Venta estupenda del análisis de sangre de Life Extension

Acetaminophen y toxicidad de NSAID

Ayuda alimenticia

La gente que toma acetaminophen y NSAIDs regularmente debe ser consciente que estas drogas pueden causar toxicidad del hígado y del riñón. Al tomar estas medicaciones, es una buena idea proporcionar la ayuda antioxidante para proteger estos órganos.

Mucho de los datos abajo se deriva de los modelos animales en los cuales las intervenciones alimenticias almacenaron la protección contra acetaminophen y toxicidad de NSAID. Las dosificaciones específicas estudiadas en muchos de estos modelos animales son muy altas cuando están extrapoladas a las dosis equivalentes humanas; pero dosificaciones más bajas, tales como ésas disponibles en productos alimenticios, pueden ofrecer la protección antioxidante cuando están utilizadas regularmente conjuntamente con dosis típicas del acetaminophen y NSAIDs en los seres humanos (Firdous 2011; Reagan-Shaw 2007).

Azufre que contiene los aminoácidos

El azufre que contiene los aminoácidos apoya salud del hígado después de la exposición al acetaminophen. Para ésos en un régimen del acetaminophen crónico o del uso de NSAID, el complemento del diario con el azufre que contiene los aminoácidos y otros compuestos para apoyar niveles del glutatión puede proteger contra toxicidad inducida por las drogas.

  • cisteína del N-acetilo (NAC). La alta dosis NAC es un tratamiento convencional para la sobredosis del acetaminophen. Es un tratamiento eficaz para la insuficiencia hepática aguda debido a la toxicidad de la droga del no-acetaminophen también (Ghabril 2010). Cualquier momento se toma el acetaminophen, por lo menos el magnesio 600 de la cisteína del N-acetilo se debe tomar junto con él para ayudar a proteger contra toxicidad del hígado.
  • Metionina. La metionina es el precursor del aminoácido esencial a varios antioxidantes con sulfuro (cisteína incluyendo y glutatión), y la suficiente metionina dietética es necesaria para los niveles del glutatión que mantienen. La metionina se utiliza como antídoto convencional alterno para la sobredosis del acetaminophen; aunque una falta de ensayos controlados comparativos haga difícil determinar su eficacia relativa al NAC en los seres humanos (Buckley 2007). En algunas partes del mundo, la metionina (el 10%) se incluye en productos del acetaminophen para proteger contra la intoxicación accidental; un estudio en ratas de una combinación de la solo-tableta demostró eso incluyendo la metionina podría minimizar la toxicidad del hígado (medida por el suero ALT y AST) en las dosis terapéuticas (100 mg/kg) y altamente tóxicas del acetaminophen (1000 mg/kg) (Iyanda 2010).
  • Metionina de S-adenosyl (lo mismo). Lo mismo, un derivado de la metionina, es crítico para la síntesis de ácidos nucléicos, de proteínas, y de fosfolípidos (compuestos necesarios para la recuperación después de una sobredosis del acetaminophen). El Acetaminophen disminuye mismos niveles en los núcleos y las mitocondrias de las células de hígado (Brown 2010). En un estudio, la eficacia (como antídoto) de mismo y el NAC eran comparables cuando estaba dada a los ratones en el plazo de una hora de sobredosis del acetaminophen (Terneus 2008).

Selenio. El selenio es un cofactor para las enzimas que sintetizan el glutatión y desintoxican acetaminophen. En un modelo experimental del ratón, la deficiencia del selenio redujo perceptiblemente el tamaño de una dosis mortal del acetaminophen (Peterson 1992). La inyección de ratas con selenio 24 horas antes de la sobredosis del acetaminophen proporcionó la protección significativa contra hepatotoxicity, bajó niveles de ALT y de AST (marcadores del daño hepático), y aumentó los niveles del glutatión del hígado (Schnell 1988). El selenio oral (0,5 mg/kg del peso corporal) combinado con NAC (500 mg/kg del peso corporal) demostró un mayor efecto protector que el NAC solamente cuando estaba administrado a las ratas en el plazo de 1 hora de sobredosis del acetaminophen (Yalçin 2008).

