierbas siguientes tienen efectos de la anti-ansiedad o sitios moleculares dominantes de la blanco asociados a los neurotransmisores en el sistema nervioso central:

Hierba de San Juan (perforatum del Hypericum). La hierba de San Juan es un natural perenne aromático a Europa, partes de Asia, norte y de Suramérica. La mayoría de estudios controlados encontró superior al placebo y semejantemente eficaz como drogas de antidepresivo estándar (Linde 2009; van der Watt 2008; Linde 2008). La hierba de San Juan se ha mostrado a los niveles del cerebro del aumento de serotonina en animales, actuando con caminos levemente diversos y más complejos que los de la prescripción SSRIs (Tadros 2009; Ara 2009). Por ejemplo, las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias combinadas del extracto de la hierba de San Juan contribuyen a las influencias del antidepresivo con la normalización de un eje activo de HPA.

Mientras que la hierba de San Juan se sabe para sus influencias antidepresivas, dos estudios recientes también sugieren que la suplementación con esta hierba pueda reducir la ansiedad asociada al síndrome premenstrual (PMS) (que conserva 2010; vanDie 2009). La hierba de San Juan se contraindica para el uso durante el embarazo, lactancia, exposición a la luz del sol fuerte, y no debe ser tomada simultáneamente a la medicación de antidepresivo (Mannel 2004).

Biloba del Ginkgo. Los animales dados el biloba del Ginkgo demostrado redujeron ansiedad en las pruebas cognoscitivas (Walesiuk 2009; Kuribara 2003). Varios estudios placebo-controlados de doble anonimato mostraron que el biloba del Ginkgo ata a y activa el receptor de GABA, y como una benzodiacepina, reducen ansiedad en pacientes con desordenes de ansiedad generalizada sin los efectos secundarios (Woelk 2007; Faustino 2010).

Valeriana (officiaonalis del Valeriana). Esta hierba templada se ha utilizado para los propósitos medicinales desde la época de Hipócrates. Los componentes de la raíz de la valeriana se han mostrado en estudios de laboratorio al lazo a los receptores de GABA, aumentan el lanzamiento de GABA, y disminuyen su reuptake (Ortiz 1999; Yuan 2004; Khom 2007; Trauner 2008). Los extractos de la raíz de la valeriana fueron mostrados para tener efectos de la anti-ansiedad en las ratas y los ratones (Benke 2009; Hadjikhani 2009; Hattesohl 2008). Los extractos de la raíz de la valeriana también se han mostrado para activar la decarboxilasa del ácido glutámico, una enzima implicada en la síntesis de GABA (Awad 2007).

En estudios clínicos recientes, las escalas de alimentación psiquiátricas han mostrado que una dosis diaria del magnesio 400-900 de extractos de la raíz de la valeriana es tan eficaz como el diazepam en la reducción de la ansiedad (Andreatini 2002; Moleta 2006; Bhattacharyya 2007; Kennedy 2006).

Bálsamo de limón (officinalis de Melissa). El bálsamo de limón es un miembro de la familia de menta, usado a veces como una hierba culinaria y sustancia aromática. La planta también tiene varias acciones del anxiolítico (anti-ansiedad).

En los estudios animales, los extractos del bálsamo de limón se han mostrado para suprimir niveles de hormonas de tensión (glucocorticoids) mientras que también promueven el crecimiento de nuevas neuronas, un proceso llamado neurogenesis (Yoo 2011). Por otra parte, el bálsamo de limón contiene los compuestos que suprimen fuertemente la avería de GABA, que puede prolongar los efectos de la anti-ansiedad del neurotransmisor (Awad 2007).

El bálsamo de limón se ha mostrado para reducir comportamiento ansioso en animales de laboratorio. En un ensayo clínico humano, suprimió perceptiblemente ansiedad cuando estaba combinado con la raíz de la valeriana, otra hierba del anxiolítico (Kennedy 2006; Ibarra 2010).

Rhodiola. El rosea de Rhodiola es un adaptogen sabido, una hierba que las ayudas mejoren su resistencia a la tensión. También ha mostrado promesa en el alivio de desorden de ansiedad. Diez temas que recibían una dosis diaria del extracto del rosea de Rhodiola por 10 semanas demostraron la mejora significativa en síntomas de la ansiedad (Bystritsky 2008). Otro estudio de diez semanas similar encontró que una dosis diaria del magnesio 340 del extracto del rosea de Rhodiola facilitó perceptiblemente síntomas del desorden de ansiedad generalizada (Bystritsky 2008). Los estudios animales han encontrado que los compuestos en ayuda del rosea de Rhodiola mejoran la ansiedad asociada al cese que fuma (Mattioli 2011).

Ashwagandha (somnifera de Withania). Ashwagandha, o el ginseng indio, ha sido utilizado de largo por los médicos de Ayurvedic como tónico que rejuvenecía. La hierba tiene antiinflamatorio, antitumores, antiesfuerzo, antioxidante, inmunomodulador, y rejuvenecer las propiedades (Mishra 2000). En varios estudios, los roedores trataron con los extractos de ansiedad reducida mostrada ashwagandha cuando estaban comparados a un grupo de control; y a un grado similar cuando está comparado a varias drogas de la benzodiacepina (Mohan 2011; Kulkarni 2008; Ramanathan 2011).

