Liquidación de la primavera de Life Extension

Cáncer de seno

Prevención de la metástasis de la célula del cáncer de seno

Las células del cáncer de seno se extienden por metástasis con frecuencia al hueso, donde causan la degradación severa del tejido del hueso. El cáncer metastático afecta más que la mitad de todas las mujeres durante el curso de su enfermedad. Las metástasis del hueso son una causa significativa de la morbosidad debida doler, fracturas, hypercalcemia (anormalmente niveles del calcio en plasma de sangre), y compresión patológicos de la médula espinal. Los bisphosphonates, incluyendo el alendronate (Fosamax), tiludronate (Skelid), pamidronate (Aredia), etidronate (Didronel), risedronate (Actonel), ibandronate, y ácido zoledronic (Zometa), son una clase de drogas que protejan contra la degradación del hueso, sobre todo inhibiendo la resorción osteoclasta-mediada del hueso (avería del hueso).

Bisphosphonates es análogos de un compuesto natural, llamados el pirofosfato, que sirve regular el calcio y prevenir avería del hueso. Bisphosphonates es una clase importante de drogas usadas para el tratamiento de las enfermedades del hueso pues tienen una capacidad marcada de inhibir la resorción del hueso. Bisphosphonates se considera cuidado estándar para el hypercalcemia tumor-asociado y se ha mostrado para reducir dolor óseo, para mejorar calidad de vida, y para retrasar y para reducir los eventos esqueléticos (Hortobagyi 1996; Roemer-Becuwe y otros 2003).

Remodelado del hueso

La renovación del hueso es responsable de fuerza del hueso en nuestra vida. Se quita el hueso viejo (resorción) y se crea el nuevo hueso (formación). Se llama este proceso remodelado del hueso. El hueso sano se está remodelando continuamente. Dos tipos principales de células son responsables de la renovación del hueso: los osteoblasts implicados en la formación del hueso y los osteoclasts implicados en la resorción del hueso. Hay varias etapas implicadas en el remodelado del hueso. El primer es activación. Este proceso implica los preosteoclasts que se estimulan y se distinguen bajo los efectos del cytokine y de factores de crecimiento para madurarse en osteoclasts activos. El paso siguiente es la resorción, en la cual los osteoclasts digieren la matriz mineral (hueso viejo). El tercer paso es la revocación, que termina la resorción y las señales para la fase final, formación. Durante esta etapa, los osteoblasts son responsables de la síntesis de la matriz del hueso (producción del colágeno). Dos otras proteínas noncollagenous también se forman: osteocalcin y osteonectin, juntos forman el nuevo hueso.

Influencias de las metástasis del hueso que remodelan

En pacientes con las metástasis del hueso, la resorción del hueso por los osteoclasts se aumenta y excede la reforma del hueso. El calcio perdido de los huesos aparece en cantidades crecientes en el suero y la orina de la sangre del paciente. Este aumento en la resorción del hueso puede dar lugar a dolor, a fracturas de hueso, a la compresión de la médula espinal, y al hypercalcemia.

Normalmente, la actividad de los osteoclasts y los osteoblasts es equilibrados, con los osteoclasts limpiando el hueso cansado y los osteoblasts que reconstruyen el nuevo hueso. En cáncer metastático, hay - actividad osteoclasta creciente causada por los factores llamados los factores que activan osteoclastic (OAFs). Estos OAFs lanzados por las células del tumor e incluyen el péptido hormona-relacionado paratiroides (PTHrP), factores de crecimiento, y cytokines.

Entre los inhibidores sabidos de la actividad osteoclasta, los bisphosphonates son las drogas más prometedoras disponibles (por la prescripción) para las mujeres con el cáncer de seno que tienen un de alto riesgo del cáncer de avance. Interrupción de Bisphosphonates el “ciclo vicioso” de las metástasis del hueso. Bisphosphonates inhibe volumen de ventas del hueso directamente disminuyendo la resorción del hueso e inhibiendo el reclutamiento y la función de osteoclasts.

Bisphosphonates puede parar metástasis del hueso de la ocurrencia si son incluidas en el inicio de la diagnosis y del tratamiento (ONI 2000) del cáncer. Bisphosphonates puede retrasar el acontecimiento de las metástasis del hueso en las mujeres con el cáncer de seno que no tienen metástasis.

En pacientes con las metástasis del hueso, los bisphosphonates son útiles pues una terapia complementaria para disminuir dolor óseo, fracturas, hypercalcemia, y la progresión de las metástasis del hueso (Delmas 1996). El tratamiento con los bisphosphonates puede también prevenir la destrucción del hueso por las metástasis del cáncer y reducir la progresión de tumores metastáticos. Un nuevo bisphosphonate, risedronate, reduce la progresión de las metástasis del hueso en pacientes del cáncer de seno, cualquiera inhibiendo la resorción del hueso, que reduce el lanzamiento de los factores de crecimiento del tumor, o inhibiendo la adherencia de las células del cáncer de seno para deshuesar la matriz (Delmas 1996).

En mujeres con temprano y metástasis avanzadas del cáncer de seno y del hueso el uso de los bisphosphonates (orales o intravenosos) además de la terapia o de la quimioterapia de la hormona redujo el dolor óseo, el riesgo de desarrollar una fractura, y aumentó el tiempo a una fractura (Pavlakis y otros 2002). Las infusiones mensuales del pamidronate en 382 mujeres con las metástasis del cáncer de seno y del hueso de la etapa IV redujeron perceptiblemente la incidencia y prolongaron la época mediana de las complicaciones esqueléticas (Hortobagyi y otros 1996).