Carotenoides. Varios carotenoides se han examinado para la protección contra sobredosis del acetaminophen en modelos de la rata. La luteína (50-250 mg/kg/día) administró 7 días antes de que la sobredosis preservó niveles del glutatión y redujo elevaciones del ALT y de AST en respuesta al acetaminophen (Sindhu 2010). Licopeno- el extracto rico del tomate (5 mg/kg/día) dado por 7 días consecutivos después de la sobredosis tenía un efecto protector similar (Jamshidzadeh 2008). Las solas dosis del betacaroteno (30 mg/kg) o del mesozeaxanthin (50-250 mg/kg) dado simultáneamente a una dosis tóxica del acetaminophen redujeron las enzimas del hígado del suero y en el caso del mesozeaxanthin, pruebas microscópicas del daño tisular del hígado (Zahra 2010; Firdous 2011).

Silymarin. Silymarin, una mezcla de varios compuestos polifenólicos relacionados del cardo de leche (Abenavoli 2010), promueve la desintoxicación por varios mecanismos complementarios. La capacidad antioxidante del silymarin puede bajar la tensión oxidativa (en el hígado) asociada al metabolismo del acetaminophen en ratas, que tiene el efecto de conservar los niveles celulares del glutatión (Campos 1989). Como el NAC, el silymarin puede proteger contra toxicidad del acetaminophen. Además, un estudio animal sugiere que pueda ser más eficaz que el NAC para la toxicidad del acetaminophen si se retrasa el tratamiento (en un modelo del ratón, era eficaz cuando estaba administrado hasta 24 horas después de la sobredosis) (Hau 2010).

Curcumina. Cuando estaban administrados a las ratas en el plazo de 30 minutos de intoxicación experimental del acetaminophen, 200 mg/kg de curcumina previnieron el aspecto microscópico del daño del riñón, elevaciones prevenidas en la peroxidación renal del lípido, y los niveles mantenidos del glutatión compararon a las ratas del control (Cekmen 2009). El precondicionado oral de ratas con 50 o 100 mg/kg/día por 7 días redujo perceptiblemente a los marcadores de la sobredosis experimental de siguiente del acetaminophen del daño hepático (ALT, AST, y peroxidación del lípido) (Girish 2009). La curcumina puede también aumentar la eficacia del NAC como antídoto del acetaminophen; la adición de 25 mg/kg de la curcumina a 200 mg/kg NAC protegió el hígado y el riñón de la rata contra toxicidad del acetaminophen con una eficacia equivalente a 800mg/kg de NAC (Kheradpezhouh 2010).

Polifenoles. Los antioxidantes polifenólicos se han probado para que su capacidad atenúe daño hepático en modelos del ratón de la sobredosis del acetaminophen. El tratamiento previo de ratones con el extracto de la semilla de la uva (100 mg/kg/día por 7 días) o el extracto del té verde (0,25% - el 1% de la dieta por 5 días) protegió los hígados contra daño acetaminophen-mediado, según lo determinado por los niveles del suero de ALT y de examen microscópico (Bagchi 2002; Ray 1999; Onza 2008; Onza 2004). Resveratrol (75 mg/kg) inyectado en los ratones 1 o 6 horas después de que la intoxicación del acetaminophen redujo perceptiblemente los niveles del ALT comparados a los animales de control (Masubuchi 2009). Además, una inyección de la intoxicación acetaminophen-inducida de siguiente del resveratrol (30 mg/kg) en ratones dio lugar a marcadores reducidos del hepatotoxicity (Sener 2006b).

