Venta del cuidado de piel de Life Extension

Linfoma

Tratamiento convencional

Linfoma de Hodgkin

El HL se trata típicamente con la radiación y la quimioterapia. Los tipos de drogas de la quimioterapia usadas dependen del tipo y de la etapa (I-IV) del cáncer. Hay 4 regímenes de la quimioterapia que generalmente se consideran los tratamientos de primera línea para los HL (Townsend 2012; Latigazo 2013):

  • MOPP (mechlorethamine, vincristine, procarbazine, prednisona)
  • ABVD (Adriamycin® [doxorubicin], bleomicina, vinblastine, dacarbazine)
  • Stanford V (doxorubicin, vinblastine, mostaza, bleomicina, vincristine, etoposide, prednisona)
  • BEACOPP (bleomicina, etoposide, doxorubicin, ciclofosfamida, vincristine, procarbazine, prednisona)

Desafortunadamente, los HL de los regímenes de tratamiento se asocian a considerables efectos secundarios a largo plazo en muchos casos; de hecho, para los pacientes que sobreviven más de 10 años que siguen terapia, los efectos secundarios a largo plazo tratamiento-relacionados son una causa de la muerte importante (Townsend 2012). Por lo tanto, una consideración importante del tratamiento es dar al paciente bastante terapia para controlar su cáncer, pero no tanto en cuanto a aumento su riesgo de efectos secundarios a largo plazo (latigazo 2013).

Generalmente, el HL tiene una tarifa relativamente alta de la curación, pero la enfermedad recae a veces. En estos casos, más potentes, regímenes de tratamiento de la alto-dosis puede ser administrado, y el trasplante hematopoyético de la célula madre se puede utilizar para ayudar a rescatar el sistema sangre-célula-que produce del paciente (latigazo 2013; Townsend 2012).

Linfoma no-Hodgkin

El tratamiento del NHL varía grandemente y depende del tipo y de la etapa del cáncer. Opciones del tratamiento para los pacientes con la gama del linfoma de una estrategia del “reloj y de la espera” al trasplante hematopoyético de la célula madre (Luminari 2012).

El régimen R-CHOP (ciclofosfamida, doxorubicin, vincristine, y prednisona de la quimioterapia, más rituximab) es de uso general tratar NHLs, incluyendo DLBCL y linfomas foliculares. El papel de la radioterapia para el linfoma de la temprano-etapa sigue siendo una cuestión de discusión entre expertos en la materia (MSKCC 2013; Tomita 2013; Campbell 2013).

Hay un papel muy limitado de la cirugía en el tratamiento del linfoma. Sin embargo, la cirugía es una opción eficaz de la gestión en el tratamiento del linfoma cutáneo primario del linfocito B (PCBCL) (Parbhakar 2011). La cirugía desempeña no más un papel en el tratamiento del linfoma gástrico de la MALTA a excepción de complicaciones muy raras tales como perforación o sangría que no puedan ser controladas endoscópico (Fischbach 2013; NCI 2013).

Los pacientes cuyo linfoma vuelve a pesar del tratamiento estándar (IE, enfermedad recaída) típicamente reciben un diverso régimen de tratamiento (eg., la quimioterapia, chemoimmunotherapy, radioinmunoterapia, o participan en un ensayo clínico investigador) (Nastoupil 2012; Ujjani 2013; Otte 2009).

Rituximab

Rituximab es una droga que hace más fácil para que el cuerpo destruya las células de B cacerígenas. Trabaja atando a una proteína especializada en la superficie de la mayoría de las células de B. Cuando el rituximab ata a un linfocito B, causa cambios en el arreglo de estructuras en la superficie de la célula; estos cambios hacen más fácil para que el sistema inmune mate a las células de B cacerígenas (Rudnicka 2013; Marco 2007).