Bisphosphonates ahora es tercera generación y es de uso frecuente en el tratamiento de la metástasis lítica del hueso. Inhiben la actividad osteoclasta que causa la elevación del nivel del calcio de la sangre y del hueso osteolítico que se debilitan. Los agujeros osteolíticos forman como el cáncer degrada el hueso, haciéndole la fractura propensa (Cristofanilli y otros 1999). , Los bisphosphonates, zoledronate e ibandronate, manejan hypercalcemia tumor-inducido, la enfermedad de Paget del hueso, y la resorción mieloma-asociada múltiple del hueso. Estas drogas del bisphosphonate son tres órdenes de magnitud más potentes que el etidronate, el clodronate, y el tilundronate de primera generación de las drogas. Ofrecen los pacientes diagnosticados nuevamente con la metástasis lítica del hueso del cáncer de seno terapia del bisphosphonate, tal como zoledronate o pamidronate intravenoso cada 3 o 4 semanas, mientras pruebe eficaz. Los resultados equivalentes de las ofertas orales del clodronate pero bien-se toleran menos.

Las mujeres con el cáncer de seno primario que reciben la quimioterapia, la terapia de la hormona, la terapia del aromatase, o la ooforectomía pueden experimentar el fracaso ovárico o la menopausia temprana, llevando a una pérdida de densidad del mineral del hueso.

Los mecanismos por los cuales las células del tumor degradan el hueso implican la adherencia de la tumor-célula para deshuesar, así como el lanzamiento de compuestos de las células del tumor que estimulan la degradación osteoclasta-inducida del hueso. Bisphosphonates inhibe la adherencia de célula cancerosa e inhibe actividad osteoclasta. Previniendo la adherencia de la tumor-célula, los bisphosphonates son agentes útiles para el tratamiento profiláctico de pacientes con el cáncer que se sabe para extenderse por metástasis preferencial para deshuesar.

Hay evidencia de que los factores de crecimiento, por ejemplo insulina-como factor de crecimiento y factor de crecimiento de transformación, se lanzan cuando se degrada la matriz del hueso. Estos factores de crecimiento podrían estimular la proliferación de la tumor-célula en las células cancerosas del cuerpo y del mayactivate al hueso degradado maduro para el desarrollo clónico, que puede ser una razón que el uso temprano de bisphosphonates perceptiblemente mejoró supervivencia y puede rechazar la metástasis.

Basado sobre la investigación del montaje, se recomienda fuertemente que el uso de bisphosphonates esté considerado en el inicio del tratamiento del cáncer de seno potencialmente parar metástasis del hueso de convertirse. Impulsan a los pacientes discutir el uso de bisphosphonates con sus médicos.

Nota: La administración de la terapia del bisphosphonate debe ser acompañada por una toma adecuada de un suplemento del hueso que suministre todas las materias primas para hacer el hueso sano. Éstos incluyen el calcio, el magnesio, el boro, la silicona, la vitamina D, y la vitamina K. No tome la vitamina K con Coumadin u otras drogas del anticoagulante o deluentes de la sangre.

Pérdida del hueso y ácidos grasos

Mientras que la gente utiliza a menudo los ácidos grasos omega-3 para reducir la inflamación asociada a artritis, estos ácidos grasos pueden ayudar realmente a prevenir pérdida del hueso. Los investigadores franceses encontraron en un grupo de 105 pacientes que los niveles de los ácidos grasos favorable-inflamatorios omega-6 fueron asociados fuertemente a pérdida del hueso. Sin embargo, el uso de los suplementos omega-3--el magnesio 360 el magnesio al día del ácido eicosapentanoic (EPA) y 240 un día del ácido docosahexaneoic (DHA) - aparecía disminuir la producción de la prostaglandina favorable-inflamatoria E2 en hueso y paró perceptiblemente la pérdida del hueso (Requirand y otros 2000).

Terapia y metástasis de la hormona

En cáncer de seno primario la situación del receptor del estrógeno (ER) representa un factor pronóstico importante y por lo tanto, tiene un impacto profundo en el tipo de terapia empleado. Con todo, hay poca investigación en la expresión del ER de las células difundidas del cáncer de seno aunque estas células son las blancos principales en terapia complementaria.

Un pequeño estudio experimental que implicaba a 17 pacientes evaluó el perfil de la expresión del ER en las células epiteliales difundidas en la médula, uno de los órganos preferenciales para la manifestación de metástasis distantes en cáncer de seno. Encontraron a once pacientes (64,7%) para tener carcinomas primarios ER-positivos. De esos once, solamente dos pacientes revelaron las células epiteliales ER-positivas en médula. Además, uno de estos dos pacientes expresó las células epiteliales ER-positivas y ER-negativas en médula. Aunque en ambos casos las células epiteliales ER-positivas en médula derivaran de tumores primarios ER-positivos, en esta pequeña cohorte paciente ningunos de los factores clínicos del aliado y patológicos relevantes pronósticos probaron (es decir, TNM-clasificación, clasificación, y situación del ER en cáncer de seno primario) correlacionado con la situación del ER en médula. Una discrepancia llamativa entre la expresión del ER en cánceres de seno primarios y las células epiteliales difundidas correspondientes en médula fue encontrada. Esto sugiere la difusión selectiva de las células ER-negativas del tumor en la médula o un impacto negativo del microambiente de la médula en la expresión epitelial del ER. Mientras que se requiere la investigación adicional antes de que las conclusiones puedan ser extraídas, este fenómeno pudo influenciar efectos terapéuticos del tratamiento anti-hormonal (Ditsch y otros 2003).