Coenzima Q10 (CoQ10). Tratando ratas por inyección con CoQ10 cualquier antes o después de sobredosis del acetaminophen confirió protección contra daño hepático. El tratamiento previo con CoQ10 intravenoso (5 mg/kg) redujo el suero ALT y a los marcadores de la tensión oxidativa, pero no tenía ningún efecto sobre los niveles del glutatión del hígado (Amimoto 1995). Dos inyecciones de CoQ10 (10 mg/kg por cada uno) 1 dado y 12 horas después de que la intoxicación del acetaminophen redujo perceptiblemente niveles de ALT, de AST, y de cytokines inflamatorios, peroxidación suprimida del lípido, glutatión preservado, y muerte reducida del tejido (Fouad 2012).

Vitamina C. Las altas dosis del palmitato ascorbil (equivalente a 600 mg/kg de vitamina C libre) dadas simultáneamente a acetaminophen previnieron la elevación de las enzimas del hígado del suero en ratones y redujeron la mortalidad acetaminophen-mediada (Jonker 1988). La vitamina C libre (ácido ascórbico) no protegió contra daño del hígado o del riñón en ratón modela (Jonker 1988; Abraham 2005).

Botanicals. Varios botanicals se han examinado para la protección contra sobredosis del acetaminophen en los modelos animales. Las ratas pretratadas con el paniculata tradicional de Andrographis de los tónicos del hígado (100-200 mg/kg/día) y el kurroa de Picrorhiza (50-100 mg/kg/día) tenían marcadores más bajos del daño hepático (ALT, AST, peroxidación del lípido) después de la intoxicación del acetaminophen (Nagalekshmi 2011; Girish 2009). Cuando está dado en 6 mg/kg, andrographolides, los compuestos bioactivos del principio de los andrographis, supervivencia demostrada casi 100% de las células de hígado después de la sobredosis del acetaminophen (Visen 1993). Una inyección del rescate de la sobredosis de siguiente del acetaminophen del biloba del Gingko invirtió los aumentos en enzimas del hígado del suero, la oxidación del lípido, y cytokines inflamatorios debido a la intoxicación del acetaminophen (Sener 2006a). Varios compuestos del ajo, incluyendo el ajoene (Hattori 2001), disulfuro del diallyl (Zhao 1998), S-allylmercaptocysteine (Sumioka 2001), y los homogenados frescos del ajo (Wang 1996) se han mostrado a los niveles del glutatión del hígado del coto así como reducen a los marcadores del suero del daño hepático, de la muerte del tejido del hígado, y de la mortalidad animal en modelos del roedor de la sobredosis del acetaminophen cuando están proveídos en las suficientes cantidades (hasta 5 g/kg para los homogenados frescos del ajo).

Melatonin. El tratamiento de ratones con el melatonin oral (50 o 100 mg/kg) 4 o 8 horas antes de que la sobredosis del acetaminophen suprimió el aumento en el suero ALT y actividades de AST en dependiente del tiempo una manera de la dosis y, pero no tenía ningún efecto sobre niveles del glutatión del hígado. Cuando estaba dada 4 horas antes de sobredosis, la inhibición marcada de la necrosis del hígado fue observada (Matsura 2006). Las inyecciones del Melatonin (10 mg/kg) antes de la sobredosis del acetaminophen pueden ser más eficaces que las dosis del “rescate” para reducir la toxicidad del hígado (Kanno 2006), aunque los tratamientos del rescate en esta misma dosis se hayan mostrado para proteger eficazmente el tejido del riñón contra la muerte celular (Ilbey 2009).

Ayuda gastrointestinal

Algunos efectos secundarios gastrointestinales de NSAIDs se pueden dirigir usando los alimentos gastroprotective (para más información, vea el protocolo de la enfermedad del reflujo gastroesofágico de Life Extension). Los alimentos de Gastroprotective incluyen:

