Venta del cuidado de piel de Life Extension

Brain Tumor

Tumores cerebrales y medicina convencional

El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) y la estimación americana de la Sociedad del Cáncer (ACS) que 22.020 tumores cerebrales malos primarios serán diagnosticados en 2010 (Porter KR y otros 2010). Brain Tumor Association americano, puesto que cuentan tumores cerebrales malos y benignos, predice dos veces tantos casos (Jemel A y otros 2008). Los tumores cerebrales secundarios, que originan a otra parte en el cuerpo, exceden en número tumores primarios cuatro-a-uno, así que añaden otros 100.000 casos al año para conseguir una idea del número de gente total que sea diagnosticada con el cáncer de cerebro cada año (Davis FG y otros 2001).

El tratamiento médico de tumores cerebrales primarios consiste en típicamente dos pasos: la supresión quirúrgica siguió por la radiación y la quimioterapia combinadas. Para los tumores avanzados o de alto grado, la ventaja de estas terapias parece pequeña. “Después de tratamientos convencionales, la tasa de supervivencia para los pacientes con astrocytomas o los glioblastomas es el cerca de 50% en 1 año, el 25% en 2 años, y 10 al 15% en 5 años” (Merck en línea manual, tenido acceso octubre de 2010). Así, muchos pacientes buscan sabiamente las terapias complementarias que esperan mejorar sus probabilidades.

Los factores de riesgo para el tumor cerebral son casi desconocidos, aunque hay las indirectas que sugieren que la exposición temprana a ciertas sustancias químicas pudiera desempeñar un papel.

En 2010, Fred Hutchinson Cancer Research Center en Seattle divulgó que los niños que desarrollan tumores cerebrales son probables haber sido expuestos a las cantidades más arriba que medias de pesticidas y haber sido nacidos con una capacidad reducida de desintoxicar estas sustancias químicas (JR 2010, Nielsen SS y otros 2010 de Barrett).

Otro estudia también el punto a la exposición química como factor de riesgo potencial. Los niños de las mujeres que tenían alta exposición a los belleza-productos están en el riesgo creciente para los tumores cerebrales (Efird JT y otros 2005). El uso personal del tinte de pelo aumentó riesgo en un estudio. Usando el tinte de pelo marrón por 20 años, por ejemplo, casi cuadruplicó el riesgo de glioma en las mujeres (Bluhm EC y otros 2007). Los individuos que enganchan a una afición que implique usando el pegamento son en 18 veces el riesgo medio (Spinelli V y otros 2010).

Un comentario 2009 encontró que esa gente que utilizó los teléfonos celulares por lo menos 10 años tenían un mayor riesgo de 2,4 dobleces de desarrollar un neuroma acústico en el oído al cual sostuvieron rutinario su teléfono, pero que no tenían ningún cambio en el riesgo para otros tipos de cáncer (Han YY y otros 2009).

La idea que las nitrosaminas en carnes procesadas puedan aumentar el riesgo de glioma ha estado circulando para varias décadas (Michaud DS y otros 2009), con todo un papel de julio de 2010 encontró solamente un aumento modesto en riesgo en la gente que comió una gran cantidad de nitrosaminas comparadas a las que comieron muy poco (Dubrow R y otros 2010).

No hay pruebas para predecir el riesgo de cáncer de cerebro, o medidas que podemos tomar para prevenirlo. Nuestro foco está en la prevención de la repetición, o por lo menos el retraso de la enfermedad.

Brain Tumor Nutritional Protocol

Hormonas y Brain Tumors

Vitamina D: Deficiencia de la vitamina D que ocurrió antes de que el nacimiento pudo haber fijado la etapa para la formación del tumor cerebral más adelante en vida. La deficiencia de la vitamina D durante la gestación causa efectos a largo plazo sobre el desarrollo del cerebro (Levenson CW y otros 2008).

La vitamina D sigue siendo importante después de nacimiento, como activa caminos químicos, particularmente el camino de la esfingomielina, que mata a las células del glioblastoma (Magrassi L y otros 1998). Vitamina D3, la forma química de la vitamina D hecha en la piel y vendida como suplemento alimenticio, calcitriol (1,25-dihydroxy la vitamina D), la forma activa de la vitamina D, y los diversos análogos químicos y los metabilitos de la vitamina D, todos se han mostrado para inhibir apoptosis del crecimiento y del disparador en las células del neuroblastoma y de la glioma (Naveilhan P y otros 1994, Baudet C y otros 1996, Elias J y otros 2003, van Ginkel PR y otros 2007).

Un informe 2009 sobre estadísticas de la muerte del tumor cerebral de Finlandia refiere a beneficio de la vitamina D. Mortality de tumores cerebrales es el más alto de los pacientes que fueron diagnosticados y experimentaron cirugía durante el último invierno, particularmente de febrero a marzo. Ésta es la época del año en que los niveles de la vitamina D están en su más bajo (Hakko H y otros 2009). Las variaciones estacionales similares en tasas de supervivencia del cáncer se consideran para el pulmón (Porojnicu AC y otros 2007), el pecho (Stajner I y otros 2010), y el cáncer de colon (Robinson D 2010). La explicación ofrecida en todos estos estudios está ésa en la gente del invierno tiene niveles más bajos de la vitamina D y es menos capaz de luchar el cáncer.