Ashwagandha también se ha mostrado para reducir ansiedad en los seres humanos (Andrade 2009; Bhattacharya 2000). En un ensayo clínico, dividieron a los pacientes con ansiedad significativa en dos grupos, y por doce semanas era la psicoterapia proporcionada o tratado con el tratamiento naturopathic incluyendo ashwagandha. El grupo tratado ashwagandha demostró una mayor reducción en los parámetros de la ansiedad (Cooley 2009).

Nuestros cuerpos son verdad elegantes en su diseño. Esto es especialmente evidente con la función del cerebro. Un elemento común de este diseño es los sistemas binarios del cerebro, en donde una sustancia química activa un proceso mientras que su socio lo apaga otra vez. Un ejemplo es glutamato y GABA, que juntos explican sobre el 80 por ciento de actividad cerebral. El glutamato acelera la actividad cerebral (excitadora), mientras que GABA pone los frenos (inhibitorio). Junto, mantienen el cerebro que tararean adelante en apenas el paso-no correcto demasiado rápido, no demasiado lento.

Si usted ha desarrollado ansiedad, después el equilibrio de estas dos sustancias químicas se ha lanzado apagado. Como consecuencia, el nivel de la actividad de cerebro se da vuelta encima de demasiado arriba, por lo menos en algunas áreas. Los suplementos de equilibrio para el glutamato y GABA incluyen pero no se limitan a los aminoácidos GABA, y a L-theanine; el NAC antioxidante; vitaminas B6 y D; los minerales magnesio y cinc; y ácidos grasos omega-3.

GABA, un neurotransmisor hecho del glutamato del aminoácido, se puede admitir la forma de un suplemento dietético. GABA es la principal inhibición, o neurotransmisor que calma en el cerebro, funcionando como un freno en el conjunto de circuitos de los nervios durante la tensión. Los niveles bajos de GABA se asocian a desasosiego, a ansiedad, a insomnio y a un humor pobre. (Nemeroff 2003; Kendell 2005; Kugaya 2005). Los estudios clínicos han mostrado que el uso de GABA como suplemento dietético alivia la tensión, ansiedad, y aumenta la producción de ondas cerebrales alfa (asociadas a la relajación) (Bazil 2005; Abdou 2006; Thorne Research, inc. 2007).

La cisteína del N-acetilo (NAC) muestra la promesa para aliviar desordenes de humor a través de una variedad de mecanismos. Actúa como precursor al glutatión, un antioxidante celular potente que pueda ayudar a facilitar la tensión oxidativa neuronal. Además, en contribuir a la síntesis del glutatión, el NAC utiliza encima de exceso de tiendas del glutamato. Esto pudo disminuir la transmisión excitadora accionada por el glutamato (Berk 2009). De hecho, en por lo menos un pequeño ensayo clínico, una suplementación de seis meses con el NAC lleva a una remisión completa en síntomas depresivos en 6 de 7 temas, mientras que el tratamiento del placebo lleva a la remisión en solamente 2 de 7 (el ães2011 de Magalh).

Vitamina D. El impacto de esto hormona-como la vitamina en desordenes de humor es complejo. Hay receptores para la vitamina D en el cerebro, y los datos animales indican que una señalización más baja de la vitamina D lleva al comportamiento ansioso creciente (Kalueff 2004). Hay una considerable asociación entre los niveles de la vitamina D y la depresión bajos, pero la conexión con ansiedad está menos clara (Parker 2011). No obstante, manteniendo un nivel de la vitamina D entre 50 – 80 ng/ml se sugieren para que todo el mundo promueva salud óptima y la proteja contra los estragos del envejecimiento.

Brain Chemical

Papel en respuesta de la neurotransmisión y de la tensión

Ayuda alimenticia

Glutamato, la sustancia química excitadora

Aumenta actividad cerebral total

NAC, té verde, vitamina D3, magnesio, omega-3s

GABA, la sustancia química inhibitoria

Reduce actividad cerebral total

GABA, L-theanine, vitamina B6, cinc, inositol, terapias herbarias

Noradrenalina, la sustancia química del despertar

Aumenta llano de vigilancia

Tirosina, L-theanine, NAC, omega-3s, inositol

Dopamina, la sustancia química de la recompensa

Enfoca la atención y aumenta placer y la recompensa

Tirosina, L-theanine, vitaminas de B, omega-3s, hierba de San Juan, ginkgo

Serotonina, la sustancia química calmante

Calma, regula sueño y el apetito, protege contra la tensión

Tryptophan/5-HTP, DHEA, ácido fólico, vitamina B6, vitamina B12, vitamina D, omega-3s, hierba de San Juan

CRH/cortisol, la hormona de tensión

La elevación prolongada lleva al almacenamiento gordo, resistencia a la insulina, desordenes degenerativos del cerebro, pérdida de memoria, inflamación

DHEA, vitaminas de B, antioxidantes, adaptogens herbarios