Cinc-Carnosine. El cinc-carnosine (es decir, el quelato del carnosine del cinc) es un agente gastroprotective que puede reducir muerte celular epitelial gastrointestinal NSAID-inducida, posiblemente apagando la especie reactiva del oxígeno (Omatsu 2010). El cinc-carnosine es una droga de la anti-úlcera de la prescripción en Japón, en donde se ha estudiado por encima una década (Matsukura 2000; Cho 1991). Usando trazalíneas compone para supervisar el curso de la preparación en los estómagos animales, investigadores observó la combinación el adherirse a la pared de estómago más eficientemente que el cinc o el carnosine solo, permitiendo que los efectos beneficiosos de ambos componentes sean entregados al sitio donde está necesaria la protección (Furuta 1995). Un efecto protector fue observado en un ensayo de 2007 seres humanos; protegieron a diez voluntarios sanos que tomaban el cinc-carnosine (37,5 magnesio dos veces al día) contra el aumento triple en la permeabilidad gastrointestinal causada por el tratamiento de la indometacina (Mahmood 2007).

Regaliz. El regaliz se ha utilizado históricamente en Europa como agente gastroprotective/úlcera-curativo (Wittschier 2009; Aly 2005). El carbenoxolone legal del tratamiento de la úlcera es un derivado de un compuesto natural en regaliz. Úlceras aspirin-inducidas curadas de una decocción del regaliz (dada en 2,5 g/kg del peso corporal) en los estómagos de ratas. El efecto curativo era similar a dos tratamientos de la prescripción (el omeprazole del inhibidor de la Proton-bomba y el misoprostol sintético de la prostaglandina), pero no era eficaz profiláctico (antes de que había ocurrido la ulceración) (Sancar 2009). En otro estudio animal, el regaliz deglycyrrhizinated (DGL) conjuntamente con la cimetidina de la droga del reflujo proporcionó la mayor protección contra aspirin indujo daño de la mucosa que cualquier sustancia solamente (Bennett el an o 80). A diferencia del regaliz entero, los extractos de DGL proporcionan efectos gastroprotective sin el glycyrrhizin (un componente del regaliz entero que se ha mostrado para causar efectos secundarios tales como tensión arterial alta) (Das 1989; Bennett el an o 80).

Serrata del Boswellia. Los ácidos de Boswellic, extraídos de serrata del Boswellia, son compuestos antiinflamatorios por derecho propio; inhiben la actividad de la lipooxigenasa favorable-inflamatoria de la enzima 5 y han demostrado mejoras en los modelos animales y humanos de enfermedades inflamatorias (asma incluyendo, osteoartritis, y la enfermedad de Crohn) (2008 anónimo). Los ácidos de Boswellic pueden también proteger contra la ulceración gástrica NSAID-inducida; en un estudio, las ratas pretratadas con el extracto oral del boswellia (250 mg/kg) demostraron perceptiblemente menos aspirina o indometacina-indujeron la ulceración gástrica (según lo determinado por la determinación cualitativa) que los animales de control (Singh 2008).

Antioxidantes: Alcance de salud mitocondrial y de la tensión oxidativa para reducir toxicidad de NSAID

NSAIDs se conoce para dañar la mucosa gástrica y para contribuir a las condiciones tales como úlceras. Al examinar los mecanismos que conducen esto y otras toxicidades NSAID-relacionadas, mucha de la comunidad científica se centra en los factores estrechamente vinculados a la inhibición COX-1 y COX-2. Sin embargo, la función mitocondrial de la disfunción y la tensión oxidativa aparece ser aspectos importantes de esta ecuación también (véase arriba).

Varios estudios han mostrado que los alimentos con capacidad antioxidante pueden poder atenuar toxicidad de NSAID. Por ejemplo, el melatonin, la quercetina, y la curcumina han sido mostrados a la toxicidad gástrica de la facilidad de NSAIDs mejorando la tensión oxidativa (Maity 2009; Sandoval-Acuna 2012; Sivalingam 2008).

Además, los alimentos que apoyan la función mitocondrial tal como coenzima Q10 y la quinona del pyrroloquinoline (PQQ) pueden poder embotar algo de la toxicidad mitocondrial causada por NSAIDs; aunque esta hipótesis tenga todavía ser confirmada en ensayos clínicos.