Otro análisis de datos de España reveló una correlación directa entre la latitud y la incidencia del cáncer de cerebro. Cuanto más alta vive la latitud, de que es la más futura del ecuador que alguien, el mayor su riesgo para el cáncer de cerebro (WB y otros 2007 de Grant). La gente posterior vive del ecuador, el más bajo sus niveles de la vitamina D (Genuis SJ y otros 2009).

Melatonin: El Melatonin se sugiere a menudo para tratar diversas formas de cáncer, particularmente pecho, pulmón y cánceres colorrectales. Lissoni ha conducido los estudios repetidos que demostraban que los pacientes con los cánceres avanzados dados el melatonin sobreviven más de largo que los pacientes que reciben un placebo (Lissoni P y otros 2007).

Está creciendo el prueba que sugiere que el melatonin puede ser útil en tratar tumores cerebrales primarios. Un experimento in vitro mostró que el melatonin, en las concentraciones fisiológicas, inhibe el crecimiento de las células del neuroblastoma (Lechugas romanas S y otros 1996). Un papel 2006 publicado en la investigación de cáncer divulgó que el melatonin paró el crecimiento de las gliomas que habían sido implantadas en las ratas (Martín V y otros 2006). Como consecuencia, algunos investigadores sugieren que el melatonin pudiera ser útil en tratar la glioma (Wion D y otros 2006).

Las pruebas más fuertes del uso del melatonin en cáncer de cerebro consisten en tratar tumores pituitarios. El Melatonin dado a las ratas inhibe la formación sustancia-inducida de tumores pituitarios (Gao L 2001). El donante del melatonin a las ratas con los tumores pituitarios para crecimiento del tumor y acciona apoptosis, especialmente si el tumor secreta la prolactina (Yang QH y otros 2006).

Vitaminas y minerales

Ácido fólico y 5-MTHF: Para ser de uso en el cuerpo, el folato natural de la comida y el ácido fólico de suplementos se deben convertir en la forma activa, 5-MTHF (5-methyltetrahydrofolate), por la reductasa del methylenetetrahydrofolate de la enzima 5,10 (MTHFR). En cierta gente el gen que cifra para esta enzima produce una enzima menos eficaz. En algunos estudios, el riesgo para la glioma en esta gente es aumentado en el cerca de 23% mientras que el riesgo del meningioma está más que doblado (Sirachainan N y otros 2008, Bethke L y otros 2008, Kafadar AM y otros 2006).

La gente puede compensar este problema genético tomando un suplemento de 5-MTHF activo y puenteando la necesidad de la enzima de MTHFR.

Un estudio alemán comparó tiempos de supervivencia de pacientes con el multiforme del glioblastoma con sus variantes del gen de MTHFR. Esos pacientes que podían mejor convertir el folato en su forma activa sobrevivieron por cerca de 13 meses. Ésos con los genes menos eficaces de MTHFR sobrevivieron por solamente siete meses (Linnebank M y otros 2008). Esto sugiere que el complemento con la forma activa de folato pudiera ser útil.

Selenio: El selenio es otro antioxidante que los pacientes con tumores cerebrales deben considerar. Muchos oncólogos temen que cualquier suplemento alimenticio clasificado como antioxidante interfiera con la capacidad de la radiación o de la quimioterapia de matar a las células cancerosas. Esta teoría suena sin embargo lógica, allí es pocas pruebas publicadas para apoyarlo.

En el caso del selenio, un papel 2004 en la investigación anticáncer del diario, informes un “efecto radiosensitizing” sobre las células de la glioma (Schueller P y otros 2004). Exponer a las células cancerosas cerebral al selenio las hace más sensibles, y más probables morir después, de la radioterapia.

El selenio también inhibe crecimiento y la invasión, e induce apoptosis en diversos tipos de células del tumor cerebral, incluyendo las variedades de células malas (Sundaram N y otros 2000, Rooprai HK y otros 2007).

Vitamina E: La vitamina E es otro antioxidante del interés particular con respecto a cáncer de cerebro. Según un estudio 2005, el alfa-tocoferol-succcinato aumenta el tratamiento de quimioterapia de las células drogorresistentes del glioblastoma, aumentando la eficacia (Kang YH y otros 2005).

Un investigador de la universidad de los penachos describió el uso de la vitamina E en tratar el multiforme del glioblastoma en un artículo 2004 en el diario de la nutrición. El “multiforme de Glioblastoma es el cáncer de cerebro más común y más agresivo de seres humanos y resiste todas las formas de terapia. La vitamina E (succcinato) induce apoptosis en células del glioblastoma de una manera relativa a la dosis; encontramos que una exposición de 48 h a 50 resultados de la vitamina E de micromol/L en un aumento del 15% en apoptosis en las células del glioblastoma sobre control. El tratamiento previo con la vitamina E puede tener un papel potencial en glioblastoma de sensibilización a la radioterapia” (Borek C 2004).