Rituximab ha sentido bien a una parte importante del tratamiento del linfoma y se administra a menudo conjuntamente con ciclofosfamida, el doxorubicin, el vincristine, y la prednisona (TAJADA). La combinación de los 5 agentes se refiere como “R-CHOP.” Un comentario completo encontró eso el añadir del rituximab a la TAJADA llevada a una tarifa completa más alta de tres veces de la remisión sobre TAJADA en NHL (Hou 2011). Varios estudios han mostrado que el tratamiento con el rituximab puede prolongar la remisión de los linfomas grandes foliculares y difusos del linfocito B (Marco 2007). La adición de rituximab a la quimioterapia se ha mostrado para mejorar respuesta completa y supervivencia total entre individuos seropositivos con el NHL también (Castillo 2012). Rituximab también se ha mostrado confer a una ventaja de la supervivencia cuando está administrado como terapia del mantenimiento en gente con el linfoma folicular tratamiento-resistente o recaído (Vidal 2011).

Rituximab debilita el sistema inmune y puede aumentar susceptibilidad a las infecciones virales tal hepatitis B, infección del citomegalovirus, e infección del virus del varicela-zoster (Aksoy 2007; Sisson 2013).

Trasplante hematopoyético de la célula madre

Los regímenes estándar de la radioterapia de la quimioterapia y/o no pueden a veces suprimir linfoma, dando por resultado enfermedad refractaria o de recaída. En estos casos, los doctores pueden administrar dosificaciones más altas de la quimioterapia o de la radioterapia en un intento por destruir el cáncer. Sin embargo, un efecto secundario desafortunado de la quimioterapia y de la radiación de la alto-dosis es destrucción de la médula, que es donde ocurre la producción del glóbulo. Esto lleva a la síntesis escasa del glóbulo (ACS 2013; Holmberg 2011).

Una estrategia importante para superar esta barrera del tratamiento es trasplante hematopoyético de la célula madre. Esto implica el infundir del paciente con las células madres hematopoyéticas después de quimioterapia o de radioterapia. Las células madres hematopoyéticas ayudan a reconstruir el sistema de sangre-célula-generación dentro de la médula. Esto ayuda a asegurarse de que el paciente puede continuar generando suficientes números de glóbulos después del tratamiento contra el cáncer (ACS 2013).

Las células madres pueden ser derivadas del paciente o algún otro cuyas características del tejido hacen juego al paciente. Cuando derivan a las células madres del paciente, el procedimiento se refiere como trasplante autólogo de la célula madre; cuando se derivan algún otro, el procedimiento se llama el trasplante allogeneic de la célula madre (ACS 2013).

No todos los pacientes del linfoma serán buenos candidatos al trasplante de la célula madre, y algunos tipos de linfoma son más favorables a este acercamiento que otros. Por ejemplo, la quimioterapia de la alto-dosis junto con el trasplante autólogo de la célula madre se utiliza muy a menudo para el linfoma grande difuso y los HL (Rancea 2013 del linfocito B del material refractario; Gavrilina 2013; ACS 2013).

Tratamiento antimicrobiano: Erradicación de los píloros del H. para tratar la MALTA gástrica

Los linfomas de la MALTA no son generalmente agresivos y tienen un buen resultado a largo plazo en la mayoría de los casos (Alshemmari 2013). Muchos pacientes con los linfomas gástricos de la MALTA que se infectan con los píloros del H. pueden alcanzar la mejora de la remisión y del síntoma con terapia antibiótico para suprimir el patógeno.

En un estudio, en el cual el linfoma de la MALTA fue tratado exclusivamente suprimiendo los píloros del H., había remisión completa en el 62% de pacientes, la enfermedad residual mínima en el 18%, la remisión parcial en el 12%, ningún cambio en el 4%, y enfermedad progresiva en el solamente 2% en 44 medios - continuación del mes (Fischbach 2004). Los pacientes con una enfermedad más avanzada, o ésos insensibles a la terapia antibiótico de los píloros del H., pueden ser tratados con un solo agente (eg., chlorambucil), quimioterapia de combinación (eg., rituximab con fludarabine), o la radioterapia (Sisson 2013; ACS 2013).