Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Cáncer endometrial

Cáncer endometrial de comprensión

El útero es un órgano hueco situado en el abdomen/la pelvis más bajos femeninos, entre la vejiga y el recto; sirve como el sitio para el desarrollo fetal durante el embarazo (Vorvick 2012). El tejido uterino, especialmente de que del forro interior del útero, el endometrio, es muy dinámico en que se adapta y cambia en respuesta a fluctuaciones hormonales en el ciclo menstrual de una mujer. Esto manifiesta como ciclos del crecimiento celular rápido seguido por el tejido que vierte durante la menstruación (Huang 2012; Rosenblatt 2007).

El endometrio es alineado por una capa delgada de las células apretado-llenas llamadas el epitelio. El epitelio endometrial contiene las células epiteliales denso-llenas y las células stromal (tejido conectivo) incluidas por dos capas de células musculares lisas (Huang 2012). Las células epiteliales y stromal del endometrio experimentan ciclos del crecimiento rápido, del vertimiento, y de la regeneración en respuesta a niveles que fluctúan de estrógeno y de progesterona durante el ciclo menstrual (Rosenblatt 2007; Huang 2012). A veces, después de muchas rondas del crecimiento repetido y del vertimiento, los cambios genéticos pueden ocurrir, llevando a las alteraciones en la forma y el tamaño del endometrio. Esto causa en algunos casos un espesamiento del endometrio, llamado hiperplasia endometrial, mientras que en otros puede llevar eventual a la neoplasia intraepitelial endometrial (EIN), que precede el desarrollo de un tipo de cáncer endometrial (Baak 2005; Murmure 2000).

Los cánceres endometriales pueden ocurrir de dos maneras distintas (Duong 2011). Mecanografíe a I el carcinoma endometrial, también sabido como el carcinoma endometrial del endometrioid, explica 70-80% de cánceres endometriales, ocurre lo más frecuentemente en mujeres pre- y peri-menopáusicas, es dependiente del estrógeno, y tiene un buen pronóstico si está descubierto antes de la metástasis (extensión del cáncer a otros órganos o tejidos) (Amant 2005; Tao 2010; Duong 2011; EL-Sahwi 2012). En cambio, el tipo carcinoma de II, también conocido como carcinoma endometrial no--endometrioid, es el más frecuente de más viejas mujeres posmenopáusicas, no es dependiente del estrógeno, es más agresivo, y tiene un resultado más pobre (Duong 2011; EL-Sahwi 2012). Las mujeres con el tipo carcinoma de II tienden a ser más viejas cuando se hace la diagnosis (Duong 2011). El tipo cánceres endometriales de II incluye el carcinoma claro uterino de la célula, carcinoma seroso papilar uterino, y califica el carcinoma de 3 endometrioid (Hamilton 2006; EL-Sahwi 2012; Kim 2013).

Si están sin descubrir, el tipo I e II los carcinomas endometriales pueden extenderse por metástasis eventual del endometrio a otras partes del abdomen o a otra parte en el cuerpo vía la circulación sanguínea o el sistema linfático (Amant 2005; El manual de Merck 2013). Una vez que cualquier cáncer se extiende por metástasis, el pronóstico empeora.